Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 16 Jun 2019, 06:49

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 12 Abr 2014, 20:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Abr 2014, 18:38
Mensajes: 38
Rango personalizado: Judio
Estaba delante de una fila frente a un edificio de arquitectura neoclásica con un gran pórtico y un frontón liso, me rodeaban personas contentas y ansiosas, en particular los dos que se encontraban a mi derecha e izquierda. Me llamaba particular atención la expresión de la chica de pelo castaño, completamente impaciente y contenta.
Había llegado el director de museo estatal cubierto de una bata blanca, pronto los tres adelantemos hacia el la mirada y él nos señaló la puerta enérgicamente pero sin perder su rigurosa compostura. Entramos caminando y los pasillos amplios y altos mostraban varias puertas de roble y zócalos de mármol gris. Si bien las paredes eran grises la luz del medio día hacían parecer todo lo que lo rodeaba de color blanco. Llegamos a una sala con mesas metálicas de cuatro sillas donde dos prisioneros los aguardaban, un joven de nula vitalidad, rodeado de inseguridad y algo de apagada impaciencia y una niña de unos 12 o tal vez 14 años, pelirroja, delgada, baja y completamente descubierta del pulso tembloroso de sus manos y su mirada perdida.
El director nos señalo unas cajas del tamaño standard 18-b, algo así como un blíster o un pastillero del tamaño de un borrador, luego salió por la puerta. Los tres nos sentamos e invitamos al chico del pelo apagado y grisáceo, no dudo en sentarse. Nada fuera de lo común, tres fármacos blancos del tamaño de un tiza. Partimos uno cada uno y los depositamos en el blíster, lo cerramos y al cabo de unos segundos lo abrimos, estos ya se habían fermentado. Mi compañero puso su brazo sobre el hombro del prisionero y su otra mano sobre el blíster, se lo acerco sonriente y le ordeno comerlo.
Yacía muerto en el piso, todo se daba rápidamente, nada se sobreactuaba. Cuando ya era el turno de la niña pelirroja, esta apenas pudo contener su llanto, se sentó, se llevó los hombros al cuello, y con una cara de espanto y ansiedad nos dio pie de proseguir. Era un caso mucho más grave el suyo, tres blíster enteros las aguardaban, todos ellos contenían tres fármacos rojos.
La escena era inusual, se pondría claramente peor. Mi compañera estaba extasiada de tanto terror por lo que le cedi los honores. Con una de las más fuertes sonrisas que haya presenciado la vi prepara todos los fármacos, me dio un blíster a mí y otro a mi compañero, el suyo sería el primero en servirse. El fármaco rojo fermentado expresaba muerte por donde se lo viera, un color peligroso semejante al de la sangre, un olor fétido y una textura como de carne podrida.
Mientras mi compañera intentaba imitar las gesticulaciones de un abusador sexual, la famosa técnica escandinava de eutanasia, la niña ya no estaba conteniendo sus lágrimas, era la primera vez que presenciaba a alguien llorar. La situación se comenzaba a salir de control por lo que me dispuse a buscar la herramienta gracial. Luego del primer bocado, la niña contenía el vómito con sus maños, este se escurrió directo hacia el blíster, que ahora era incluso más asqueroso. Mi compañero refunfuño a la niña: “no te das cuenta de que con masticar un poco de eso ya no hay vuelta atrás, no seas idiota”. Curiosamente mi compañera de pelo castaño se limitaba a disfrutar de la escena, podía ver sus dedos rozarle disimuladamente la entrepierna.
Algo extraño me ocurría, fue un impulso completamente inesperado de mi parte, y a mi edad, que vergüenza me dio en su momento. Estaba completamente iracundo para con la situación, tome la herramienta gracial, que curiosamente era un cuchillo (imagino que el director lo había planeado de esa forma ya que la sentencia de la niña era claramente grave) y le grite: “muere con algo de dignidad”. Le permití mirarme directo a los ojos, por primera vez se la veía tranquilizarse un poco, sus ojos ahora solo expresaban dolor y miseria. Apretando fuertemente el cuchillo contra su cuello delgado, en cuestión de 10 segundos ya la había decapitado, me sorprendía de lo frágil de su cuello y de la mucha fuerza que había empeñado en realizar la tarea rápidamente. Por mis clases de anatomía sabía que una gran cantidad de nuestra sangre pasaba por el cuello, pero notaba impresionado que la niña apenas tenía suficiente pulso como para que la sangre brotara, lo cual me había hecho recordar su vómito, casi traslucido, después de todo a los sentenciados solo se les daba agua y soma durante varios meses.
Ya no veía a la cara a mis compañeros, solo miraba los ojos muertos de la niña a los que apuntaba con el cuchillo.
:oops:

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 22 Abr 2014, 07:27 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Dic 2011, 00:27
Mensajes: 490
Ubicación: Buenos Aires
Rango personalizado: Vivito y coleando.
Imagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO