Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 23 Oct 2017, 15:24

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Manual general de filosofía oriental. -- Oriente --
NotaPublicado: 24 Nov 2016, 16:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1260
Manual general de filosofía oriental. -- Oriente --

Hola a todos.
Abro hoy el prometido hilo para crear un manual general gratuito de filosofía oriental en castellano.
Este hilo, como los demás hilos de su género, llevará una etiqueta identificativa provisional: -- Oriente -- (etiqueta de filosofía oriental) y, como los demás hilos de su género, se alojará provisionalmente en la sección de Historia de la filosofía y autores.
En este mensaje inaugural abordaré las cuestiones previas.
Hablamos de un manual en castellano, en español.
El español o castellano es una de las muy pocas lenguas policéntricas que existen. Hay como mínimo unas cuatro mil lenguas francamente ininteligibles entre sí, dependiendo su número de cómo determinemos el umbral de inenteligibilidad mutua, umbral relativo mas no arbitrario. Y entre esas cuatro mil lenguas existe una docena escasa de lenguas policéntricas, lenguas habladas en amplios territorios geográficamente discontinuos, y que no pertenecen a un solo Estado político del que dependan todos esos territorios. Habitualmente, estos casos se dan por una gran expansión colonial previa del pueblo que hablaba originalmente esa lengua. Son lenguas policéntricas (entre otras) el inglés, el francés, el ruso en menor medida... y el castellano, más policéntrico que el ruso o el francés.
El árabe es un caso extremo y problemático de lengua policéntrica, pues la gran divergencia entre dialectos de árabe lleva a la ininteligibilidad mutua, y a que, en última instancia, el árabe a secas tienda a quedar como un supradialecto oriental, ininteligible para los hablantes de lenguas árabes occidentales, como el maltés.
El castellano o español no llega ni de lejos a este fraccionamiento, pero su gran dispersión geográfica sí que crea problemas a la hora de crear productos escritos, audiovisuales o mixtos, con destino a la comunidad castellanohablante en conjunto.
Históricamente ha habido una fuerte tendencia a resolver el problema privilegiando al español propiamente dicho: al castellano hablado en España. Hoy, puesto que el peso internacional del castellano depende mucho más de Hispanoamérica que de España y otros islotes lingüísticos secundarios, las obras académicas como ésta tienden a soluciones máso equilibradas.
Un ejemplo típico es la papa o patata. Dado que soy un gallego que habla y piensa prioritariamente en gallego, y que utiliza el castellano como lengua extranjera aunque bien aprendida, uso formas propias de un castellano muy formal, de una lengua que escribo y hablo mas en la que no pienso dentro de una comunidad espontánea de hablantes de castellano. Y entonces, claro, para citar al tubérculo comestible de origen americano, uso el término estándar en castellano de España, o sea en español: patata. Forma, por otra, parte, similar a la forma típica del gallego: pataca. O a la forma estándar en portugués y en brasileño (que se pueden considerar dialectos de la misma lengua que es el gallego): batata.
Pero, panhispánicamente considerando, "patata" es una palabra utilizada por un escaso diez por ciento de los hablantes de castellano.
Por eso obras panhispánicas como el diccionario enciclopédico McGraw-Hill de castellano, o como la versión internética en castellano de la famosa Wikipedia, usan la forma papa como forma principal, y cuando surge el españolismo patata remiten a la forma original y mayoritaria en castellano, papa.
Por consiguiente, incluso si finalmente redacto este libro yo mismo, un hablante de español que no usa habitualmente la forma papa, debo hablar en este libro de la papa, con remisión inicial, ocasional, al españolismo la patata.
Hay que utilizar en este libro un castellano neutro y equilibrado, que no fuerce a una consulta constante de españolismos y otros localismos. La redacción regular y clara es la clave para resolver este problema.
Considero que este asunto queda claro. Pasemos a otros temas preliminares.

Hay en castellano como una docena de obras similares a la que intentamos crear aquí. Pero no nos sirven plenamente, por varias razones objetivas.
La primera razón es que suelen traducciones; del francés, del inglés o del alemán. Y ni siquiera la mejor de las traducciones (os lo dice un traductor profesional) vale tanto como una obra similar, redactada originalmente en la lengua del lector. Eso se nota en la legibilidad y en aspectos tan importantes como la bibliografía, habitualmente dejada con mayoría de libros en inglés (o en francés y aleman) como si no hubiera un elenco valiosísimo de libros sobre filosofía oriental en castellano o en portugués. La cultura iberoamericana no tiene por qué ser subsidiaria de la cultura anglosajona y de su idioma inglés.
La segunda razón es el carácter voluntaria o involuntariamente incompleto, lacunar, que suelen sufrir estas obras. La filosofía oriental no es algo exclusivo del pasado; se hace filosofía oriental a todas horas. Sin embargo, estas obras suelen detenerse arbitrariamente en el período de la Edad Media Europea o del Renacimiento, cuando tratan la filosofía india o la filosofía china. Esta laguna temporal lleva inexorablemente a otra grave laguna: la temática, la exclusión de temas importantes en la filosofía oriental contemporánea. Destaca el marxismo asiático entre todos esos temas, si bien hay otras lagunas temáticas de cuidado, como el positivismo científico japonés, el sicoanálisis en suelo siberiano (que es Extremo Oriente asiático) o el pensamiento libertario y anarquista en el Pacífico y en el sur de Asia. Podemos alargar la lista con el desarrollo autóctono del cristianismo, o del existencialismo, o del islamismo, etcétera, en suelo del Asia Oriental, mas pienso que, con lo apuntado, basta para que reconozcáis que podemos y debemos superar el tópico de que la filosofía oriental es cosa del pasado, y además siempre de carácter místico sin consideraciones materialistas, anticlericales o antirreligiosas.
La tercera razón, muy ligada a la razón anterior, es la confusión entre filosofía oriental y prefilosofía oriental o parafilosofía oriental. Al hablar de filosofía occidental, el análisis crítico reconoce que una obra monumental como la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino no es plenamente filosófica, porque subordina la razón a la fe revelada. Y lo mismo debe hacerse con los textos upanisádicos indios que nos incitan a callar (no sea que se nos caiga la cabeza) ante preguntas que más vale no hacer, y que ya nos ha aclarado suficientemente, por fe en su persona reveladora, el Dios supremo Krishna, o el Dios supremo Shiva. Eso no es plenamente filosofía. El Bhagavad-Guita no es plenamente un tratado de filosofía, sino también un catecismo religioso y político adoctrinador. Un manual maduro de filosofía oriental evitará caer en tal ingenuidad: la ingenuidad de creer que todo lo que se autopresenta como filosofía oriental es, efectivamente, filosofía oriental. Hay mucho pensamiento oriental que poco o nada tiene de filosofía. Deslindar la filosofía de lo que no es filosofía, por muy oriental que eso no filosófico resulte, es tarea fundamental de nuestro manual.
La cuarta razón es la extensión. Si cumplimos con los criterios anteriores, no va a bastar un manual corto de cientocincuenta o doscientas páginas. Hay que ir a un manual largo, de quinientas o incluso ochocientas páginas. Se trata de que el lector pueda enterarse bien de lo que es introductoriamente la filosofía oriental, sólo con leer el proyectado libro. Y los libros en castellano que he citado suelen ser demasiado breves.
La quinta razón, ya para terminar, es la globalidad. La filosofía, ya occidental, ya oriental, ya polinesia, si es filosofía, tiene alcance universal, sea cual sea su origen geográfico. Los grandes temas clásicos de la filosofía oriental, como el karma, el nirvana, la reencarnación, los niveles y planos de la existencia menos o más dichosa, la identidad entre el observador y lo observado, etcétera, han sido desde hace siglos conocidos y discutidos en territorio al oeste del Cáucaso, en la vieja Europa y en la moderna América colonizada por los europeos. Inversamente, el cristianismo, el judaísmo (que es, parcialmente, una filosofía nativamente oriental) o la sociedad industrial democrática de masas son hechos o ideologías y filosofías enjuiciadas ya, desde hace mucho, por el pensamiento filosófico oriental; debemos abordar esta globalidad y esta vinculación, en vez de considerar a la filosofía oriental como algo geográficamente aislado.

He aquí pues, a mi juicio, las principales cuestiones previas antes de empezar a redactar el manual de filosofía oriental. Ahora ya podríamos escribir un índice general de este grueso tomo.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova n, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Manual general de filosofía oriental. -- Oriente --
NotaPublicado: 18 Dic 2016, 20:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1260
Hola a todos.
Lo primero, al esbozar una Historia general (en castellano) de la filosofía general, es esbozar sus límites. Aquello de lo que no se va a hablar. Está claro que no se hablará directamente de filósofos occidentales como Kant, Unamuno o Chomsky, y está claro que sí se hablará de filósofos netamente orientales como Lao Tse, Nishida Kitaro o incluso Krishnamurti u Osho, aunque éstos dos últimos hayan vivido y trabajado en Occidente durante buena parte de sus vidas.
Pero, ¿y el amplio margen dudoso? Es un margen que cubrirá, en general, el mundo araboislámico, la diáspora judía religiosa o laica, las filosofías no occidentales mas tampoco orientales (pensemos en el precolombino rey filósofo mejicano Netzhahualcóyotl) y los casos ambivalentes como el del francoegipcio René Guénon (pronunciación: René Guenón).
Apuesto, aquí, por un tratamiento diferenciado.
Las filosofías simplemente no occidentales y surgidas fuera de Asia, deben tratarse con tanto detenimiento aquí como las filosofías del Extremo Oriente, pues un libro de este tipo debe, ante todo, dar a conocer al Occidente de lengua española (o lusa) la filosofía no fácilmente accesible por no ser occidental. Esto, pues, reza para la filosofía americana precolombina, para la filosofía africana o para la filosofía polinesia y de Australia u Oceanía en general.
En cuanto a los temas y autores fronterizos, se tratarían también, pero condicionando la extensión que se les conceda a su vinculación más o menos directa con la filosofía nativa del Extremo Oriente; lo oriental debe primarse en esta obra; o, usando un verbo moderno cuyo abuso me parece lingüísticamente empobrecedor, debe priorizarse. Más castizamente: debe tener prioridad lo propiamente oriental filosófico.
Como redactor, éstos serían mis criterios de inclusión y exclusión. Decid qué os parecen tales criterios.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO