Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 19 Dic 2018, 13:37

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 17 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2
Autor Mensaje
NotaPublicado: 07 Abr 2018, 22:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2010, 21:24
Mensajes: 3006
Alancitus2 escribió:
[mi opinion es q esto sucede porq si se acepta q el hombre esta matando al planeta tendrian q dejar de usar petroleo o dejar de cazar indiscriminadamente,cosa q afectaria sus intereses de algunos pocos.
Así es. Estamos gobernados por unos pocos, a quienes importa más su cuenta bancaria que la salud del planeta.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 17 Abr 2018, 23:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1525
Saludos, Toni.
Dices lo siguiente.

"Alexandre, eres el primer ecologista de derechas que he conocido, cosa que me alegra enormemente. Pero no me han quedado claras las diferencias entre tu ecologismo y el ecologismo llamesoslo "normal o de izquierdas" ¿Me podrias aclarar cuales son las diferencias?".

Pues hay más ecologistas de derechas. Uno al que forzosamente conoces por los medios de comunicación es el actor y político austroestadounidense Terminator (pronunciación: Terminéitor) o sea Arnold Schwarzenegger (pronunciación: Árnold Suarchenéguer). Es un hombre de la derecha moderada, lo que llamaríamos centroderecha, aunque conserva rasgos siniestros de la peor derecha (y de la peor izquierda) como su apuesta por la pena de muerte; eso sí, reducida a asesinatos de especial gravedad.
Durante su etapa como gobernador de California, Terminator ha promovido una amplia legislación ecologista y serias medidas contra la contaminación y a favor del desarrollo sostenible; después, ha continuado con grupos de influencia y acciones socioculturales en este sentido, desmarcándose de la zafiedad antiecológica de su teórico patrón y compañero del Partido Republicano, o sea el presidente estadounidense Donald Trump. Con todo, Terminator es, y sigue siendo, un representante de la derecha conformista, que no ahonda en las causas últimas del desastre ecológico. Y no puede hacerlo, ya que participa del muy estadounidense mito de la Nueva Frontera: siempre más alto, más grande, más extenso y más rico.
Por mi parte, soy, como sabes, un ecologista de la derecha revolucionaria, o sea que en este sentido estoy a años luz de Terminator. Y no admito nunca la pena de muerte.
Bueno; sin más preámbulos responderé a tu pregunta.
El ecologismo de la derecha revolucionaria (obviamente, no hablaré aquí del ecologismo de Terminator) tiene unos claros rasgos que lo diferencian del ecologismo normal o de izquierdas.
Esencialmente, lo que ocurre es que la derecha revolucionaria se toma tan en serio a los tres maestros de la sospecha, o sea Marx, Freud y Nietzsche (pronunciaciones: Marx, Froid y Niche, a los que añado a una cuarta filósofa: Ayn Rand) que no cae en los cuentos ilusos del pensamiento desiderativo, para el cual mis deseos son la realidad.
La derecha conformista, igual que la izquierda convencional, dice al pueblo, a los sudras, lo que los sudras en su baja casta quieren oír. ¿Y qué quieren oír los sudras? Pues que el mundo es un Eldorado pleno de recursos infinitos y elásticos, que soporta un crecimiento demográfico e industrial infinito y exponencial, si no en la teoría sí al menos en la práctica.
Y eso... es como creer en la honradez de los abogados y de los jueces. O como creer en la generosidad sin ánimo de lucro de los banqueros. O en la castidad de las furcias.
Vamos: que eso es más falso que lo que los eruditos o redichos en estudios grecolatinos llamamos las calendas griegas (Grecia no tenía calendas, período del año que sí se celebraba en Roma) y que, en castellano corriente, se dice así: eso pasará el próximo treinta de febrero.
Eso lo dice aquí, en el foro Sofos Ágora, alguien que, como yo, es de derechas, mas en este caso de la derecha conformista: Jbell.
Jbell nos promete un próximo futuro dorado en el que desaparecerán, por obra y gracia del libre mercado, el desempleo, la pobreza, la contaminación y la guerra. Todos seremos ricos en un mundo fascinante. Y tendremos tantos hijos como queramos.
Y eso pasará... el próximo treinta de febrero, por supuesto.
Jbell no está solo en este delirio.
Si repasas, Toni, los programas políticos y las medidas políticas concretas de los partidos y sindicatos de izquierda en todo el mundo en general, observarás que (con excepciones, claro está) esta izquierda convencional tiene este delirio en la cabeza e intenta ponerlo en práctica como si fuera realizable.
Frente a tantos desatinos, llegamos desde la derecha ecologista revolucionaria y llamamos al pan, pan, y al vino, vino.

Primero: la creación de infinitos o al menos suficientes puestos de trabajo bien pagados para todos es y será siempre totalmente imposible. Para empezar, porque la impide casi siempre la creciente e irreversible automatización del trabajo, que deja en una cantidad irrisoria el número de horas de trabajo que requieren mano de obra humana, no robótica ni mecanizada de uno u otro modo. Y, para seguir, porque en los residuales (pero a veces importantes) sectores productivos donde seguirá siendo importante la mano de obra humana, a los capitalistas no les conviene de ninguna manera el pleno empleo. El pleno empleo sería tirar piedras contra su propio tejado: pagar salarios altísimos sin necesidad. Que haya siempre, en todos los sectores en general, un notable ejército industrial de reserva, es el mecanismo básico de contención y rebaja salarial que permite a los capitalistas exprimir toda la plusvalía que puedan. Las cosas, como son.
Segundo: incluso en una economía coherentemente comunista, sin capitalismo depredador, hay un límite ecológico objetivo a la expansión demográfica, industrial y comercial, límite que no se puede sobrepasar. Es obvio que si, en todo el planeta, no hubiera más que ciento cuarenta mil o ciento cincuenta mil seres humanos (que es la población que propugno, en torno a la cifra bíblica clásica de los ciento cuarenta y cuatro mil elegidos) no habría ningún problema ecológico serio, y no habría que tomar medidas sistemáticas de control ecológico sobre la producción económica. Con siete mil millones de seres humanos, y tirando para diez mil millones en el futuro, sí que hacen falta esas medidas... y siempre se quedarán cortas ante esta barbarie demográfica. Vuestro mismo número es ya un crimen, como dijo Stefan George (pronunciación: Estefan Llorlle)
En cambio, con una población muy reducida, ya estable (que no crezca ni disminuya mucho año tras año) en todo el planeta, sí que podemos llevar a cabo una revolución comunista viable mundial. Una revolución ecologista de derechas, como suelo exponer en mis diálogos, ensayos y relatos simbólicos de fantasía y ciencia ficción.
Sed muy pocos, si queréis ser, todos y a la vez, muy ricos.
Lee a Martín Sagrera, por ejemplo su clásico libro Demasiados españoles.

Como has visto, Toni, esta vez mi mensaje es relativamente corto. Es que tengo ya las ideas muy claras sobre el asunto, tras años de reflexión.
Claro que puedes estar en desacuerdo. Explícame, pues, como podríamos ser todos muy ricos siendo miles de millones, y con aumento demográfico, como desgraciadamente sigue ocurriendo. Y con capitalismo depredador, abominación que se retroalimenta con la desgracia demográfica. En efecto, el capitalismo habitual no conoce frenos, y por tanto quiere cada vez más clientes, más compradores; es a largo plazo la fuerza poblacionista, y ecológicamente destructiva, más poderosa que hay. Lo que necesitamos es una producción limitada y ecológicamente integrada, hecha para durar mucho tiempo; y en una sociedad de ciudadanos libres igualmente dignos, que dan la cara, que participan en política.
Lo de que en el futuro habrá más puestos de trabajo que ahora, no me lo creo ni borracho. ¡Y soy un abstemio fanático, partidario de la ley seca por ende!
Y me vas a decir que soy un obseso del antipoblacionismo, que todo lo quiero solucionar reduciendo la natalidad y la población.
No, Toni, no. Mi propósito es muy distinto. Es el clásico propósito revolucionario de que no haya nada por encima del hombre y ningún hombre esté por encima de otro hombre.
Y para eso tenemos que limpiar el planeta. De jueces y abogados sucios. De centrales nucleares siempre sucias, sean de uso militar o civil. De banqueros sucios. De políticos sucios. De la sucia, delirante y muy dañina mentalidad según la cual, cuantos más seamos, más reiremos.
No quiero el valle de lágrimas que nos auguran, y que realizan ellas mismas, las opresivas religiones clásicas, sean el hinduismo o el cristianismo. Tampoco quiero las atrocidades capitalistas o marxistas que igualmente perpetúan este valle de lágrimas. Todas estas ideologías han recurrido a aumentar la natalidad y la población para autoperpetuar su propio poder, el de las propias ideologías; nunca para mejorar, realmente y a largo plazo, la vida de los individuos humanos concretos.
Y, para eso, para mejorar realmente y a largo plazo la vida de los individuos humanos concretos, necesitamos una población moderada, estabilizada, ecológicamente armónica. No se trata de reducir la natalidad porque sí, sino con un objetivo revolucionario realista, bien concreto: el bienestar de los hombres y las mujeres en el planeta.
Argumenta ahora lo que quieras, Toni. Como siempre, te escucharé cortésmente y con atención.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Última edición por Alexandre Xavier el 22 Abr 2018, 16:28, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 21 Abr 2018, 23:25 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2010, 21:24
Mensajes: 3006
Saludos, Alexande.

A mi pregunta de "cual es la diferencia entre tu eologimo de derechas y el ecologismo tradiconal o de izquierdas" me respondes con el unico argumento de la superpoblacion. Argumento que me parece valido y digno de reflexion, aunque yo discrepe de ese maximo de ciento cicuenta mil personas, que como en otra ocasion te dije, me parece insignificante para la cantidad de personas que este planeta puede acojer sin resentirse ecologicamente.

Por supuesto que éste planeta seria una maravilla ecologica con 1500000 habitantes. El problema es hacer eso compatible con tu maxima ......................." no haya nada por encima del hombre y ningún hombre esté por encima de otro hombre."......... De donde se extrae la conclusion de que el hombre debe ser libre para procrear cuanto quiera y sin limites. Es una pregunta que te htce algun tiempo, y que todabia no me has contestado, pues no entiendo un hombre libre cuya libertad para procrear esta liitada, como al parecer propones por otro lado. Es una pregunta que me ayudara a compnderte, si es que tienes la amabilidad de explicarme


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 22 Abr 2018, 17:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1525
Saludos, Toni.

Dices lo siguiente.

"Saludos, Alexande.
A mi pregunta de "cual es la diferencia entre tu eologimo de derechas y el ecologismo tradiconal o de izquierdas" me respondes con el unico argumento de la superpoblacion. Argumento que me parece valido y digno de reflexion, aunque yo discrepe de ese maximo de ciento cicuenta mil personas, que como en otra ocasion te dije, me parece insignificante para la cantidad de personas que este planeta puede acojer sin resentirse ecologicamente.
Por supuesto que éste planeta seria una maravilla ecologica con 1500000 habitantes. El problema es hacer eso compatible con tu maxima ......................." no haya nada por encima del hombre y ningún hombre esté por encima de otro hombre."......... De donde se extrae la conclusion de que el hombre debe ser libre para procrear cuanto quiera y sin limites. Es una pregunta que te htce algun tiempo, y que todabia no me has contestado, pues no entiendo un hombre libre cuya libertad para procrear esta liitada, como al parecer propones por otro lado. Es una pregunta que me ayudara a compnderte, si es que tienes la amabilidad de explicarme".

Bueno, Toni, antes de responderte, haré una observación general, dada la Historia ya transcurrida en este foro Sofos Ágora.

Quiero decir que quienes se lamentan de que el foro no vale nada, olvidan que un foro de discusión, en realidad, vale lo que valen sus miembros. Muchos de los miembros en este foro caen en el anonimato, el convencionalismo, el anticonvencionalismo sistemático (que es otra forma de convencionalismo) los ataques personales, la ambigüedad hipócrita calculada o una flagrante incultura general, formalmente traducida muchas veces en ataques terroristas contra la ortografía y la gramática.
Ahora bien, hay gente aquí que no es así, que es todo lo contrario, en realidad. Toni es un ejemplo de ello, y mi tocayo Alejandro Ramos Cid, también. Eso quiere decir que, de un modo u otro, este foro y otros de parecida orientación filosófica van a evolucionar a un núcleo sólido más serio, más profundo; evidentemente, y ya de entrada, con el rechazo radical y sin excepciones del anonimato. Quien no es capaz de dar ni su propio nombre en filosofía, nada de valor va a dar... y sobra en la discusión.
Dicho de otra manera: en el futuro, una sección especial de acceso restringido a usuarios con nombre real en este mismo foro, o un foro formalmente independiente pero de hecho e incluso de derecho vinculado al foro internético Sofos Ágora, ¡también con nombres reales!, van a subir radicalmente el nivel filosófico aquí, codeándose con los grandes desde Lao Tse y Platón a Einstein (pronunciación: Áinstain) y Krishnamurti, pasando por Descartes (pronunciación: Decart) o Marx.
Los otros se quedarán en su miseria anónima y llena de mutuas cuchilladas.
Pero el foro Sofos Ágora alumbrará cosas grandes. Ya las está alumbrando.

Bueno, Toni; hecha que ha sido mi perorata profética, paso a responderte.

Si lees y relees mis mensajes de política en este foro, pronto reconocerás que propugno desde mi ecologismo derechista revolucionario muchas más cosas que la disminución de la natalidad y de la población, disminución que, eso sí, es central y no marginable en mi proyecto político.
Por ejemplo, insisto machaconamente en la implantación de una Renta Universal Incondicionada de Vida Digna y Holgada. No me lo vas a negar.
Y tampoco me vas a negar que, si esa implantación va a ser real en vez de una proclama demagógica irrealizable, necesita como requisito previo la reducción y luego la estabilización de la población mundial.
Mi intención es implantar esa renta, sí. Para lo cual ha de caer la natalidad, y reitero que lo más realista, hoy, es lograr una disminución a la mitad de la población mundial tras unos cincuenta años.
Observarás que todavía no he respondido directamente a una espinosa pregunta que me reiteras.

"Por supuesto que éste planeta seria una maravilla ecologica con 1500000 habitantes. El problema es hacer eso compatible con tu maxima ......................." no haya nada por encima del hombre y ningún hombre esté por encima de otro hombre."......... De donde se extrae la conclusion de que el hombre debe ser libre para procrear cuanto quiera y sin limites. Es una pregunta que te htce algun tiempo, y que todabia no me has contestado, pues no entiendo un hombre libre cuya libertad para procrear esta liitada, como al parecer propones por otro lado. Es una pregunta que me ayudara a compnderte, si es que tienes la amabilidad de explicarme".

Como siempre, como corresponde a un verdadero arqueoindividualista, te respondo francamente a la cuestión espinosa.
El arqueoindividualismo, en lo político, es conocido como derecha revolucionaria y, en tanto que escuela de filosofía con implicación política, tiene un programa político individualista radical coherente, ecológico y comunista, con el objetivo final de que la vida humana individual y su bienestar primen sobre todo lo demás en política. De ahí que los arqueoindividualistas nos veamos en la aparentemente extraña tesitura de rechazar, simultáneamente, la pena de muerte, la tortura, el aborto, el infanticidio, la guerra, la eutanasia, la natalidad desbocada y el suicidio. Pero es que tenemos que hacerlo así, para defender, de modo coherente y eficaz, la vida feliz del hombre individual o de la mujer individual. Somos antigregarios, aunque a la vez somos comunistas.
La derecha conformista, con Margaret Thatcher (pronunciación: Márgaret Zácher) suele decir que no existe la sociedad, existen los individuos. Pero la derecha revolucionaria dice algo muy distinto.

Sin sociedad no hay individuos.
Sin individuos no hay sociedad.
El individuo está por encima de la sociedad.

La conclusión es hacer todo lo posible por liberar al individuo, mas dentro de la sociedad, sin la cual no puede existir el individuo en el nivel humano de la realidad.
El zacherismo, filosóficamente, es una cosa muy miserable, como suele serlo toda producción filosófica de la derecha conformista. Ahora bien, los que somos de la derecha revolucionaria pretendemos y damos solvencia ética e intelectual en nuestro discurso.
Y con esto entro en el muy vidrioso núcleo de tu objeción.
Lo que ocurre es que las propuestas políticas del arqueoindividualismo no están desligadas de su cosmovisión metafísica, del mismo modo que el algo fallido experimento político de Pitágoras en Crotona no estaba desligado de su visión mistérica, nóstica y transmigracionista en metafísica. Del mismo modo que las propuestas políticas marxistas, desde mediados del siglo XIX hasta hoy, no están desvinculadas de los presupuestos epistemológicos y metafísicos del materialismo histórico dialéctico.
¿Para qué, por ejemplo, tomarse el ímprobo esfuerzo de zurrar una y otra vez a los jueces y abogados, hasta que dejen de condenar, encarcelar y ejecutar a los inocentes? Por un lado, claro, es de justicia política elemental poner fin al terror de estos mafiosos con toga... pero la cosa va más allá. Va a la metafísica.
Cuando digo nada por encima del hombre y ningún hombre por encima de otro hombre, estoy reiterando la clásica proclama revolucionaria, comunista y libertaria, que no ha perdido actualidad y que sigue plenamente vigente.
La cuestión es que nada de lo que hace un individuo se queda en ese mismo individuo. El hombre es, a la vez, cada hombre o mujer individualmente, y el conjunto de los seres humanos. Son dos niveles ontológicos distintos, pero no separables.
Por eso he abierto este mensaje con un ejemplo tan claro como la Isla de Pascua. En esa isla, o en otra isla diminuta poblada desde hace siglos, Malta, está claro que la libertad para cada hombre o mujer de tener ocho hijos chocará con la libertad de los habitantes de su isla para vivir bien. El territorio está limitado, y ninguna ideología política va a cambiar eso; ninguna ideología política (o religiosa) va a conseguir que las parejas en Rapanui o en Malta tengan ocho hijos de media sin crear una situación horrorosa en pocas generaciones.
Como había prometido, aquí llega la metafísica.
El nivel humano de realidad es un nivel necesariamente oscuro, precario e insatisfactorio. Podemos disminuir muchísimo el sufrimiento físico concreto, podemos ampliar los horizontes generales hasta convertir en sabios humanos a todos los hombres, sí, mas incluso así toparemos con los límites infranqueables propios de la misma condición humana, por encima de los cuales el hombre ya sería un ángel o un dios.
Y eso precisamente es lo que pretendemos abiertamente los arqueoindividualistas: convertir al hombre en un ángel y en un dios, haciéndolo subir radicalmente hacia el Nivel Supremo de la Realidad.
Pondré ahora un ejemplo físico que ya he tratado en otras ocasiones.
El hombre puede andar. ¿Puede también levitar? Puede, y de hecho lo logra fácilmente cuando ha llegado a un nivel espiritual muy alto. Pero eso no quita que incluso el experto levitador está sometido a la limitación y oscuridad de la carne. No le basta, para librarse de eso, el vuelo físico de la levitación; le hace falta, sobre todo, el vuelo metafísico y espiritual de la meditación, por el cual se despega de los lazos cármicos con la materia burda, densa e ilusoria.
Para lograr esto, la emancipación del hombre no solamente como individuo físico sino también como totalidad, como Humanidad... hay que poner límites a la natalidad y a la población, pues la naturaleza de la encarnación humana así lo exige.
Y, como soy muy de derechas, no caeré en el adanismo de pretender que he inventado la pólvora.
La fórmula real de que baje de modo eficaz y sostenido la natalidad se conoce desde hace tiempo, y sólo es cuestión de aplicar esa vieja y promisoria fórmula.
¿Cuál es? La educación de las mujeres. Cuando las chicas van de la guardería a la universidad, la natalidad cae y no vuelve a subir. Luego, además, estas chicas no se dejarán manejar por sus novios, maridos, padres o hermanos. Ni por la mafia de los jueces, abogados, políticos, recaudadores de impuestos, militares, sacerdotes, periodistas, banqueros y filósofos.
Reitero: si queremos vivir como reyes, y lo cierto es que todos queremos vivir como reyes, no podemos procrear como cucarachas, sino más bien con la parsimonia de los dioses, como ese Yavé que por lo visto solamente tuvo un Hijo.
Pero oye, Toni: quizás me equivoco.
Puede que todos acabemos viviendo como reyes con ocho hijos de media por pareja reproductiva.
Pues anda, Toni, ¡dinos cómo lograrlo con semejante natalidad!

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 25 Abr 2018, 21:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2010, 21:24
Mensajes: 3006
Alexandre

La pregunta espinosa , no te la puedo dar por contestada adecuadamente. Me hablas de la libertad individual (en éste caso para procrear), al mismo tiempo que me hablas de limitar la procreación. Y yo lo que te digo es que ambas cosas son contradictorias, pues en el momento se da un limite para procrear, se termina con la libertad individual (para procrear).

Y no es que yo quiera hacerte ver esa contradiccion, lo que quiero hacerte ver, es el error de tu maxima "Nada por encima de la libertad individual del hombre". Pues si bien es cierto que la libertad individual hay que protegerla al maximo, tambien hay que ser concientes de que puede ser limitada en beneficio de la humanidad (como podria ser el control de natalidad)

Y respondiendo a tu pregunta "¡dinos cómo lograrlo con semejante natalidad!"...................................Ya te he dicho repetidamente que la natalidad actual es un problema a resolver, y que la cifra de 1500 me parece ridicula. Yo no se la cifra de habitantes que podria soportar este planeta sin deterioro ecologico pero por supuesto que serian muchos más que 1500.

Pero para mi, siendo algo muy importante, no es el problema de fondo. El problema de fondo es como nos comportamos y qué hacemos con nuestro planeta. Y te respondo que este planeta puede acojer a muchos más, e incluso millones, eso sí, con un sistema sostenible, con un sistema ecologico que alarge nuestra existencia en el universo.

Te quiero hacer ver, Alexandre, que si bien la natalidad es un problema, no es el problema prioritario, el problema prioritario es el sistema de vida que llevamos y que tú (por lo que dices) consideras secundario.

En mi opinion, el sistema de vida que llevamos, esta atentando gravemente contra los ecosistemas y la salud del planeta. Con un sistema ecologico creo que daria suficiente para alimentar a muchos millones de personas, y si no hay que alimentar a parasitos, mucho mejor.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 26 Abr 2018, 16:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1525
Saludos, Toni.
Dices lo siguiente.

"Alexandre
La pregunta espinosa , no te la puedo dar por contestada adecuadamente. Me hablas de la libertad individual (en éste caso para procrear), al mismo tiempo que me hablas de limitar la procreación. Y yo lo que te digo es que ambas cosas son contradictorias, pues en el momento se da un limite para procrear, se termina con la libertad individual (para procrear).
Y no es que yo quiera hacerte ver esa contradiccion, lo que quiero hacerte ver, es el error de tu maxima "Nada por encima de la libertad individual del hombre". Pues si bien es cierto que la libertad individual hay que protegerla al maximo, tambien hay que ser concientes de que puede ser limitada en beneficio de la humanidad (como podria ser el control de natalidad)
Y respondiendo a tu pregunta "¡dinos cómo lograrlo con semejante natalidad!"...................................Ya te he dicho repetidamente que la natalidad actual es un problema a resolver, y que la cifra de 1500 me parece ridicula. Yo no se la cifra de habitantes que podria soportar este planeta sin deterioro ecologico pero por supuesto que serian muchos más que 1500.
Pero para mi, siendo algo muy importante, no es el problema de fondo. El problema de fondo es como nos comportamos y qué hacemos con nuestro planeta. Y te respondo que este planeta puede acojer a muchos más, e incluso millones, eso sí, con un sistema sostenible, con un sistema ecologico que alarge nuestra existencia en el universo.
Te quiero hacer ver, Alexandre, que si bien la natalidad es un problema, no es el problema prioritario, el problema prioritario es el sistema de vida que llevamos y que tú (por lo que dices) consideras secundario.
En mi opinion, el sistema de vida que llevamos, esta atentando gravemente contra los ecosistemas y la salud del planeta. Con un sistema ecologico creo que daria suficiente para alimentar a muchos millones de personas, y si no hay que alimentar a parasitos, mucho mejor.".

En primer lugar, haré una corrección de tipo lingüístico y matemático; luego pasará al fondo de tus objeciones.

Parece que tienes un problema con las cifras redondas seguidas de muchos ceros. De ahí que en alguno de tus mensajes hablas de 1500000 (un millón quinientas mil) personas como población que preconizo, y en otro mensaje hablas de que doy la cifra de 1500 (mil quinientos) y que te parece ridicula. En realidad, no estoy preconizando ni la prmera cifra ni la siguiente, sino ciento cincuenta mil personas (150.000) o sea, entre ciento cuarenta mil y ciento cincuenta mil, en torno a la cifra bíblica a la vez simbólica y regulativa de ciento cuarenta y cuatro mil justos que poseerán la Tierra. Como la forma implica al fondo y viceversa, esta corrección formal implica un fondo. Concretamente, que una población mundial de mil quinientas (1500) personas en total sería demasiado pequeña, al implicar una escasa variedad genética adaptativa y, sobre todo, al hacer difícil la acción ante emergencias colectivas (como catástrofes geológicas y climáticas) que se manejan mejor desde varias poblaciones relativamente numerosas y relativamente distantes entre sí. Una sola aldea humana de mil quinientos habitantes para todo el planeta, sería demasiado vulnerable. Por tanto: no soy un antipoblacionista a ultranza, sino un armonizador demográfico ecologista, cosa muy diferente.

Paso al fondo de tus objeciones y cuestiones.
No te he contestado adecuadamente a la pregunta espinosa. Porque desde el momento en que se da un límite para procrear, se termina con la libertad individual para procrear.
Y no hace falta que quieras hacerme ver esa contradiccion, porque salta a la vista, y ya me saltaba a la vista a mí mismo antes de enviarte mi inadecuada contestación.
Como ves, yo mismo admito la insuficiencia y la contradicción en mi planteamiento. No voy a ocultar ni minimizar eso, porque voy en serio. La filosofía no es una miserable guerra de defensa a ultranza de las propias ideas y ataque a las ideas contrarias.
Según lo veo, esta contradicción no es una contradicción meramente verbal, sino una contradicción de hecho, de fondo. Igual que Marx dice que hay contradicción entre la clase proletaria y la clase capitalista. Hay unos intereses que chocan en el desarrollo material e histórico del hombre.
En nuestro caso: el interés del individuo en que la sociedad no lo mangonee, controle ni asfixie, choca con el interés social de que la multiplicación desmedida de individuos no cree un ecosistema literalmente asfixiante (porque el aire será difícilmente respirable).
Mala o difícil solución tiene este gran problema. Empezaré tentativamente por tu propia solución que sugieres.
Pues si bien es cierto que la libertad individual hay que protegerla al máximo, tambien hay que ser conscientes de que puede ser limitada en beneficio de la humanidad, como podría ocurrir con el control de natalidad.
Aquí, pues, te sigo salvo en tus faltas de ortografía y gramática. Te recuerdo que hay correctores eficaces y gratuitos de gramática, ortografía y estilo, para antes de que mandes tus mensajes en castellano internéticamente. Volvamos al fondo del asunto.
Dices otra cosa con la que (en buen castellano sin faltas) también estoy de acuerdo.
Para mí, el tema de la superpoblación y el exceso de natalidad, siendo algo muy importante, no es el problema de fondo. El problema de fondo es cómo nos comportamos y qué hacemos con nuestro planeta. Eso, la superpoblación, no es el problema prioritario; el problema prioritario es el sistema de vida que llevamos.
Ahora me podrás preguntar: bueno, en ese caso, ¿qué relación tiene el sistema de vida que llevamos con tu obsesión antipoblacionista?
Bueno; al margen de que, en mi opinión, no tengo obsesión sino preocupación, cosa muy distinta, abordaré en mi respuesta la cuestión de la contradicción más fáctica y de intereses que verbal o lógica en mi propio planteamiento; contradicción que reconozco, claro que sí.
Mi escuela filosófica, el arqueoindividualismo, busca sintetizar lo mejor de la espiritualidad clásica y de la reflexión materialista. En esto, generalmente, a los arqueoindividualistas lo más apropiado nos parece el método materialista histórico dialéctico. O sea, el marxismo.
Cuando ponemos del derecho la mistificada y alienada dialéctica de Hegel (pronunciación: Jéguel) obtenemos una fisonomía natural y comprensible, como acertadamente vio Marx: el hombre es el resultado de un desarrollo material e histórico, no una esencia abstracta prefijada y anterior a la naturaleza biológica y a la Historia del propio hombre.
Y, bajando de la alta filosofía a las cuestiones prácticas, ¿qué hacer?
Pues aplicar a renglón seguido el método marxista, claro.
La aprehensión imperfecta y paulatina que el hombre, hace unos dos millones de años (la cifra exacta es cosa de paleontólogos y no hace falta precisarla aquí) hizo y sigue haciendo de la realidad objetiva, lo ha llevado a unos desarrollos individuales, sociales y culturales que resultan ecológicamente inviables a corto plazo ya, por no hablar del desastre a plazo medio o largo.
Y no se trata solamente de la cifra cuantitativa, de cuántos seres humanos pueblan o superpueblan hoy el planeta. Intentaré ser lo más claro posible con el ejemplo siguiente.
Si la población se redujera y estabilizara en torno a los míticos ciento cuarenta y cuatro mil hombres y mujeres para todo el planeta, y si esa población siguiera tirando plásticos no biodegradables al mar... los peces morirían. Tardarían más en morir que con los siete mil millones y más de seres humanos de la actualidad, claro, ya que el ritmo de envío de plásticos al mar sería mucho más lento. Pero, de todas maneras, los plásticos no biodegradables ahogarían y envenenarían en el mar a los peces, los pulpos, las algas y a todo bicho marino viviente.
Por tanto, el modo de vida debe ser siempre ecológicamente respetuoso, de modo relativamente independiente de cuánta gente pueble este planeta.
Dicho esto: ¿es, de hecho, independiente el destrozo ecológico de la demografía? Pues no en la dinámica concreta del capitalismo real. Veamos, como recomienda Marx, el análisis concreto de la situación concreta.
El capitalismo es un sistema económico de ganancia privada con intención siempre creciente. Como se trata de ganar cada vez más, al capitalista le interesa tener clientes pudientes... y muchos, cuantos más mejor. Además, lo que quiere ese capitalista es que sus clientes le compren una y otra vez sus productos y servicios.
Conclusión primera: sería ruinoso para el capitalista producir bienes materiales de gran duración y calidad. El desperdicio en máquinas y programas para ordenadores es un excelente ejemplo de lo que digo. De ahí la mala cara que Microsoft (pronunciación: Maicrosoft) o Apple (pronunciación: Ápel) ponen ante el sistema operativo Linux, que alarga la vida de los programas y los ordenadores, ya que entonces los programas y aparatos de estas dos grandes empresas capitalistas se venderían mucho menos. El capitalista típico, pues, tenderá a ofrecer productos mediocres (para luego sacar versiones más o menos mejoradas) y que se estropeen pronto: obsolescencia planificada.
Conclusión segunda: al capitalista típico, cuando la población se estabiliza o decrece ligeramente (es el caso habitual en Europa ya) no le queda más remedio, si quiere aumentar sus ganancias, que pagar rumbosamente a los trabajadores, con lo cual aumentará su nivel de compra, o acentuar la obsolescencia planificada y el incentivo al consumo superfluo; el caso más llamativo de consumo superfluo es el cambio periódico de moda femenina, como si, de verdad, una chica necesitara ponerse un traje nuevo cada año (o cada mes) aunque los vestidos que ya tiene estén en perfecto estado. Como todo esto tiene un límite y, además, pagar bien a los proletarios choca con la actual tendencia a pagarlos muy mal, a despedirlos y a sustituirlos por máquinas... solamente le queda al capitalista la salida de ampliar mercados por aumento de población. Si no lo puede hacer en Europa, intentará hacerlo en África. Pero si lo hace en África, o bien no hay empleos decentemente pagados, o sí que los hay en África. Si no los hay, la avalancha indeseada de africanos en Europa es inevitable, y no resuelve el problema. Si los hay, si hay muchos empleos bien pagados en África, entonces la producción africana pronto será competitiva contra Europa, los Estados Unidos, el Japón o la China... hundiendo así en gran medida el mercado laboral de estas otras zonas.
Observa, Toni, que en contra de un prejuicio económico actual, totalmente desmentido por los hechos económicos, afirmo tajantemente que la producción competitiva a medio y largo plazo es la producción realizada por trabajadores con altos salarios. Si no te lo crees, consulta la literatura solvente sobre ciencia económica.
La clase propietaria de los grandes medios de producción está, pues, sometida a una contradicción interna de clase y además a una tradicional contradicción con los intereses de quienes solamente tienen como fuente de riqueza su propia fuerza de trabajo.
Por eso, simultáneamente, esa clase capitalista pone alambradas en Ceuta, Melilla o Tracia contra los negros y moros que llegan en pateras huyendo de la miseria... y emplea muy baratos a esos mismos negros y moros en los invernaderos, o en las cajas de los supermercados.
Por eso, simultáneamente, esa clase capitalista se forra vendiendo anticonceptivos... y se forra vendiendo papillas para bebés.
Por eso, simultáneamente, esa clase capitalista, por medio de los lacayos a los que ha puesto en el poder político formal, hace campañas a favor de la natalidad, campañas pagadas con los impuestos pagados por los proletarios... y baja a los viejos sus ya míseras pensiones, para que se mueran pronto de pobreza y asco. En el Japón, los propios capitalistas ya han azuzado a políticos de derechas para que tales políticos hagan el trabajo sucio, muy sucio, de pedir abiertamente a los jubilados japoneses que se hagan el sepucu (haraquiri) para no seguir siendo una carga en el país del Sol Naciente. Y, al mismo tiempo, esos capitalistas piden que aumente la natalidad en el Japón... No olvidemos que en las mal llamadas democracias, el Japón entre ellas, el acceso al poder político está reservado a los propietarios de los medios de producción y a sus subordinados. Nunca verás a un pobre como emperador del Japón... o como presidente de los Estados Unidos.
Según veo todo esto, la salida real a estas contradicciones pasa por reconocer que hay una red inextricable (no aislable en segmentos sin relación mutua, como no pueden dejar de estar en relación mutua los diversos nudos de una red para pescar) entre superpoblación, obsolescencia planificada, desprecio al viejo, desprecio al trabajador poco cualificado, desprecio a la mujer, desprecio al pobre en suma, populismo nacionalista aislacionista, agotamiento de los recursos ecológicos, destrozo del medio ambiente, consumo superfluo, belicismo imperialista, inexistencia de real democracia y concentración de la propiedad de los medios de producción en poquísimas manos.
Hay que actuar en todos estos factores a la vez, en la medida de lo posible. No basta actuar contra el belicismo imperialista. No basta actuar contra el consumo superfluo. Hay que atacar en todos estos frentes. Y no es un asunto sencillo. Ninguna verdadera revolución es cosa sencilla. Pero debemos hacer la revolución, si queremos dignidad humana para todos.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 28 Abr 2018, 21:59 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2010, 21:24
Mensajes: 3006
Alexandre.

Perdona mis errores con las cifras, así como mis faltas de ortografia. En éste sentido, permitime que yo tambien te critique algo.............Es la cuestión de citar al interlocutor. Tú lo haces a tu manera, mientras en el foro está previsto el sistema de quotes, sistema mucho mejor, con el que se consigue escribir los mensajes con mucha más claridad y agilidad en la lectura. Me parece estupendo que nos hagamos criticas constructivas. Y paso a ponerte algunos ejemplos.

Alexandre Xavier escribió:
Y no hace falta que quieras hacerme ver esa contradiccion, porque salta a la vista, y ya me saltaba a la vista a mí mismo antes de enviarte mi inadecuada contestación.
Como ves, yo mismo admito la insuficiencia y la contradicción en mi planteamiento. No voy a ocultar ni minimizar eso, porque voy en serio. La filosofía no es una miserable guerra de defensa a ultranza de las propias ideas y ataque a las ideas contrarias.

Te agradezco que reconozcas la contradicción que te propuse, eso dice mucho de ti. Por mi parte, una de las cosas que me guntan de la filosofia, es la posibilidad de que los demas me puedan hacer ver mis posibles contradicciones, eso nos enriqueze como personas, si ese es el fin que nos proponemos.

Citar:
Por tanto, el modo de vida debe ser siempre ecológicamente respetuoso, de modo relativamente independiente de cuánta gente pueble este planeta.
Eso es lo que yo veo, que la vida debe ser siempre respetuosa con la ecologia y el medio ambiente, y cuanto más respetuosos seamos, más habitantes podra albergar el planeta, ¿Cuantos? No sé, pero por supuesto que más de 150. 000.000...............Y ahora no me equivoco con la cifra.

Estoy bastante de acuerdo con tú analisis y critica del sistema de vida que llevamos, pero hay cosas que no me han quedado claras, por ejemplo:
Citar:
Observa, Toni, que en contra de un prejuicio económico actual, totalmente desmentido por los hechos económicos, afirmo tajantemente que la producción competitiva a medio y largo plazo es la producción realizada por trabajadores con altos salarios. Si no te lo crees, consulta la literatura solvente sobre ciencia económica.
Esto no lo entendi ¿Me puedes explicar lo que quieres decir?


Otra pregunta que te queria hacer:
Alexandre Xavier escribió:
Somos antigregarios, aunque a la vez somos comunistas.
¿Como se puede ser antigregario y comunista a la vez? Me imagino que sera una cuestión de como se entiende el comunismo, más o menos libertario. A mi tampoco me vale un comunismo donde no se respete la libertad individual, pero para eso, no digo que soy antigregario, digo que el comunismo debe ser así o asa ¿Me puedes explicar a que se debe tú antigregarismo?

Citar:
Hay que actuar en todos estos factores a la vez, en la medida de lo posible. No basta actuar contra el belicismo imperialista. No basta actuar contra el consumo superfluo. Hay que atacar en todos estos frentes. Y no es un asunto sencillo. Ninguna verdadera revolución es cosa sencilla. Pero debemos hacer la revolución, si queremos dignidad humana para todos.
Estoy muy de acuerdo con ésto, como resumen y fondo del problema. Tan solo añadir que en el sistema de vida que llevamos, basado en el capitalismo, tambien somos en parte culpaples los demas, por ignorancia, por estar de acuerdo con todo ello o por permitirlo pasivamente. Como ejemplo, la poca participacion del foro en éste tema. Así es imposible hacer nada, y mucho menos una revolución culural. Pero tambien es cierto que todas las revoluciones empezaron de cero.

Un poco en broma......................No te equivocaste al elegir la extrema, te equivocaste al elegiri el lado.

Un poco en serio.......................Ojala tús ideas prosperen en tú lado.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 17 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO