Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 15 Sep 2019, 22:20

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 3 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 04 Jul 2015, 16:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Ago 2014, 04:56
Mensajes: 12365
Rango personalizado: Usuario y moderador.
Lo que a continuación compartiré no pretende tener rigurosidad racional o filosófica, sino que es una descripción subjetiva basada en sentimientos y experincias personales. Podrá tomarse a modo poético o como se quiera.

----

Los ámbitos del espíritu


Así como en una pieza de orquesta puede haber diferentes sonidos y de diferentes alturas en un mismo ambiente, así las distintas almas (o más bien el ámbito anímico/perceptivo de los individuos), pueden estar vibrando en diferentes niveles o habitar en “regiones vibratorias” diferentes.

Las formas, colores, sabores, aromas y sonidos que se observan mediante los sentidos constituyen sólo una parte de la realidad. El espíritu, alma o la parte anímica del hombre, puede estar vibrando en determinado tono, creyendo que lo que experimenta internamente y lo que percibe del mundo, es lo único desde ese tiempo-espacio particular (ambiente) donde se encuentra. Sin embargo no es así.

Las personas sensibles, pueden captar variaciones en su ser interior. Y tales variaciones en su sensibilidad interior, le permite tener percepciones sutilmente diferentes de una misma realidad exterior. Aquellos que están familiarizados con la meditación, la contemplación y el silencio interior, pueden captar en lo externo una profundidad y lograr una comunión con expresiones de la vida y de la naturaleza que permanecen desconocidas, que pasan desapercibidas para el hombre común y aturdido con manifestaciones fenoménicas más burdas.

Pensemos en un hombre que está en una cabaña. Afuera cae la nieve mientras el crepitar del hogar echa olor a leña del bosque. El hombre, al terminar calmadamente su taza de café, se pone el abrigo y sale a pasear por el bosque con sus sentidos afinados y su alma refrescada por la brisa en el rostro. Silencioso. Cada crujido, cada brisa le brida expresiones del espíritu que habita en el bosque y hace eco en la profundidad sin límites de su propio ser.

Este hombre recién bosquejado brevemente, presenta una afinación espiritual sumamente diferente de una persona aturdida por los estragos del tráfico de la metrópolis o de la estridencia del centro comercial. Tales descripciones externas son simples imágenes que representan estados internos, o bien diferentes afinaciones internas del alma.

Rigurosamente hablando, el estado interno no depende directamente de los ambientes, aunque es afectado por los mismos. Por ejemplo, una persona puede estar aturdida y torpe en medio del bosque, como esos que andan en esos cuatriciclos cual niños caprichosos que aturden al alma del bosque y asesinan la belleza que se encuentra escondida dentro del mismo. O bien, por otro lado, un hombre contemplativo, aun en medio de la multitud, continúa percibiendo la inmensidad del cosmos.

Pero por lo general, sobre todo en el hombre indisciplinado y exteriorizado, el ambiente afecta directa y espontáneamente a su estado interior del alma, a su tono vibratorio.

Los seres humanos tenemos una noción del espacio físico muy arraigada, pero el espíritu no responde a las dimensiones espaciales. Allí no funcionan las tres dimensiones espaciales de anchura, altura y profundidad, (y ahora tomaré algo prestado de nuestro compañero Martincito que me gustó)* sino que funciona lo “intenso”, como diferente de lo “extenso”. O lo vibratorio como decíamos. Para dar un ejemplo, la temperatura, alta o baja, no tiene relación con el volumen del espacio. La temperatura no tiene que ver, metafóricamente, con la variable de lo “extenso” sino más bien de lo “intenso”. Son elementos de índole diferente (el ejemplo también es de Martincito).

Así mismo las regiones, intensidades y vivencias del espíritu, no están directamente determinadas con las dimensiones del espacio físico, ni con las impresiones de formas, colores, sabores y sonidos que llegan mediante los sentidos aunque éstos sí influyan en parte tanto en el estado anímico o intensidad como en la representación de la realidad que producimos en nuestro aparato cognitivo. E incluso sucede al revés. Es el estado vibratorio del espíritu, el que influye directamente en la textura anímica, en el clima interno, en la sensibilidad afectiva, con que construimos a través de las percepciones sensoriales, una imagen del mundo exterior. El mundo (representado o que construimos a través de nuestras percepciones) no sólo está teñido del colorido de nuestro estado interno, sino que además percibiremos matices, texturas y expresiones diferentes del mismo.

Por lo anterior, dos individuos que comparten un mismo ambiente físico (témporo espacial) pueden estar habitando atmósferas tanto internas como externas completamente diferentes. Vivencian y captan expresiones distintas de vida y consciencia. Habitan mundos diferentes. En nuestra percepción de la realidad (y la de un otro) hay entonces, una diferencia substancial subjetiva, que responde al estado interior del espíritu.

Las regiones del espíritu van ascendiendo hacia niveles más profundos, sensibles, sutiles y expansivos. La belleza se vuelve más fina en cada peldaño. La consciencia se vuelve más despierta y autoconsciente. El sentimiento anímico de anchura y expansión se vuelve patente. El sentimiento se vuelve más límpido y diáfano. Sosegado. Al punto que se podría decir, respecto de un nivel vibratorio de otro, que hay la misma diferencia entre estar muerto y vivo, o bien dormido y despierto.

El verdadero viajero no es entonces el que traslada esta masa de carne, huesos y venas de un lugar del espacio físico a otro, sino aquél que eleva su espíritu a través de la interior escalera espiral ascendente, hacia estados internos más finos y perceptivos. No solamente captando profundidades insospechadas de sí mismo, sino percibiendo expresiones de vida, belleza y sublimidad en todo el mundo que le rodea, tanto en lo macro como en lo micro, en lo animado como en lo aparentemente inanimado, en la naturaleza como en el mundo de los hombres.

-----
* Amigo Martincito, no sabía como citarte en este espacio ni recordaba tus palabras textuales. Espero no haber cometido plagio ( :shock: ) ni mal interpretar lo que has dicho ( :? ). Pido permiso a posteriori de lo que tomé de vos, pues me gustaron esos conceptos. Saludos cordiales ;)

_________________
Las ideas gatillan acciones.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 05 Jul 2015, 04:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2011, 03:52
Mensajes: 6027
Rango personalizado: Nuevo usuario.
Ah, vos ya anduviste leyendo a Uexküll, él dice que esto también se aplica a los animales.

_________________
Voltaire ha muerto. Viva Nostradamus!!!

Mis tablas de conceptos: LINK.

¡Insensatos, amad a Bergson!

—¿Do you wanna hang me on the wall? Satan wants me, 'cos I'm beatiful.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 08 Jul 2015, 19:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Ago 2014, 04:56
Mensajes: 12365
Rango personalizado: Usuario y moderador.
Martincito escribió:
Ah, vos ya anduviste leyendo a Uexküll, él dice que esto también se aplica a los animales.


Juro que todavía ni miré tal texto. Para la semana que viene lo leeré, además me despertó más interés con lo que me decís ahora.

_________________
Las ideas gatillan acciones.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 3 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO