Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 13 Nov 2018, 04:47

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 46 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: 01 Sep 2018, 09:50 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 8327
ManuelB escribió:
Alejandro Javier:

Tendrías que leer el libro, como estoy haciendo yo...

Leí en su día las memorias de Mario Bunge (edición española, noviembre de 2014) de las que saque muy buena impresión.

Ambos, Pinker y Bunge, son ateos.

Otra cosa es la visión, el análisis, lo que cada uno piensa qué es lo que hay que hacer (política y economía) y previsiones de futuro.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 01 Sep 2018, 10:07 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 8327
Alejandro Javier:

Con esto que dices:

"Para empezar, soy un ateo derechista, revolucionario y comunista, inserto (muy a mi pesar) en el precariado laboral, que reconoce la verdad de Dios como Nivel Supremo de la Realidad, más allá de camelos religiosos y de pueriles antropomorfismos."

Muestras tener una empanada (gallega) de mucho cuidado.

No voy a tratar aquí asuntos religiosos, políticos y económicos muy manidos ya en este foro.

Solo ciencia, razón, humanismo, progreso...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 01 Sep 2018, 19:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1513
Saludos, Manuel B.

Dices lo siguiente.

" Alejandro Javier:
Con esto que dices:

"Para empezar, soy un ateo derechista, revolucionario y comunista, inserto (muy a mi pesar) en el precariado laboral, que reconoce la verdad de Dios como Nivel Supremo de la Realidad, más allá de camelos religiosos y de pueriles antropomorfismos."

Muestras tener una empanada (gallega) de mucho cuidado.
No voy a tratar aquí asuntos religiosos, políticos y económicos muy manidos ya en este foro.
Solo ciencia, razón, humanismo, progreso...".

Pues mira: lo que acabas de hacer es una versión un poco más sofisticada de lo que en el franquismo español (y en otras muchas situaciones) se hizo o sigue haciéndose ante asuntos espinosos: Mire usted; aquí se habla de todo, menos de política y religión..
Es decir: el reduccionismo pretendidamente neutral que pretendes a ciencia, razón, humanismo y progreso sin contaminar estos cuatro temas con asuntos muy manidos de tipo religioso, político y económico... es imposible.
Porque la ciencia, la razón, el humanismo y el progreso son asuntos políticos, religiosos y económicos, entre otras consideraciones.
Lo que pienso del asunto, será una empanada gallega o una piza italoamericana, mas independientemente de eso, persiste el hecho de que no puedes obviar en estos cuatro temas, mal que te pese, su aspecto religioso. Y tampoco puedes obviar que, desde Epicuro o la escuela india locayata, existen desarrollos religiosos partiendo del ateísmo, o partiendo de la racionalidad extraeclesiástica, incluso abiertamente anticlerical. Por eso he citado a Karl Jaspers... un ilustrado nada oscurantista pero abierto a la dimensión espiritual del ser humano. Y tienes que contar con él; ya sé que te huele a cuerno quemado.
Porque, al final, las cosas son más complejas que el ciego creyente monoteísta que se empeña en decir que su Dios es simultáneamente bueno y todopoderoso (a pesar de las contundentes pruebas en contra) y el ateo materialista inmanentista que reduce la conciencia a epifenómeno de la materia. Hay quienes no están en la visión de ese ateo ni de ese monoteísta; y lo que dicen es pertinente para la visión cultural de conjunto en estos temas tan polémicos.
Al final, no puedes silenciar que soy ateo y que no encajo en el molde en el que te gustaría meternos a todos los ateos. Lee o relee, por ejemplo, mi relato El mundo de Supreniranto. O la visión que sobre estos temas presenta la escuela marxista rusa de la reconstrucción de Dios. O lo que cuenta Ernst Bloch (pronunciación: Érnest Bloj).
Al grano: pienso que lo que las religiones clásicas llamaron Dios corresponde, dicho ahora racionalmente y sin metáforas ni ambigüedades, al Nivel Supremo de la Realidad, que es objetivo y al cual se puede acceder racionalmente.
¿O me vas a repetir que lo que no encaje en tus esquemas ateos es, necesariamente, una empanada mental?
Y mira: como ves, al revés que Elansab, me identifico y me pronuncio sin ambigüedades cuando me preguntas sobre mis apreciaciones de fondo en estos temas. No me escaqueo, y censuro sin ambages su inadmisible disimulo en estos asuntos espinosos. La filosofía implica sinceridad, voluntad de verdad y cordialidad con los demás filósofos.
También yo apuesto por la gran revolución que está en la base de la Ilustración, y me considero un heredero de los ideales ilustrados. Eso no me va a llevar a decir, piensen lo que piensen Steven Pinker y aquí su correligionario Jbell, que los pobres y desheredados viven cada vez mejor. ¡Sería una mentira gordísima!
¿O es que todos los de derechas somos insensibles socialmente, y tontos?

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Sep 2018, 10:17 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 8327
Alejandro Javier:

Con que al grano, ¿no?

Dices:

"Al grano: pienso que lo que las religiones clásicas llamaron Dios corresponde, dicho ahora racionalmente y sin metáforas ni ambigüedades, al Nivel Supremo de la Realidad, que es objetivo y al cual se puede acceder racionalmente."

Pues razona "razonablemente" la existencia, y cómo es esa existencia del ¿objetivo? Nivel Supremo de la Realidad (en mayúsculas, claro, como no podía ser de otra manera).

Espero que no te escaquees como elansab.

Por favor, no me compares a Pinker con JBELL. Si se enterara Pinker...

Los de derechas no sois tontos; incluso diría que algunos son demasiado listos.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 12 Sep 2018, 09:35 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 8327
Alejandro Javier:

Estás haciendo lo mismo que hace elansab...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 14 Sep 2018, 00:52 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1513
Saludos, Manuel B.
Dices lo siguiente.

"Alejandro Javier:
Estás haciendo lo mismo que hace elansab..."

Pues no. No uso seudónimo, al revés que él, no practico ataques personales contra otros contertulios, al revés que él, y no eludo los asuntos espinosos, al revés que él.
Recuerda, por otro lado, que he sido candidato voluntario, y ahora ya ejerciente electo, como cogestor del foro; lo cual me obliga públicamente a dar ejemplo de buena conducta en estos asuntos.
Y dirás, Manuel B., que esa buena conducta incluye... contestarte.
Pues sí, claro. El problema, para una persona en precaria situación económica como yo (en subempleo de larga duración) es que tengo que dedicar un montón de horas en tareas a menudo muy estúpidas, al cabo del día, para ganar si acaso un puñado de euros. Sabes de sobra qué es el capitalismo, en España como en el resto del mundo.
No he podido contestarte antes, pues. Pero lo haré a continuación.
Puede que lo que voy a soltar sea una sarta de estupideces, sí. Mas en todo caso, como las voy a soltar sin mala fe y sin altanería, caso de refutarlas, refútalas sin ataques personales contra mí. Puedes perfectamente hacer eso; los dos sabemos que puedes.
Bueno: al grano.

Comenzaré por lo más tangencial, pero no carente de interés.

Steven Pinker es de derechas, y los observadores neutrales (incluso yo mismo, que también soy de derechas) lo suelen reconocer así. Eso no equivale a condenarlo. Los de izquierdas suelen condenar al derechista Steven Pinker por ser derechista. Yo, no. Si es derechista como si es izquierdista; la valía de sus argumentos tiene que ser juzgada por su solidez probatoria, al margen de la ideología política de Steven Pinker. Que es una ideología política de derechas por otra parte; eso está muy claro.
O sea: no voy a proceder a una burda y rabiosa embestida conta Steven Pinker en este punto, como la que hace su oponente (por no decir enemigo) el socialista Mario Bunge.
El problema, al juzgar todo esto, es que la ideología política de Steven Pinker está directamente inspirada en su reivindicación del fuerte peso de lo innato y biológico en la conducta humana, la sociedad y la cultura. Es verdad que Steven Pinker presenta el típico sesgo de señorito intelectual bien situado socioeconómicamente que lo lleva a minusvalorar, por ejemplo, la miseria creciente de los mileuristas (o mucho menos que mileuristas) en España, en su Canadá natal y en muchos otros lugares. Ahora bien, todo el mundo tiene sus sesgos, nadie puede evitar tenerlos, por razones epistemológicas básicas: como bien dice Andrés Torres Queiruga, toda razón humana es una razón situada, por lo cual siempre es preciso un nada automático trabajo para deslindar la circunstancia personal de la validez objetiva en el razonamiento.
Concluiré, pues, que en sus visiones socioeconómicas Steven Pinker tiende a acertar a largo plazo. Es decir, el mundo tiende a ser menos pobre, menos injusto y más pacífico tras un gran intervalo de tiempo. Eso, sin embargo, no impide (a pesar de que Steven Pinker omita tal importante detalle) la existencia de amplios ámbitos y períodos de retroceso, como la guerra de Siria o el mileurismo español. Tales retrocesos solamente pueden ser revertidos con la acción política persistente de los perjudicados, pues el avance tecnocientífico no otorga soluciones mágicas ni paretianas; es decir, soluciones que sean ventajosas para todos a la vez. Este término procede del sociólogo italiano Vilfredo Pareto. Desde la derecha revolucionaria, que no es la derecha burguesa conformista de Steven Pinker, tenemos claro que los miserables solamente saldrán de la miseria luchando por obtener su inclusión social, sin automatismos tecnocientíficos que, sencillamente, no existen en este punto.
Recuerda, Manuel B.: no todos los derechistas somos iguales.
Sin ir más lejos, en este mismo foro Jbell y yo somos de derechas los dos; y chocamos frontalmente, como bien sabes, en lo que consideramos que se puede esperar del mercado libre.
En cuanto a Steven Pinker, compararlo con Jbell es como comparar a Dios con un abogado; sencillamente, Steven Pinker no tiene el menor interés en contactar con un oscuro pequeño ejecutivo chileno anónimo (si es verdad lo que de sí mismo nos cuenta Jbell) que protagoniza periódicas broncas con otros hispanohablantes tan oscuros, anónimos y bravucones como él. Steven Pinker, por ejemplo, no va a soltar el desatino de Jbell según el cual el mercado puede ser apolítico. El mercado siempre es un hecho políticamente mediado. Steven Pinker, como bien intuyes, no por ser de derechas es tonto o intelectualmente infumable. Bueno, Steven Pinker sí que tiene acceso, en inglés, a desvaríos parecidos; y, simplemente le resbalan, claro está.
Entro ahora en el asunto directamente metafísico cuya elucidación me pides.
Dentro de la gran dificultad del asunto, lo más fácil al exponer es comenzar por la felicidad del yo.
Salvo el caso de personas con gravísimas deficiencias metabólicas que les impiden (o casi) el acceso a la conciencia humana común, todo el mundo entiende la expresión soy feliz, sea en castellano, en chino, en quechua o en el idioma que hable quien oye, pronuncia, escribe o lee esa sencilla frase.
Y, a pesar de ser tan breve, la frasecita implica rotundamente dos cosas.

1. El yo es, al menos relativamente, real. No es una mera ilusión falsa. Si lo fuera, carecería de sentido la frase soy feliz.
2. La felicidad también es, al menos, relativamente real. No es una mera ilusión falsa. Si lo fuera, la frase soy feliz sería equivalente a soy desgraciado. Y hasta el más lerdo sabe que se trata de dos situaciones muy diferentes.

El yo y la felicidad tienen unas bases fisicoquímicas, neurobiológicas y sociales sin las cuales no se podrían percibir, ni el yo ni la felicidad, en nuestro nivel humano de realidad.
Eso, sin embargo, no avala un reduccionismo ingenuo según el cual el yo sería un mero agregado de sustancias químicas en determinada dinámica de reacciones químicas y eléctricas, y según el cual la felicidad sería un mero epifenómeno neurofisiológico con cierta utilidad para la conservación del individuo y, sobre todo, de la especie. Tales mecanismos químicos, perpetuadores de la especie, etcétera, existen sin duda para el yo y para la felicidad, mas el yo y la felicidad no son simplemente la suma de todos esos mecanismos.
Lo que hay aquí es un nivel más alto de realidad, posibilitado por unas circunstancias fisicoquímicas, neurofisiológicas, socioculturales, etcétera... pero que no es una mera consecuencia mecánica. En consecuencia, el yo tiene una libertad para actuar relativa mas real. Poniendo un ejemplo fácil de entender: puesto que no soy un monolingüe en castellano, y puesto que también hablo inglés con importante fluidez (como traductor profesional) puedo enviar al foro Sofos Ágora un mensaje en castellano... o en inglés, y mi conciencia no está determinada, obligada, a enviarlo en concreto en una de estas dos lenguas para cada caso. Soy (relativamente) libre de escribir en inglés o en castellano (incluso en chino) el próximo de mis mensajes. No podría hacerlo, evidentemente, si fuera un monolingüe en árabe. Y, sin embargo, incluso siendo un monolingüe en árabe, tras haber aprendido castellano e inglés, sí que tendría libertad física y libre albedrío interno para decidir enviar mi mensaje en castellano o en inglés.
¿Podemos apuntar qué es la felicidad sin desbarrar del todo, acercándonos aunque sólo sea un poquito a la realidad que hay tras esta palabra? Ahal dugu. O sea, en vascuence: podemos. La felicidad es el estado en el que el yo no está contrariado y su voluntad está plenamente realizada; por eso hay estados de conciencia que se acercan más a la felicidad que otros estados de conciencia.
De lo anterior se infiere que el budismo, el estructuralismo, el jvahnismo (de Jvahn en este foro, de Juan Sebastián Zuluaga) etcétera, yerran mucho al pretender desvincular a la felicidad del yo. La felicidad jamás es impersonal, siempre es yoica. No puede haber felicidad sin un yo que disfrute de ella.
Por todo lo dicho, concluyo en primera instancia que el yo y la felicidad, conjugados en un yo que experimenta subjetivamente una importante aproximación a la felicidad, se dan en un nivel de realidad superior al subatómico, al químico, al neurofisiológico o al sociocultural... sin por ello negar estos niveles previos, bien al contrario basándose en ellos para darse como nuevo nivel del yo feliz. Es el nivel personal de la realidad.
Y, como el yo tiene un razonable conocimiento de cómo acercarse a la felicidad, se sigue que es posible, y muy real, una sólida ética como eudemonología; como conocimiento teórico y sobre todo aplicado de lo que el yo debe hacer para ser más feliz.
Y, si he metido mucho la pata al decir todo esto, asumiré mis meteduras de pata sin ponerme bravo y pavonearme chulescamente asegurando que he acertado en todo. Reconoceré mis errores; procuro ser un filósofo que aprende, y que respeta a sus críticos.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 14 Sep 2018, 10:03 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 8327
Alejandro Javier (yo también tengo la "felicidad" de escribir en el idioma que quiero, cuando quiero):

De todo lo que has dicho y sobre lo que te preguntaba solo aportas y en negrita: la felicidad del yo. No hablas nada del Nivel Supremo de la Realidad que dices que es el objetivo. Infiero que ese Nivel Supremo de la Realidad es la felicidad...

"Tu" felicidad, que es a la única a la que te refieres aunque supongo que, aunque no lo digas, lo haces extensivo al resto de los "yos" de los otros seres humanos aunque sean solo los trescientos millones que quieres que sea el número máximo de los que habiten en este planeta, supongo que tú incluido aunque no sé si yo también lo estaría...

La diferencia entre Pinker y tú es que él aplica el humanismo a todos sin excepción alguna.

Siento tu precaria situación; no sé en lo que trabajabas antes de pasar al paro, pero creo que dada la formación que tienes no entiendo como la sociedad no las aprovecha.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 14 Sep 2018, 12:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1513
Saludos de nuevo, Manuel B.
Dices lo siguiente.

"Alejandro Javier (yo también tengo la "felicidad" de escribir en el idioma que quiero, cuando quiero):
De todo lo que has dicho y sobre lo que te preguntaba solo aportas y en negrita: la felicidad del yo. No hablas nada del Nivel Supremo de la Realidad que dices que es el objetivo. Infiero que ese Nivel Supremo de la Realidad es la felicidad...
"Tu" felicidad, que es a la única a la que te refieres aunque supongo que, aunque no lo digas, lo haces extensivo al resto de los "yos" de los otros seres humanos aunque sean solo los trescientos millones que quieres que sea el número máximo de los que habiten en este planeta, supongo que tú incluido aunque no sé si yo también lo estaría...
La diferencia entre Pinker y tú es que él aplica el humanismo a todos sin excepción alguna.
Siento tu precaria situación; no sé en lo que trabajabas antes de pasar al paro, pero creo que dada la formación que tienes no entiendo como la sociedad no las aprovecha.".

Voy a empezar respondiendo al final de tu mensaje.
Como sabes, soy lingüista, y en consecuencia suelo calibrar mucho las palabras que uso. Entonces, fíjate en esto: en mi mensaje anterior nunca he dicho que estoy desempleado y nunca he dicho que he pasado al paro. La expresión que he usado para definir mi situación laboral económica es subempleo de larga duración. Eso significa que nunca he accedido a un empleo estable bien pagado, y que nunca he estado tampoco en situación de total desempleo. Lo que tengo es una serie de ingresos bajos e irregulares.
Claro está, dada la formación que tengo y que continuamente amplío y actualizo, en el contexto gallego y español solamente me encontraría en paro absoluto si quisiera estar así. Y no quiero, claro. Dicho de otra manera: alguien con mi formación y mi dinamismo siempre va a encontrar en España algunos ingresos laborales, si los busca. Ahora bien, eso no equivale, ni mucho menos, a un empleo digno y bien retribuido. Como millones de personas en España, soy un submileurista, soy de ésos que ni de lejos llegan al ingreso de mil euros al mes.
Y no soy el único en tal situación. La cantidad de ingenieros, bioquímicos, historiadores, doctores en teología, etcétera, que trabajan como camareros o freidores de hamburguesas, es mucho más alta de lo que creerías. Y esos camareros o hamburgueseros, si tienen contrato laboral en regla, son la envidia de los que no tenemos ni eso.
Así que ya vas entendiendo un poco por qué me rechinan los dientes cuando Steven Pinker dice que el mundo va cada vez mejor, y cuando tú mismo sueltas que la diferencia entre Pinker y yo es que él aplica el humanismo a todos sin excepción alguna.
Me parece que no es así. Me parece que Steven Pinker aplica el humanismo a quienes son, como él, severos profesores famosos y bien retribuidos, o gente en situación socioeconómica comparable. Y que, de ninguna manera, aplica su humanismo a los que estamos en el creciente precariado crónico (de tipo intelectual, en mi caso).
El desempleo no es un problema meramente individual, y nunca se va a resolver a base de esfuerzos individuales.
Lo cierto es que, digas lo que digas, yo sí que aplico el humanismo bien entendido a todos sin excepción alguna.
Me explico. Sin ingresos dignos y estables, hablar de dignidad humana es patraña e hipocresía. En consecuencia, el humanismo bien entendido, esto es, eficaz y muy realista, reconoce que en la era de la automatización generalizada de la producción (no estamos a comienzos del Neolítico, cuando todos los brazos eran pocos para arrimar el hombro) ligar los ingresos y la dignidad a ostentar un trabajo directamente remunerado... es sencillamente imposible. Y, en consecuencia, reitero como comunista de derechas que soy, y como revolucionario, que la solución verdadera es una renta universal incondicionada de vida digna y holgada.
Vayamos ahora con tus trescientos millones. En realidad, la cifra óptima de población a la que apunto es mucho más baja: entre ciento cuarenta mil y ciento cincuenta mil habitantes humanos para todo el planeta, ya que estimo que la cifra bíblica de los ciento cuarenta y cuatro mil justos que poseerán la tierra es una precisa indicación de buena política demográfica, y no meramente una cifra simbólica esotérica.
Ahora bien, no propugno ir fusilando, empezando por tu propio fusilamiento, y con una lista de fusilables en la mano, a todos los que sobren hasta que solamente quedemos (yo incluido, por supuesto) los ciento cuarenta y cuatro mil justos y elegidos.
No, padre. Todos los humanos actualmente existentes en el planeta tienen derecho a una buena vida. Y sabes que me opongo totalmente a la pena de muerte, y a la mafia de los jueces, fiscales y abogados con sus muchas horcas.
El proceso realista es, obviamente, suave y esperable: una tasa de mortalidad ligera pero claramente superior a la de natalidad, hasta que paulatinamente se logre un equilibrio demográfico, económico, ecológico, social y cultural con el planeta en el que vivimos. Además de edificar una sociedad comunista, pero comunista libertaria, sin dictadura del proletariado ni horrores marxistas, en la que nada esté por encima del hombre, y ningún hombre esté por encima de otro hombre.
El hecho, que no vas a negar seriamente, es que si queremos ser todos a la vez muy ricos, tenemos que ser muy pocos. No puede haber cresos en cantidad de miles de millones, ¿verdad? Físicamente sería imposible. Unos pocos miles de cresos sí que pueden ser, todos a la vez, cresos en este planeta; o sea, multimillonarios.
Y lo cierto, fuera de la conocida hipocresía cristiana (o budista) en este punto, es que todos queremos ser muy ricos. Nadie quiere realmente ser pobre.
Hasta aquí he hablado, sobre todo, de cuestiones demográficas, socioeconómicas, políticas y culturales. Mas lo dicho ya nos acerca mucho al núcleo propiamente metafísico de la cuestión.

Infieres que el Nivel Supremo de la Realidad es la felicidad.
¡Y aciertas!
Porque eso es lo que pienso.
Mi felicidad, como adecudamente piensas, es la única a la que me refiero.
Y es la tuya también. Y la de todos.
La objeción empírica que me pondrás es clara: oye, Alexandre, que no soy un gallego políglota que continuamente predica el apedreamiento popular de los jueces y abogados, así que mi yo es muy distinto del tuyo...
Vamos, que desde la percepción ordinaria hay muchos yoes, y todos ellos distintos entre sí. Por lo cual, la felicidad de un yo no es necesariamente la felicidad de otro yo.
Y respondo: es así desde la percepción humana ordinaria, pero no desde la percepción superior obtenida tras una larga meditación. Los yoes empíricos transitorios son expresiones parciales y muy obtusas del único Yo Absoluto Eterno (y Feliz) que es de hecho el Nivel Supremo de la Realidad.
Los yoes empíricos dependen de causas contingentes y parciales, de modo que nunca podrían ser eternos y plenos. En este punto, la crítica budista o estructuralista contra la realidad del yo tiene su parte de verdad... si nos referimos a los yoes empíricos transitorios, claro. Y, en ese sentido, la admito plenamente.
Lo que digo, posiblemente metiendo mucho la pata mas, al mismo tiempo, con rotundidad nada ambigua, es que tú, yo, Elansab, Steven Pinker y cualquier otro yo somos expresiones parciales e inmaduras todavía del único Yo Absoluto Eterno.
¿Cómo llegar a ese Yo Absoluto Eterno? Para empezar, por la práctica razonable empírica del amor a sí mismo y a los demás; lo que toda la vida ha sido la ética universalmente reconocida, vamos.
Pero eso no basta. La suprema felicidad no consiste en estar algo mejor (o mucho mejor) en este plano animal humano de la realidad, sino en estar del todo a gusto, y para siempre.
Por tanto, hay que acceder a un estado de conciencia libre de las limitaciones y las cargas inherentes a la condición humana; por tanto, inherentes a la animalidad.
El camino, pues, es el alejamiento sistemático, mental y físico, de esa dependencia de lo animal, por lo cual la castidad genital y al mismo tiempo espiritual meditativa (bramacharia, en sánscrito) destaca como una de las grandes exigencias en el camino de la vida espiritual.
Tengo claro que mi apología de la castidad te huele a cuerno quemado.
Mira: estas cosas no se pueden predicar propiamente, no se pueden imponer. Por eso el voto de castidad católico para curas (y monjas) es una filfa nada recomendable. En cambio, la castidad discreta y realmente voluntaria tiene una base sólida: forma parte de la imprescindible simplificación radical de la vida material que el verdadero bramín lleva a cabo... porque lo que quiere es ingresar en niveles superiores de la realidad, mucho más dichosos.
Ahora bien, ya que de sexo hablamos, todo esto sería hablar del sexo de los ángeles, y por tanto desbarrar inútilmente, si no solucionamos previamente el problema de la precariedad material permanente, la pobreza, para la gran mayoría.
Lo primero, pues, es erradicar la pobreza en todo el mundo, con medidas como la ya citada renta universal incondicionada de vida digna y holgada y otras medidas, señaladamente la implantación de una democracia de verdad, aunque te lo diga un antidemócrata confeso como yo. La buena democracia, en la práctica, es el derecho del pueblo a elegir y, sobre todo, a expulsar por votación a quienes ejerzan temporalmente el poder político en la cosa pública, en la república. Por eso los reyes intocables y los jueces intocables son incompatibles con la verdadera democracia.
Cuando ningún hombre tenga que luchar miserablemente contra otro hombre por un pedazo de pan, entonces todos podrán convertirse en meditadores. Antes no.
Después, sí. Y la vía al yo plenamente feliz quedará abierta para todos.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 14 Sep 2018, 18:50 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 8327
Alejandro Javier:

No entendí bien tu precaria situación económica.

Pinker en su libreo documenta y compara cómo era la vida de los seres humanos en los distintos siglos y saca la conclusión que cada vez hay menos dolores físicos y sufrimientos físicos. Y ello es debido al empleo de la razón, de la ciencia y del humanismo, que son los ideales que necesitamos para enfrentarnos a nuestros problemas y continuar nuestro progreso. Te lo puedes creer o no.

Tu idea de los ciento cuarenta o ciento cincuenta mil seres humanos es lo más descabellado y absurdo que he leído nunca.

La segunda más absurda es la que tienes los los jueces, fiscales y abogados.

Tu Nivel Supremo de la Realidad no es la felicidad como en principio dices sino lo siguiente: El Yo Absoluto Eterno.

El camino que dices que hay que seguir para llegar al Yo Absoluto Eterno, en el que incluyes la castidad, es la culminación del total desbarre....

Menos mal que al final, bajando a la tierra, lo arreglas con la Renta Universal de Vida Digna (esta sí que se merece las mayúsculas).

Gracias por exponer tus creencias, cosa que no ha hecho elansab.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 14 Sep 2018, 23:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1513
Saludos otra vez, Manuel B.
Dices lo siguiente.

"Alejandro Javier:

No entendí bien tu precaria situación económica.
Pinker en su libreo documenta y compara cómo era la vida de los seres humanos en los distintos siglos y saca la conclusión que cada vez hay menos dolores físicos y sufrimientos físicos. Y ello es debido al empleo de la razón, de la ciencia y del humanismo, que son los ideales que necesitamos para enfrentarnos a nuestros problemas y continuar nuestro progreso. Te lo puedes creer o no.
Tu idea de los ciento cuarenta o ciento cincuenta mil seres humanos es lo más descabellado y absurdo que he leído nunca.
La segunda más absurda es la que tienes los los jueces, fiscales y abogados.
Tu Nivel Supremo de la Realidad no es la felicidad como en principio dices sino lo siguiente: El Yo Absoluto Eterno.
El camino que dices que hay que seguir para llegar al Yo Absoluto Eterno, en el que incluyes la castidad, es la culminación del total desbarre....
Menos mal que al final, bajando a la tierra, lo arreglas con la Renta Universal de Vida Digna (esta sí que se merece las mayúsculas).
Gracias por exponer tus creencias, cosa que no ha hecho elansab."

Me parece que lo mejor va a ser responder cronológicamente (por orden de aparición de tus frases) a este mensaje.
Creo que está clara mi situación económica: subempleo de larga duración, y con escasas posibilidades de superar tal situación, aunque no nulas.
En cuanto a lo que dice Steven Pinker una y otra vez en sus libros, artículos, conferencias, etcétera, no es cuestión de creérselo o no, sino de comprobar la veracidad de lo que dice.
Reitero, en este sentido, que las pruebas dan en general la razón a Steven Pinker. Eso, sin embargo, no significa que los privilegiados estén muy dispuestos a mejorar la suerte de los desheredados, o a dejar de aprovecharse de su estado de necesidad. El sesgo de señorito privilegiado de Steven Pinker está muy claro... sin que eso invalide el fondo de su argumentación.
Ahora: que no me tome el pelo este severo profesor soltándome que cada vez estoy económicamente... y menos, a la población civil siria, que en medio de su guerra civil los sirios viven cada vez mejor.
Los que estamos en el precariado, debemos hacer nuestra revolución, igual que lo sirios deben hacer la suya contra sus tiranos. El severo profesor Steven Pinker no piensa mover un dedo en ayudarnos. Está calentito y cómodo en su triunfo laboral, económico y mediático. Eso, repito, mantiene no obstante la validez general de sus afirmaciones sobre el progreso, la disminución general de la violencia, etcétera, ya que se trata de hechos probados, y no de creerse o no creerse, subjetivamente, lo que suelta este profesor judío canadiense.
En cuanto a lo que digo sobre la población óptima de este planeta, considera para empezar la cosa desde el punto de vista de quien no quiere relacionarse forzosamente con los demás. Esa libertad de vivir en privado... solamente es ejercible con una densidad muy baja de población, sean ciento cuarenta y cuatro mil individuos o algunos más.
Insisto: no tienes por qué comulgar con mis ideas demográficas; pero si vas por la senda de la filosofía, al menos debes intentar comprenderlas.
Intentaré ponerlo fácil: cuando, hace unos cien mil años, la población mundial de seres humanos era parecida a la que propugno, había en consecuencia gran cantidad de bosques vírgenes, amenas praderas despobladas, playas desiertas, limpios y fluyentes lagos y ríos, etcétera, a disposición de quien quisiera desplazarse a vivir en otra parte.
Hoy es imposible, porque hay fronteras, barreras, alambradas, registros de la propiedad horizontal, etcétera, por todas partes. Salvo que uno intente vivir en zonas saharianas, polares y otras muy inhóspitas, claro.
Como comprenderás, somos más de uno los que no queremos vivir con tal ahogo, con tal ocupación masiva de todos los espacios agradables para la naturaleza humana. Piénsalo. Tal vez así entiendas por dónde vamos los antipoblacionistas radicales.
Vayamos ahora con la mafia de los jueces, abogados y fiscales.
También ahora intentaré ponerte fácil la exposición, para que reflexiones a tu aire.
Imagina un país que es oficialmente una democracia, y en el cual hay varios partidos políticos y candidatos que se presentan a los parlamentos, ayuntamientos, asambleas regionales y otros órganos políticos electivos. Imagina que, en ese país, año tras año, elección tras elección, todos esos cargos electivos son sistemáticamente ocupados por los candidatos del partido dominante, sin ningún voto en contra, sin ningún voto a otros partidos o candidatos.
¿Vas a necesitar un (imposible, por otra parte) escrutinio elector por elector para saber si su elección ha sido libre o forzada? No, claro: sabes bien que ese país es una dictadura política con fachada multipartidista.
Ahora, imagina un país en el que la ley establece que se castigará la prevaricación estricta, el delito que comete un juez cuando, sin pruebas, condena a un inocente. Y que también se castigará al juez que encubra la prevaricación estricta cometida por otro juez. Imagina que, de hecho, en ese país, juicio tras juicio, año tras año, ningún fiscal abre un proceso por prevaricación estricta contra un juez, incluso si su sentencia condenatoria ha sido tumbada en apelación (con el inocente varios años en la cárcel por culpa de ese juez injusto), y que ningún juez ha sido condenado por prevaricación estricta, y que ningún juez ha sido condenado por encubrir una prevaricación estricta.
¿Vas a necesitar un (imposible, por otra parte) escrutinio juicio por juicio para saber si cada resolución judicial sobre prevaricación estricta ha sido justa o injusta? No, claro: sabes bien que ese país es una dictadura judicial con fachada de respeto al acusado inocente.
Y ese país... ¡Es España! ¡En toda la Historia de España no ha habido ni un solo juez condenado por prevaricación estricta, aunque nos remontemos a Viriato o a Argantonio!
E insisto en que no tienes por qué darme la razón en mis opiniones sobre jueces, picapleitos y similares. Ahora bien: ahí tienes irrefutables datos objetivos para reflexionar y empezar a comprender mi actitud. Y sabes de sobra que la prevaricación estricta no se confunde con el cohecho. Hay algunos, poquísimos, jueces españoles condenados por cohecho; eso sí. Mas ninguno por prevaricación estricta. La prevaricación estricta no implica lucro económico directo, sino injusticia culposa en la condena del reo inocente perjudicado.
Lo del Nivel Supremo de la Realidad va a ser mucho más fácil de aclarar. Dices lo siguiente en este punto.

"Tu Nivel Supremo de la Realidad no es la felicidad como en principio dices sino lo siguiente: El Yo Absoluto Eterno.".

Pero es que en la práctica viene a ser lo mismo. Me explicaré. La felicidad, como ya he dicho, es un estado relacional de sujeto; si se da, se da para un sujeto consciente, para un yo; la felicidad es siempre la felicidad de un yo, aunque no lo digamos explícitamente. Por tanto, la felicidad completa es, necesariamente, la felicidad completa de un yo que la disfruta. Y, si esa felicidad es, efectivamente, completa... entonces el yo que la disfruta se encuentra ya en estado de Yo Absoluto Eterno. No puede disfrutar de felicidad completa un pino, ni una gallina, ni siquiera un ser humano, ya que estas tres formas de conciencia están pesadamente limitadas, oscurecidas y condicionadas.
El Nivel Supremo de la Realidad es, pues, el Yo Absoluto Eterno... que coimplica a la Felicidad Plena; pues, aparte de lo ya dicho, cuando el yo es absoluto y eterno, necesariamente disfruta de felicidad plena.
Pienso que ha quedado claro; y si no, ya me repreguntarás.
Vayamos con la castidad, con la bramacharia. De nuevo, insisto en que estas cuestiones no son solubles mediante deducciones abstractas, pues siempre apelan a la experiencia interior. Racionalmente examinada, eso sí.
Lo mejor va a ser comparar el forzoso voto católico de castidad de un sacerdote, o de una monja, con la actitud de un hombre o una mujer que es un auténtico bramín, con castidad asumida discretamente, sin ceremonia social alguna y sin presiones públicas para mantener su actitud.
El primer caso, el del voto forzoso de castidad, ya lo conoces, así que no me detendré en exponer la situación que, de hecho, se deriva de tal penoso voto.
El segundo caso es totalmente diferente, y no se puede propiamente predicar. Se puede sugerir. Se pueden dar razones plausibles para su deseabilidad, mas no se puede decretar ni imponer... por la misma razón por la cual no se puede enviar a nadie al cielo a patadas o pedradas.
Intentaré exponerte, pues, por qué un bramín, sea hombre o mujer, se pone voluntaria y libérrimamente en bramacharia, en castidad meditativa hacia el Supremo.
Quien practica eso, se hace un cuadro con la típica situación del ser humano normal, heterosexual, emparejado, con las sensaciones del enamoramiento, la atracción hacia la amada, las palabras de amor, los besos, el coito con su correspondiente intenso placer sexual, el embarazo, el parto, la crianza de los hijos, las relaciones familiares, sociales, laborales y económicas correspondientes, luego la vejez, la muerte y la reencarnación. Ya sé que dirás que no hay (o que no se conoce) la reencarnación, pero lo demás lo entenderás.
Bueno: pues él o ella, ante el panorama, exclama con repulsión: ¡esto es caer al nivel de un conejo enlazado con una coneja, meterse en un vano y complicado sufrimiento, para terminar con la muerte (y con la reencarnación) de modo que escaparé de tan vil destino y buscaré hacerme Uno con el Supremo! Ese hombre (o esa mujer) experimenta la atracción erótica como algo que ahoga, y el placer sexual como una cadena que ata al sufrimiento reiterativo, a la Rueda de las Reencarnaciones. En consecuencia, rechaza todo eso.
Estés de acuerdo con tal visión o no estés de acuerdo con ella... empieza por intentar comprender, al menos, que la situación de ese meditador bramachari, o de esa meditadora bramacharini, es totalmente diferente a la del fastidiado sacerdote católico, o de la fastidiada monja católica, con su castidad forzosamente impuesta de modo jurídico y jerárquico, bajo amenaza de castigo moral y también jurídico (físico).
Identificar ambas situaciones, sería como confundir la velocidad con el tocino, ¿verdad?
Medita, por favor, sobre todo esto, aunque no me des la razón. No soy ningún cura o gurú (ni quiero serlo) para llevarte agarrado por tu cuello, con un lazo, a un pretendido paraíso o nirvana al que te lleve arrastrándote yo como arrastraría a un perro. Serás tú libremente, en todo caso, el que encuentre (o no) un profundo atractivo espiritual en tal senda. No soy tu superior jerárquico, aunque un sacerdote o papa sí que lo sería, caso de que fueras un fiel católico... lo cual no eres. Y, aunque soy orientalista... cambiar la sumisión a un obispo católico por la sumisión a un lama budista tibetano, es algo que no recomiendo ¡ni borracho! Y bien sabes que soy un abstemio fanático, partidario de la ley seca...
Un verdadero adulto ha de tener su propio criterio. En lo material y en lo espiritual.
Finalmente, todo esto está enlazado con las medidas políticas, sociales y económicas para lograr una vida buena y digna en todos los seres humanos.
Soy un revolucionario de derechas. La revolución es aquí, en el plano material, y es allí, en el plano espiritual. Sin la revolución en el plano material, sería imposible culminar la revolución espiritual. Sin la revolución en el plano espiritual, no tendría sentido pleno la revolución en el plano material. Ambas revoluciones tienen que ser simultáneas y relacionarse interactivamente. Así en la Tierra como en el Cielo.
Y, si no te gusta la palabra "derecha", puedes hablar de revolución integral.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 46 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO