Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 01 Jun 2020, 03:59

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 6 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 18 Sep 2019, 19:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1810
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Buda, el cuñado iluminado.

Entrevista realizada por el locutor y presentador Javier Cavanilles a Miguel Ángel Álvarez González, autor del libro, "El budismo, ¡vaya timo!"; libro que ha sido publicado por la editorial Laetoli en la ciudad de Pamplona, Navarra, España, el año 2016. La entrevista se ha realizado en la emisora radiofónica Plaza Radio, con la siguiente dirección internética.

https://plazaradio.es/podcast-mas-alla- ... -iluminado

La transcripción ha sido realizada, desde el fichero sonoro original en formato MP3, por Alexandre Xavier Casanova Domingo. El archivo sonoro está fechado internéticamente el domingo, 15 de septiembre

del 2019. La transcripción conserva toda la voz audible original, con pequeñas correcciones lingüísticas puntuales para evitar frases ilegibles, y con añadidos aclaratorios puntuales, entre dos corchetes, o sea [ ]. La grabación original dura unos treinta y ocho minutos.


----------


Buda, el cuñado iluminado.


Javier Cavanilles.
Luis, ¡ya está bien!

Luis Arturo Torralba.
¿Qué pasa?

Javier Cavanilles.
Mira: he estado hablando con Rafa y tiene razón; ¡no podemos seguir así!

Luis Arturo Torralba.
¿Por qué?

Javier Cavanilles.
Pues porque es la tercera temporada y hay que ser ambiciosos; no hemos mejorado nada. ¡Estamos igual que el primer día!

Luis Arturo Torralba.
¡¿Cómo que no?! Hemos hecho cosas buenas. Despedimos a Sergio Moreno, acuérdate.

Javier Cavanilles.
Pues ya, ya; pero hay que ponerse en marcha ya; ¡nos estamos jugando el caviar de mis hijos! Vamos a poner en marcha un plan de trabajo para analizar lo que se ha hecho bien y lo que se ha hecho mal, cómo ha reaccionado la audiencia, qué les interesa, qué temas no hemos tratado.

Luis Arturo Torralba.
Sí, sí; y estoy de acuerdo contigo, Cava; y hacer un grafo.

Javier Cavanilles.
¿Un grafo? ¿Lo del cuadradito ése que pone lo bueno y lo malo? No hay huevos.

Luis Arturo Torralba.
Si nos ponemos, nos ponemos, joder.

Javier Cavanilles.
Tienes razón. Y crear sinergia.

Luis Arturo Torralba.
Cava, que ya lo veo. ¿Cuándo empezamos?

Javier Cavanilles.
Ah, ¿a que te he pillado, alma de cántaro? Anda, y que le den por guano a Rafa, y damos palo al agua, hombre.

Luis Arturo Torralba.
Vamos.

(Música).

Pepi Alapont (con voz femenina gangosa, irónica y esotérica).
El Universo es muy grande y pasan cosas muy raras, que dan mucho miedo. Esto es "Más Allá, pero no tanto", una ventana abierta al mundo de la parasicobiofísica, de la mano de Javier Cavanilles, para Plaza Radio.

(Música con la canción de voz masculina, en inglés, "I don't remember loving you", de John Conlee, cuya letra figura a continuación).

I don't remember loving you
And I don't recall the things
You say you put me through
You tell me that you've had
A guilty conscience for so long
You say that you walked out on me
You say you did me wrong
Well, I just don't see how that could be true
'Cause I don't remember loving you
I don't remember loving you
[You might talk to my doctor
He drops by each day at two
I get a funny feeling when I look into your eyes
There's something in your smile
That gives my stomach butterflies
You must look like someone I once knew
But I don't remember loving you
I don't remember loving you
I heard you mention children
Did you say there's one or two?
You say I quit my job and then I drank myself insane
You say that I ran down the highway
Screaming out your name
Now that's not the sort of thing that I would do
No, I don't remember loving you
I don't remember loving you
I absolutely positively
Know that can't be true
But everyone I know here in this place
Is very strange
If you'll hand me my crayons
I'll be glad to take your name
In case I run across that guy you knew
But I don't remember loving you
I don't remember loving you
And I don't recall the things
You say you put me through
You tell me that you've had
A guilty conscience for so long
You say that you walked out on me
You say you did me wrong
Well, I just don't see how that could be true
'Cause I don't remember loving you]

Javier Cavanilles.
Hola a todos amigos una semana más, y ya van dos esta temporada. Esto es "Más allá, pero no tanto", y yo soy Javier Cavanilles y la voz de la experiencia que nos introduce es Pepi Alapont, a la que mandamos desde aquí un cordial saludo, el mismo que os manda ella. Por si a alguno le gusta la canción de hoy, una de mis favoritas, es "I don't remember loving you", de John Conlee. Bueno, a lo que vamos. Primero, la noticia de la semana, que no es otra que Josep Pàmies, el abanderado de la revolución dulce, el calvo que literalmente vende crecepelos en su web, sufrió un infarto; y en lugar de tratarse con aloe vera o MMS [lejía diluida], no se le ocurrió otra cosa que ir al hospital Josep Trueta de Girona, donde pasó varios días en la UCI [Unidad de Cuidados Intensivos]; y le curaron, por supuesto; le salvaron la vida, ¡pero no la vergüenza! ¿Aprovechará la ocasión para callarse de una vez? Lo dudo.
Pero a lo que vamos hoy. Hoy toca hablar de budismo. Aviso ya que vamos a hablar del budismo como religión, de sus fundamentos. Ya habrá tiempo otro día de hablar de su Historia, y de cómo ha sido una religión fundamental para entender la tiranía feudal que dominó el Tíbet desde el siglo diecisiete, pero cuya historia de compadreo con el poder político data ya del siglo trece. Tampoco vamos a hablar de la persecución de la minoria rohinyá en Birmania, un país de mayoría budista y en el que la Premio Nobel de la Paz, y budista, Aung San Suu Kyi, consejera de Estado sobre el papel pero presidenta en la sombra, se ha puesto de perfil. Ni siquiera vamos a recordar que el actual Dalai Lama, Tenzin Gyatso, reconoció que sabía desde los años noventa que había casos de abusos sexuales en Europa que son los que ahora están saliendo a la luz; y si eso pasaba en Europa, a saber qué pasaba en otros países. ¿Y de qué vamos a hablar? Pues de lo que quiera nuestro invitado.

(Aplausos).

Javier Cavanilles.
Bueno, Miguel Ángel Álvarez González, ¿cómo estás?

Miguel Ángel Álvarez González.
Pues encantado de charlar contigo, Javier y de someterme a tus preguntas.

Javier Cavanilles.
Pues nada, ¿te esperabas que "El budismo, ¡vaya timo!", siguiera dando que hablar después de estos tres años ya.. de historia?

Miguel Ángel Álvarez González.
Pues la verdad es que no; la verdad es que no; esto me convierte en una persona más cercana a la religión, porque empiezo a creer en los milagros. No, no; me ha sorprendido muchísimo.

Javier Cavanilles.
Hombre, hay que reconocer que así, sobre el budismo, desde el budismo, hay para aburrir; pero cosas críticas en el mejor sentido de la palabra, no simplemente de atacar sino intentar separar el polvo de la paja, tampoco había nada y... ahora creo que prácticamente estás tú solo;o sea que, lógico que te preguntemos a ti.

Miguel Ángel Álvarez González.
Pues yo creo que sí, yo creo que sí y tampoco después de la salida del libro me...

Javier Cavanilles.
Pues nada, pues mira, vamos para empezar que... quizá nos podías hablar muy brevemente sobre quién fue Buda, ¿no? quién fue Sidarta Gautama y cómo nació el budismo, dónde nació el budismo, qué es el budismo; porque yo creo que se habla mucho gracias a gente pues como el... Richard Gere... al que le llaman como el "Dalái Hollywood" y tal, pero realmente tampoco hay... hay gente que no sabe prácticamente ni de dónde viene.

Miguel Ángel Álvarez González.
Bueno; no voy a hacer un recorrido exhaustivo completo por la biografía y Buda porque creo que no es el momento, pero básicamente las cosas más importantes que debe saber, yo creo, una persona que se acerca por primera vez al budismo es que Buda fue... es una figura semilegendaria; fue un ser humano que vivió en un momento determinado en... en un lugar determinado. Y ese momento es aproximadamente hace dos mil quinientos años en la India. Es decir, que es una religión bastante más antigua, mucho más antigua que el cristianismo. Lo más importante de todo, lo fundamental que uno debe saber sobre Buda... Buda significa Iluminado; Buda no es ningún hombre, el nombre suyo era Sidarta Gautama y, insisto, lo más importante que Buda dijo de sí mismo respecto a su figura es que nunca pretendió ser otra cosa más que un ser humano. Esto lo diferencia absolutamente de los fundadores de otras religiones que, por ejemplo, en el caso del cristianismo la pretensión es que es nada menos que el Hijo de Dios, que es la segunda persona de la trinidad encarnada; o en el caso de Mahoma, por ejemplo, no es Dios, pero es el transmisor del mensaje de Dios. Dios le dicta el Corán. Buda no pretende ser nada de eso. Y, de hecho, los sermones que se conservan en el canon pali, etcétera, lo dicen muy claramente: que él es un ser humano, que ha recorrido un camino y que el que recorra ese mismo camino, pues llegará al mismo lugar al que ha llegado él; y se ve, efectivamente.

Javier Cavanilles.
Él sí que, perdona...

Miguel Ángel Álvarez González.
Él tiene las características de un ser humano normal; él se casó, tuvo un hijo, etcétera. Es decir, quiero decir; ¿quieres que cuente algún detalle?

Javier Cavanilles.
No, no; con esto, pero bueno, vamos, una cosa que se aclara es que él sí que es un personaje real, no como Jesucristo, que hay bastantes dudas.

Miguel Ángel Álvarez González.
Bueno, yo creo que reconstruir desde un punto de vista riguroso histórico la biografía de Buda... eh... yo creo que sí tiene muchísimos problemas. Lo que pasa es que hay una cosa curiosa, y es que el budismo tiene una vinculación con la Historia mucho menor que, por ejemplo, la que pueda tener el cristianismo. Es decir, realmente, si a Buda le pasó lo que se cuenta que le pasó, o si nació donde se cree que nació o murió donde se dice en el canon pali que murió, etcétera, es una cosa que tiene una importancia muy relativa; no es como en el cristianismo, que si descubrimos que Cristo no resucitó, pues digamos que todo el edificio se viene abajo.

Javier Cavanilles.
Vana es nuestra fe, ¿no? si no resucitó.

Miguel Ángel Álvarez González.
Efectivamente, eso dice san Pablo: vana es nuestra fe, ¿no? Pues, en el budismo, precisamente cómo su mensaje es un mensaje aparentemente, o por lo menos en principio, mucho menos sobrenatural, lo que importa en el budismo es que lo que aparentemente dijo Buda sea o no cierto, y que lo pongamos en práctica y lleguemos a donde se supone que él llegó. Pero realmente es un tema mucho menos importante que en otras religiones y en concreto en el cristianismo; es decir, que yo creo que eso es un tema... pero vamos, yo no soy un experto en él... yo no soy un experto en la cuestión de si la historicidad de la persona de Buda está al cien por cien o al setenta por cien garantizada, etcétera. Pero, insisto, que, es que eso, además, tiene poca importancia; es más, los budistas dicen que ha habido muchos Budas; es que Buda no es tanto un personaje concreto de la Historia, sino alguien que ha logrado llegar a la iluminación. Y que, igual que Sidarta Gautama hace dos mil quinientos años llegó a la iluminación, posiblemente antes que él otras personas lo hicieron y posteriormente a él otras personas lo han hecho y lo seguirán haciendo. No sé si ha quedado más o menos claro...

Javier Cavanilles.
Sí, sí.

Miguel Ángel Álvarez González.
... lo que quería decir.

Javier Cavanilles.
Sí... Y qué decir; ¿tú cómo llegaste a este libro, tú eras un budista practicante o era un interés simplemente, digamos, intelectual en el tema?

Miguel Ángel Álvarez González.
No, no; yo no he sido budista practicante nunca. Yo he tenido interés; yo, en un momento determinado pues leo sobre el budismo y me genera un interés; y entonces me informo sobre el budismo, leo sobre el budismo, pero yo no he sido nunca budista. El origen del libro, pues tú lo has comentado al principio; es decir, el libro nace para rellenar un hueco. Yo creo que la virtud, la virtud ¡no del libro! sino de las circunstancias del libro, es que, es que no hay nada escrito desde una perspectiva crítica sobre budismo, y ésta era mi intención al escribirlo. También, retomando un poco el guante en una recensión qué hace Alan Sokal, el autor de, el coautor del libro "Imposturas intelectuales", en una recensión que hace del libro "El fin de la fe" de Sam Harris, que posiblemente mucha gente que escuche esta conversación lo conozca. Dice Alan Sokal una cosa con la que yo estoy muy de acuerdo, y es que Sam Harris es muy duro con las religiones monoteístas, con las religiones del Libro, pero que es muy blando con las religiones orientales; y que, bueno, pues que se merecen un análisis un poco más... crítico. Entonces, bueno, es que yo estoy totalmente de acuerdo con ello. Intenté que lo hiciera otro, pero al contestarme ese otro que lo hiciera yo, pues ése fue el origen del libro.

Javier Cavanilles.
Ah, pues muy bien y quiero hacer una pregunta qué te habrán hecho cien veces: ¿es una religión, es una filosofía, es las dos cosas a la vez, no es ninguna...?

Miguel Ángel Álvarez González.
Esto, yo creo que depende un poco de la definición de religión que manejemos. Es decir: está claro que el hecho de que tú me plantees esto demuestra que no está muy claro si es una cosa u otra, ¿no? ¿Por qué? Porque, si entendemos por religión un sistema de creencias en el cual aparece la noción de Dios, pues evidentemente el budismo no sería una religión. El budismo lo que sí está claro es que, por lo menos en un primer acercamiento, tiene características un poco distintas de lo que las religiones tradicionales que nosotros podemos conocer. No sólo por ejemplo respecto a Dios, sino respecto a la autoridad. Hay un famoso... bueno hay varios momentos en la predicación de Buda en los que él dice que jamás hay que creerle a él ciegamente, sino que hay que comprobar si efectivamente lo que él dice es cierto o no; y cuando se ha comprobado que es cierto, entonces el sí. Claro, esto lo convierte en religión digamos muy especial, entonces. Yo creo que es una cuestión no excesivamente importante el caracterizarlo como religión o no. Yo, personalmente, si me preguntas a mí, Miguel Ángel, si yo creo que es una región, yo diría que si. Yo diría que sí es una religión porque, en un acercamiento así primario y espontáneo, pues aparecen elementos, evidentemente que son similares a una religión. Aparecen templos, aparecen ofrendas, hay órdenes monásticas, en las cuales los monjes hacen votos, hay rezos. Quiero decir, eso desde un punto de vista digamos muy elemental. Y, desde un punto de vista un poquito más profundo, yo creo que es una religión porque comparte con el resto de religiones algo que a mi juicio... pues las define... yo diría que a todas, que es que contribuyen a adormecer en los seres humanos el sentido del contacto con la realidad; es decir, que sirven, hacen un poco de narcótico y nos hacen ver, precisamente, las cosas, nos hacen ver las cosas como no son, no como son. Digo, esto es una paradoja; porque, en el budismo, la meditación budista por excelencia, que se llama Vipásana [Vipassana], que ahora está tan de moda, significa, Vipásana significa eso: ver las cosas como son.

Javier Cavanilles.
Pues ya entramos ahí en materia sobre lo que es el budismo, ¿no? Eh, en principio parte de las Cuatro Nobles Verdades, que gira todo alrededor del sufrimiento. ¿Qué son estas nobles verdades con las que tú, por cierto, eres bastante crítico?

Miguel Ángel Álvarez González.
Sí, yo soy bastante crítico, para empezar, con el nombre, ¿no? Me parece un poco de chiste que a unas verdades se las llame nobles. Nadie dice o habla de la Noble Teoría de la Evolución de las Especies por Selección Natural, o se refiere a la Noble Ecuación Einsteiniana [de Einstein) e igual a me ce cuadrado [E = mc²]; en fin, a la religión se le permiten muchas licencias que yo creo que ahora... a otras disciplinas se les toleran menos, y no nos damos cuenta de las estupideces que dicen. Pero, en fin, vamos al grano. Las cuatro nobles verdades que el Buda pronuncia en el famoso sermón de Benarés, que es el primer gran sermón que él da y donde empieza su predicación. Él analiza, se ve a sí mismo como el gran médico universal. Utiliza, se dice, la metodología de la medicina tradicional hindú, que es enfrentarte al enfermo, darte cuenta de qué es lo que le pasa, intentar averiguar cuál es la causa de su mal, de su enfermedad y... atacar esa causa. Entonces, la existencia del sufrimiento, la existencia de una causa del sufrimiento, etcétera, digamos que tienen una estructura de concatenación de causas y efectos parecida, digamos, al símil que he utilizado, que utiliza el propio Buda, ¿no? La primera noble verdad proclama o enuncia la existencia del sufrimiento en el mundo. Y además de una manera bastante... eh... bastante terrible; es decir, no sólo que existe, sino que realmente impregna o empapa todas las facetas de nuestra vida. El sufrimiento entendido de una manera... un poco... ¿no? un poco amplia, como insatisfacción, como no estar a gusto en todos los momentos de la vida uno consigo mismo, etcétera. La segunda noble verdad enuncia la existencia de una causa de ese sufrimiento. Y, entonces, dice que el sufrimiento se produce, no por las cosas que nos suceden, sino por la reacción, que nosotros tenemos... la reacción nuestra a los acontecimientos externos. Claro, el budismo se da cuenta de que si a nosotros nos sucede algo malo; si, por ejemplo, yo voy caminando con mi mujer y le cae un rayo, pues... hay dos elementos en ese mal. Uno, que es el elemento externo: que el rayo ha caído. Pero añade un segundo: que es que, ante ese acontecimiento, yo lo vivo de una manera trágica. Entonces, lo que pretende el budismo es no cambiar la realidad, no cambiar que el rayo caiga, porque se da cuenta, inteligentemente, de que eso no se puede hacer. Pero sí pretende que se puede cambiar la manera en que nosotros nos enfrentamos a los acontecimientos.

Javier Cavanilles.
Cómo percibimos ese...

Miguel Ángel Álvarez González.
Cómo percibimos el acontecimiento.

Javier Cavanilles.
Eso: cómo sentimos ese dolor o ese sufrimiento.

Miguel Ángel Álvarez González.
Entonces, la segunda noble verdad, la causa del sufrimiento. El budismo dice que está en el deseo, en el querer. Es decir: si yo no deseara que no hubiera caído el rayo, entonces no sería un mal. Si yo no quiero no ponerme enfermo, si no quiero que terminen las guerras, si no quiero acabar con el hambre en el mundo, pues entonces no me produce malestar que haya hambre en el mundo, no me produce malestar que haya guerras.

Javier Cavanilles.
¿Sabes una cosa? Lo han plagiado las sectas hasta, hasta aburrirse. Esto me suena al.. a "El Secreto" [libro con gran éxito de ventas] por ejemplo, o a la bioneuroemoción de "yo causo mi dolor", o "lo que yo deseo me lo da el universo", ¿no?

Miguel Ángel Álvarez González.
Sí, sí; totalmente.

Javier Cavanilles.
Tendrían que pagarle derechos de autor, al pobre Buda.

Miguel Ángel Álvarez González.
Sí, sí; totalmente. Yo, yo creo que antes hablábamos de si era una religión o no, yo creo que uno de los motivos por los que yo lo califico claramente de religión, y por los que yo lo comparo continuamente y, luego, si tengo ocasión, si yo lo hiciera, esto procuraré explicarlo con un poquito más de detalle, por qué lo comparo con el cristianismo, es porque el budismo comparte una característica con el cristianismo, y es que culpabiliza a sus adeptos, de una manera... muy fuerte, diría yo. El budismo, efectivamente, lo que está diciendo, en la segunda noble verdad, es que el sufrimiento no viene de fuera, el sufrimiento tú te lo causas a ti mismo. Y además, yo... me hago el esfuerzo de sacar citas continuamente en el libro, entrecomillar, no una ni dos, sino muchas, para que nadie me diga que es que yo estoy malinterpretando el budismo. Estas frases son literales de autores, ¿no? budistas. Tú mismo eres quien te causas el sufrimiento, ¿no? Entonces, bueno, a mí me esto me parece, efectivamente, que es culpabilizar claramente, otra manera de culpabilizar. Por ejemplo, el karma, que tanto mola y que todo el mundo habla del karma por aquí y el karma por allá, como si fuera superguay, pues el karma no solamente dice que tus acciones tienen consecuencias, y que el mal que tú hagas, o el bien, de alguna manera te repercutirá, volverá a ti, en forma de bien o de mal, respectivamente, si has hecho tú el bien o el mal. Pero no hacia el futuro, sino también del pasado hacia el presente. Me explico: si a mí, por ejemplo, siguiendo con el mismo ejemplo anterior, me cae un rayo, lo que me dice la doctrina del karma es que algo he debido de hacer yo muy mal para que ahora me caiga un rayo. Es decir, ¡yo soy culpable de que haya caído el rayo sobre mí, y no sobre otro! Lo cual a mí me parece terrible. Pero bueno, no me quiero salir del tema...

Javier Cavanilles.
No, pero vayamos si quieres con eso...

Miguel Ángel Álvarez González.
Ya tenemos la segunda noble verdad; vamos a por la tercera. La tercera noble verdad lo que dice es que es posible que el sufrimiento cese; se puede aniquilar el sufrimiento. Puesto que el sufrimiento viene del querer, si dejamos de querer, pues, el sufrimiento cesará. Y la cuarta noble verdad explica o explicita la forma de llevar a cabo esa extinción del sufrimiento; es el camino para lograr liberarnos del sufrimiento, que es el Noble Óctuple Sendero, que son ocho reglas, digamos, en las que te dicen lo que tienes que hacer. Ése sería un poco el resumen de las cuatro nobles verdades. Yo, yo diría que... la primera es la más verdadera de todas, relativamente, porque, bueno, yo creo que el mundo está lleno de sufrimiento, y está lleno de sombras, pero también tiene luces, en el mundo hay tristeza, pero hay alegría, hay muerte, pero hay nacimiento, hay juventud y hay vejez. Quiero decir que yo creo que no tenemos mucho derecho a hacer hincapié en uno de los dos aspectos, en el negativo o en el positivo, si queremos realmente ser muy objetivos. Otra cosa es que cada uno sienta la vida como pueda.

Javier Cavanilles.
Y tampoco distingue, digamos, entre el sufrimiento que podría ser, por ejemplo, te secuestran y te torturan, que en el sufrimiento que es de, yo qué sé, de tener un cáncer o perder un tipo de vida...

Miguel Ángel Álvarez González.
No; intenta ir a la raíz. O sea, efectivamente, habla del sufrimiento así...

Javier Cavanilles.
Para todo.

Miguel Ángel Álvarez González.
Cualquier sufrimiento. Como yo lo que pretendo es acabar con cualquiera, pues no especifica, por ejemplo, entre el sufrimiento físico, o sufrimiento sicológico, o emocional, etcétera, o sufrimiento, yo qué sé... que, pues eso, que claramente te está infligiendo alguien, o sufrimiento que, bueno, pues que te lo has buscado un poco tú, yo qué sé, metiéndote en algo que sabías que podía salir mal... No, no; efectivamente, es una cosa que no tiene la menor importancia.

Javier Cavanilles.
Te dan una patada ahí en los huevos, tú dejas de creer y te sales, se acabó el dolor. Pero lo que me llama la atención de estos principios, de estas nobles verdades o verdades nobles que, la verdad, parecen un poco... perogrullada, es que el budismo siempre ha presumido de tener una cierta relación con la ciencia. Todas las religiones llegan a un momento en que no pueden mantener más la mentira, que dicen que la ciencia las va avalando.

Miguel Ángel Álvarez González.
Las avala, sí.

Javier Cavanilles.
De alguna manera. Pero tú calificas, incluso, esta relación a veces de obsesiva. ¿Realmente la ciencia avala el budismo o el budismo ha aportado algo a la ciencia? Pues...

Miguel Ángel Álvarez González.
No, bueno; evidentemente que no. No, yo, yo lo que efectivamente... el problema, o la trampa del budismo, es que el budismo tiene una fachada, tiene un barniz ilustrado o semirracionalista en un principio, en un primer acercamiento, que puede engañar a la gente, ¡que engaña a todo el mundo! Porque realmente, sí, las primeras cosas que uno oye sobre el budismo son francamente atractivas, el budismo es como si extendiera una flamante alfombra roja para que tú accedas a él, y te crees que, al final de esa alfombra roja, pues te vas a encontrar a Cary Grant y a Ingrid Bergman. El problema es que no te encuentras a Cary Grant y a Ingrid Bergman; te encuentras, con todos los respetos, a Paco Martínez Soria y a Gracita Morales.

Javier Cavanilles.
Dos grandes actores, pero en otro registro.

Miguel Ángel Álvarez González.
Entonces, yo creo que, efectivamente, todas las religiones, precisamente porque son conscientes de su debilidad, desde el punto de vista intelectual (por eso utilizo la palabra "obsesión") están obsesionadas con demostrar a todo el mundo que son muy racionales. Y el budismo lo hace; el budismo lo hace y, además de una manera, yo creo que muy vigorosa. Yo, de todas maneras, a mí, la tradicional confrontación, tal y como se suele plantear, de ciencia y religión, no me gusta demasiado. Es algo que yo quisiera matizar un poco, porque... por una razón muy sencilla, porque deja un poco desvalida a la gente, que desconoce lo que es la ciencia, el método científico, etcétera. Parece que lo que se opone a la religión es el conocimiento científico. Y eso no es cierto; lo que se opone a la religión no es el conocimiento científico; la ciencia es una cosa muy sofisticada y, bueno, muy rigurosa, que poca gente la conoce. Lo que se opone a la religión es el sentido común. Es algo que yo... yo ni siquiera... me gusta usar una palabra, aunque creas que es la "inteligencia" o el "razonamiento". Una palabra que es, quizá esté un poco pasada de moda, pero es la palabra "el buen sentido", porque en la noción de buen sentido está un poco implícita no sólo la inteligencia, sino un poco también la intuición; y hay ahí también metidas cuestiones morales, en ella. Es decir, a mí, yo voy a intentar explicar lo que digo. Cuando una persona (voy a poner un ejemplo en este caso que no sea budista) cuando una persona me dice que el Papa es infalible, me parece que una persona con buen sentido no hace el razonamiento; es decir, no hace, no tiene que hacer una argumentación para darse cuenta de que lo que está diciendo esa persona es una estupidez, sino que de una manera intuitiva, espontánea, pues, pues, pues dice: ¿pero qué está diciendo este hombre? Entonces yo creo que lo que tiene que hacer la gente, lo que debemos hacer todos, y en gran medida hacemos, cuando estudiamos una religión, es estudiarla con sentido crítico y con esto que yo digo "el buen sentido". Entonces, ya está. No, no, no hay que tener conocimientos científicos, ni nada por el estilo; simplemente, bueno, pues hay que usar un poquito el sentido común. Nada más.

Javier Cavanilles.
Oye, mira, y ahora que dices, lo del Papa, que se presume infalible, pero vamos, sólo desde el siglo XIX, y antes no estaba claro que tuviera tanta razón, en cambio el budismo sí que... o Buda presumía de, que parte de su mensaje es escéptica. O sea, no me creas, experiméntalo tú... y siempre cuentan esto los budistas. ¿Realmente este escepticismo forma parte del budismo, o es un poco impostado? Porque luego, yo creo que hay una serie de afirmaciones que, desafían por lo menos a la realidad, y nadie las cuestiona. Entonces, por un lado, dicen "no me creas", pero por otro lado yo sí que veo entre los budistas cierta fe ciega en el Dalái Lama o en, o en las enseñanzas.

Miguel Ángel Álvarez González.
Está claro, hombre. Hombre, yo no puedo negar lo evidente; es decir que, aparentemente, en un primer momento, como he dicho, tiene un cierto barniz escéptico, el budismo, en el sentido de que en los textos budistas, en concreto en un sermón que se llama "Angútara Niyaka", "Nikaya", perdón [Anguttara Nikaya]... es lo que los budistas, muy pomposamente, llaman "la Carta Magna del librepensamiento", etcétera, allí el Buda, expresamente, dice que jamás hay que creer algo porque sea tradición, o porque lo digan los maestros, o porque sea venerable, etcétera, etcétera, sino que siempre hay que creer algo porque uno mismo ha comprobado la verdad de esa afirmación por sí mismo. Esto yo no lo puedo negar, lo que sí puedo negar es lo que tú has dicho, es decir que, a continuación, después de decir eso, contradice o traiciona, pues ese mensaje o esos postulados aparentemente racionalistas diciendo cosas que son, evidentemente, no comprobables; como, por ejemplo, que yo en otra vida he sido piojo, o que, yo qué sé, o que es posible no sufrir. Esto es evidente que no es posible. Si alguien, como tú decías, me pega una patada en los huevos, pues yo voy a sufrir. Y ya está. Si me la da bien dada; si me la da un poco de soslayo, quizá no. Entonces, bueno, ¿es escéptico el budismo? Tiene una fachada escéptica, efectivamente; y, y, y bueno, tiene algunos conceptos que, en un primer acercamiento, lo hacen muchísimo más atractivo. Pero luego, a la hora de la verdad, yo creo que el resultado es el mismo. Mira: Borges, que era genial, decía algo que, para mí, resume completamente lo que yo opino sobre el budismo. Borges decía que el budismo era "algo ligeramente menos imposible que el cristianismo". Bueno, pues está muy bien dicho, quiero decir que una cosa es, evidentemente, un absurdo monumental. La otra, al principio te engaña, crees que no es tan absurda, pero en cuanto la analizas mínimamente, te das cuenta de que sí, es tan absurda como...

Miguel Ángel Álvarez González.
Porque creemos, hay como, digamos, desde mi punto de vista, según vas leyendo tu libro, que ahí lo dejas bastante claro, toda esta palabrería, ¿no? a la hora de... sobre todo cuando se mete con el tema del deseo, porque y con el yo, y con el no yo, y cómo yo... y cómo yo, lo que deseo, en realidad, es trascender, pero lo que hay que hacer es no desear. Entonces, ¿cómo voy a mejorar, si no deseo mejorar, pero en realidad no hay que...? O sea, entiendes por donde voy, ¿no? Lo del "ánata" [anatta] y todo esto.

Miguel Ángel Álvarez González.
Sí, es una contradicción, evidentemente, es una contradicción. Es como el escepticismo llevado a sus últimas consecuencias, cuando una persona dice que no es posible saber nada con certeza. Si no es posible saber nada con certeza, tampoco es posible saber con certeza... eso mismo, que no podemos conocer nada. Pues esto es lo mismo, es decir, si tú dices que hay que no desear, pues, es una pescadilla que se muerde la cola. Es decir, ellos desean... Los budistas no solamente desean, como todos los mortales, no solamente quieren y, cuando tienen sed, beben un vaso de agua, y cuando tienen hambre, comen, y cuando... No solamente desean, sino que además desean de una manera muchísimo más potente que los demás, porque ellos desean ¡no desear! Lo cual, además de una contradicción, es una cosa bastante alucinante, ¿no? Entonces, tienen una opción, efectivamente, de, de, de... deseo eeeh... y del, y del... decías tú, la noción de "ánata" [anatta] que, bueno, es que esto me llevaría muy lejos, pero es la idea de que no hay una identidad en el ser humano, de que no existe el "yo". Todo esto, efectivamente, a mí me parece... me parece infantil. Y sobre todo me parece falso, o sea, porque "infantil" me parece una calificación no, no muy importante. Pero sí me parece muy importante decir que es falso y, añadiría, dañino. Y esto es lo verdaderamente importante. Por eso es necesaria una crítica al budismo. Es decir, es cierto que, en un principio, en un acercamiento primero, parece que el mal que pueda generar el budismo, pues, pues, pues no es muy preocupante. ¡Eso es mentira! Hay, igual que hay personas que van predicando el odio racial o que van predicando... pues estos señores van predicando, pues que, pues pues que hay que seguir a Buda, etcétera. Eso parece que no es un mal. Y efectivamente, yo estaría de acuerdo en que un mal muy grande, no es. Pero yo creo que, en fin, que decir ciertas cosas, a mí, literalmente, me saca un poco de mis casillas. Por ejemplo, yo creo... yo creo que el sufrimiento es una cosa muy seria, demasiado seria como para frivolizar sobre ella, con ella, impunemente. Efectivamente, tiene que llegar un momento en que nos atrevamos a denunciar cuando, por ejemplo, alguien nos diga que el sufrimiento lo generamos en nuestra mente. Pues yo creo que eso... hay cosas que hay que llamarlas por su nombre. Y cuando alguien hace algo así, pues es un asqueroso y es un impostor. Y ya está. Es así.

Javier Cavanilles.
Y luego, dentro de esta impostura conceptual, está el tema maravilloso de.. de la reencarnación. O sea, en la época de Buda, que era en el dos mil quinientos... o sea hace dos mil quinientos años, ¿no? dos mil quinientos años antes de Cristo, había unos ciento cincuenta millones de humanos. Ahora vamos camino de, de los ocho mil [millones]. ¿De dónde salen las almas? Porque luego hay otro problema que tú planteas, que hace mucha mecha cómo lo planteas tú en tu libro, es... ¿cómo ascienden los animales? Porque, ¿qué buena acción tiene que hacer un piojo para dejar de ser piojo y en la siguiente vida, por lo menos, llegar a lagartija, no te digo ya a top módel? Pero, para hacer eso...

Miguel Ángel Álvarez González.
Efectivamente.

Javier Cavanilles.
O sea: ¿cómo, de dónde sacan éstos las almas?


Miguel Ángel Álvarez González.
Claro, efectivamente, parece, parece que es, bueno, no digo razonable, pero bueno, se puede llegar a entender que una persona, pues si se comporta mal, o realiza actos muy deplorables en su vida, bueno, pues no se reencarne como ser humano y entonces se reencarna como jabalí. Pero lo que ya parece ya muy difícil, es lo contrario, es, es, es, es... es en sentido ascendente. ¿Qué tiene que hacer un pobre jabalí? Para no reencarnar en jabalí...

Javier Cavanilles.
Un calamar, con no estar sabroso, a lo mejor, sobrevive, ¿no?

Miguel Ángel Álvarez González.
Pues a lo mejor. Yo, yo, yo, yo digo de broma en mi libro, que hay un halcón peregrino, ¿qué tiene que hacer un halcón peregrino? ¿Usar como posadera una pagoda budista, en vez de una catedral católica? ¿O, en vez de cazar palomas, cazar estorninos? No se entiende muy bien; la verdad es que... estamos siempre... en el momento en el que rascamos un poco y analizamos con, bueno, pues con cierta profundidad, realmente, nos encontramos con, con algo totalmente absurdo, tan absurdo como, como... cualquier otra religión.

Javier Cavanilles.
Cierto, como el Dalái Lama español, el chico éste que, que fueron a su casa y que resulta que, era él el Dalái, la bella, y era la reencarnación...

Miguel Ángel Álvarez González.
Era la reencarnación de... no sé qué Rimpoché, claro. Pues es que... "no hombre, es que el budismo no hace daño". ¿Cómo que no hace daño? Que te toque a tu hijo, que le digan que es, que es es él la reencarnación, qué, qué, de Rimpoché, hombre, que es que ya está bien, que, que.. decir chorradas es gratis, pero, pero yo creo que no debería de serlo. No digo que vayan a la cárcel, pero por lo menos, sí hombre...

Javier Cavanilles.
Un tirón de orejas.

Miguel Ángel Álvarez González.
Que paguen, que paguen un euro cada vez que digan una chorrada, porque es que realmente...

Javier Cavanilles.
Oye, cuando aquí llega la Iluminación, ¿qué pasa? ¿Hay muchos iluminados en el sentido...? En el otro sentido sabemos que hay docenas, pero iluminados en el sentido budista, ¿hay muchos?

Miguel Ángel Álvarez González.
Hombre, ¿que qué es la iluminación? ¿Y tú me lo preguntas?

Javier Cavanilles.
Exacto.

Miguel Ángel Álvarez González.
Poesía eres tú, como diría Bécquer. Yo, yo, ¿yo qué te voy a decir de la iluminación? Yo lo que creo es que... mmm, los propios budistas, que en cierto sentido son muy inteligentes, te dirían que es una pregunta que no tiene sentido. Es decir, la iluminación se supone que es el, el llegar al no sufrimiento a través del no deseo. Pero realmente lo que te diría un budista es: no te hagas preguntas, no, no...

Javier Cavanilles.
... no hagas preguntas que...

Miguel Ángel Álvarez González.
No juegues con el lenguaje.

Javier Cavanilles.
Y apúntate al cursillo.

Miguel Ángel Álvarez González.
Efectivamente. Practica, ¿no? Practica y llegarás. Y entonces, tú, se te desvanecerán las preguntas. Tú sabras qué es la iluminación, porque la alcanzarás. Y no te interesará definir qué es la, la iluminación,

¿no? Eso yo creo que sería un poco la respuesta que te daría un budista. La que te puedo dar yo... pues yo no te puedo dar ninguna, lamentablemente.

Javier Cavanilles.
Vaya... pues nada, oye. Muchísimas gracias por esta conversación. Yo creo que esta sí que ha sido, sí, muy... iluminadora, ¿no? Por lo menos hemos arrojado luz sobre lo que es esto...

Miguel Ángel Álvarez González.
Hombre, muchas gracias. Yo creo que, con que, con que haya sido un poquito iluminadora, ya me conformo.

Javier Cavanilles.
Con eso luego, a ver si luego ya... asciendes y todo eso, pues, pues nos avisas. Y si no, pues te volveremos a llamar.

Miguel Ángel Álvarez González.
Efectivamente. Y si me reencarno en jabalí, pues nada; ya no podré volver a someterme a tus preguntas.

Javier Cavanilles.
Pues nada; y a recordaros a todos que Miguel Ángel Álvarez escribió "El budismo, ¡vaya timo!", en la editorial Laetoli, que lo podéis conseguir sin ningún tipo de problema. Bueno, Miguel Ángel: pues muchísimas gracias por estar con nosotros y hasta la próxima.

Miguel Ángel Álvarez González.
Muchísimas gracias a ti.

Miguel Ángel Álvarez González.
Y a vosotros los oyentes, hasta la semana que viene.

(Música).

Pepi Alapont (con voz femenina gangosa, irónica y esotérica).
La semana que viene, entrevista con Jota Eme Mulet [J. M. Mulet, José Miguel Mulet Salort] , que presenta su nuevo libro "Canelita en rama".

(Música, hasta el final de la emisión radiofónica, con la canción de voz masculina, en inglés, "I don't remember loving you", de John Conlee, cuya letra figura al principio de esta transcripción).

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 18 Sep 2019, 21:40 
Desconectado

Registrado: 07 Ene 2015, 12:22
Mensajes: 1946
Hola!!

@Alexandre Xavier, está divertida la entrevista.

Como curiosidad, algo que no tiene que ver con el Budismo, se trata del psiquiatra austríaco Viktor Frankl ( https://es.wikipedia.org/wiki/Viktor_Frankl ) y su obra ( https://es.wikipedia.org/wiki/El_hombre_en_busca_de_sentido ).

En el libro habla de la reacción a las circunstancias externas. Y parace increíble, pero Frankl llega a afirmar que te lo pueden quitar todo excepto la libertad a elegir esa reacción.

Y no digo nada más... Lo dejo ahí por quien quiera interesarse tanto por el autor como por su obra.

Saludos.

_________________
La iluminación no se alcanza fantaseando sobre la luz, sino haciendo consciente la oscuridad.
Carl Gustav Jung


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 19 Sep 2019, 09:23 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 10495
Filosofía oriental: Claro ejemplo de lo que es perder el tiempo... (dedicado a telegramon).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 19 Sep 2019, 12:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2011, 20:39
Mensajes: 10479
ManuelB escribió:
Filosofía oriental: Claro ejemplo de lo que es perder el tiempo... (dedicado a telegramon).
Más claro es leer el texto de Alex en que escribe los nombres. No vi si son 2 o más, pero date cuenta que al leer eso pasás bastante tiempo salteando los nombres. Y claro que no es el único problema. Alex a estas alturas debería haber aprendido a ser más resumido, pero se ve que aún no aprendió suficiente filosofía oriental o es que ella no es capaz de enseñar eso tan básico.

_________________
Si no puedes hacerlo, intenta primero hacer algo más simple aunque similar.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 19 Sep 2019, 14:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1810
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Citar:
TachikomaiaManuelB escribió:
Filosofía oriental: Claro ejemplo de lo que es perder el tiempo... (dedicado a telegramon).

Más claro es leer el texto de Alex en que escribe los nombres. No vi si son 2 o más, pero date cuenta que al leer eso pasás bastante tiempo salteando los nombres. Y claro que no es el único problema. Alex a estas alturas debería haber aprendido a ser más resumido, pero se ve que aún no aprendió suficiente filosofía oriental o es que ella no es capaz de enseñar eso tan básico.

_________________
Si no puedes hacerlo, intenta primero hacer algo más simple aunque similar.


Veamos, Tachikomaia (y también Edu). El texto no es un artículo; no es, digamos, un resumen del libro El budismo, ¡vaya timo!, sino una entrevista radiofónica al autor de ese libro. Y, como la transcripción que he hecho de esa entrevista es una transcripción completa... en todo momento hay que diferenciar a un participante de otro; son, fundamentalmente, sólo dos, el entrevistador y el entrevistado. Podría haber usado iniciales como "M. Á. Á. G. por "Miguel Ángel Álvarez González", mas eso resultaba innecesario y, además entorpecería la lectura, obligando al lector a recordar de memoria el significado de esas iniciales.
Por otro lado, está claro que el contenido ideológico de la entrevista, por parte de Miguel Ángel Álvarez González, es bastante reducido en sí. ¿Por qué, entonces, he puesto una transcripción cuyo contenido intrínseco de ideas, en realidad, se reduce a, digamos, una cuarta parte del total, como mucho?
Por derechos de copia. El libro El budismo, ¡vaya timo! está bajo restricción legal de copia íntegra o cita extensa, y ni el autor ni su editorial han querido publicar gratuitamente fragmentos extensos, o resúmenes. Así que el material gratuito más extenso que he encontrado sobre el libro (y el libro es lo que realmente interesa aquí, como crítica al budismo)... es, precisamente, esta reciente entrevista radiofónica.
Y sé sincero, Tachikomaia: con ir directamente a los párrafos encabezados por Miguel Ángel Álvarez González... te enteras fácil y rápidamente de lo que piensa, en esa entrevista. No marees la perdiz, hombre.
Y, ya que he citado a Edu, ¿por qué lo he citado? Pues mirad: Edu es muy imaginista, le gusta ver caras en movimiento con gente que habla. A mí, en filosofía, eso no me atrae especialmente, y prefiero con mucho los libros escritos claramente redactados, bien lo sabéis. Y este caso ejemplifica muy bien por qué. Ya que mi intención, al abrir este hilo, era mostrar el antibudismo de Miguel Ángel Álvarez González, con un texto de mediana longitud por el propio autor, hubiera sido suficiente. Pero, como no existía tal texto, he tenido que localizar la entrevista, descargar el fichero sonoro y realizar la transcripción completa. Aunque hoy existen herramientas automatizadas o semiautomatizadas, el proceso me ha llevado varias horas. ¡Me hubiera leído el libro entero, en todo el tiempo que me ha llevado hacer la transcripción! Y el timbre de voz de Miguel Ángel Álvarez González, como el de su entrevistador, el presentador Javier Cavanilles, son irrelevantes para el asunto, igual que la canción que suena o las repeticiones orales o formaciones orales incorrectas que son típicas en estas situaciones de entrevista. Vamos, que una entrevista así, sólo con audio en este caso, o también con imagen en movimiento si hubiera sido un vídeo sonoro, a mí no me aporta nada filosóficamente sobre Miguel Ángel Álvarez González. Su palabra escrita bien redactada es lo que me vale. Y sé muy bien que no es un trol u ogro del averno, que escriba bajo el seudónimo de Miguel Ángel Álvarez González. Igual que Edu sabe que Alexandre Xavier Casanova Domingo es un nombre real, que por eso aparece esporádicamente en una carta periodística al Director, o en alguna grabación radiofónica o televisiva en la que haya intervenido. También puede aparecer la versión oficial, castellanizada, o sea Alejandro Javier Casanova Domingo. Mas si Edu, o Tachikomaia, siguen creyendo que los estoy engañando con trucos de hábil prestidigitador identitario... es que ambos van muy pasados de marihuana o de dibujos animados fantásticos japoneses (mangas, animes y otros). El mundo real, os lo digo bien claro a ambos, no es un videojuego sibilino ni un lugar donde haya que meterse maría o ácido (dietilamida del ácido lisérgico, LSD) al levantarse y desayunar. Los jueces y abogados españoles, por eso, y a pesar de que les gustaría que no se hablara de mí, saben bien que me tienen en su país... y que me los quiero cargar, a cara descubierta, con mi nombre real, y no actuando como un llanero solitario, sino en activas asociaciones de legos por los derechos humanos. No soy un político profesional, pero mi actividad política a favor de una justicia limpia, de una renta universal de vida digna y holgada independiente del trabajo asalariado, y a favor de otras buenas medidas políticas (como la eliminación de la superpoblación) está ahí, bien fácil de ver. Ningún ciudadano democráticamente activo, e integrado en la lucha por los derechos civiles y sociales, es anónimo; ambos sabéis, en consecuencia, que mi nombre real es Alexandre Xavier Casanova Domingo. En fin, ¡dejad de fantasear con algo tan claro como esta realidad de mi nombre y mi cara!
Si tantas ganas tienes de verme el rostro en movimiento, hablando y blasfemando contra los jueces y abogados, oh Edu, pues grabo un vídeo casero de cinco minutos, te lo mando por correo electrónico en típico formato FLV, o lo subo al Dropbox del foro Sofos Ágora, y ya lo tienes.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 22 Sep 2019, 18:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1810
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Saludos a todos.
He obtenido la página 93 del libro El budismo, ¡vaya timo!, aquí citado y comentado, desde una bitácora internética donde uno de los seguidores de su autor, Miguel Ángel Álvarez González, pone gratuitamente esa página. Así que, dado su interés, transcribo en este mensaje esa página.

Miguel Ángel Álvarez González escribió:
¿De verdad nosotros causamos nuestro sufrimiento?

En mi opinión, una de las causas del atractivo que tiene el budismo para tanta gente es su capacidad para simplificar. La sencillez es algo en principio positivo, y yo mismo, por ejemplo, soy consciente de estar simplificando en muchos momentos de este libro. El problema surge cuando se simplifica más de lo debido o en circunstancias que ni lo permiten ni lo justifican. Decía Einstein que "las cosas deben hacerse de la forma más simple posible, pero no más". Cuando el budismo se plantea la cuestión del sufrimiento y su causa, traspasa esa delgada línea roja de la que hablaba Einstein.
Lo que hace el budismo es afirmar -ahora soy yo quien simplifica- que el conflicto que los seres humanos tenemos con el mundo es, en realidad, un conflicto que tenemos con nosotros mismos. El mundo (o algunas cosas que hay en él) no se puede cambiar y, por tanto, carece de sentido "oponernos" a él, pero queda una puerta abierta para la salvación: modificar no el mundo sino a nosotros mismos. Si cambiamos y dejamos de oponer resistencia a todo lo que vemos o percibimos como negativo, modificando nuestra mirada y nuestra vivencia de las cosas, lograremos salir del sufrimiento. Esta tarea se consigue, básicamente, con la meditación vipassana, que se supone que es, como dice Solé-Leris, una reestructuración de la psique y una superación permanente de las estructuras psicomentales habituales. Lo que, en definitiva, quiere decir este galimatías es, por ejemplo, que si a usted le dan una patada en sus partes, y le duele, la causa del dolor no es la patada sino el hecho de que usted se lo tome a mal.
Si en vez de tomárselo a mal, recibe la patada con ecuanimidad y sin generar tensión en su mente, la patada no le dolerá.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 6 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO