Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 24 Abr 2019, 18:54

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 21 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 03:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 1: Pastel de higo


- ¡L3, L4 y L5! ¡Avanzad ya! ¡L7 y L8, estad preparados! ¡15 segundos!

Mi nombre es L7, soy uno de los 189. Hoy es otro de esos días en los que los Crydals se dedican a hacer estragos allá por donde pasan, y ha tocado en Sicilia. La isla está devastada, los civiles muertos o gravemente heridos, y apenas quedan un par de casas en pie. Es una de esas ocasiones en las que nos utilizan para hacer el trabajo sucio sin preocuparse de los posibles daños colaterales. ¿Que qué tenemos de especial? Pronto lo entenderás.

- ¡10 segundos!

No sé cuál es mi verdadero nombre, si es que lo tengo. Mi familia son mis compañeros L6 y L8 y, por supuesto, Koldo. L6 es mi mejor amiga, y lo es desde que tengo uso de memoria, siempre hemos estado juntos. Con L8 la cosa no fue tan sencilla, ese imbécil no hacía más que darnos problemas en los entrenamientos. Al principio me quejaba, le decía a Koldo que nos entorpecía y que jamás lograríamos ser efectivos con un inútil como él, pero lo cierto es que ese inútil me salvó la vida en muchas más ocasiones de las que me gustaría admitir. Es curioso, siempre fue el peor de todo el escuadrón, y sin embargo, en los últimos meses ha avanzado tan rápido que nos ha dejado atrás a casi todos.

- ¡5 segundos!

Dentro de 5 segundos L8 y yo saltaremos al campo de batalla. La misión es muy sencilla: Mientras L3, L4 y L5 nos cubren, nos colaremos dentro de uno de los Simtrones y acabaremos desde dentro con los Crydals. Los Simtrones son una especie de bunker móvil que utilizan a modo de centro de operaciones. Mientras L3, L4 y L5 nos cubren, tenemos que acercarnos a esa minúscula chimenea que hay en la parte superior, a unos 15 metros de altura. ¿Parece difícil?

- ¡Ya, ya, ¡¡YA!!!

L8 y yo saltamos del vehículo y corremos en dirección al maldito Simtrón. No nos disparan demasiado, tan solo han conseguido alcanzarme un par de veces, pero es evidente que no saben lo que se les viene encima. Nos disponemos a entrar en una avenida, y a unos 200 metros debemos torcer la esquina para llegar a ese montón de hojalata. L8 va ligeramente por delante.

Hemos llegado sin problemas a la avenida, donde nos esperaban nuestros 3 compañeros. Mientras L5 mantiene su posición para darnos cobertura, el plan es que L3 y L4 nos acompañen hasta la esquina, y una vez allí nos dejarán solos para dar apoyo a la siguiente cuadrilla. Avanzamos por la avenida sin problemas, el fuego enemigo es muy débil, apenas oponen resistencia aquí.

Desafortunadamente, en el último momento siempre acaba sucediendo algún imprevisto. Un grupo de 5 Crydals sale de la esquina por la que tenemos que torcer y nos disparan con armas de gran calibre. Es el turno de L3 y L4. Esos pobres Crydals no saben a lo que se enfrentan, ven que les están alcanzando con sus armas pero que nada parece sucederles, y para cuando ya se han dado cuenta de lo ocurrido, es demasiado tarde. Ambos están ya en fase de disipación y no tardarán en acabar con ellos. ¿Fase de disipación?

Verás, en el escuadrón Lx, todos tenemos un don muy particular: Pasamos a estado gaseoso a voluntad. No nos importa qué grande sea el calibre de las balas que utilicen, no nos importa lo fuertes y robustos que sean, no son rivales para nosotros. Una vez disipados, se dirigen en estado gaseoso en su dirección y los envuelven. Uno por uno, se infiltran en cada aparato respiratorio de esos asquerosos bicharracos y retoman la forma sólida de manera instantánea. ¿Cuál es el resultado? Restos de Crydals por todas partes, esos mamones revientan como un higo que pisas sin quererlo, solo queda su coraza a modo de colgajo y vísceras por todas partes. No han tenido tiempo para reaccionar y ya están todos muertos.

Alcanzada ya por fin la esquina, L3 y L4 retroceden y nos dejan el trabajo a nosotros. Tenemos a escasos 20 metros ese aparatoso Simtrón, así que pasamos a estado de disipación y ascendemos en dirección a la pequeña chimenea de ventilación. Un juego de niños. Una vez dentro, y sin dejar nuestro estado de disipación, pasamos inadvertidos entre los ajetreados Crydals, no tienen ni la más menor idea de que estamos aquí. Como ya es algo rutinario, nos dirigimos directamente a la sala de máquinas para sabotear la movilidad del montón de hojalata. Sin incidencias, tan solo un par de Crydals encargándose de limpiar el suelo con sus tripas, el Simtrón ya no podrá desplazarse más. Misión cumplida, ya inmovilizado es un blanco fácil para el escuadrón Rx, ellos se encargarán del resto. Dejamos inutilizados también los cañones principales para facilitarles aún más las cosas y así como entramos, salimos.

- Ya no aguantaba más en disipación, menos mal que todo salió tal cual lo habíamos planeado – me dijo L8

Sin bajar la guardia, volvimos en nuestro estado habitual al vehículo de transporte por el mismo camino por el que llegamos al Sintrón. Por hoy habíamos acabado… o eso pensábamos.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 05:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2011, 03:52
Mensajes: 6027
Rango personalizado: Nuevo usuario.
Muy bueno el relato. ¿Por qué Koldo tiene nombre?

_________________
Voltaire ha muerto. Viva Nostradamus!!!

Mis tablas de conceptos: LINK.

¡Insensatos, amad a Bergson!

—¿Do you wanna hang me on the wall? Satan wants me, 'cos I'm beatiful.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 11:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Martincito escribió:
Muy bueno el relato. ¿Por qué Koldo tiene nombre?

Si te gusta lo sabrás pronto jajaja

Gracias, un saludo


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 11:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 2: El campo de amapolas

- Escuchad muchachos, casi hemos terminado aquí – dijo Koldo - , esperaremos a que regresen L1 y L2 y retrocederemos. Según me dicen del Kx, están replegándose, señal de que la maniobra ha sido un éxito. En cuanto regresen realizaremos una última maniobra y nos iremos a casa.

Todos asentimos. L1 y L2 no deberían tardar en volver, fueron la cuadrilla posterior a nosotros. L8 parecía despreocupado, se tumbó en su asiento y empezó a comerse una de esas barritas energéticas que nos dan para recargar las pilas durante las operaciones. Lo cierto es que tenía ganas de ver a L6, quería saber si estaba bien. Había salido con L9 antes que nosotros y no habían vuelto.

- Oye Koldo, ¿y qué pasa con L6 y L9? - Pregunté

- Volvieron mientras estabais en el campo de juego. Les encomendé una pequeña tarea viendo que todavía disponíamos de algo de tiempo, están buscando civiles por los alrededores. Ya sé que es raro encontrar supervivientes, pero quién sabe.

- Entiendo. ¿y de qué se trata esa última maniobra?

- Ahora descansa, os lo diré al llegar. No te preocupes, no es nada del otro mundo.

Me senté al lado de L8 y cerré los ojos por unos minutos. Al poco tiempo, L8 me despertó para avisarme de que L6 y L9 ya estaban aquí. Me levanté y fui a ver si estaban bien.

- ¡Ey!, ¿Qué tal ha ido la misión? La verdad es que tenéis un aspecto horrible – me burlé

- ¿Horrible? Tu cara sí que es horrible, ¡Quita del medio, imbécil! – me contestó L6
L6 y yo siempre nos hemos llevado muy bien, los insultos y las peleas están a la orden del día, pero en el fondo somos inseparables. L9, por el contrario, siempre ha sido alguien muy tímido, no hizo más que bajar la mirada como esperando a que los dejase ir a sus asientos.

- Pues tendrías que ver la cara de esos 2 craydals que nos encontramos en la sala de máquinas, sé que dicen que no tienen sentimientos ni emociones y que tendrían la misma cara durmiendo que chupando limones, pero parecían acojonadillos – presumí.

- ¿2? Quítate del medio pardillo, que yo me he llevado a 12. ¿Dónde están L1 y L2?

- Pues aún no han regresado, ya deberían haberlo hecho. Koldo, ¿por qué todavía no han vuelto? ¿Les has mandado hacer alguna cosa en especial?

- Pues no, lo cierto es que no, y empiezo a preocuparme – dijo Koldo - , lo cierto es que estoy a punto de mandaros a alguno a ver qué sucede.

- Yo me ofrezco voluntario, le diré también a L8 que deje de comer como un cerdo y que me acompañe – le dije.

- Tenéis vía libre. Ellos deberían estar hacia el norte, atravesando un par de calles, en un gran descampado. Ayudadlos a zanjar el asunto y volved cuanto antes.

Fui a por L8 y nos dispusimos a ir en dirección a ese descampado. Los Crydals habían retrocedido, no quedaba ninguno. No tardamos en llegar a esa primera calle que debíamos atravesar, pero nos dimos cuenta de que esas 2 calles nos hacían dar un gran rodeo y que, entre ellas, había un jardín muy grande. Decidimos avanzar a través del jardín para ahorrar tiempo. No estábamos preparados para lo que veríamos ahí.

Había restos de crydals por todas partes, parecía que hubo una encarnizada batalla en ese jardín, pero había algo extraño en un pequeño campo de amapolas en el centro. Nos acercamos y sucedió lo impensable: L1 y L2 estaban muy mal heridos, L2 yacía inconsciente entre las flores mientras que L1 intentaba sin éxito ponerse de pie. Ambos habían perdido mucha sangre, nunca había visto sangrar a ninguno de nosotros, simplemente pensaba que eso era imposible.

- ¿Qué ha pasado aquí? ¿Cómo habéis acabado así? ¡Responde! – dijo L8

L1 parecía asustado, como si hubiera visto un fantasma.

- Un… Un crydal. No entiendo cómo ha podido ocurrir. Como de costumbre pasamos a fase de disipación y fuimos a por él, todavía no sé cómo lo ha hecho pero sabía dónde estábamos y nos atacó con un sable. Ni siquiera nos molestamos en apartarnos pensando que, como siempre, nos atravesaría y nada pasaría, pero nos equivocamos. No… no lo entiendo, – dijo mientras miraba a L2 y dejaba caer una lágrima – esto no debería haber pasado… L2 necesita ayuda urgentemente, y yo apenas puedo moverme…

- L8, corre al vehículo y avisa a Koldo, me quedaré con ellos para asegurarme de que están bien – dije.
Sin decir ni una palabra, pasó a disipación y avanzó tan rápido como pudo. No sabía cómo afrontar esta situación, nunca nos prepararon para algo así, se suponía que somos invulnerables a sus armas.

- ¡Dios mío! ¡Ahí está otra vez! – Gritó L1

Me giré inmediatamente y vi lo que parecía un Crydal con una armadura metálica que cubría todo su cuerpo. Sin pensarlo 2 veces
me lancé a por él. Comprimí el aire que había alrededor de mi puño derecho y lo descomprimí de golpe en el momento de darle un puñetazo en la cara. El crydal salió despedido varios metros hacia atrás. Aprovechando que estaba en el suelo, comprimí y descomprimí el aire alrededor de mis pies y salí disparado en su dirección. De nuevo comprimí el aire alrededor de mi puño derecho y lo descomprimí con la intención de aplastarlo contra el suelo, pero en el último momento rotó hacia la izquierda y esquivó el golpe. Hice un buen cráter en el suelo, lo habría destrozado si le hubiera alcanzado.

Sin tiempo a reaccionar, se levantó de un salto y me dio una patada en la cabeza. ¡¿Cómo pudo ser?! ¡Nunca nadie había sido capaz de tocarme! No me esperaba el golpe y me dejó un tanto aturdido, momento que aprovechó para darme un fuerte puñetazo en el estómago. No estaba acostumbrado a los golpes, ya estaba fuera de combate. Mientras L1 gritaba, sacó su sable y me lo clavó en el pecho. Nunca había sentido nada igual, fue tan doloroso que me oriné encima. Me costaba respirar, me salía sangre a chorro y era incapaz de manipular el aire o pasar a disipación. ¿Se había acabado todo? ¿Iba a morir así?

En ese momento llegó Koldo. Sin que el crydal tuviese tiempo de reaccionar, le dio tal puñetazo en la cabeza que rompió su casco. ¡No había nada dentro! ¿Qué era esa cosa? ¿Un robot? Ese crydal se levantó como si nada y se abalanzó sobre Koldo. Pero Koldo no era como nosotros, Koldo no iba a ser derrotado tan fácilmente. Koldo era nuestro entrenador, nuestro maestro, era más fuerte que nosotros 9 juntos y era increíblemente hábil manipulando gases. Sin mover un dedo, tan solo con pensarlo, comprimió tanto el aire de la zona que hasta se podía observar una pequeña esfera. Al mismo tiempo descomprimió 2 pequeñas bolsas de aire bajo los pies del crydal, mandándolo hacia arriba. Hecho esto, Koldo saltó hacia él e introdujo por la zona del casco que había roto esa bola de aire. Acto seguido, hubo una lluvia de chatarra.

- Esto es un desastre, tenemos que volver a la base de inmediato. ¿Cómo han podido neutralizar nuestra habilidad? Hay que avisar a todos los escuadrones pero ya – dijo Koldo, con una profunda preocupación en sus ojos.

Sacó una pequeña radio y comunicó la situación al centro de mando. En ese momento llegaron L6, L8 y L9. Cada uno cogió a uno de los que estábamos heridos y nos llevaron hacia el vehículo. Perdí el conocimiento antes de salir de la finca.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 13:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 3: El crucero

Me desperté en la enfermería de la base. Me dolía todo, apenas era capaz de respirar, tenía una venda enorme alrededor del cuerpo y estaba inmovilizado en una cama. Miré a la izquierda y lo primero que vi fue el largo y oscuro cabello de L6.

- ¡Por fin has despertado! Me tenías preocupada, has estado inconsciente durante 2 días, ¿Qué tal te encuentras?

- De fábula – dije en un leve suspiro – estoy listo para el entrenamiento de hoy

- No seas estúpido, estás para el arrastre, no tienes fuerzas ni para hablar. Lo cierto es que no daban un duro por ti, al parecer el corte ha pasado tan cerca de la aorta que la ha rozado, pensaban que en cualquier momento podría abrirse el corte y matarte.

- Bueno, no ha sido el caso. ¿Cómo están L1 y L2?

- L1 está casi recuperado, le recomiendan un par de semanas de reposo pero ya puede caminar. L2 está muy grave, ha entrado en un profundo coma debido a sus heridas, no saben si despertará algún día. Pero dejémonos de temas tristes, espera un momento, voy a avisar a L8 y a Koldo, les alegrará saber que ya has recuperado la consciencia.

En ese momento L6 se levantó de su asiento y se fue corriendo de la habitación. Probé a manipular los gases para comprobar si había perdido mi habilidad y aunque resultó chapucero y casi sin fuerzas, comprobé que seguía teniendo control sobre ellos. Miré a mi alrededor. Estaba solo en la habitación, tenía una vía en el brazo que me suministraba lo que supuse que sería suero con algo de analgésicos. Me molestaba un poco la luz, así que decidí cerrar los ojos. No tardé mucho en notar cierto ajetreo.

- ¡Dejadme pasar! ¡Quitaos del medio! ¡Sitio! ¡SITIO!
Era la voz de L8. No tardó en irrumpir en la habitación, con tanta brusquedad que resbaló y se dio de culo contra el suelo.

- Mierda, seré torpe… ¡L7! ¡Por fin has despertado! Me tenías preocupado, cabroncete. ¿Cómo te encuentras?
Acto seguido entró Koldo, con una evidente cara de alivio al verme despierto.

- Koldo… ¿por qué ha pasado esto? ¿Cómo puede ser que anulase nuestra disipación? - pregunté
Koldo, ahora con una leve mueca de resignación, se sentó a mi izquierda y me empezó a explicar lo sucedido.

- Verás, L7, existe un problema con nuestras habilidades. No son totalmente invulnerables, existen casos y circunstancias en los que dejan de ser funcionales. Nunca os había hablado de ello porque no pensaba que surgiese jamás ese problema, pero visto lo sucedido, os debo una explicación, a todos. L8, haz el favor, reúne aquí al escuadrón.

El pobre L8, con cara de tristeza por haberlo ignorado completamente, se marchó a buscar al resto del escuadrón. No tardaron mucho en llegar todos.

- Escuchadme bien – dijo Koldo – A partir de este día no podéis confiar como habíais confiado hasta ahora en vuestra habilidad. Existen individuos que tienen la capacidad de anular cualquier habilidad. No sabemos realmente cómo funciona, pero parece asociarse a una gran concentración y a una personalidad fuerte. El asunto está en que si os encontráis con un individuo con dicha capacidad, cualquier cosa que intentéis será en vano, siempre superará vuestra habilidad y os golpeará de verdad, o algo peor. Os haré una demostración. ¡L8! ¡Ven aquí! ¡Pasa a disipación!

L8 se desvaneció. Acto seguido, Koldo pareció golpear a la nada, pero allá donde golpeó no tardó en aparecer L8, le había dado un puñetazo en el estómago y estaba quejándose de dolor.

Todos nos sorprendimos, jamás hubiéramos pensado que eso pudiera ser posible. Evidentemente, no tardamos en montar un jaleo a base de pedir explicaciones sobre cómo poder lograr algo así y cómo luchar contra ello.

- Tranquilos, tranquilos… Todo a su debido tiempo, os lo enseñaré en su momento, os hago esta demostración porque no podéis volver a confiar en vuestra habilidad contra los crydals

- Pero… pero aquello no era un crydal, yo vi que estaba vacío – le dije

- Estarías desorientado por el golpe y alucinarías, era un crydal como cualquier otro – me contestó

Yo sabía lo que había visto, aquello estaba hueco por dentro, pero ¿por qué iba Koldo a mentirme? Le resté importancia y dejé de pensar en ello.

- Bueno chicos, se acabó la demostración, recordad que en 30 minutos tenemos entrenamiento, vestíos como es debido, os espero en el pabellón.

Todos dejaron la sala excepto L6 y L8. Charlamos un rato los 3 y luego se marcharon al entrenamiento.

Fueron días largos, el dolor no cesaba y no me encontraba muy bien, aunque los médicos dijeron que me recuperaba adecuadamente y que no tardaría en volver a dar guerra. Ya no sabía dónde guardar las flores diarias que el imbécil de L8 me traía cada mañana para reírse de mí. No dejaba de darle vueltas al asunto de que nuestra habilidad no era infalible, que podíamos ser tan vulnerables como la población civil. Una cosa llevó a la otra y acabé pensando en la vida de la gente normal.
Yo no tenía ningún recuerdo anterior a hace 3 años, no recordaba a mis padres, no recordaba mi nombre. Lo cierto es que fuera de aquel lugar, yo no era nadie, nadie me esperaría en casa con la cena lista y la cama abierta, nadie me invitaría a ver el partido al bar. ¿Por qué no recordaba mi nombre? Si al menos recordase mi nombre…

Un día vino L6, estaba entusiasmada porque había aprendido a manejar la compresión y expansión del aire de manera muy precisa, hasta me hizo una demostración en la que grácilmente me enviaba un vaso de agua que estaba en la otra punta de la habitación.

- Impresionado, ¿Eh? – me preguntó – Koldo dice que no tardaré en aprender cosas todavía más avanzadas

- Bueno, si te parece digno de mención que gastes un montón de esfuerzo en algo tan banal como traerme un vaso de agua, pues sí, me dejas impresionado

- Boh, no seas envidioso, ya te gustaría a ti tener un control tan bueno como el mío, cretino.

Lo cierto es que era verdad. Llevaba más de una semana en esa cama y veía como, dadas las circunstancias, todos se esforzaban más y aprendían rápido, mientras que yo seguía como un inútil en esa maldita cama.

- Oye L6… ¿Tú sabes cómo te llamas?

- Pero si tú mismo lo dices, estúpido. Esos medicamentos te están atontando todavía más de lo que ya estabas.

- No no, me refiero a tu nombre de verdad, a tu nombre de antes de estar aquí.

- ¿De antes de estar aquí? No recuerdo haber estado en otro lugar antes. Ya sabes lo que nos dicen, hubo un accidente en un crucero y solo nos lograron rescatar a nosotros.

- ¿Pero por qué nadie recuerda nada ni del crucero ni de nuestra vida antes de ese incidente?

- Pues no lo sé, mi primer recuerdo es despertarme en una cama aquí dentro hará cosa de 3 años. ¿Qué más da? Seguro que es mejor así.

- Puede que tengas razón, debería dejar de darle vueltas.

- Pues claro que tengo razón estúpido, ¡siempre la tengo! – me contestó en tono burlón

Se levantó de la silla, me sonrió y se marchó.


Última edición por Kaarkolanderta el 19 May 2015, 19:39, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 18:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 4: El escuadrón Tx

Ya han pasado 2 meses desde aquel incidente. Estoy recuperado casi por completo. Hoy, por fin, me dejan ir al primer entrenamiento desde que me ingresaron. Al parecer, será un día muy especial.

- ¡Vamos inútil! ¡Que llegamos tarde!

L6 y yo corrimos todo lo que pudimos hasta llegar al pabellón. Ya estaban todos allí, habían empezado a calentar.

- Llegáis tarde chicos, os lo perdono por ser la reincorporación de L7, pero la próxima vez os toca castigo.

Empezamos a calentar junto a nuestros compañeros. Todos me recibieron con alegría y entre ejercicio y ejercicio me mostraban las cosas que habían aprendido a hacer en todo ese tiempo. Resultaba evidente que en ese momento era yo el más débil de todo el escuadrón.

- Hoy vamos a hacer un entrenamiento especial. Como sabréis, existen otros escuadrones. Hoy tenemos a un invitado muy especial, os presento a T4.

En ese momento entró por la puerta un joven corpulento de pelo largo y claro y ojos azules, quizás demasiado musculado, y muy alto.

- T4 ha sido seleccionado para las pruebas a jefe de escuadrón, probablemente acabe sustituyendo a su jefe actual por estar incluso más capacitado que él. Le he invitado a venir para que os sirva de inspiración y que aprendáis alguna cosa de él – dijo Koldo

- Hola a todos, soy T4, vengo a enseñaros un par de cosas para el combate cuerpo a cuerpo.

Mis compañeros parecían intimidados, y lo cierto es que intimidaba bastante, no parecía moco de pavo, ¡y lo habían seleccionado para ser un jefe de escuadrón! Podría ser incluso tan fuerte como Koldo.

- Bien, lo primero que os enseñaré es que no valen golpes convencionales contra todos los enemigos, algunos necesitan ser atacados de formas distintas. Adelante, invito al que quiera de vosotros a golpearme con todas sus fuerzas.

L8 no dudó ni un segundo y dio un paso al frente. Su cara expresaba unas importantes ganas de dejar en evidencia a ese personaje.

- De acuerdo, cuando quieras – dijo T4

L8 se lo tomó al pie de la letra. Descomprimió aire bajo sus pies y salió disparado hacia él. En cuanto lo tuvo a su alcance, le encajó un puñetazo con un fuerte nivel de descompresión, tanto que temblaron los cristales de todo el pabellón.

T4 seguía ahí de pie, no se había movido ni 1 milímetro.

- ¿Eso es todo? ¡Prueba algo mejor!

L8 se picó y preparó una primitiva pero sorprendentemente compacta bola de aire comprimido, entro a disipación y, sin que nadie entendiera lo que estaba pasando, un fuerte chorro de aire salió por la boca de T4. ¿Le había metido la bola y no le había pasado nada? Eso es imposible.

- Me aburro… - replicó T4

Ya desesperado y enfurecido, expandió aire en los pies de T4 y lo lanzó al aire. Pasó a modo disipado y reapareció justo encima de T4, quien estaba en el punto muerto entre el ascenso y el descenso. L8 le dio un puñetazo más comprimido que el primero en el abdomen y lo mando a toda velocidad al suelo. Hubo un gran estruendo y un montón de polvo.

Entre el polvo de pronto se vio un reflejo, como si hubiera un cristal que refleja la luz que entra por las ventanas. Cuando se disipó entendimos qué es lo que estaba sucediendo. Un brillo metálico recorría todo su cuerpo, parecía que la habilidad del escuadrón Tx consistía en manipular metales, y él mismo se había convertido en un trozo de metal.

- Me toca – dijo T4

Dio un salto y se abalanzó sobre L8. Le asestó un puñetazo en el estómago y, al encogerse por el golpe, le dio un rodillazo en la frente. L8 estaba K.O. en el suelo. ¡Qué impresionante habilidad! ¡Y además era capaz de golpearnos a pesar de la nuestra! Estaba claro que T4 jugaba en otra liga. Nos miró e insinuó que atacásemos todos a la vez, y eso hicimos. Uno por uno, nos derrotó a todos.

- Me esperaba algo más de este escuadrón, pero parece que solo servís para inflar globos de colores.

En ese momento L8 se levantó y volvió al ataque. Pasó a disipación, se movía tan rápido que levantó todo el polvo provocado por la caída de T4 en su anterior ataque. Cuando quisimos darnos cuenta, T4 estaba de rodillas, era incapaz de respirar. L8 había quitado el aire de su alrededor. Esto no le gustó, dio un salto, cogió una bocanada de aire y empezó a intentar cazar a L8. No había manera de ver a L8, estaba en estado de disipación, podría estar en cualquier parte, pero esto no frenó a T4.

De pronto, un error fatal de L8: levantó algo de polvo a su paso. T4 se dio cuenta de esto y se abalanzó sobre él, dándole una patada. L8 apareció solo para salir disparado contra la pared, y quedó ahí en el suelo. T4, no contento con esto, se dirigió a donde estaba.

- ¿Quieres jugar? Vamos a jugar

Cerró su puño y lo convirtió en algo similar a una bola de demolición. Pensamos que estaba fingiendo, pero en el último momento, y de manera casi instantánea, intervino Koldo quitando a L8 de la trayectoria de tal golpe.

- Oh, vamos Koldo, no iba a hacerle daño – dijo mientras quitaba su mano del agujero en el suelo que había hecho

- Lo habrías matado, ¿estás loco? Es mejor que te vayas, ¡ya!

- Pss… no se me pierde nada aquí. No sé ni para qué he venido, me esperaba algo entretenido pero sois una panda de nenazas, podría acabar con cualquiera de vosotros en cualquier momento.

- T4, no me tientes…

- Qué poco sentido del humor, Koldo, hay que saber reírse de uno mismo… Hasta la vista, perdedores.

No salía de mi asombro. Ese tío era de la misma promoción que nosotros, y estaba claramente en un nivel muy superior, fuimos incapaces de hacerle el más mínimo rasguño, y él pudo habernos matado en cualquier momento. ¿Quién era ese tío? ¿Cómo serían los demás miembros de su escuadrón? Era la primera vez que teníamos contacto con alguien que perteneciera a un escuadrón distinto, y lo cierto es que no se nos olvidaría pronto. ¿Qué habilidades tendrían los demás? ¿Habría gente más fuerte incluso que T4?

- K… Koldo… ¿Qué se supone que deberíamos hacer contra alguien así? – Preguntó L4

- ¿Ahora mismo? Huir. No estáis a su altura, dudo incluso de mí mismo ante ese monstruo. Nos guste o no, es muy probable que se convierta en jefe de su escuadrón, y puede que lo veamos más a menudo, por lo menos yo seguro que sí.

Era algo demencial, precisamente la técnica más dañina que tenemos es la expansión dentro del cuerpo del enemigo, pero es que ese hombre era tan duro que simplemente salíamos por su boca, como si se tratase de una bombona con la boquilla abierta.

- Bueno, claro ejemplo de que queda mucho por hacer. ¡Al trabajo!

Seguimos entrenando y aprendiendo nuevas técnicas y golpes, pero la escena no nos había dejado indiferentes.

Esa noche no podía dormir, así que fui a la habitación de L6 para hablar sobre el tema.

- ¿Se puede saber qué haces aquí? ¿Estás tonto o qué? Como nos pillen se nos va a caer el pelo.

- Lo sé, lo sé… pero es que no consigo dormir, y necesitaba hablar con alguien.

- ¿Qué pasa?

- Es por el tío del entrenamiento… y sigo pensando en mi nombre.

- ¿Pero por qué te preocupa tanto lo de tu nombre?

- No lo sé, es que quiero ser alguien, lo cierto es que con esta identidad me siento como un objeto, quiero tener un nombre por el que se me recuerde.

- Haber, ¿qué te parece esto? Nos cambiaremos el nombre en secreto. Tú tendrás un nombre y yo otro, pero tenemos que mantenerlo en secreto, ya conoces las reglas.

- Está bien. ¿Cómo te quieres llamar?

- La verdad es que siempre me ha gustado Lira, ¿qué te parece?

- Pues te queda bien – dije con una sonrisa de oreja a oreja

- ¿Y tú?

- No tengo ni idea, no se me ocurre ninguno

- ¡Ambrosio!

- No, ese no me gusta

- ¡Eustaquio!

- Que no, que ese tampoco me gusta

- ¡Hipólito!

- ¿Pero te lo puedes tomar en serio? Esos nombres no me gustan, quiero un nombre más normal

- Está bien, ¿qué te parece Ían? Yo creo que te pega

- ¿Ían?

- Sí, tiene mucho carácter, ¡aunque a lo mejor te quedaba mejor Bobalicón!

- De acuerdo, mi nombre será Ían.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 19:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 5: Un trabajo complicado

A la mañana siguiente nos dieron aviso de un nuevo altercado, esta vez en Cerdeña. Por algún motivo parece que sienten interés por las islas del Mediterráneo, y no parece que sea por las playas.

Nos reunimos todos en el pabellón. Lira iba con una coleta que mantenía con una cinta roja con extraños dibujos, nunca la había visto con ella. L8 estaba con el uniforme sin planchar, sabe que lo castigarán pero prefiere dar vueltas al centro de operaciones que planchar un par de horas. Al poco tiempo, llegó Koldo.

- Bien muchachos, toca moverse. Esta vez están atacando Cerdeña. Nuestra misión consiste en desactivar un cañón que han instalado en el islote Carloforte, al suroeste de la isla. Debido a que tenemos una baja, esta vez os acompañaré yo mismo al campo de combate. Nos dividiremos en 2 grupos. Por un lado, iremos L1, L3, L4, L5, L6 y yo. Nosotros atacaremos frontalmente para llamar la atención del enemigo y que se centre en rechazarnos a nosotros. Una vez empiecen las maniobras defensivas, L7, L8 y L9 aprovecharéis el alboroto para colaros e inutilizar esa cosa. De camino os entregaré unos planos facilitados por el Kx en el que se os mostrará el punto de acceso y el camino a seguir. Debemos ir con cuidado, tenemos motivos para pensar que habrá crydals como el de la última vez, así que no os confiéis. Muy bien, todos al vehículo, nos vamos.

Subimos al vehículo de transporte. Es la primera vez que me toca ir de misión junto a L9, me pregunto si estará a la altura de las expectativas, nunca lo he visto en acción. Lira me ha contado que es mucho más fuerte de lo que parece, ya veremos. Al menos me toca con L8, así que estoy tranquilo.

El vehículo despega, ya estamos de camino. Nos reparten los planos. Es desquiciante, tenemos que entrar por el propio cañón, al parecer han tomado medidas y han cerrado de manera hermética la estructura para evitar que se repita lo que hicimos con sus simtrones. Si dispara mientras estamos dentro estamos acabados. En el fondo del cañón hay una trampilla por la que se introduce la munición, debemos esperar a que carguen el cañón para colarnos. Si tardamos demasiado, estamos muertos. Para colmo, no parece que vaya a mejorar la cosa una vez dentro. Hay bastante crydal en la zona de alimentación del cañón, será difícil pasar inadvertidos. Según el Kx, tienen orden de dar la alarma a la menor corriente de aire, ya que ahí dentro no debería haber el menos movimiento. No será sencillo.

Un par de horas más tarde, hemos llegado. El cañón es bastante grande, impresiona pensar que lo han montado en menos de 24 horas. El vehículo nos deja en una cala protegida por un acantilado. Empieza el baile.

- Bien muchachos, preparaos para la acción. No tenemos tiempo que perder. – Dijo Koldo.

Nos separamos en la playa. L8, L9 y yo nos pusimos en posición atravesando un pequeño bosque y esperamos a escuchar el jaleo. Al poco rato empezamos a escuchar los disparos, era la señal. Entramos en disipación y subimos hasta la boca del cañón, el cual estaba cargado. Debíamos esperar a que disparase para que se activase el mecanismo de alimentación y pudiéramos entrar. Seguíamos escuchando disparos y el cañón seguía sin disparar, nuestros compañeros estaban luchando a muerte y nosotros no podíamos hacer nada, nos invadió una sensación de impotencia.

- Voy a entrar – dijo L8

- No, debemos esperar al siguiente disparo del cañón, es muy arriesgado entrar ahora, además de que no hay garantías de que podamos acceder sin el mecanismo de alimentación – le contesté

- ¿Pero y si se enfrentan a crydals como el de la otra vez? Puede que los estén masacrando ahora mismo y nosotros no estamos haciendo nada

- Tranquilo, está Koldo con ellos, estarán bien

De pronto escuchamos que se activaban unos engranajes, el cañón iba a disparar. Nos preparamos. Cada segundo se hacía eterno, parecía que no iba a disparar nunca, empezábamos a estar alterados. Finalmente, disparó.

- ¡Vamos! ¡Es la hora! – Les grité

Entramos en el cañón y fuimos todo lo rápido que pudimos hasta el fondo. El mecanismo estaba a punto de terminar su acción, pero entramos por los pelos.

- Vale, recordad lo que nos dijeron, ahora tenemos que pasar inadvertidos sea como sea. No sabemos lo que nos vamos a encontrar, así que debemos tener cuidado – Les recordé

Acto seguido, entramos a la sala. Era una sala grande y espaciosa, y tal y como sospechábamos, plagada de crydals. Debían ser, al menos 2 docenas. Iba a ser muy complicado pasar inadvertidos entre ellos. Sin decir ni una palabra, empezamos a avanzar. Se movían mucho, era muy difícil no entrar en contacto con ellos, y para colmo habían instalado molinillos en la parte alta, de manera que debíamos avanzar entre ellos, puesto que si no los moveríamos y saltaría la alarma.

Estábamos ya sobre la mitad de la sala cuando pasó lo peor que podía pasar: Tiré una pila de folios. Ya está, la he cagado. No tardan ni 5 segundos en activar el protocolo, nos han pillado, no queda más remedio que enfrentarnos a ellos. Eran muchísimos, pero no debían ser una amenaza. Empezamos con la técnica de expandirnos dentro de sus aparatos respiratorios, los fuimos matando uno por uno sin que pudieran evitarlo. Hasta que llegó a la sala uno de esos crydals con armadura. No nos iba a servir contra él, y lo peor es que podía dañarnos, teníamos que cambiar de estrategia.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 19:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 6: ¿El verdadero poder de L9? Una situación desesperada

El crydal metálico se abalanzó sobre nosotros. Atacó primero a L8, pero pudo evitarlo con una expansión entre ambos que arrojó a cada uno en un sentido. Pasamos al ataque. L8 y yo nos lanzamos en disipación y lo hundimos en un mar de puñetazos con descompresión. Al crydal no pareció afectarle y nos rechazó haciéndonos retroceder para no ser cortados por su sable. Arremetí de nuevo mientras L8 preparaba una de sus bolas de aire. Entre tanto, L9 se encargaba de los demás crydals de la sala. El crydal metálico consiguió alcanzarme con un puñetazo y me lanzó un par de metros hacia atrás, pero en ese preciso instante, L8 realizó su ataque. La bola reventó en el pecho del crydal metálico, afectando sensiblemente a su armadura. Seguimos lanzándonos ataques hasta que una segunda bola de L8 consiguió derribarlo. Lo habíamos logrado, habíamos derrotado a uno de esos malditos crydals metálicos.

L9 ya había exterminado a todos los demás crydals de la sala, así que avanzamos. Nos habíamos memorizado los planos, así que nos dirigimos sin demora a la sala objetivo. Acabamos con un par de crydals de por medio y llegamos a la puerta. Como era de esperar, la sala estaba herméticamente cerrada y parecía bloqueada. Mientras L9 vigilaba, L8 y yo preparamos una bola de aire más comprimida y la metimos en las bisagras. Las bisagras saltaron como si fueran de papel. Haciendo un poco de trabajo físico, conseguimos abrir la puerta. No estábamos preparados para lo que había ahí dentro.

Delante estaba el monitor, sí, pero entre él y nosotros había no 1, sino 3 crydals metálicos. La situación parecía desesperada.

- Debemos olvidarnos de esos crydals e intentar llegar hasta el monitor, L7 y yo nos encargamos de entretenerlos, tú ve al monitor, L9 – dijo L8

Dicho y hecho. Empezamos a distraerlos a los 3 mientras L9 se colaba en estado de disipación al monitor, ni siquiera se dieron cuenta de que estaba casi allí. Nos dedicamos a esquivar sus ataques y a soltar alguno que otro para que no bajasen la guardia y no se centrasen en el monitor. Pero uno de ellos alcanzó a L8 y lo derribó contra la pared. Un segundo aprovechó la ocasión, sacó el sable y se abalanzó hacia él. Yo intenté impedirlo, pero el tercero frustró mi intento y me dio un fuerte golpe en la cabeza. L8 era consciente de lo desesperante de su situación, intentó en vano expandir aire en los pies de ese crydal metálico para desviarlo. Estaba ya a escasos centímetros de él.

De pronto, el crydal se estrujó como quien estruja una lata de refresco y se convirtió en un montón de chatarra. Anonadados, miramos hacia L9. Él había hecho eso. Del mismo modo, los otros 2 crydals fueron como juguetes viejos para él. Un cuarto cayó del techo en dirección a él, pero tras un extraño movimiento que no acabamos de comprender, evadió el ataque e hizo lo mismo con él. Fue algo impresionante, utilizó descompresiones desde todos los ángulos en dirección a cada crydal y los aplastó con tanta fuerza que aquello parecía un vertedero.

Como apremiaba el tiempo, no hicimos pregunta alguna y nos dirigimos a desactivar el cañón. Cuando ya casi estaba, el cañón hizo un último disparo, aunque distinto a los anteriores. Éste resulto ser de un color rojizo y salió en una dirección distinta a Cerdeña. Supusimos que sería un error y terminamos de desactivarla. Hecho esto, nos dirigimos a la entrada principal para ayudar a los demás a acabar con los crydals restantes. Había restos de unos cuantos crydals metálicos, pero pudieron con ellos sin problemas. Era evidente que habían entendido que con ese equipamiento tenían una importante ventaja contra nosotros y que cada vez nos enfrentaríamos a ellos con mayor frecuencia. Muerto el último de ellos, nos sentamos en en suelo todos juntos en círculos a descansar y a celebrar el éxito de la misión. Lira tenía algunos rasguños en el brazo, pero nada importante. Todos estaban un tanto magullados y claramente agotados excepto Koldo, que estaba tan fresco como siempre.

- Misión cumplida, muchachos. Al llegar a la base os invito a todos a una barbacoa

Comenzó el jaleo, las canciones y la camaradería. A pesar de las dificultades, la misión había sido un éxito rotundo.

- ¿Os dieron mucha caña en la entrada? – preguntó L8

- Bueno, no fue fácil, pero con Koldo cerca no hay quien nos pare – respondió sonriente L3

- Bueno chica, que me voy a poner colorado – dijo Koldo entre risas

- ¿Y vosotros qué tal? – preguntó L5

- Bueno, tuvimos un par de errores, pero conseguimos solucionarlos todos. – Dije yo –Teníais que haber visto a L9, ¡Fue increíble lo que hizo!

Gire la cabeza hacia todas partes buscándolo con la mirada, pero no parecía estar con nosotros

- ¿Dónde está? – pregunté

Ninguno sabíamos dónde se había metido, así que lo buscamos, pero sin éxito. Gritábamos su nombre mientras buscábamos por toda la zona, pero nadie respondía. ¿Qué le habrá pasado? ¿Dónde está?

De pronto, respondió:

- Estoy aquí, quería dar un paseo, perdonad por no avisar – dijo él.

- Nos tenías preocupado – dijo L8 – pensábamos que te había pasado algo

- Gracias por preocuparos, estoy bien, de verdad.

Con una expresión seria, fue hacia donde estábamos sentados antes y se tumbó en el suelo. Lo cierto es que se nos fue toda sensación de euforia al instante.

- Bueno chicos, voy a pedir que nos manden el vehículo – dijo Koldo – preparad las cosas, que nos marcharemos pronto

Aprovechando que Koldo se había apartado del grupo, fui a hacerle un par de preguntas.

- Oye Koldo, ¿te importa si te hago una pregunta?

- Claro que no L7, dispara – contestó

- Verás, no entiendo una cosa. En la organización somos muchos escuadrones, ¿Por qué excepto T4 no hemos visto nunca a ningún miembro de otro equipo? Quiero decir, trabajamos codo con codo con ellos, dependemos los unos de los otros, ¿por qué nunca nos hemos reunido, aunque solo sea por conocernos?

- L7, es un tema muy complicado. No depende de mí, ya sabes que yo no tendría ningún problema, el asunto es que los de arriba no quieren que tengáis ningún tipo de contacto. Según ellos, afectaría de manera negativa al rendimiento de todos.

- Tampoco entiendo una cosa. En… 3 años que llevo aquí, nunca hemos hablado con ninguno de los de “arriba”, y todos excepto tú tenemos este nombre en clave. ¿A qué se debe todo ello?

- Es un poco largo de explicar. Si esperas que lleguemos a la base te invito a un refresco y hablamos con calma sobre lo que tú quieras.

- ¡Mira que eres pelota, L7! – Lira apareció con cara de tener ganas de reírse un rato de mí – seguro que estás diciéndole tonterías para caerle mejor y que te den un trato preferente en la cafetería, ¡Si es que eres un trepas!

- ¡Déjame en paz! – exclamé – ¡Tú lo que tienes es envidia de mí!

- ¿Envidia de ti? ¡Tendría envidia de una cucaracha antes que de ti! ¡Bobo!

- Niños… ya basta… - reprochó Koldo – Dejaros de tonterías, ahí viene ya el vehículo.

Todos subimos al vehículo en dirección a la base. Fue un día duro, pero pensar en meterse cómodamente en la cama daba la energía suficiente para aguantar despiertos el trayecto.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 19:25 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2015, 11:35
Mensajes: 1064
Rango personalizado: http://kaarkolanderta.blogspot.es/
Capítulo 7: El nombre

Al día siguiente acepté la oferta que me había hecho Koldo y fui a tomar un refresco con él. Nos sentamos en la cafetería. Yo pedí un refresco con sabor a naranja, mientras que Koldo se pidió uno de melocotón. Estaba en una temperatura ideal, estaba fresco, pero no tanto como para que me molestase en mis sensibles dientes. Las burbujas me hacían cosquillas por la garganta con cada trago, hacía tiempo que no tomaba uno por esa maldita dieta que nos imponen.

- Dime L7, no querías que nos viéramos solo para tomarte el refresco, ¿verdad?

- No, tengo unas cuantas preguntas. No logro entender por qué no nos dejan tener un nombre normal, ¿por qué tú sí puedes tenerlo?

- Mira L7, lo que te voy a decir se lo diré en su día también a tus compañeros. Es una historia larga, y no te va a gustar. ¿Estás seguro de que quieres saberlo?

Asentí con la cabeza mientras lo miraba atentamente.

- Está bien – tomó un trago de su refresco, suspiró y empezó a contarme…

“Verás, L7. Mi nombre es Koldo, nací en Francia hace 35 años. Mis padres se llamaban Damian y Beatriz. Ella era española, él italiano. Tuve una infancia agradable, me crie en una gran casa con unos terrenos enormes. Cada mañana mi madre hacía el pan mientras mi padre araba la tierra. Tenía un perro, Chip, era mi mejor amigo. Nos pasábamos días enteros corriendo por los campos escapando de los enfadados vecinos por haberles robado fruta de los árboles. Siempre nos metíamos en problemas.

Pero un día, llegaron ellos. Yo tenía ya 16 años, ya era un hombrecillo, ayudaba a mi padre a trabajar el campo. Mientras estábamos de siembra, aparecieron varios de esos detestables crydals. En aquel momento no se sabía lo que eran, no se sabía cómo combatirlos, arrasaban con todo lo que se encontraban. Vimos fuego a lo lejos, salía de nuestra casa. Corrimos todo lo que pudimos pero la casa se había convertido en meros escombros. Mi madre no aparecía por ningún sitio. Entonces, de entre los matorrales, salió una de esas detestables criaturas, y abatió a tiros a mi padre. Yo estaba inmovilizado, tenía tanto miedo que no podía ni respirar. Esa criatura se acercaba lentamente hacia mí. Pensaba que iba a morir, hasta que un hombre me salvó. Ese hombre pertenecía al proyecto 189, esta organización. Fue todo lo que necesité para querer alistarme y combatir a esos monstruos.

En un momento se me ofreció la posibilidad de participar en un experimento. Habían desarrollado un químico que parecía alterar la naturaleza de aquello a lo que se le inyectaba. Me dijeron que no podían garantizar mi seguridad, pero acepté igualmente. Estuve al borde de la muerte durante varios días. Empezó a hacer efecto. No era capaz de controlarlo, mi cuerpo se desvanecía y aparecía de manera caprichosa. A veces se me desvanecía una mano, a veces me desvanecía entero.

Con los años fui domando esa peculiar habilidad hasta convertirme en lo que soy hoy y hasta llegar a donde he llegado hoy.

Lo vuestro es distinto, L7. Esto que te voy a decir será muy duro, pero es la verdad. No hubo ningún accidente en ningún crucero, no tenéis padres, no tenéis vidas pasadas, sois el fruto de la investigación con ese químico. Vosotros, L7, no sois humanos, sois armas.”

No daba crédito a lo que acababa de escuchar, no podía creerlo, no quería creerlo, pero en el fondo, sabía que debía creerlo.

“No tenéis un nombre, L7, porque la organización jamás os reconocerá como seres humanos, no sois –quién-, sois –qué-. Te estoy contando esto, L7, porque después de estos 3 largos años, no puedo seguir negando lo evidente. Puede que os hayan creado como armas, pero sois tan humanos como yo o como cualquiera. El objetivo de negaros toda identidad era, simplemente, como protocolo para evitar altercados y que la población civil piense que sois meras máquinas de matar. ¿Qué crees que opinaría la gente si se enterase de que creamos jóvenes en nuestras instalaciones a los que mutamos para utilizar como meras armas? Eso no puede salir a la luz, L7.”

- … Yo… Yo no soy L7… ¡Yo soy Ían!

Entré en cólera, empecé a destrozar todo en la cafetería. A Koldo no pareció importarle, y eso me enfureció aún más. Me abalancé sobre él y le encajé un puñetazo con todas mis fuerzas en el pómulo, tan fuerte que salió disparado hasta la otra esquina de la cafetería. No hizo el menor amago por defenderse o esquivarlo. Cuando desapareció el polvo, vi en él una cara de culpa, no por haberme desatado, sino por haber mantenido ese secreto durante tantos años, después de tantas situaciones juntos. En ese momento sólo pensaba en salir de ese lugar y en llevarme a los chicos conmigo, especialmente a Lira y a L8.

- Ían – dijo Koldo – No hagas lo que piensas hacer. Si escapáis, seréis perseguidos hasta que seáis eliminados. No te lo voy a impedir, Ían, sé que no quieres seguir aquí ni un minuto más, pero piensa en L6 y L8. Si se escapan también, también irán a por ellos hasta que los maten. Por favor, relájate, hay alternativas.

Se me partió el alma. Tenía claro que abandonaría ese lugar, no podía permanecer ni un segundo más en él, pero… lo perdería a todo. Perdería a L8, perdería a Lira… No podría ni despedirme.

- Lo siento Koldo, no puedo quedarme – dije mientras entraba en disipación

- ¡No lo hagas, Ían!

Completé la disipación. Aún tenía que hacer una última cosa antes de marcharme.

- ¿Lira? – pregunté mientras abría la puerta de su dormitorio.

No había nadie, debía estar con los otros. Iba a tener que marcharme sin verla una última vez. Cuando estaba a punto de marcharme, vi sobre su cama la cinta que había llevado durante nuestra última misión.

La cogí, la corté por la mitad, me la até en el brazo y me marché.


Última edición por Kaarkolanderta el 19 May 2015, 21:59, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Crydal
NotaPublicado: 19 May 2015, 21:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2011, 03:52
Mensajes: 6027
Rango personalizado: Nuevo usuario.
Pará, más despacio, de a uno o dos por día. Jaja. Están buenos, ¿tenés muchos más?

Donde dice L9 en el ultimo capitulo debería decir L7, ¿no?

_________________
Voltaire ha muerto. Viva Nostradamus!!!

Mis tablas de conceptos: LINK.

¡Insensatos, amad a Bergson!

—¿Do you wanna hang me on the wall? Satan wants me, 'cos I'm beatiful.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 21 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO