Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 14 Nov 2019, 14:11

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 25 Dic 2018, 23:47 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Jul 2015, 03:24
Mensajes: 1621
He leído un relato precioso de Shel Silverstein, El árbol generoso.

Érase una vez un árbol venerable y majestuoso, con ramas que se alzaban hacia el cielo. Cuando florecía, llegaban mariposas de todos los colores, formas y tamaños, y revoloteaban a su alrededor. Cuando daba frutos llegaban hasta las aves de tierras lejanas. Sus ramas eran como brazos extendidos a los vientos y sus hojas de color verde se mimetizaban con las hojas de los otros arboles

Había un niño que iba a jugar debajo del árbol todos los días, y el gran árbol se enamoró del niño. Los ancianos, los grandes, también pueden enamorarse de los pequeños, de los jóvenes, si los grandes no se obsesionan con la idea de su grandeza.
El árbol no tenía esa idea de ser grande- solo los seres humanos la tienen- y se enamoró del niño. El <ego> siempre intenta enamorarse de lo más grande. El <ego> siempre trata de relacionarse con lo que es más grande que él, pero para el amor nadie es grande ni pequeño. El amor recibe en sus brazos a quienquiera que esté cerca.

El árbol empezó a amar al niño que iba a jugar debajo de él. Tenía las ramas altas, pero las doblaba y las bajaba para que el niño pudiera elegir los frutos. El amor siempre está dispuesto a inclinarse. Si te aproximas al <ego>, se estirará hacia arriba aún más, se tensara de tal modo que no podrás alcanzarlo. Se considera pequeño a quien es alcanzable. Al inalcanzable, al que ocupa el trono del poder, se le considera grande.
El niño se acercaba a jugar, y el árbol doblaba sus ramas. Cuando el niño elegía los frutos, el árbol se sentía inmensamente feliz y todo su ser se llenaba del júbilo del amor. El amor es feliz cuando puede dar algo; el <ego> es feliz cuando puede recibir algo.

El niño creció. A veces dormía en el regazo del árbol, comía sus frutos, y otras veces se ponía una guirnalda hecha con las flores del árbol y actuaba como un rey de la jungla. Una persona es como un rey cuando existen las flores del amor, pero se empobrece y entristece cuando lo que está presente son las espinas del <ego>. El ver al chico con una guirnalda de flores, bailando, inundaba de alegría al árbol. Asentía, colmado de amor, y cantaba en medio de la brisa.

El chico siguió creciendo. Empezó a encaramarse al árbol para columpiarse en sus ramas. El árbol se sentía muy feliz cuando el chico se sentaba en sus ramas. El amor es feliz cuando proporciona comodidad y consuelo a alguien; el <ego> solo es feliz cuando arrebata la comodidad y el consuelo de alguien.
Con el paso del tiempo, al chico le sobrevino la carga de otros deberes. Surgieron ambiciones, tenía que presentarse a exámenes, tenía que hacer amigos, y dejó de ir todos los días junto al árbol.

Pero el árbol le esperaba ansiosamente. Le llamaba desde las profundidades de su alma: <Ven. Ven. Estoy esperándote>. El amor siempre espera la llegada del amado. El amor solo tiene una tristeza: no poder compartir. El amor es triste cuando no puede dar. El amor es feliz cuando puede compartir. Y su felicidad llega al culmen cuando puede darlo todo.
El chico siguió haciéndose mayor y cada vez iba con menos frecuencia junto al árbol. Cualquiera que se hace más grande en el mundo de las ambiciones encuentra cada día menos tiempo para el amor. El chico se había hecho ambicioso y estaba atrapado en asuntos mundanos: < ¿un árbol? ¿ qué árbol? ¿Porque tendría que ir a verlo?>
Un día que pasaba por allí, el árbol le gritó:
¡Escucha! -Su voz resonó en el aire- ¡Escúchame! Estoy esperándote, pero no vienes. Te espero todos los días.

El chico replicó:
-¿Qué tienes tu para que acuda a ti? Lo que yo busco es dinero. -El <ego> siempre busca algo- ¿Qué tienes que ofrecerme para que acuda a ti? Iría si tuvieras algo que ofrecerme. En otro caso, no veo para que debería hacerlo.

El <ego> siempre tiene un motivo, un objetivo. El amor no tiene motivos, ni objetivos. El amor es su propia recompensa.

Sobresaltado, el árbol dijo:
-¿Solo vendrías a mi si te diera algo? Únicamente puedo darte todo lo que tengo. Pero yo no tengo dinero. Eso es una invención humana. Nosotros, los árboles, no sufrimos esa enfermedad, y somos felices. –dijo el árbol-. En nosotros brotan flores. En nosotros crecen muchos frutos. Damos sombra protectora. Danzamos con la brisa y cantamos canciones. Las aves inocentes saltan en nuestras ramas y gorjean porque no tenemos dinero. El día en que empecemos a tener algo que ver con el dinero nos sentiremos desgraciados como vosotros, los seres humanos, que vais a los templos a oír sermones sobre cómo obtener paz, cómo encontrar amor. No, nosotros no tenemos dinero.

- Entonces, ¿por qué tendría que ir contigo? Tengo que ir adonde haya dinero. Necesito dinero- dijo el chico
El ego pide dinero porque el dinero es poder, y el ego necesita poder

El árbol meditó. Comprendió algo y dijo:
-Haz una cosa. Agarra todos mis frutos y véndelos. Así tendrás dinero.

El chico se animó inmediatamente. Se encaramó al árbol y agarro todos los frutos; incluso cortó los que estaban verdes. Las ramas se rompieron y las hojas se cayeron con los bruscos movimientos. El árbol se sentía muy feliz, desbordante de alegría. Incluso al romperse es feliz el amor. Pero el ego no es feliz ni siquiera al recibir bienes; el ego es siempre desgraciado.
El chico ni siquiera se volvió para darle las gracias al árbol, pero al árbol no le importo. Ya se lo había agradecido cuando el chico acepto su ofrenda de amor.

El chico tardó mucho tiempo el volver. Tenía dinero y se dedicaba a hacer más dinero. Se había olvidado del árbol. Pasaron los años. El árbol estaba triste. Anhelaba el regreso del chico, como una madre con los pechos henchidos de leche cuyo hijo se ha perdido. Todo su ser ansía a su hijo, desea ardientemente encontrarle para que la alegre.

Así era el grito interno de aquel árbol. Todo su ser se moría de pena.
Al cabo de muchos años, el chico, ya adulto, fue a ver al árbol. El árbol dijo:
-Ven. Ven a abrazarme.
El chico, ya hombre, dijo:
-Déjate de tonterías. Eso eran cosas de niños.
Al ego el amor le parece una tontería, una fantasía infantil.
-Ven a columpiarte en mis ramas. Ven a bailar conmigo- Insistió el árbol

-¡ No me des la murga! Quiero construir una casa. ¿Puedes darme una casa? – replico el hombre
- ¿Una casa!? Yo vivo sin casa- exclamo el árbol.
Solo los seres humanos viven en casas. Nadie más en este mundo vive en casas. ¿y veis en qué situación se encuentra ese ser humano que posee casas? Cuanto más grandes las casas, más pequeños los seres humanos.

-Nosotros no vivimos en casas; pero puedes hacer una cosa. Corta mis ramas y llévatelas. Así, a lo mejor puedes construir una casa.

Sin pérdida de tiempo, el hombre llevó un hacha y cortó todas las ramas del árbol. El árbol no era ya más que un tronco desnudo, pero se sentía muy feliz. El amor es feliz incluso si el amado se lleva todo lo que tiene. El amor es generoso; el amor siempre está dispuesto a compartir.

El hombre no se molestó ni en volverse para mirar al árbol.
Construyó la casa. Y pasaron los días, y los años.
El tronco esperaba sin cesar. Quería llamar al hombre, pero no tenía ni ramas ni hojas que le dieran voz. Los vientos soplaban, pero el árbol no podía gritar. Y, sin embargo, su alma resonaba con un solo grito: <¡Ven! ¡ Ven, amado mío!>

Pasó mucho tiempo, y el hombre se hizo viejo. Un día pasó junto al árbol y se detuvo. El árbol le preguntó:
-¿Qué más puedo hacer por ti? Hacía mucho tiempo que no venías.

El anciano dijo:
-¿Qué que puedes hacer por mí? Quiero ir a tierras lejanas a ganar más dinero. Necesito una barca para viajar.
El árbol le contestó
-Corta mi tronco y haz una barca con él. Me alegraría mucho ser tu barca y ayudarte a ir a tierras distantes para que ganes dinero.

Pero recuerda que debes cuidarte y volver pronto. Yo estaré esperándote.
El hombre llevó una sierra, taló el tronco, construyó una barca y se marchó.

El árbol había quedado reducido a un pequeño tocón. Esperaba el regreso de su amado. Esperaba, esperaba, y esperaba. Pero ya no le quedaba nada que ofrecer. Quizás el hombre no regresara jamás; el ego solo va a donde hay algo que ganar. El ego no va a donde no hay nada que ganar.
El tiempo pasaba, los días, las semanas, los meses y los años.

La lluvia nutria el suelo, las raíces del árbol crecían y en pocos años el árbol recuperó su esplendor, sus ramas se extendieron nuevamente en el cielo, sus hojas volvieron a crecer y mimetizarse con las hojas de los otros árboles, sus frutos volvieron a crecer, las aves se volvieron a posar en sus ramas.

El árbol estaba un poco preocupado, dialogaba con sus otros árboles amigos.

-Ese amigo mío no ha vuelto todavía. Estoy muy preocupado, no sé si se ahogó o dónde está? Puede estar perdido en algún país lejano. Incluso puede que no esté vivo. Deseo mucho recibir noticias de el
El ego solo comprende el lenguaje del recibir; el amor es el lenguaje del dar.

Osho. Del sexo a la superconciencia. Extractos del primer capitulo

Imagen

_________________
Todos los días se aprende algo nuevo, el tiempo nunca se pierde, siempre se gana experiencia


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 26 Dic 2018, 00:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Jul 2015, 03:24
Mensajes: 1621
Esta historia refleja el amor a la naturaleza y el daño que los seres humanos a veces hacemos al medio ambiente, contaminando y, a veces, destruyendo los recursos naturales.

El futuro es impredecible, el cambio climático afecta a muchos países del mundo, la contaminación perjudica a nuestra generación y las generaciones futuras.

Es necesario crear conciencia y pensar en el futuro, cambiar los modos de producción, pensar en ahorrar energía, usar energía solar, hidráulica y eólica, usar métodos de reciclaje de residuos, plásticos, metales, lo orgánico debe reciclarse, solo para el futuro. puede ser esperanzador para todos

_________________
Todos los días se aprende algo nuevo, el tiempo nunca se pierde, siempre se gana experiencia


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO