Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 25 Jun 2019, 01:42

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 21 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 21:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Martincito escribió:
Pará, más despacio, de a uno o dos por día. Jaja. Están buenos, ¿tenés muchos más?

Donde dice L9 en el ultimo capitulo debería decir L7, ¿no?

Buf, vaya fallo, no me había fijado. Sí sí, es eso jajaja ahora lo corrijo

Jajaja es que me dio la inspiración ayer por la noche y no paré xD de todas formas sí que me precipité al empezar a publicar sin parar jajaja seguiré tu consejo y esperaré algo de tiempo entre uno y otro.

Se aceptan críticas, sobre todo las malas.

Un saludo


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 20 May 2015, 12:16 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 8: El amanecer de una nueva era

Hola, me llamo Ían. Nací en una fábrica de proyecto 189. No tengo familia, no tengo amigos, no tengo nada… excepto mi nombre.

Fue duro marcharme, no dejo de pensar en Lira y L8. ¿Cómo pudo Koldo tenernos engañados tanto tiempo? Era algo más que un jefe, era como el padre que nunca tuvimos. No se lo perdonaré jamás.

Hace ya 2 años que me marché, he subsistido robando comida y durmiendo allí donde podía, No sé dónde estoy, y no me importa, solo quiero pensar.

Me desperté después de una siesta. Decidí dar un paseo por el bosque mientras buscaba algo que comer. Fui a lavarme al río y aproveché para rellenar una petaca que robé a un borracho poco después de escapar. Mientras lo hacía, un pájaro se posó en la rama del árbol que había justo detrás de mí. Era un pájaro negro y bastante grande, no tardé en darme cuenta de que era un cuervo.

- ¡Cabezón! – dijo el cuervo

Flipé durante un momento, no sabía que los cuervos pudiesen hablar, pero pronto se convirtió en enfado.

- ¿A quién llamas cabezón, pájaro estúpido?

- ¡Cabezón! – repitió el cuervo

- Oh no, no te atreverás a decirlo una vez más

- ¡Cabezón! – volvió a repetir

- Está bien, pajarraco, ¡vas a servirme de cena esta noche!

Corrí hacia él y echó a volar. No era problema, podía dar grandes saltos y sin necesidad de tocar el suelo gracias a mi habilidad. Corrí detrás de él, pero era bastante ágil el desgraciado. En un fallo de cálculo cuando dio un giro inesperado, choqué contra un árbol y me di contra el suelo. No había utilizado la disipación, así que el golpe fue bastante duro. Para colmo, como mostrando recochineo, se posó en una piedra a escasos metros de mí.

- ¡Cabezón!

- Ay… ¡Te vas a enterar!

Entre en disipación y lo envolví. Volví una mano a su estado normal sin que el cuervo entendiera qué estaba pasando y lo agarre de una pata.

- ¡Ajá! ¿Y ahora qué? ¿A que ya no parezco tan cabezón?

EL cuervo empezó a moverse violentamente y a chillar intentando zafarse.

- No te va a servir, vas a ir directo a la cazuela

Me giré bruscamente y no vi a tiempo una enorme rama, con la que me golpeé de frente y me dejó de nuevo tirado en el suelo. Sin embargo, en vez de marcharse, el cuervo volvió a la piedra.

- ¡Cabezón!

- ¡Déjame en paz! ¡Vete! ¡Ya no quiero comerte! ¡Largo de aquí!

Hice amago de ir a por él, y se marchó volando. Me levanté y fui en dirección a donde había dejado la petaca. Pero no tuve tiempo a dar ni 5 pasos y…

- ¡Cabezón!

- Mira… ¡ya me da igual! ¡haz lo que quieras!

Lo ignoré y volví a donde estaba la petaca. El cuervo seguía persiguiéndome. Seguí ignorándolo, se estaba haciendo de noche y me estaba muriendo de hambre. Tenía todavía algo de comida en la mochila, un muslo de pollo y unas pocas patatas. Cogí la cazuela, hice una hoguera y las cociné. Lo cierto es que estaba bastante bueno, disfrutaba de cada bocado, aunque echaba en falta quizás algo de sal y alguna especia.

El cuervo seguía ahí, mirando cómo comía. Cogí el muslo y se lo enseñé.

- ¿Ves? Así es como vas a acabar como no me dejes tranquilo

El cuervo se acercó, parecía hambriento

- No pretenderás que después de lo sucedido te de comida, ¿no? Ni de broma

El cuervo mantuvo posición y siguió mirando cómo disfrutaba de mi comida.

- Todavía sigues ahí, ¿eh? Eres persuasivo como las llamas del infierno. Está bien, toma. De todas formas, ya no puedo comer más.

Le acerqué el resto de muslo que quedaba con los últimos trozos de patata. Nunca había visto nada igual… ¡Qué manera de comer! Engulló todo como si no hubiera comido en años.

De pronto, el cuervo se fue volando.

- ¿Así me lo agradeces? ¿Dejándome en paz? ¡Es justo lo que quería! ¡No vuelvas!

Pero volvió, y no solo eso, trajo 2 lombrices. Se acercó más que antes y puso las 2 lombrices a mi lado. Tras ello, cogió una y se la comió, y se me quedó mirando fijamente.

- No pretenderás que me coma ese bicho asqueroso… ¿no?

El cuervo me lo acercaba con el pico y movía las alas como queriendo llamar mi atención.

- Que no me lo voy a comer… No seas cansino…

Pero el cuervo no solo siguió en sus trece, sino que empezó a hacer ruidos.

- ¡Está bien! Dios, ¿pero qué estoy haciendo con mi vida?

Cogí la lombriz y me la comí. Ya me daba igual, solo quería que ese estúpido pájaro me dejase en paz. Craso error…

Ese cuervo no volvió a separarse de mí. Allí a dónde iba yo, venía él. Un día, entre cabezón y cabezón, dijo por primera vez “Akito”, y como ya empezábamos a ser íntimos, empecé a llamarlo así. Curiosamente, no fue otra persona la que curó mi soledad, sino un estúpido cuervo cagón que solo sabe llamarme cabezón, jamás imagine que eso pudiera pasar.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 21 May 2015, 11:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 9: El rebelde

Tras mucho caminar, llegamos a lo que parecía ser un pueblo devastado por los crydal. Desde que hui de la base no volví a preocuparme por ellos, no sabía si ganaban territorio o si eran los últimos rezagados. Akito y yo nos acercamos al pueblo en busca de algo que comer o cambiar por comida. Por suerte, a Akito se le da bien encontrar cosas brillantes, y no es la primera vez que me trae alguna que otra moneda. Buscamos por todas partes y encontramos algún que otro pequeño botín. Entiéndase por botín algo de comida, claro. Tendríamos para varios días.

- ¡Os voy a matar a todos, hijos de puta!

Oíamos gritos que venían de detrás de uno de los muros. Fuimos a inspeccionar. Era un muchacho de más o menos mi edad (fisiológica, claro) armado con una guadaña de las que utilizan los campesinos para segar el trigo que corría hacia 2 crydals. Éstos alzaron sus armas y apuntaron al muchacho. Tenía que intervenir, di un salto y arremetí contra uno de los crydals, que no esperaba tal golpe y cayó rendido al suelo. Al segundo lo maté a la antigua: Pastel de higo. Mientras me limpiaba de las vísceras de este último, el muchacho empezó a descuartizar al otro con su guadaña mientras chillaba lo mucho que los odiaba.

- Muchacho, ya está muerto, guarda tus fuerzas – le dije

El muchacho cesó en su intento por despedazarlo y empezó a llorar.

- Estos monstruos acaban de matar a toda mi familia… no me queda nada… estoy acabado…

- No eres el único con problemas, amigo.

Me di la vuelta y comencé a caminar con Akito posado sobre mi hombro.

- ¡Espera! – replicó él – déjame ir contigo, ¡Por favor! No tengo a nadie, y juntos tendremos mayor probabilidad de sobrevivir.

- Serías un lastre para mí, muchacho

- ¡No es cierto! Sé cocinar, y también sé luchar, ¡te seré útil!

- Dudo que sea cierto eso de que sabes luchar tras haber visto esa escena

- Espera… ¡Tú eres una de esas armas del proyecto 189!

Inmediatamente fui de un salto a escasos centímetros de su cara

- ¡Yo no soy ningún arma y no tengo nada que ver con eso! – exclamé, furioso

- Pero si has usado una de esas extrañas habilidades que utilizan…

- ¡Te digo que no tengo nada que ver con ello!

- Te lo suplico… por favor… no sobreviviré solo…

El muchacho me recordaba mucho a Koldo, me inspiraba rechazo tan solo mirarlo, mucho más tras oír su historia. Pero me asaltaban los remordimientos. No podía dejarlo ahí tirado, no soy un arma fría, soy una persona.

- Está bien, pero si no sigues mi ritmo, te dejaré atrás.

- ¡Muchas gracias! No te defraudaré, te lo prometo. Me llamo Paul, ¿Cómo te llamas tú?

- Ían.

- Ían… encantado de conocerte.

Paul resultó ser bastante útil al final, tenía conocimientos sobre las hierbas silvestres y sabía preparar medicinas o dar mejor sabor a la comida. Era muy buen cocinero, podía darle las peores verduras y carne de rata y hacer un plato digno de un rey. Akito le cogió cariño enseguida.

Lo cierto es que los días se hacían más cortos ahora que estaba él, ya tenía con quien conversar. Seguía sintiendo rechazo por su similitud con Koldo, pero lo soportaba bastante bien. Vagamos por el bosque varios días. Uno de ellos, hablamos sobre los crydals.

- ¿Sabes? Los crydals están ganando la guerra. – Me dijo

- ¿Y qué pasa con proyecto 189? ¿Ya no combate contra ellos?

- Oh, sí, sí que lo hace, pero al parecer hubo una serie de problemas y perdieron algunas de las armas y otras cayeron en manos de los crydals. La situación empieza a ser preocupante. ¿No crees que deberías hacer algo al respecto?

Me quedé mirándolo en silencio. No tenía por qué hacerlo, pero… ¿debía hacerlo? Los crydals con unas criaturas con tanto derecho a los recursos como nosotros. Según se dice, salieron de las profundas cavernas porque ya no podían seguir prosperando con los combustibles que utilizaban y necesitaban salir a la superficie para poder seguir adelante. Están en su derecho de querer disfrutar de unos recursos que nos son dados a todos por igual. Por otra parte, es bien conocido que no agradamos a los crydals y que, aunque deberían poder tener acceso a nuestros recursos, no tardarían en intentar eliminarnos para quedarse con todo. Mientras que los humanos solo combaten contra los soldados que suben a la superficie, los crydals arrasan pueblos y matan civiles sin el menor de los reparos.

- Lo cierto es que no creo que dependa de mí cambiar el curso de la historia, así que no tiene sentido que me involucre.

- ¿Eso es todo? ¿Que no depende de ti cambiar el curso de la historia? ¿Y qué pasa con las historias personales? ¿Qué pasa con esa familia que nada tiene que ver y que, sin quererlo, se ve involucrada y masacrada sin tener siquiera oportunidad de defenderse? ¿No te importan ni lo más mínimo?

Quería decir que no, que no me importa y que no me concierte lo que les pase, pero no podía. ¿Cómo iba a renunciar a lo que me hace persona? ¿Cómo iba a renunciar a mi sentido de la empatía, del bien y de la justicia? ¿Para qué sirvo? Sería lo que dicen, un arma, y no solo eso, un arma sucia y polvorienta metida en el cajón.

- Paul… ¿Qué crees que debería hacer? ¿Qué es lo que tenemos que hacer? ¿Qué es lo que podemos hacer?

- Mira Ían… Toda la vida he vivido en el campo. Nunca se me han planteado situaciones como esta, nunca había tenido que pararme a pensar en algo similar. Pero lo que sí te puedo decir, y te lo digo desde lo más profundo de mi corazón, es que sea lo que sea lo que hagamos, cualquier cosa vale salvo quedarnos de brazos cruzados.

Esa noche no pude dormir. ¿Debería volver a hacer lo que mejor se me da? No quiero ser un arma, ¿pero no es más importante salvar vidas que decidir si soy una cosa u otra?

A la mañana siguiente era una persona nueva. Se acabó vagar por los bosques, desde ese momento me convertí en un rebelde.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 21 May 2015, 22:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2011, 03:52
Mensajes: 6027
Rango personalizado: Nuevo usuario.
Estoy siguiendo la historia, muy entretenida. ¿Se reencontrará con Lira? ¿Terminarán por amarse?

_________________
Voltaire ha muerto. Viva Nostradamus!!!

Mis tablas de conceptos: LINK.

¡Insensatos, amad a Bergson!

—¿Do you wanna hang me on the wall? Satan wants me, 'cos I'm beatiful.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 21 May 2015, 23:59 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Martincito escribió:
Estoy siguiendo la historia, muy entretenida. ¿Se reencontrará con Lira? ¿Terminarán por amarse?

Me alegra que te guste, por ahora tengo 6 capítulos escritos más, calculo que el primer "volumen", "temporada" o como quiera que se le llame (xD) acabará sobre el capítulo 25 más o menos. Si veo que gusta seguiré con ello. Como es la primera vez que me pongo a escribir algo me gustaría que si ves que me paso o me quedo corto con la acción, o que la narrativa es muy monótona, me lo digas, porque voy un poco a ciegas xD

Un saludo


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 22 May 2015, 11:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 10: Un duro golpe

Hacía un día espléndido. Acabábamos de comer unas truchas que habíamos pescado y ya nos habíamos puesto en marcha. El objetivo era llegar a una ciudad que debía estar a pocos kilómetros hacia el oeste. Akito estaba especialmente pesado llamándome cabezón, ya había llegado al punto de fingir ignorarlo, pero por dentro me moría de ganas de empalar a ese maldito pajarraco. A él parecía no importarle cómo reaccionase, me llamaría cabezón todo el día. Al final me cansé y le entré al trapo. Ese estúpido pájaro volaba rápido como un rayo, era muy difícil atraparlo. Paul siempre se reía de que Akito siempre conseguía lo que quería, que era enfadarme para que lo persiguiera.

- Estúpido pájaro, maldito el día en el que te di el puñetero muslo de pollo. Cuando te pille voy a hacer que te comas todas las piedras que me encuentre por el camino.

Oíamos fuertes ruidos cada vez más cerca. Parecía que nos acercábamos a una ciudad, y que la ciudad estaba siendo atacada. Subimos una última colina y ahí estaba: Una encarnizada batalla. Nos acercamos un poco para ver qué estaba pasando, cuando lo vi. Un par de los crydals metálicos habían acorralado a un hombre. No lo pensé 2 veces y acudí a su rescate. Con el primer salto destrocé la espalda del primero de ellos, mientras que para el segundo me limité a expandir aire bajo sus pies y lo mandé tan lejos como pude. Me dispuse a dar media vuelta para comprobar si aquel hombre estaba bien cuando me golpeó en la cabeza y se me echó encima.

- ¿Quién eres tú? ¿Eres del escuadrón Lx? ¡Identifícate!

¡Maldita sea! ¿Qué probabilidad había de que ese hombre formara parte de la corporación? Expandí el aire entre su cuerpo y el mío y lo lancé un par de metros hacia atrás. No había duda, pertenecía a Proyecto 189. No había cuerpo, tan solo llamas por todas partes. Las llamas se reagruparon y volvieron a formar al hombre.

- Tú… tú eres aquel soldado que huyó hace 2 años… Pelirrojo, alto… y estoy seguro de que estás usando una habilidad gaseosa. Sí, estoy seguro de que eres él.

- Oye, no quiero problemas, déjame en paz – dije mientras me daba media vuelta

Apenas tuve tiempo para parpadear y ya sabía que intentaba volver a golpearme, pero esta vez entre en disipación parcial, no podía tocarme.

- ¿Te crees muy duro? Prepárate – dijo él

Empezó a escupir fuego como si fuera un dragón. Pensaba que como estaba en dispersión parcial no podría afectarme, pero al subir la temperatura me resultaba más y más difícil el mantenerme en ese estado, mi cuerpo parecía querer expandirse.

Inmediatamente creé una corriente de aire que le devolvió el fuego de vuelta.

- ¿Qué crees que estás haciendo? Acabo de salvarte la vida, ¿Por qué me haces esto?

En ese momento llegó Paul y se puso en medio de ambos

- ¡Tenéis que parar esto! ¿No veis que no sois enemigos? ¡Los enemigos son los crydals!

- Aparta civil, es un asunto que no te concierne, huye a lugar seguro.

Agarré a Paul y di el salto más potente de mi vida en dirección contraria, pero aquel hombre todavía nos seguía. Estaba convencido en atacarme, pero en un momento se paró. Nos miramos desde la distancia y se retiró. Sabía que volvería a verlo pronto.

- Venir no ha sido una buena idea – le dije a Paul

- ¿Pero por qué te ataca? ¿Qué le has hecho?

- Paul… Yo era uno de los suyos, y deserté. No soporté la idea de no ser un humano y me escapé de la base. Han pasado 2 años y todavía me buscan… Esto no terminará bien.

- No te preocupes, nos tienes a Akito y a mí, todo irá bien.

Decidimos esperar a que las cosas se calmaran antes de atravesar la ciudad. Ya en la oscuridad de la noche decidimos avanzar. Atravesamos un par de calles sin problemas. Vimos un Simtrón hecho polvo. ¿Habría sido mi antiguo escuadrón? No debía toparme con ellos bajo ningún concepto.

- Tenemos que avanzar ya, no hay tiempo que perder.

- ¿Por qué tanta prisa?

- Ya te lo explicaré, avancemos.

Avanzamos unas cuantas calles más. Ante nosotros teníamos un centro comercial abandonado, nos pareció buena idea entrar a ver si conseguíamos alguna lata de comida. Fue en vano, no quedaba nada ahí dentro. Salimos y algo inesperado sucedió. Un crydal metálico estaba a punto de ejecutar a una persona que yacía inconsciente en el suelo. De nuevo, sin pensarlo, me abalancé sobre él. Lo pillé por sorpresa, de un solo puñetazo comprimido lo aplasté contra un coche. Vi el cuerpo de aquel hombre. Me temblaron las piernas y caí de rodillas al suelo.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 23 May 2015, 15:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 11: Peligro en las sombras

No podía creer lo que estaba viendo. El cuerpo esteba boca abajo, no podía verle la cara, pero no necesitaba hacerlo.

- ¡Ían! ¿Estás bien? – preguntó Paul, mientras venía hacia donde estaba

No pude articular palabra.

Era L8, estaba muy mal herido y le faltaba un brazo. Me quedé petrificado ante tal escena. L8 se giró y me miró.

- A… Ayudame…

De pronto vi como empezaban a aparecer mis antiguos compañeros uno a uno, todos muy malheridos, todos pidiéndome ayuda. La última en aparecer fue Lira, a quien le brotaba la sangre por la ceja izquierda. La escena era muy fuerte para mí, todos ellos habían sido masacrados.

- ¡Cuidado! – gritó Paul

Instintivamente me eché a un lado y vi cómo una cuchilla pasaba velozmente a pocos centímetros de mi cabeza. Inmediatamente me puse en guardia, pero no veía a nadie. Miré a Paul y de pronto vi como si se le fusionaran los labios y le desapareciera la boca, ya no escuchaba ningún ruido suyo. ¿Qué estaba pasando? No parecía mostrar dolor, de hecho no parecía ni percatarse de que le sucedía eso, y me miraba como si me estuviera diciendo algo.

Mis antiguos compañeros empezaron a andar hacia mí repitiendo una y otra vez que necesitaban ayuda, que estaban sufriendo, que les dolía. Estaba muy desconcertado, no entendía qué estaba pasando. Vi cómo Paul corría hacia mí, y de por medio estaba L8, ¿Estaba ciego? Lo iba a pisar.

Entonces algo extraño sucedió.

Cuando lo pisó lo atravesó como si no hubiera nada realmente ahí. No era debido a la disipación, algo raro estaba pasando. Paul se abalanzó sobre mí y fugazmente vi otra de esas cuchillas en dirección a mi cabeza que pasó a escasos centímetros de mi nariz. De pronto Paul se paró en seco con una cara de terrible horror, petrificado, mirando fijamente a algo. Miré en la misma dirección y ahí no había nada. ¿Ambos estábamos alucinando?

Akito pareció darse cuenta de que pasaba algo y salió disparado en una dirección. Lo vi, había alguien escondido ahí. ¿Era el causante de todo esto? Akito no parecía verse afectado ni por lo que yo veía ni por lo que Paul veía, pero tanto él como yo veíamos a ese individuo.

De pronto Akito perdió todo interés y pareció empezar a entretenerse con algo, algo que no veía. Estaba claro, él era el culpable. Di un salto hacia él y le intenté golpear tan fuerte como pude, pero tenía buenos reflejos y evitó el golpe. Sin embargo, parece que al hacerlo todas las alucinaciones desaparecieron.

- ¿Quién eres? ¿Qué estás haciendo? – Pregunté furioso

Sin mediar ni media palabra, de pronto empezó a hacerse enorme, se había convertido en un monstruo terrorífico. Tenía 6 tentáculos acabados en punta, y empezó a intentar alcanzarme con ellos. ¿Podía transformarse? Allá donde clavaba el tentáculo aparecía una grieta y se levantaba polvo, así que parecía muy real. Salté en dirección a su cabeza y, justo cuando iba a darle un puñetazo, se deformó, quitándose de en medio. Al hacerlo me fijé en un pequeño detalle: Había separado uno de los tentáculos del suelo y sí, había un agujero, pero en medio había uno de los cuchillos que había lanzado antes, ¡era otra ilusión!

En ese momento Paul se abalanzó sobre él y le atacó con la guadaña, y de nuevo se deformó de forma que la guadaña no parecía haberlo alcanzado. Teníamos que encontrar a ese tipo.

Empezaron a surgir más monstruos como ese… debía haberse ocultado en algún sitio, estaba claro que necesitaba estar muy concentrado para utilizar su habilidad. Miré a mí alrededor y lo vi oculto tras un coche.

- ¡Paul! ¡Está detrás del coche! ¡Voy a por él! ¡No lo pierdas de vista ni por un segundo!

Me abalancé sobre él, no debía fallar esta vez. Fingí un ataque para provocar su evasión y, ya en el aire, le di el verdadero golpe. Todos los monstruos desaparecieron al instante. Paul vino corriendo y rodeó con su guadaña el cuello de ese personaje.

- ¿Quién eres? ¿Qué estás haciendo? – repetí

De pronto empezó a crecerle el pelo y a cambiar de apariencia. Ésta vez había tomado la forma de Lira

- Ayudame…

Cerré el puño con todas mis fuerzas y, sin poder mirar, le solté un puñetazo tan fuerte en la cara que lo estampé contra la pared de un edificio en ruinas. Corrí hacia donde estaba, comprimí tanto aire como pude en mi puño derecho y lo agarré por el cuello con el izquierdo.

- No lo repetiré una vez más

- Está bien… me rindo, no me hagas daño, por favor. Soy H2 - replicó

- ¿Por qué has hecho eso? – le grité

- Resulta evidente, ¿no crees? – dijo con tono burlón

En ese momento lancé el puñetazo, pero no a él, sino justo al lado de su cabeza, provocando un gran estruendo. Lejos de intimidarse, sonrió.

- ¿Crees que te tengo miedo? – dijo entre carcajadas

De pronto, desde mi espalda:

- No muevas ni un pelo, L7.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 24 May 2015, 14:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 12: Chispas en el ambiente

Giré la cabeza y vi a un segundo hombre que me tocaba la espalda con la punta de su espada. Un poco más atrás estaba Paul tirado en el suelo con el tipo de fuego sentado sobre él.

- ¿Qué es lo que queréis de mí?

H2 se incorporó, se quitó el polvo de encima y me intentó dar un puñetazo. Aproveché ese momento para entrar en disipación y fui en dirección al tipo de fuego, pero un golpe muy fuerte en la cabeza me lanzó por los aires. ¿Cómo podía saber dónde estaba? Había sido el de la espada, al parecer no quiso darme con el filo, pero pudo haberme matado, debía tomármelo más en serio. Me incorporé y volví a entrar en disipación. Esta vez ascendí para evitar mover nada que pudiera delatar mi posición. No sirvió de nada. El espadachín saltó directamente hacia donde estaba y volvió a darme con la zona roma de la espada en la cabeza. Caí al suelo. ¿Cómo? ¿Cómo podía saber dónde estaba?

Esta vez pasé a la ofensiva directa. Salté hacia donde estaba él y me dispuse a golpearlo. Disipé mi brazo para que no supiera de dónde venía el golpe, aunque mi plan era despistarlo con ello mientras comprimía aire en mis pies y me lanzaba de cabeza hacia él sin que tuviera tiempo a reaccionar. Como pensaba, pareció centrarse en mi brazo, pero en cuanto empecé a comprimir el aire en mis pies se dio cuenta y se apartó de mi trayectoria.

- No hay manera de alcanzarte, ya me tienes harto – le dije

- Eres demasiado predecible

Estaba claro, era hora de probar mi nueva técnica. No la tenía perfeccionada, pero no me quedaba alternativa.

- Prepárate amigo, esto acaba de empezar – le dije

Me puse en posición para mantener el equilibrio lo mejor posible, era un ataque muy potente y podía salir disparado en la otra dirección. Puse mi mano derecha en modo de disipación parcial y empecé a comprimir aire dentro. Mi mano empezó a inflarse cada vez más y más. El espadachín me miraba atentamente. Ya estaba listo, comprimí mi mano hasta que volvió a su tamaño normal, solo me faltaba efectuar el ataque.

- ¡Chúpate ésta!

En ese momento descomprimí desde mi muñeca hacia mí y mi mano salió disparada tan rápido que no tuvo tiempo ni de entender qué estaba pasando. Le había dado de lleno en el estómago. Salió disparado con tanta fuerza que rompió un muro que tenía a unos metros a su espalda. El ataque había sido un completo éxito, era imposible que aguantase ese golpe.

- ¡¡¡K9!!! – Gritaron H2 y el tipo de fuego

- ¡No muevas ni un solo músculo o achicharro a tu amiguito! – dijo el tipo de fuego mientras agarraba con la mano la cabeza de Paul – ¡H2! ¡Ve a ver si está bien!

H2 corrió a ver si su compañero estaba bien. Ahora entendía por qué siempre sabía dónde estaba, recordé que los del escuadrón Kx eran los que siempre nos daban los informes de situación y nos facilitaban los planos de las instalaciones enemigas, su habilidad no era para el combate, eran radares humanos. Supuse que lo que estaba pasando era que es capaz de detectar cualquier pequeña perturbación en el ambiente y que detectaría mi movimiento a pesar de no ser visible al ojo humano.

- ¡Está vivo! – gritó H2

No sabía cómo escapar de esta situación, no podía dejar a Paul, pero no me daría tiempo a rescatarlo antes de que ese tipo de fuego le hiciese daño.

Aunque con muy mal aspecto, K9 estaba consciente, y venía a pie apoyado en H2. Se acercaron hasta escasos metros de mí. Le había dado pero bien, la sangre brotaba por su nariz y boca.

- No ha estado mal… - dijo entre tos y tos – no me dio tiempo ni a verlo venir.

- Hago lo que puedo.

- Dime, L7, ahora que estamos hablando… ¿Por qué abandonaste Proyecto 189?

- Porque en Proyecto 189 no hay lugar para las personas, solo para las armas, y yo no soy una.

- Claro que eres una, fuiste creado como todos los demás para serlo, ¡asúmelo! – exclamó – es patético cómo te engañas a ti mismo

- Yo no me engaño a mí mismo, puede que me hayan creado en el laboratorio, pero no son ellos quienes deciden quién soy, sino yo.

Soltó una carcajada, pero cesó en cuanto vio lo convencido que estaba en lo que decía.

- Dime entonces, L7, ¿quién eres?

- Soy Ían, no soy un arma, soy una persona. Tengo deseos y sentimientos, y ahora tengo una familia

K9 miró a Paul. Éste le devolvió la mirada con una mueca de respaldo hacia mis palabras. En ese momento K9 se puso pálido.

- ¡Viene un Simtrón X!

En ese momento vimos a lo lejos lo que yo creía que era un simple Simtrón, pero estaba recubierto del material del que estaban recubiertos los crydals metálicos.

Como si estuviera esperando a una distracción, Akito apareció de la nada y atacó al tipo de fuego. Aproveché ese instante para saltar hacia él y apartarlo de Paul de un golpe. Sin embargo, en lugar de reaccionar hacia mí, estaba más preocupado por ese Simtrón X.

- ¡Tenemos que salir de aquí! – exclamó

- Pero K9 no puede apenas caminar – contestó H2

- Está apuntando hacia aquí – dijo K9 – dejadme, huir vosotros, no podéis quedaros aquí

- ¡Pero K9! – exclamaron ambos

- ¡Es una orden!

Ambos estaban claramente en desacuerdo con él, ¿pero qué podían hacer?

- Ha sido un honor, capitán – dijo el tipo de fuego

Lo miraron durante un par de segundos más y se fueron corriendo sin mirar atrás.

- ¡Ían! ¡Tenemos que salir de aquí! – me dijo Paul

Tenía sentimientos encontrados. Era mi enemigo, pero no podía dejarlo así. No había tiempo, y no podía cargar con él, con Paul y con Akito en el mismo salto.

- ¡Coge a Akito y a K9! – dije, mientras empecé a comprimir aire en ambas manos.

- ¿Pero qué? ¡Es nuestro enemigo! – replicó Paul

- ¡Tú dijiste que el enemigo son los crydals! ¡Cógelo! ¡Ya!

Paul agarró a K9 y a Akito. En cuanto vi que los tenía bien sujetos, descomprimí el aire de una de mis manos en su dirección y los mandé tan lejos como pude en dirección al bosque. En ese instante, el Simtrón X disparó. Descomprimí de golpe todo el aire que había comprimido en mi mano para intentar anular el disparo, pero tan solo lo desvié un poco de su trayectoria. No me dio de lleno, pero cayó tan cerca que salí disparado por la onda expansiva y me quedé inconsciente.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 25 May 2015, 13:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 13: Capítulo 13

Me desperté en el bosque. Paul estaba a mi lado y akito dormía sobre mi pecho. No había ni pestañeado y ya se había dado cuenta de que me había despertado.

- ¡Has despertado! ¡Menos mal!

Akito se despertó inmediatamente y empezó a montar mucho jaleo

- ¡Cabezón! ¡Cabezón! – repitió una y otra vez

- ¿Cómo te encuentras, Ían?

Me dolía todo, vi que tenía quemada parte del cuerpo. Paul me había puesto una especie de sustancia pringosa por encima de las partes quemadas y había cosido los cortes.

- Bueno, no muy bien, aunque veo que has hecho un gran trabajo – le dije a Paul

- Baaah, no es nada, te he puesto un mejunje que hice a partir de los aceites de unas plantas de la zona, deberían ayudar a recuperar rápido ese tejido quemado. Bebe esto, es un tónico que tenía preparado de hace unos días, pero debería estar bueno todavía.

Me acerco el frasco a la boca y me lo bebí.

- ¡Madre mía! ¿Pero se puede saber con qué has hecho esa bazofia? ¡Puuuuuaaaaaaaj!

- ¡Je! Si te quejas es que ya empieza a hacer efecto

Lo cierto es que era impresionante el conocimiento de Paul a la hora de preparar medicinas a partir de plantas silvestres, podría haber sido un gran médico. Akito seguía montando jaleo, no dejaba de ir de un lado a otro.

En ese momento apareció K9, traía lo que parecía una buena pesca a su espalda, debía haber una docena de truchas.

- Paul, ¿me dejas hablar a solas con Ían? – Dijo K9

- Sí, claro, bueno, si a Ían le parece bien – respondió Paul

Asentí con la cabeza. Paul enseñó a Akito una de las truchas y se fue corriendo mientras él lo perseguía.

- Veo que todavía estás tocado – dije, mirando al moratón de su abdomen

- Sí, bueno, tú tampoco es que estés como una flor que digamos – contestó con tono burlesco

- ¿Por qué estás todavía aquí? Veo que ya puedes caminar solo, y si fueras a matarme ya lo habrías hecho.

- Tengo que darte las gracias, Ían. No pensé en ningún momento que fueras a sacrificarte por alguien como yo. Me salvaste la vida a pesar de que yo quería quitarte la tuya ¿por qué lo hiciste?

- No podía dejarte ahí, no me importa lo que pasase antes, podía salvarte y lo hice.

K9 se quedó en silencio. Se sentó a mi lado y miró hacia las hojas que teníamos a pocos metros sobre nuestras cabezas.

- Tenías razón, Ían. Tú no eres ningún arma. Lamento haberme burlado de ti.

- Es igual – dije, restándole importancia – entiendo los motivos que tuviste para hacerlo.

K9 me miró sorprendido.

- ¿Sabes Ían? Has cometido un error – En ese momento cogió su espada y puso su filo en mi cuello – No debiste salvarme la vida.

Mantenía la espada firmemente en mi cuello. Yo no podía defenderme, así que me reduje a mirarlo.

- En el momento en el que me salvaste me quitaste la vida y la hiciste tuya. Estoy en deuda contigo, mi espada te seguirá allá a donde vayas.

Retiró el filo de mi cuello y dejó la espada sobre mi pecho. Se levantó y empezó a caminar hacia donde habían ido Akito y Paul.

- Espera un momento. Si tu vida me pertenece, entonces hay una cosa que quiero que me digas– le dije

K9 se detuvo y dio media vuelta.

- ¿Sí? ¿Cuál es? – preguntó

- Tu nombre.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 26 May 2015, 09:53 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 14: ¡Bienvenido al grupo, Ken!

Ya han pasado varios días desde que Ken se unió a nosotros. La verdad es que nos ayuda mucho en nuestro día a día. Con su habilidad no hay quien se le esconda, caza cualquier cosa que ande cerca. Sabemos también si se acerca alguien, y si se concentra puede saber qué sucede en zonas lejanas. Él dice que es como si se proyectara a sí mismo en el lugar, y que puede ver, oler y oír todo lo que sucede allá donde se proyecte. También maneja la espada con mucha destreza, y ahora Paul tiene con quien practicar con su guadaña. A pesar de que, a diferencia de mí, cualquier golpe afecta a Ken, es tan rápido analizando los movimientos de las cosas y tiene tantos reflejos que resulta muy difícil alcanzarle, por lo que Paul puede esforzarse todo lo que quiera que nunca están en peligro.

- ¡Cabezón!

- No empieces, Akito. ¡Anda! ¡Mira lo que tengo! ¡Una brillante moneda! ¡Corre a por ella!

Lancé la moneda tan lejos como pude y Akito fue tras ella.

- Oye Ken – dijo Paul - ¿No estás preocupado por tus amigos?

- No tengo motivos para estarlo, estarán con un capitán más competente ahora, y son muy fuertes, no tendrán problemas – contestó Ken

Cuando yo estuve en Proyecto 189 no había capitanes, y estaba muy restringido contactar con soldados de otros escuadrones. Me entró curiosidad y le pregunté a Ken qué había cambiado y por qué.

“Verás Ían, tu huida resultó casi traumática para los altos cargos, empezaron a sospechar de todos nosotros. Desde el momento en el que uno de nosotros escapa, es evidente que cualquiera puede coger y marcharse cualquier día, que no nos tienen totalmente dominados. Durante un par de meses estuvimos encerrados sin poder salir de nuestras habitaciones excepto para entrenar – siempre con una fuerte vigilancia – y para misiones demasiado importantes como para ignorarlas. Lo cierto es que fueron días bastante duros.

En ese momento, se les ocurrió que, si en lugar de mantenernos siempre con los mismos, nos cambiaban de compañeros cada poco tiempo, no tendríamos tiempo para congeniar y seríamos más estables, así que nos separaron a todos en celdas opacas e individuales y formaban equipos de 3 a 5 individuos. Aquellos en quienes más confiaban recibían el título de capitán, y eran quienes dirigían cada equipo. Como comprenderás, dejaron de existir los escuadrones tal y como eran antes, y destinaron a los jefes de escuadrón a otros puestos. Mantuvimos los nombres porque ya estábamos acostumbrados a ellos y vieron muy difícil adaptar nuevos nombres a la nueva estructura.”

- ¿Y has estado alguna vez con unos soldados llamados L6 o L8? – pregunté

- Pues no, nunca he coincidido con nadie de tu antiguo escuadrón.

Me entraron remordimientos. Todos habían pasado por un infierno por mi culpa. Bajé la cabeza y me quedé en silencio.

- No te desanimes, hiciste lo que debías – me animaba Paul – no podías seguir así, tú no eras así.

Lo cierto es que sus palabras no supusieron mucho consuelo. ¿Debería haberme quedado? Me habían afectado demasiado las palabras de Koldo… ¿Cómo podía habernos ocultado eso?

- Oye Ían – me dijo Ken – puedo utilizar mi habilidad para acceder a la base y ver qué tal están los miembros de tu escuadrón.

Tan pronto como me lo dijo se me iluminó la mirada, no había caído en ello, podía saber cómo estaban mis amigos gracias a Ken. Deseaba con todas mis fuerzas saber si estaban bien.

- ¡Sí, por favor! – exclamé – Quiero que me digas si están todos bien

- De acuerdo – dijo mientras se sentaba en el suelo y cerraba los ojos – necesito concentrarme, procurad no montar escándalo

Paul cogió a Akito para prevenir cualquier locura que pudiera darle y que empezase a grito limpio por todo el lugar.
Pasaron un par de minutos. Ken estaba completamente inmóvil, parecía que su cuerpo era un cadáver. Me estaba empezando a poner nervioso.

- Estoy viendo a un chico delgado y alto, de ojos y pelo claros. – Dijo Ken

- ¡L1!

- En la celda de al lado hay una chica de pelo oscuro

- ¿Lira? Espera, su piel… ¿Es morena?

- Sí

- Entonces es L4

- En la siguiente hay un chico de pelo azul, muy musculado

- ¡L8! ¿Muy musculado? Pero si era tirando a regordete, parece que ha estado entrenando duro, tantos castigos dando vueltas por no planchar el uniforme parecen haber dado resultado – dije sonriente, estaba feliz de que estuviera bien - ¿Qué está haciendo?

- Pues… parece que se está comiendo algo a escondidas…

- ¡Ja! Debe ser una barrita energética, ¡No ha cambiado nada!

- Mmm… lo siento Ían…

- ¿Qué pasa? – pregunté inquieto

- No hay nadie más aquí dentro

Se me vino el mundo encima. ¿L3, L4, L9 y Lira no estaban? ¿L2 no se había recuperado? Aunque estaba preocupado por todos, necesitaba saber si Lira estaba bien.

- Busca otra vez. Tienes que encontrar a Lira, tiene el pelo oscuro pero la piel muy blanca, ojos claros…

- Lo siento Ían, aquí no hay nadie más, puede que estén de misión, no tiene por qué haberles pasado nada malo

En ese momento Ken abrió los ojos. Había dejado de utilizar su habilidad.

Estaba contento de que L8 estuviera bien, pero me preocupé mucho por Lira, necesitaba saber dónde estaba, no podía esperar ni un minuto más.

- Escuchadme los 2, necesito que encontremos a Lira

- A mí me parece bien – dijo Paul mientras soltaba al ya enfadado Akito – debemos cuidar de los nuestros

- Tienes mi apoyo en lo que decidas – dijo Ken

- ¿Qué opinas tú, Akito? – pregunté al cuervo

- ¡Cabezón!

- Pues decidido, vamos a buscarla.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 21 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO