Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 19 Jun 2019, 03:40

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 28 Mar 2015, 01:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Mar 2013, 17:04
Mensajes: 379
No me gusta nada el texto pero lo subo
Diario de un escritor
En la mañana del sábado, experimenté unos pensamientos que me extasiaron sobremanera. Pero antes, en la noche anterior sufrí, y con todo el sentido de la palabra, un sueño acorde a un enfermo. Lo cual me sorprende ya que, sin estar enfermo, es más, estando perfectamente, encuentro los delirios que me abandonan en plena fiebre. No dejo de preguntarme cuál es esa fiebre de la que hablan los literatos más leídos. Si bien es cierto que mi última noche acompañado de la enfermedad no fue agradable, tuve sueños calurosos debido a la deshidratación, resultaron para mí insignificantemente productivos. Cosa contraria a mi última cabezada. No se crean que esto quiere decir que, en lugar de en plena locura, estando bien encuentro la inspiración y, por ende, ando escribiendo normalmente, ni por asomo. Esto no supone más que un problema porque, a diferencia de que el verdadero escritor sabe cuándo tiene que escribir, yo no hago más que perder ideas por mi vaguería, mi falta de talento al relatarlas o por desconfianza en mis historias. No sé cuándo tengo que escribir. Sin embargo, ahora escribo. La pasada noche, como digo, creo que viví algo que bien podría ser una novela, o como poco, una escena teatral. No hay forma de introducirse poco a poco en un sueño, como saben, de pronto se encuentra uno en la acción, así que sobran preámbulos para contarles lo que me pasó. Frente a mí, bajo un cielo rojo, un antiguo castillo amurallado que podía reconocer. No era un viaje al pasado, era un castillo que mi ciudad natal albergaba como monumento y se podía pasear con libertad, encontrando comercios, y casas en su interior. No era un castillo al uso, sino una pequeña ciudad que representaba toda la extensión del terreno donde antes se vivía. Comencé a recorrerlo en poco tiempo, con la poca lógica de los sueños. De pronto, encuentro que una panda de chiquillos pordioseros están recibiendo una tremenda paliza. No hablo con nadie pero por la extraña clarividencia de los sueños sé que es algo relacionado con que los chicos habían estado espiando las bellezas de una parienta de los agresores. En esto que uno de los chicos se intenta escapar, pasando justamente delante de mí. A partir de ahora no soy capaz de recordar lo que hago puesto que me temo que el sueño se va desvaneciendo de mi mente quedando sólo una sensación de lo que nunca ha ocurrido, pero después de este vacío me queda relatar el final antes de despertarme. Se pisan cristales rotos. Camino entre las mazmorras que en otro tiempo albergaban prisioneros cuando descubro al chico que antes consiguió zafarse del tumulto. Se dejaba ver su piel negruzca a través de las tiras que constituían sus harapos. Lo sigo hasta unos baños públicos ruinosos, con las baldosas completamente destrozadas, como un escenario de guerra, sin techar, y repleto de orina. Encuentro a una niña pequeña, rubia, con el semblante del otro pequeño mendigo. No me comuniqué de ninguna de las formas pero intuí que ahí era donde dormían. Caí al suelo en sollozos llorando desconsoladamente sin poder volverme a mirar a la chiquilla. No puedo describir lo que pensé en aquel momento, puesto que en sueños impera una irracionalidad completa, pero puedo decir que esa profunda pena sin razón aún me invade el cuerpo. Este sueño lo creo prescindible ahora, de hecho, al borrarlo lo he vuelto a reescribir sólo para que no queden dudas de lo incapaz que soy de plasmar un sentimiento. Lo cuento como quien lo describe a un amigo. Estoy temblando en mi cama, pero ¡qué tan cultivado el género del delirio y la enfermedad! Tan bien que no cabe más que repetir fórmulas. Las personas no somos tan diferentes y ese sentimiento de pesadumbre al ver una niña en cueros, desnuda viviendo entre defecaciones, que bien lo retrataron ya los rusos. Además, obras nacidas de las vivencias. No se crean que yo no acumulo desgracias reales, más que otros para mi edad, y he aquí, hablando de un sueño producto de la ficción. Pues bien, eso no se debe más que a que estoy completamente vacío. De la literatura pude aprender que los hombres malos escribían bien. Me pegué a ese tipo de literatura de la que no aprendí el retrato del sufrimiento sino que, a falta de sufrimiento mínimamente puro, aprendí la consideración de que uno mismo es muy malo. En vaya cosas les he conseguido ganar. Es frialdad, insociabilidad, es vacío existencial, y de aquí no ha salido ni una sola obra de las que mi carácter promete. Fíjense que, cuando mi tía enfermó, yo pensaba en la vergüenza que iba a pasar cuando muriese porque yo, sabiendo de mi maldad, sabía también que no me inmutaría. ¿No es cosa deshonrosa? Más aún ahora que recuerdo muertes para preguntarme por qué no me han ayudado a escribir como a otros, eso sí que es miserable. Quédense con este caso pero les aseguro que hay muchos más en los que pensé en mi biografía. “Después del varapalo que le haría escribir su gran obra…” ¿quién tendría ese último honor? No he sido lo suficientemente humillado, ni tengo nada que turbe mi paciencia. Me falta ese grado excentricidad que concede un “pero” a alguien tan malo como yo. Este intento es mi humillación, en este vacío, escribo algo que suena a ficción y no hay forma de darle veracidad. Resuena a ingenuidad y a una falta de importancia tremenda. A más lo digo menos parece que soy consciente de lo mal que escribo. Que poco serio suena todo esto. Releo lo que está pareciendo un conjunto de frases des conexas, con un tiempo verbal totalmente despersonalizado. Se puede ver que, como lo excesivamente meloso y bueno aburre y ahoga la literatura, lo totalmente tremendista hace gracia como un mal chiste. Un diario es un escrito completamente personal y tuyo, en el que se vierte todo lo sentido. Pero, ¿y este lenguaje que no me permite hablarme a mí mismo?, ¿éstos tiempos que obligatoriamente hacen parecer que me dirijo a alguien? ¡Quiero salir de mí mismo! Este cabreo que me ocasiona el texto. Pero no sólo es el diario, paro a pensarlo y es mi pensamiento, toda la referencia a que tiene que haber alguien que me escucha, es un incesante cacareo que me va a volver loco. No hay nadie, no hay nadie, ¿por qué hablo? Ya lo entiendo todo, si por los menos pudiera comunicarme a los demás hablándome a mí mismo en una no referencia. Este constante me parece abusivo. En el sueño era distinto, ahí lloro y siento, ¡eureka! Sin embargo, si vamos a soñar para despertar es absurdo…

_________________
Todo lo que intentes agotar, paradójicamente, es lo que te agota. Sin embargo, no le resta valor.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO