Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 18 Oct 2018, 07:36

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 72 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: 23 Nov 2014, 21:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1504
Saludos de nuevo, Manuel B.
Comenzaré hoy con una cuestión estética.
Históricamente, la bandera negra es un viejo emblema de los piratas y de los anarquistas. Aunque lejanamente mi libertarismo me asemeje a piratas y anarquistas, la criminalidad violenta de los piratas y el negativismo sin principios positivos de los anarquistas, me alejan de los piratas y de los anarquistas.
Además, el negro es el color de los abogados, así que vade retro Satanás.
Estéticamente, sigo con la bandera blanca.
En cuanto a mi alma: no tengo una alma. Soy una alma. Lo que tengo, transitoriamente, es un cuerpo.
Ahora bien, pienso que antes de entrar en la cuestión metafísica básica de si el alma es real y eterna, que en mi opinión es real y es eterna, sí, va a ser mejor incidir en algo previo de mi mensaje anterior.
En tu opinión, Manuel B, ¿son cosas buenas el altruismo y el trabajo? Ya sabes que, según mi cosmovisión, son dos cosas malísimas. Pero me parece que no vas a estar de acuerdo.
A todos: sé que mis desarrollos os pueden parecer muy raros, al no encajar en las escuelas metafísicas colectivistas autoritarias tradicionales, y tampoco en el moderno relativismo laicista. Tengo, sin embargo, mis razones para apartarme tanto del autoritarismo colectivista como del relativismo nihilista, a la hora de acercarme eficazmente a la felicidad, objetivo último de toda mi cosmovisión. Y os pido que escuchéis esas razones. Se trata de razones enmarcadas en la objetividad ética del individuo libre de toda obediencia a la voz del rebaño. El individuo libre no es un pirata, no es un criminal que encubre su abuso con pretextos de independencia. Mas tampoco es un esclavo; no es un pobre tonto útil al que se explota agotándolo, alegando que debe desvivirse por los demás, y que debe desvivirse por el insostenible sistema socioeconómico que secularmente ha sido practicado por la inmensa mayoría estúpida. El individuo libre reconoce hechos metafísicos eternos e incondicionados que lo guían con seguridad, sin necesidad de obedecer a ninguna autoridad terrenal. Además, el individuo libre reconoce las cadenas causales reales del plano material denso, y las tiene en cuenta sin minusvalorarlas, como resalta en los dos casos de la superpoblación y de la automatización moderna de la producción.
Para el individuo libre, la religión más elevada consiste, sencillamente, en acercarse a la verdad y en conocer la verdad. En lo físico y en lo metafísico.
Leed a Ayn Rand, desvinculad su objetivismo de su apoyo histórico al capitalismo (que es, en realidad, contingente, y que no forma parte del núcleo de su concepción metafísica y ética) y entenderéis de entrada bastante bien por dónde voy. Es bien cierto que, en esto del capitalismo, me aparto de Ayn Rand, porque estimo que el capitalismo practicable concreto es altruista y pide autosacrificio, en vez del supremo egoísmo que es la buena base de la ética para ser feliz. El capitalismo es un altruismo, como lo es el socialismo. Porque, en el fondo, el capitalismo, el socialismo, el comunismo, el cristianismo, el judaísmo, el islamismo, el budismo, el hinduismo, el sicoanálisis, el fascismo, el nacionalsocialismo, el anarquismo, la democracia, el ecologismo y muchos otros movimientos populares son altruismos, son colectivismos, son gregarismos, que al final ahogan y matan al individuo. Y para la derecha revolucionaria, para el arqueoindividualismo, si hay un Dios... ese Dios es el individuo autopurificado y autoliberado, nunca un grupo.
Si no estáis de acuerdo con todo esto, si pensáis que la subordinación del individuo a algún grupo social le va a dar la felicidad, si pensáis que el individuo no es el mejor juez de sus propios intereses legítimos en pos de la dicha perdurable... argumentad con seriedad, que os escucharé.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 23 Nov 2014, 22:30 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5359
! Hola, Alexandre!

Dices: "Porque, en el fondo, el capitalismo, el socialismo, el comunismo, el cristianismo, el judaísmo, el islamismo, el budismo, el hinduismo, el sicoanálisis, el fascismo, el nacionalsocialismo, el anarquismo, la democracia, el ecologismo y muchos otros movimientos populares son altruismos, son colectivismos, son gregarismos, que al final ahogan y matan al individuo. Y para la derecha revolucionaria, para el arqueoindividualismo, si hay un Dios... ese Dios es el individuo autopurificado y autoliberado, nunca un grupo."

En fin, lo de siempre. Unos que han visto la luz y pretenden sacar de la oscuridad al resto del género humano, pero eso sí, sin que medie altruismo alguno. Pues entonces, y si no es por altruismo, cuál es el motivo de ese proselitismo para que veamos la luz. Por cierto, porqué dices para el arqueoindividualismo si no conformáis un grupo.

Por cierto, dices:"Si no estáis de acuerdo con todo esto, si pensáis que la subordinación del individuo a algún grupo social le va a dar la felicidad, si pensáis que el individuo no es el mejor juez de sus propios intereses legítimos en pos de la dicha perdurable... argumentad con seriedad, que os escucharé."

Aquí incurres en una contradicción que me gustaría saber cómo vas a resolverla. Si dices que cada individuo es el mejor juez de sus propios intereses en pos de la dicha perdurable entonces porqué dices, por ejemplo, que el anarquismo o la democracia no es lo mejor si una persona considera que sí es lo mejor para él. Si cada persona es el mejor juez para saber lo que es mejor para él quién demonios eres tú para decirle que lo que él considera mejor para sí mismo en realidad no lo es. Tú que tanto odias a los jueces ahora resulta que te has convertido en el juez de los demás para decirles lo que mejor les conviene porque al parecer, y haciendo uso del paternalismo que tanto detesto, ellos no saben lo que es mejor para sus propios intereses.

Verás, si tú realmente defiendes que el individuo es el mejor juez de sus propios intereses entonces deja de decirnos que estamos equivocados.

Pero no te das cuenta que en todas tus apariciones precisamente lo que haces es recordarnos que las personas no siempre son los mejores jueces para saber qué es lo que más le conviene para alcanzar la dicha perdurable. En fin, deberías de aclararte.


Última edición por elansab el 24 Nov 2014, 13:20, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 24 Nov 2014, 09:22 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 8187
Alexandre Xavier:

Eres un verdadero salvaje, un salvaje con inteligencia que te hace ser más salvaje todavía...

Lo único que buscas es tu felicidad, y eso supone una falta total de empatía, “virtud” principal de los psicópatas a los que no solo no les importa nada la humanidad sino que incluso abogan, como tú, por la eliminación de un 85% de la misma.

No tienes ninguna culpa de ser como eres y como creo que nunca llegarás a tener algún poder político con capacidad de llevar a cabo tus abominables ideas no hay que aislarte de tus semejantes para evitarlo.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 24 Nov 2014, 16:13 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1504
Saludos de nuevo, Manuel B.
Hoy voy a empezar a contestarte con un inciso formal. Pero es que en la filosofía las formas no son disociables del fondo. Un buen fondo, una verdad filosófica importante, implica una buena forma, empezando con el debido respeto a la ortografía y la gramática. Y, más allá de la ortografía o la gramática, fijémonos en esto: no formas parte de mi grey, de un hipotético grupo de aduladores como los que aplauden a Gustavo Bueno en su mediocre Fundación Gustavo Bueno, en sus cátedras, editoriales, revistas y demás. Lo mismo podemos decir del más mediático de los filósofos oficiales españoles, Fernando Savater, que jamás acepta un debate público con alguien que se oponga a fondo a alguna idea suya. En cambio, sí que entrará al trapo ante groseros insultos que le hagan sin fondo filosófico, con tal de que eso le reporte publicidad e ingresos. Su sonoro choque con el anterior, o sea con Gustavo Bueno, aportó beneficios mediáticos y económicos a ambos, pero ni una verdad filosófica sólida.
Por ejemplo: el orientalista Ramiro Calle es famoso, acaudalado y conocido. Se opone claramente a las corridas de toros. El laicista, libertario (libertario según él; en mi opinión no es un libertario) y centralista territorial y lingüístico Fernando Savater apoya claramente a las corridas de toros; también es famoso, acaudalado y conocido. Dado que ambos colaboran con frecuencia en los mismos foros, como la revista comercial "Filosofía Hoy", la ocasión es de oro para que ambos, al menos por una vez, salgan de sus respectivas greyes y se enfrenten mutuamente, exponiendo sus razones a favor o en contra de las corridas de toros, y procurando cada uno rebatir racionalmente a su adversario, sin ataques personales, rectificando incluso y asumiendo incluso lo que de bueno pueda tener el adversario, y lo que puedan ser errores propios. Con la guía última de buscar conjuntamente la verdad y el bien.
Ninguno de los dos lo hará. Porque hacerlo sacaría a la luz pronto la hipocresía patente en el relativismo ético de Fernando Savater, y en el orientalismo para ricos y señoritos de Ramiro Calle. Se desenmascararían el uno al otro. Lo que quieren es otra cosa: vivir bien de la filosofía.
En cambio, lo que quiero, lo que quiere un buen revolucionario de derecha, un buen arqueoindividualista, no es vivir bien de la filosofía, ni vivir mal de ella, ni ir tirando. Un arqueoindividualista no busca dinero en la filosofía. Busca la felicidad, su felicidad. Y la felicidad pasa por la verdad.
Y la verdad pasa por atender, en serio, las razones de quienes no están de acuerdo con las conclusiones e ideas que uno mismo tiene. También yo, al igual que Ramiro Calle, rechazo las corridas de toros y las considero un caso de grave e injustificado maltrato a los animales. Mas si alguien quiere argumentar que, en el fondo, las corridas de toros son un acto éticamente bueno, no me escaquearé de mi oponente como sí que se escaquea Ramiro Calle.
Por eso, porque voy en serio, atiendo de verdad a tus discrepancias. Como ves, forma y fondo son indisociables, en filosofía profunda.
Hecho el inciso, paso a las objeciones que me planteas.
El sicópata y el egoísta no son la misma cosa.
Fíjate, para empezar, en que los arqueoindividualistas, que nos definimos como egoístas y preconizamos el sano egoísmo como el principio fundamental de la ética practicable, rechazamos la pena de muerte, la tortura, la guerra y el aborto. Por otro lado, preconizamos la introducción general de una renta básica incondicionada de vida digna, independientemente de que su perceptor realice o no un trabajo remunerado.
Simplemente con lo que acabo de decir, está claro que ya no insistirás en que soy un sicópata o en que los revolucionarios de derecha somos unos sicópatas sin empatía alguna.
Lo que quizás digas ahora es que incurrimos en una contradicción; quizás digas que nuestras propuestas no son egoístas, puesto que buscan el bien común.
No tengo ningún inconveniente en admitir que un verdadero egoísta busca el bien común lícito, entendido como la suma de los bienes lícitos de cada individuo.
Es decir: más allá de la totalidad de los seres humanos reales, no existe ninguna Humanidad colectiva hipostática. Solamente es real cada hombre (o mujer) en concreto. No existen los derechos de la sociedad; solamente los hombres y mujeres existentes tienen derechos. Los arqueoindividualistas nos negamos a que se hurten y diluyan los derechos de los hombres y las mujeres reales en nombre de la patria, la Constitución, la lengua, el territorio o la Historia. Los individuos, primero.
Y aquí llega la superpoblación.
Lo que proponemos en la derecha revolucionaria está claro: generalizar a todo el planeta una natalidad ligeramente inferior a la mortalidad, como en Galicia o en el Japón, de manera que la población se reduzca de modo suave pero sostenido, o sea de modo asimilable, año tras año. Un bajón súbito de la población sería indigesto, como también lo sería continuar con la población actual o incrementarla. Lo mejor es un lento pero eficaz descenso, hasta la estabilización en un máximo de mll millones de seres humanos.
Lo de genocidas y fríos asesinos es una patraña. Los arqueoindividualistas en ningún momento propugnamos o disculpamos que se mate a la gente para disminuir la población. Lo que queremos es que baje mucho la natalidad; con eso basta.
El arqueoindividualismo se opone al cornucopianismo, al pensamiento desiderativo regido por el principio del placer, según el cual "mis deseos son la realidad". Este pensamiento sueña con el mito de la cornucopia: el cuerno de la perpetua abundancia sin esfuerzo.
Lo cierto, sin embargo, es que si queremos vivir muy bien debemos ser pocos en este planeta. No hay espacio para más gente.
Y si me dices que los polos norte y sur, el Sahara, Groenlandia, Siberia, etcétera, están vacíos de gente, mi respuesta obvia es que con un clima tan inclemente nadie o casi nadie quiere vivir allí, ni en la Patagonia, ni en el interior de Australia.
El hombre solamente puede vivir bien con una temperatura entre quince y treinta grados aproximadamente, y con una densidad demográfica inferior a dieciséis habitantes por quilómetro cuadrado, equivalente aproximadamente a cincuenta habitantes en un quilómetro a la redonda.
Son datos objetivos. Si no me crees, pregunta a los antropólogos de la ideología que sea. Ninguno te va a decir, por ejemplo, que quien vive, la mayor parte del año, en una megalópolis con densidad de población de diez mil habitantes por quilómetro cuadrado, lo hace por gusto. No. Lo hace por necesidad económica, y cuando tiene oportunidad económica de pasarse a una zona de buen clima y con densidad demográfica cuatrocientas veces menor, así lo hace salvo raras excepciones.
Y mira: los grupos de izquierda, con toda su demagogia típica, por ejemplo el nuevo partido político español Podemos, no se atreven a decir cierta cosa.
No se atreven a proponer, como solución a la siniestra y condenable humillación a la que se somete a quienes intentan pasar a España y Europa por el estrecho de Gibraltar, que se abran de par en par las verjas de Ceuta a todo el que quiera entrar.
Porque la demagogia será muy bonita en principio, podrá dar muchos votos, pero lo cierto es que la Península Ibérica, Europa, África y el planeta en su conjunto tienen una capacidad de acogida limitada, que no se puede ampliar indefinidamente.
Y tienes derecho a manifestar tu desacuerdo con lo que acabo de decir. Como lo tengo yo en que tu desacuerdo se limite a debate de ideas, sin ataques personales contra mí. Bueno, puedes decir que me pongo la venda antes que la herida.
Pues a la vista de los antecedentes, prefiero ponérmela. Nada de esto te impedirá argumentar contra mis ideas (en vez de contra mí) si así quieres hacerlo filosóficamente.
En este foro Sofos Ágora estamos para eso: para debatir ideas en vez de debatir personas.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Última edición por Alexandre Xavier el 24 Nov 2014, 16:21, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 24 Nov 2014, 16:15 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1504
(Mensaje borrado por ser una repetición involuntaria del anterior).


Última edición por Alexandre Xavier el 24 Nov 2014, 16:22, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 24 Nov 2014, 16:16 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1504
(Mensaje borrado por ser una repetición involuntaria del anterior).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 20 Dic 2016, 12:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1504
Hola a todos.
Para muchos de vosotros, las fiestas navideñas del paso entre el año 2016 y el 2017 (que simbolizan un antiquísimo tiempo sagrado de renovación) serán ocasión de reflexionar.
Así que haré ahora un mensaje más bien intemporal, relativo a mí, en este espacio de mi propia antipresentación.
¿Qué busco en última instancia? ¡La felicidad! Ante todos los negadores de la felicidad, ante todos los que dicen que la felicidad no existe, que no responde a nada comprensible o que la felicidad no importa, replico que la palabra "felicidad" siempre ha existido en todos los idiomas y dialectos.
Es tan absurdo decir que la "felicidad" es una palabra vacía, como decir que lo son las palabras "calor", "yo", "Europa" o "después". Son cinco conceptos aproximativos conflictivos, en vez de dos conceptos precisos y unívocos como el concepto de triángulo equilátero, o el concepto de plátano.
Y Europa existe, sí. No se confunde con Asia.
Y la felicidad existe, sí. No se confunde con la desgracia.
Y es lo que, en última instancia, quiere todo bicho viviente: ser feliz.
Y, si tenéis arrestos, negad o discutid lo que acabo de afirmar. ¡Filosofad!
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 05 Jul 2017, 21:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1504
Hola a todos.
Vuelvo con mi antipresentación, esta vez ya con una perspectiva prolongada, dentro de lo que ha venido siendo el foro internético de filosofía Sofos Ágora.
Los que queráis saber de qué voy, leed las entradas de mi antipresentación. Son muchas entradas, y a menudo largas, que ya suman siete páginas internéticas desde que, a principios del año 2012, ingresé en el foro y abrí esta antipresentación.
Y muchos diréis: oye, que es mucho leer. Pues sí que es mucho leer. Pero es que un buen filósofo es alguien que lee mucho. El que tenga alergia a la lectura siempre será un filósofo mediocre o malo.
Desde el año 2014, mis ideas y las de otros filósofos afines a mi pensamiento confluyeron en la formalización de una nueva escuela de filosofía (ya en gestación desde hacía muchos años) que se llama habitualmente arqueoindividualismo.
En el apartado de Historia de la filosofía y autores de este mismo foro internético tenéis un hilo dedicado al arqueoindividualismo, en el que podéis leer y añadir mensajes.
Ahora bien: si alguien que no supiera nada de mí ni del arqueoindividualismo quisiera saber de qué voy fundamentalmente como filósofo, ¿podría el tal inquiridor, en este mismo mensaje, obtener una respuesta corta, clara y verdadera?
¡Sí!
Afirmo que la finalidad última de la filosofía es obtener la felicidad plena, y que el proceso para obtener la felicidad plena consiste en conocer la Verdad Absoluta y hacerse uno con ella. No hay disolución ni anulación del ego o el yo en todo este proceso; me opongo radicalmente al antiegoísmo, al altruismo, al autosacrificio, a la autohumillación, a la humildad, a la reducción física o metafísica del yo a cosas que no son el yo, al socialismo, al gregarismo, al colectivismo, al autoritarismo social, etcétera, que hace arquetípicamente el budismo pero que también hacen arquetípicamente otras muchas filosofías, ideologías, religiones y cosmovisiones.
Dios es un ser real, no una ficción como el pato Donald o los personajes españoles de tebeo que son Mortadelo y Filemón.
Y, ¿qué es Dios? Fundamentalmente, Dios es el Yo Absoluto Eterno. Ya que el buscador serio de la verdad espiritual es un yo también, la deducción lógica y pronto también vivencial, es que el buscador de la felicidad completa y de la verdad absoluta... es Dios buscándose a sí mismo.
Y así son las cosas. El bramín, el hombre neumático de los nósticos, el perfecto de los cátaros, es el hombre que por su perseverancia ha comprendido, meditando, que en realidad no es un apéndice de las mil y una miserias inherentes al bajo mundo material en el que vive toda alma conformada en un cuerpo humano, por tanto en un cuerpo animal. Así, el bramín comprende que lo que le toca hacer, para ser feliz, es cobrar conciencia plena de su carácter de yo espiritual supracorporal eterno, y así desasirse de todo apego burdo o grosero en los planos existenciales inferiores, hasta llegar al Nivel Supremo de la Realidad, en el cual el bramín reconoce lo siguiente.

Yo soy Dios. Yo soy todo. Yo soy todos. Todos los demás, todos mis prójimos, son yo mismo; son los dioses del Dios que somos todos aquí en el Paraíso. Gozamos y gozo de la perfecta felicidad, porque nadie me puede hacer sombra ni turbar mi dicha. Mi conciencia incondicionada autoconocedora crea y deshace todas las formas, sin perder su claridad en ninguna forma, ni en ninguna ausencia de forma.
El amor al prójimo es real, y forma parte del camino a la gloria bendita, al Reino de los Cielos. Mas el amor al prójimo no proviene del altruismo autonegador, sino por el contrario del egoísmo, o sea del amor a sí mismo.


Seguro que incluso quienes no estéis en nada de acuerdo con mi cosmovisión, reconoceréis que he hablado muy claro.
Y para discutir estas cosas tan importantes, y aclararlas, hago filosofía con vosotros en este santo foro. Un foro importantísimo, pues la verdad os hará libres.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 27 Feb 2018, 22:59 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1504
Cierta adultez del filósofo.

Saludos a todos.
Coincide la redacción de este mensaje con mi santo, san Alejandro en el calendario castellano, o santo Alexandre en el calendario gallego que suelo mirar en casa; el 26 de febrero.
En ciertas cosas hay más que mera casualidad. El santoral cristiano, naturalmente, se nutre de figuras y símbolos muy anteriores en gran parte.
Los Alejandros y las Alejandras destacan onomásticamente por ser hombres de poder, o mujeres de poder. Y también a menudo por su intelectualidad. Con esta significativa coincidencia, os anuncio ahora un cambio importante de estilo y fondo para mi quehacer en Sofos Ágora.
Como todos los logros reales, sinceros, no es una audaz operación financiera de ejecutivo, cercana en brutalidad a un asalto militar. Todo buen cambio es paulatino e internamente motivado, y sus inicios son percibidos con antelación por el observador sutil.
Mi cambio va a consistir, para empezar, en un definitivo rechazo de todo ataque personal por mi parte, incluso aparentemente suavizado por ironía, incluso ante gentes con aviesa y antifilosófica intención, y en un centrado tajante en lo que realmente nos interesa de la filosofía. ¡La felicidad! Si un desarrollo intelectual no acerca directa o indirectamente a la felicidad, es filosóficamente irrelevante.
Ya habréis notado que mis mensajes son más escasos... y más meditados.
Son frecuentes quienes me acusan de ser un iluminado predicador disfrazado de filósofo, un Savonarola (pronunciación: Savonárola) travestido de Sócrates. Y, bueno, atiendo sus razones. De modo que les pregunto y les vuelvo a preguntar: para quienquiera que sea, ¿qué hay más importante que su propia felicidad? Si hay algo más importante para él o ella, aquí en el foro Sofos Ágora mis contradictores tienen mucho tiempo para responderme. Y fuera del foro, también.
Otro punto puede destacarse de este mensaje, para los alérgicos a la lectura tan abundantes en este foro y, ay, asimismo fuera de él.
Este mensaje, escrito por cierto con Linux porque así tomo cierta distancia estética ante la nueva y extraordinaria perspectiva que abro, es relativamente corto, aunque siempre será largo para el que tiene horror a leer más de cinco líneas, más de unas cincuenta palabras. Y, así, el propio mensaje desmiente que siempre sea farragoso mi filosofar. Si convienen muchas palabras, hablo mucho; si convienen pocas, hablo poco.
En otros términos: voy aquí totalmente en serio, a caballo de la filosofía, en pos de la felicidad. Y espero que me ayudéis a conseguirla.
Por otro lado, seguiré con la redacción del manual básico de filosofía oriental. Importa que la edición no sea solamente electrónica, sino también impresa en papel como libro físico de toda la vida. Como importa que nos veamos las caras y superemos el empobrecedor pantallismo internético que oculta los nombres de los filósofos. Los grandes siempre han hablado en su propio nombre.
El patrón clásico de las Alejandras y los Alejandros es, naturalmente, Alejandro Magno. Un hombre de largo alcance, cuya inspiración para mal, o para bien, llega hasta hoy.
He hablado de cierta adultez del filósofo. ¿En qué se reconoce que un filósofo tiene cierta adultez, en qué se reconoce que ha superado la limitada perspectiva de un niño? En que siempre tiene una perspectiva, por lo cual no ve solamente en escala miope y, en cambio, comprende el sentido global de lo que sucede.
Los filósofos academicistas, generalmente, y aunque haya inolvidables excepciones como Kant, son unos mediocres que no dan soluciones a los grandes problemas, y que degradan la filosofía a profesión remunerada mediocremente, como mediocremente producen filosofía estos profesores de filosofía, abusivamente denominados "filósofos" por el pueblo que no entiende estas cosas, y al que los academicistas ya procuran mantener en la ignorancia.
En cambio, un verdadero filósofo busca la excelencia académica para, precisamente, dar solución a los grandes problemas. Y el problema de los problemas es (insisto) cómo llegar a ser feliz.
Un saber que no cura las heridas del alma, que no lleva a la alegría imperturbable, es inútil discusión bizantina sobre el sexo de los ángeles, mientras los turcos (la desgracia física y metafísica) asedian la ciudad, Bizancio, hasta tomarla. Estemos en guardia como griegos simbólicos, razonadores lúcidos, ante el ataque de los turcos. Desbaratémoslo y hagamos de Bizancio, o sea Constantinopla, la Ciudad de Dios, para lo cual ha de comenzar siendo la Ciudad de los Hombres, la ciudad donde nada hay por encima del hombre y donde ningún hombre está por encima de otro hombre.
Termino ya. Es vuestro turno de palabra.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 06 May 2018, 02:12 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1504
Saludos a todos.
Me han pedido gentes de este foro que, ahora que el foro para mal y para bien está consolidado, conmigo como uno de sus más serios animadores, haga un resumen de lo que quiero y pienso.
Un resumen en el que no deje las canteras vacías de mármol, porque voy sacando piedras de la cantera para tirarlas contra los jueces y abogados, que salen corriendo.
Un resumen donde mi héroe literario Supreniranto no se pase cientos de páginas predicando en malgache pero, eso sí, con subtítulos en cheroqui.
Un resumen sin encono, en castellano claro, conciso y respetando la lengua castellana como a un lingüista le gusta hacerlo con todas las lenguas.
Entonces, insisto, hay quien me ha preguntado: ¿puedes hacer eso en tu antipresentación?
¡Sí, padre! Ahí va.

----------

Lo que busco ante todo es mi propia felicidad. Sería capaz hasta de vender mi alma al diablo para conseguirlo.
Mas ése es picapleitos de profesión, y habilísimo a la hora de redactar un pacto. Con el Príncipe de los Abogados no quiero ningún trato; es astuto, pero no un verdadero sabio. Nada me va a dar. El que con rábulas se acuesta...
En realidad, aunque digan que el diablo sabe más por viejo que por diablo... hay una viejísima sabiduría, más antigua y poderosa que el mismísimo Satanás.
¿Qué dice esa sabiduría?
Dice que pretender ser felices en este mundo es como pretender que, un día soleado de playa, un bacalao salga del agua, se ponga en pie y cante en andaluz una saeta al Cristo de los gitanos, mientras toca con arte la guitarra. El bacalao no puede hacer eso, por razones objetivas. No tiene un sistema nervioso capaz de autoconciencia y de aprendizaje social de lenguas capaces de pensamiento teórico articulado, como son las lenguas humanas. Su estructura y su peso le impiden ponerse de pie y caminar. Además, como no puede respirar aire, no tardaría en ahogarse fuera del mar. Etcétera, etcétera.
Del mismo modo que un pez no puede cantar una saeta en andaluz fuera del agua, porque se lo impide el nivel de realidad en el que actúa ese pez, un hombre (o una mujer) no puede ser feliz mientras esté en el típico nivel sicofísico, social y simbólico de la realidad humana. Para empezar, la ley de la atracción entre los sexos le impediría considerar las cosas con objetividad en sus relaciones personales. El sexo no se queda en la cópula entre el hombre y la mujer. Con él, con el sexo, llegan la familia, la sociedad, la economía, la política... la complicación.
La complicación. ¡Ahí está la clave! Lo propio del nivel humano de realidad es una perpetua complicación de la que no se puede salir jamás, porque lo impiden unas leyes más objetivas y más reales que las corruptas leyes jurídicas penales: son las leyes del carma. En el nivel humano de realidad, la oscuridad es permanente; ése es su carma, el carma de tamas, la oscuridad íntima, en sánscrito.
La literatura de autoayuda y superación, los consuelos religiosos, las promesas mesiánicas laicas de las revoluciones políticas... no nos sacan de tamas. Seguiremos en la oscuridad mientras seamos hombres.
Pero aquí no hay desesperación ni incitación al derrotismo. Tenemos una salida a todo esto.
La salida consiste, precisamente, en reconocer, que la felicidad se da cuando el alma sobrepasa el miserable nivel humano de la realidad y, así, asciende al reconocimiento de su propia gloriosa naturaleza, como el dios que es el alma cuando llega a plenitud.
No se debe descuidar mientras tanto el debido cuidado relativo a las necesidades del plano humano transitorio, incluyendo hacer la revolución política cuando es necesaria. Mas no seamos ilusos: el alma, el yo, no puede ser feliz siendo hombre (o mujer) como el bacalao no puede andar en vertical fuera del agua. Si el bacalao se transformara en pato, sí que podría. Y si el hombre se transforma en un dios, ¡podrá!
El camino a la felicidad es el camino de la meditación constante a larguísimo plazo, que desata los lazos cármicos, los cuales nos mantienen en precariedad, sufrimiento e ilusión. Por medio de la meditación, las puertas del infierno se abrirán de par en par, y el sabio escapará del infierno a toda mecha.
No es cuestión de hablar mucho, sino de hacer mucho: de meditar.
Aquí termina mi exposición; preguntad ahora libremente todo lo que queráis.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 72 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO