Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 25 Nov 2017, 03:59

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 57 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: El yo y su felicidad.
NotaPublicado: 01 Feb 2017, 20:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1305
El yo y su felicidad.

Saludos a todos.
El núcleo del arqueoindividualismo, más allá de sus aspectos políticos, económicos, éticos, estéticos e incluso metafísicos, se basa en la relación entre cuatro conceptos: Dios, el alma, el yo y la felicidad.
Sin embargo, y forzando la economía ocamiana de los entes y conceptos, en rigor el alma e incluso Dios no son conceptos primarios en el arqueoindividualismo, sino conceptos derivados. Solamente el yo y su felicidad son conceptos primarios e irreductibles a otros conceptos, aquí. El yo no es deducible de otra cosa. Y tampoco la felicidad.
Aquí empieza la exposición, que va a ser fundamentalmente dialogal, para aclarar las objeciones y dificultades que sobre Dios y el alma en el arqueoindividualismo me habéis puesto algunos oyentes de esta escuela filosófica.
No va a ser fácil aclarar esto, pues son cuestiones últimas, ontológicas y ónticas; sobre cómo son ciertos entes y seres en sí.
Pero puedo evitar añadir dificultad superflua a la gran dificultad intrínseca del asunto. ¿Cómo? Siendo del todo claro al exponer el punto de partida.
Lo único que quiere el individualismo como fin en sí mismo (en vez de como medio para obtener un fin), es lograr que el yo sea completamente feliz.
Por lo menos, está claro para empezar.
Así que comenzaré esta exposición dialogal y polémica con una sugerencia: quienes opináis que el yo no es una realidad primaria objetiva, o que la felicidad no es una realidad primaria objetiva... exponed, de entrada, por qué.
El arqueoindividualismo considera que el yo es una realidad primaria objetiva, y que la felicidad es una realidad primaria objetiva. Podéis negar esta consideración que hacemos los arqueoinvidualistas, y hasta podéis llevar razón en vuestra discrepancia radical. Mas empecemos por delimitar el núcleo de la cuestión espinosa, que no es vago e inconcreto en el arqueoindividualismo. Acabo de definir, y con pocas palabras, el núcleo de esa ardua cuestión.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 01 Feb 2017, 22:31 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 4954
Saludos, Alexandre Xavier


Dices: “Así que comenzaré esta exposición dialogal y polémica con una sugerencia: quienes opináis que el yo no es una realidad primaria objetiva, o que la felicidad no es una realidad primaria objetiva... exponed, de entrada, por qué.
El arqueoindividualismo considera que el yo es una realidad primaria objetiva, y que la felicidad es una realidad primaria objetiva. Podéis negar esta consideración que hacemos los arqueoinvidualistas, y hasta podéis llevar razón en vuestra discrepancia radical. Mas empecemos por delimitar el núcleo de la cuestión espinosa, que no es vago e inconcreto en el arqueoindividualismo. Acabo de definir, y con pocas palabras, el núcleo de esa ardua cuestión.”


Sí, efectivamente, tienes toda la razón. He ahí el núcleo de la ardua cuestión. Como bien dices, acabas de definir dicho núcleo pero lo que no has definido, y tendrías que haber empezado por ahí, es lo que entiendes por “yo”. Es que cuando afirmas que el yo es una realidad primaria objetiva no sé qué entiendes por “yo”. Por “yo” entiendes al hombre de carne y hueso, acaso lo entiendes como una dimensión del mismo o se trata de una sustancia que está por debajo del mismo. Es que depende de lo que entiendas por el “yo” te podremos decir si se trata o no de una realidad primaria y objetiva. Igualmente nos dices que la felicidad es una realidad primaria y objetiva pero tampoco nos dices ni qué entiendes por felicidad ni nos hablas de dicha objetivad..

Pero bueno, confiando en tu buena voluntad y en la esperanza futura de un diálogo fructífero haré una serie de matizaciones en aras de la concordia.

1.- Si por felicidad entiendes que todo hombre busca la plenitud de su ser pues entonces podemos decir que la felicidad es objetiva en el sentido de que todos los hombres buscan la plenitud de su ser. Ahora bien, si asocias esa felicidad a unos presuntos valores objetivos entonces te diría que no existen tales valores objetivos ( por cierto, tampoco serían meramente subjetivos).

2.- Habría que distinguir entre la realidad y el ser. Lo primario es la realidad; el ser es un momento ulterior de dicha realidad real. El “ser” es la actualidad mundanal de la “realidad”. El ser del hombre es su “yo”, y por tanto, el “yo” es la actualidad mundanal de cada realidad humana. En fin, trataré de explicarme.

Supongamos que en el Universo (y espero que se entienda el ejemplo) existiera únicamente unas gafas. Pues bien, en el universo existiría una realidad pero lo que no existiría sería el ser. ¿qué quiero decir con ello?. El ser, pero no entendido como el que una cosa sea sino como aquello que una cosa “es”, no puede definirse si no es en función de otras realidades. Lo que una cosa es únicamente puede decirse con respecto a otras realidades. Si únicamente existiera una única realidad no podríamos decir qué es esa realidad ( sí, yo la llame gafas pero en puridad no podría nombrarla). Por tanto, el ser de una realidad, y para poder nombrarse, es respectiva a otras realidades. Sí únicamente existiera el color rojo yo no podría nombrarlo como rojo. Si lo llamo rojo es porque existen otros colores.

Por tanto, el “ser” es la actualidad respectiva mundanal. Lo que una cosa “es” lo es en respectividad con el resto de cosas. Supongamos que plantamos un árbol. Pues bien, ese árbol, y a lo largo de toda su vida, poseerá diferente tamaños, formas y colores, etc. La realidad es una y única ( el árbol) pero su ser será diferente según se vaya actualizando dicha realidad a lo largo de su vida. El “ser” será la plasmación o la actualización de esa una y única realidad a lo largo de su vida. Podremos decir, por tanto, que existe una y única realidad (el árbol) pero que su ser son las diferentes actualizaciones de dicha una y única realidad ( el árbol).

Pues bien, lo mismo que acontece con un árbol acontece con todo hombre, Una cosa sería la realidad humana y otra ulterior sería su “ser” que como no podría ser de otra forma está “montado” sobre dicha realidad. Pues bien, el ser de la realidad humana es su “yo”. Es decir, el “yo” serían las diferentes actualizaciones de dicha realidad humana. Un niño, y a una determinada edad, podrá decir ¡este soy yo!, como una vez que crezca ese niño, y ya sea un adulto, podrá decir: ¡ este soy yo!.

Claro, uno se preguntaría: ¿Pero entonces cuántos “yo” posee un hombre?. A esto cabría responder lo siguiente. Habría una y única realidad. Pero esa realidad se va actualizando respectivamente o se va modulando a lo largo de su vida. De forma que esa realidad será niño, adulto, viejo, estará feliz, será desgraciado, se casará o se divorciará. Pues bien, todas esas actualizaciones de la única realidad ( que llamaremos Jorge, para que se entienda) serán su “yo”. El “yo”, es decir, el “ser” de una realidad humana concreta, serán las diferentes actualizaciones en el mundo de dicha realidad concreta.

Por tanto, el “yo” no es una entidad que subyace o que sobrevuela a cada realidad humana sino que el “yo” es la actualización respectiva (con respecto al resto de realidades) de dicha realidad humana concreta. Es decir, el “yo” no es consciente ni inconsciente, ni es un polo unificador de vivencias, sino que es la actualidad respectiva mundanal de una realidad concreta. Cuando un adulto o un niño dicen “este soy yo” no es su “yo” quien lo dice sino que es el niño o el adulto quién lo dicen.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 02 Feb 2017, 19:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1305
Saludos, Elansab.
Dices lo siguiente.

"Sí, efectivamente, tienes toda la razón. He ahí el núcleo de la ardua cuestión. Como bien dices, acabas de definir dicho núcleo pero lo que no has definido, y tendrías que haber empezado por ahí, es lo que entiendes por “yo”. Es que cuando afirmas que el yo es una realidad primaria objetiva no sé qué entiendes por “yo”. Por “yo” entiendes al hombre de carne y hueso, acaso lo entiendes como una dimensión del mismo o se trata de una sustancia que está por debajo del mismo. Es que depende de lo que entiendas por el “yo” te podremos decir si se trata o no de una realidad primaria y objetiva. Igualmente nos dices que la felicidad es una realidad primaria y objetiva pero tampoco nos dices ni qué entiendes por felicidad ni nos hablas de dicha objetivad.. ".

Entraré directamente en una de las dificultades lingüísticas no abordadas directamente en la tradición metafísica clásica. Bueno, hubo muchos atisbos, pero no un abordaje directo del problema.
Desde hace muchos siglos se conoce la paradoja del diccionario.

El diccionario sirve para aprender el significado de las palabras, pero si no conocemos algunas palabras antes de usarlo, no llegaremos siquiera a aprender un solo significado nuevo en él.

Hoy, esta paradoja ha sido reconocida y explicada por la lingüística; quiero decir, por la ciencia experimental de las hablas humanas; no me refiero aquí a especulaciones de salón sobre el lenguaje.
Hay universales lingüísticos en las diferentes hablas y en los continuos de hablas semejantes con inteligibilidad mutua general (las lenguas según el concepto aproximativo popular). Notemos que en lingüística científica el objeto de estudio es el sistema concreto de comunicación oral; o sea, una habla de las muchas que hay, pero no el constructo de lengua, que no es un dato primario de observación. Tampoco la puesta por escrito de una habla es objeto propiamente dicho de la lingüística.
Esos universales lingüísticos son morfológicos, sintácticos, fonológicos... y semánticos. Es decir: en el vocabulario hay, también, rasgos comunes a todas las lenguas.
Unos pocos ejemplos aclararán de qué se trata y cómo se aplica todo esto a los conceptos del yo y de la felicidad.
Todas las hablas tienen vocabulario común entre todas las hablas: adverbios o partículas frasales de relación básica (modo, duración, extensión, etcétera), marcadores de plural, marcadores de diferencia entre la primera persona del singular y las demás personas verbales, nombres de las partes del cuerpo, de los familiares directos, de los números, de los fenómenos atmosféricos y geológicos básicos, etcétera.
Cuando los españoles llegan a Mesoamérica, encuentran una planta, el cacao, desconocida fuera de América, y poco conocida en América fuera de Mesoamérica, o sea la zona circundante a las dos Américas que limita al norte con el Río Grande o Bravo del Norte y al sur por la banda horizontal sudamericana occidental preamazónica, o sea aproximadamente hasta los límites actuales del Ecuador y la cordillera de los Andes. Los aztecas, mayas e incas que tomaban chocolate (¡los ricos y poderosos!) poseían estructuras administrativas y Estados cuando se encuentran con los españoles, y de ahí que los españoles tomaron rápidamente, para denominar al cacao y al chocolate, los nombres comunes a las lenguas nahuas, mayas o quechuas. Sin necesidad de hacer aquí filología del cacao y el chocolate, basta para nuestro propósito señalar que las palabras "cacao" y "chocolate" proceden de términos fonéticamente muy similares existentes en el náhuatl que era lengua oficial del imperio azteca, y desde su difusión por los españoles, hoy estas dos palabras se parecen fonéticamente mucho en casi todas las lenguas del mundo, obviamente con el mismo significado.
Y con el mismo significado, porque el cacao y el chocolate no son conceptos aproximativos conflictivos como "Dios" o "democracia", sino conceptos básicamente unívocos. Además, son conceptos no primarios, sino esencialmente derivados.
Veamos que pasó en referencia a nuestro problema. Los españoles pronto crearon diccionarios escritos de las grandes lenguas mesoamericanas, e incorporaron las dos palabras que he mencionado a los nuevos diccionarios de castellano.
Todas las hablas del mundo tienen un vocabulario segmentado entre lexemas (raíces semánticas de las palabras) que admiten definición fuerte y lexemas que solamente admiten definición débil.
Del náhuatl, como hemos visto, los términos para el cacao y el chocolate fueron incorporados rápidamente al castellano. Y se dio la urgencia de definirlos bien. ¿Por qué? Porque al ser un producto muy caro o de lujo, ni siquiera las grandes plantaciones nuevas daban abasto a la demanda... y se falsificaba o adulteraba con algarroba, achicoria y otros sucedáneos. De ahí que el comprador y el consumidor querían conocer bien las características del cacao y el chocolate, para evitar ser estafados.
Se pudo hacer. Porque, ya en náhuatl, había definiciones fuertes del cacao y del chocolate; definiciones con las cuales lo definido no entraba en la definición, o sólo lo hacía muy secundariamente. Así, bastó traducir, adaptar y ampliar esas definiciones mesoamericanas al español y demás lenguas de los ávidos consumidores de chocolate.
En náhuatl los dos términos originales son kakauatl y xokolatl.
En este párrafo van unas notas lingüísticas complementarias. La ortografía del náhuatl estándar moderno se parece mucho a la del castellano, resultando la diferencia más importante que la equis (x) se pronuncia como en maltés, gallego, portugués, valenciano, catalán y otras lenguas, siendo la referencia más cómoda decir que se pronuncia como el dígrafo "sh" del inglés o el dígrafo "ch" del francés. Como este sonido sibilante palatal no existe en castellano estándar, se adaptó como el sonido africado escrito en castellano con el dígrafo "ch". Este sonido existe también en náhuatl y se escribe igual que en castellano, aunque en la ortografía moderna del náhuatl el dígrafo "ch" a veces se sustituye, como en catalán, valenciano o vascuence, por el dígrafo "tx". Las grandes lenguas europeas carecen de la consonante compleja dentoalveolar escrita con el dígrafo "tl" en náhuatl, de modo que oscilan entre sustituirla por una consonante simple interdental sonora o por una consonante simple interdental sorda; el castellano usa aquí una consonante interdental sorda, la te (t). De ahí la evolución xokolatl ---> chocolat(e), con la vocal "e" de apoyo pues el castellano nunca admite la te a final de palabra. La evolución paralela esperable sería kakauatl ---> cacahuate. O sea, cacahuete; la forma "cacahuate", más próxima al original, sigue utilizándose en Méjico. A menudo se utilizaba la misma palabra en náhuatl clásico para ambos granos comestibles de sabor relativamente similar. Pero como, en consecuencia, pronto se adulteró (incluso en la actualidad) el cacao, sustituyéndolo total o parcialmente por el mucho más barato cacahuete, en el virreinato de Nueva España (hoy Méjico y territorios americanos vecinos) pronto surgió, para los estafados compradores y consumidores de cacao, la necesidad de diferenciar ambas plantas, quitándose el sufijo nominalizador "atl" en el caso del cacao. En náhuatl clásico (o sea, del período del virreinato de la Nueva España) la ortografía del náhuatl era más castellanizante, y así las evoluciones eran cacahuatl ---> cacahuate (o cacahuete) y xocolatl ---> chocolate. Al quitar en "cacahuatl" el sufijo nominalizador "atl" queda "cacahu", que puede quedar ortográficamente como en portugués, "cacau", mas que en castellano estándar derivó al encuentro vocálico postónico "ao", con pérdida gráfica de la hache muda (h): "cacao". La vacilación vocálica típica del náhuatl clásico dio también la forma "cocoa", usada todavía hoy en español de Méjico, en inglés y en otros idiomas, aunque para la mayoría de las lenguas del mundo predomina la adaptación fonética y ortográfica de la pronunciación estándar en castellano: cacao. Los dos términos originales para el cacao y el chocolate procedían, probablemente, de lenguas mayas, y de ahí los tomó el náhuatl.
Pero es que el náhuatl también posee otras dos palabras, tan fáciles de traducir al castellano... como difíciles de definir.
Son achtotipan, o sea, antes, y kintepan, o sea, después.
Ni en náhuatl ni en castellano, dos lenguas con hablantes vivos, hay manera de dar una definición fuerte de estas dos palabras.
Porque, y ciñéndonos al castellano para no complicar todavía más las cosas, cualquier definición de "antes" remitirá a conceptos o perífrasis que indiquen mayor antigüedad que lo que pasó después. O sea, dicho en plata y brevemente: antes es lo contrario que después. Y, claro, después es lo contrario que antes.
Podemos explicar, en náhuatl o en castellano, lo que son el cacao y el chocolate a quienes nunca hayan tomado chocolate.
Mas no podemos explicar con definición alguna, ni en náhuatl, ni en castellano, ni en pascuense o rapanui (lengua autóctona polinesia de la Isla de Pascua) lo que son el antes y el después a quien no conozca ya esas nociones. Podemos señalarlas con cierta coherencia, como se hace con ejemplos y contextualizaciones, desde hace siglos, en los métodos didácticos para enseñar náhuatl a hispanohablantes... pero definirlas en sentido fuerte, no.
Dependen de una percepción directa.
Y con muchos conceptos metafísicos básicos pasa lo mismo.
Lo que podemos hacer es reducir en lo posible el número de tales conceptos metafísicos que no admiten definición fuerte (cortando con la navaja de Occam) y podemos usarlos del modo más coherente y preciso (inambiguo) que podamos.
Al grano: puedo, oh Elansab, darte y daros a todos, en mensajes sucesivos, definiciones plausibles del yo y de la felicidad. Mas, aunque sean claras y razonables, aunque nos ayuden en la comprensión... tened todos por seguro que esas definiciones incorporarán radicalmente, en el caso del yo, nociones que implican para su comprensión el mismísimo concepto del yo. E igual pasará con el concepto de felicidad. El yo y la felicidad son conceptos que solamente admiten definiciones débiles.
Si un consumidor de chocolate no entiende que antes de preparar el atole de chocolate (bebida espesa caliente hecha con cacao, harina de maíz y agua, o leche) hay que revolver en un recipiente el cacao, la maicena y la leche, y que después de calentar al fuego y cocer esa mezcla, el atole ya estará listo para tomarlo... es que el desgraciado tiene tal disfunción neurológica gravísima, que le es imposible percibir el paso temporal de los minutos y segundos. Eso no se arregla definiendo.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Última edición por Alexandre Xavier el 03 Feb 2017, 14:14, editado 9 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 02 Feb 2017, 19:37 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 4954
De acuerdo, quedamos a la espera.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 03 Feb 2017, 15:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1305
Saludos de nuevo, Elansab.
Dices lo siguiente.

"De acuerdo, quedamos a la espera.".

Que el yo y la felicidad solamente admitan definiciones débiles, no es lo mismo que resignarse a dar a estos términos unos usos siempre confusos e inútiles. Al fin y al cabo, como hemos visto con el ejemplo del náhuatl, continuamente se usan en esa lengua, y con aproximación y adecuación claras, los conceptos de achtotipan (antes) y kintepan (después). Y lo mismo en castellano con los dos adverbios de tiempo que traducen, respectivamente, los dos conceptos de tiempo citados por mí en lengua náhuatl. Todo esto a pesar de que estos adverbios de tiempo solamente admiten definiciones débiles, en las que lo definido siempre entra parcialmente en la propia definición, sea en náhuatl, en gallego, en urdú o en cualquier habla, lengua o dialecto del mundo.
O sea: podemos hablar del yo y de la felicidad de modo razonablemente claro. Podemos entendernos con estos conceptos. Responden a realidades extralingüísticas, como el antes y el después no son meros ruidos fonológicos carentes de significado, sino palabras con valor bien real.
¿Seguro, Elansab? Jvahn niega que existan el yo y la felicidad.
Entonces y para empezar, Elansab, ¿qué dices sobre la actitud ontológica de Jvahn contra el yo y contra la felicidad?
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 03 Feb 2017, 16:15 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 4954
Alexandre, yo no sé lo que afirma o niega Jvahn en relación al tema que nos ocupa ni quiero entrar a pronunciarme sobre la ¡!¡actitud ontológica!!! de Jvahn que desconozco. Te pregunté sobre el tema del alma y cuando pensaba que me ibas a contestar me dijiste que el problema en el arqueoindividualismo no era tanto el alma como el “yo”. Te pregunté sobre el “yo” en un hilo y me dijiste que abriera un tema y que además los arqueoindividualistas no tienen miedo a contestar sobre ningún tema. Pues bien, abrí dicho hilo en el cual te formulé una serie de preguntas. A continuación no me contestas en ese hilo sino que me contestas desde otro que ya estaba creado. En realidad no me contestas sino que me preguntas cuál es mi opinión en torno a la felicidad y al “yo”. Te contesto diciéndote qué entiendo yo por felicidad y por el concepto de “yo”. Y ahora me dices que qué pienso de lo que dice Jvahn.

Francamente, no entiendo por qué te cuesta tanto “arrancar”, y llevas ya varios meses intentando “arrancar”, para decirnos qué entiendes por el “yo” o si para ti el alma es una sustancia. Bueno, quizá sí que lo entiendo. Y quizá no sea yo el único que lo entienda.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 03 Feb 2017, 16:21 
Desconectado

Registrado: 15 Jun 2013, 02:04
Mensajes: 889
elansab escribió:
Alexandre, yo no sé lo que afirma o niega Jvahn en relación al tema que nos ocupa ni quiero entrar a pronunciarme sobre la ¡!¡actitud ontológica!!! de Jvahn que desconozco. Te pregunté sobre el tema del alma y cuando pensaba que me ibas a contestar me dijiste que el problema en el arqueoindividualismo no era tanto el alma como el “yo”. Te pregunté sobre el “yo” en un hilo y me dijiste que abriera un tema y que además los arqueoindividualistas no tienen miedo a contestar sobre ningún tema. Pues bien, abrí dicho hilo en el cual te formulé una serie de preguntas. A continuación no me contestas en ese hilo sino que me contestas desde otro que ya estaba creado. En realidad no me contestas sino que me preguntas cuál es mi opinión en torno a la felicidad y al “yo”. Te contesto diciéndote qué entiendo yo por felicidad y por el concepto de “yo”. Y ahora me dices que qué pienso de lo que dice Jvahn.

Francamente, no entiendo por qué te cuesta tanto “arrancar”, y llevas ya varios meses intentando “arrancar”, para decirnos qué entiendes por el “yo” o si para ti el alma es una sustancia. Bueno, quizá sí que lo entiendo. Y quizá no sea yo el único que lo entienda.

Correcto.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 03 Feb 2017, 17:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1305
Saludos, Sacerdote de Judas y Elansab.
Os quejáis los dos de mi lentitud al abordar los dos temas centrales del arqueoindividualismo, o sea el yo y la felicidad del yo. Y os extraña que le pida a Elansab su opinión sobre la negación de que ambos conceptos sean reales (el yo y la felicidad) por parte de Jvahn.
Empezaré por lo último. Puede parecer raro que, en este hilo de Sofos Ágora, un hilo central para el arqueoindividualismo, no le haya preguntado esto directamente al propio Jvahn.
Pero es que se lo he preguntado una y otra vez al propio Jvahn en otros sitios... y no contesta.
Y no es un tema menor. Si Jvahn lleva razón, si el yo no es real y la felicidad tampoco es real... todo el arqueoindividualismo es una majadería. A mí me interesa mucho que me lleven la contraria, pero hasta el final.
En este punto, voy a cambiar de táctica. Voy a abrir un hilo específico en Filosofía general, titulado "Jvahn contra la felicidad del yo.", en el que le voy a inquirir directamente por qué niega al yo y a la felicidad. Supongo que seguirá escaqueándose, mas en este caso os tomo la palabra a vosotros dos, Sacerdote de Judas y Elansab, para que le tiréis de la lengua a Jvahn.
Voy ahora con la lentitud. Las dificultades circunstanciales e intrínsecamente filosóficas han hecho que el arqueoindividualismo como escuela haya tenido una gestación lentísima... nada menos que desde mediados del siglo XIX. La fecha formal para el inicio de tal incubación sería la aparición, el año 1848, del Manifiesto Comunista escrito por Marx y por Engels (pronunciación de éste: Énguels).
El arqueoindividualismo sólo existe explícitamente desde el año 2014. Por tanto, no hay razón para correr al responder en cierto foro internético. Lo que interesa aquí no es responder rápido, sino responder bien y fundadamente. Cosa más difícil de lo que parece.
Empezaré mi respuesta directa a las cuestiones que ambos estáis planteando, con un próximo mensaje en este mismo hilo.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 03 Feb 2017, 17:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Ago 2014, 04:56
Mensajes: 9134
Rango personalizado: Nuevo usuario.
A Alexandre le gusta ir directo al grano (conciso y rotundo). :D

_________________
"En el umbral del palacio de Zeus hay dos tinajas llenas de destinos: una de buenos y la otra de malos" (Homero).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: महाराज मार्ग - Maharajá Marga - Arqueoindividualismo.
NotaPublicado: 03 Feb 2017, 18:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1305
Saludos, Sócrates.

Dices lo siguiente.

"A Alexandre le gusta ir directo al grano (conciso y rotundo). :D".

Bueno, imagina que me haces la siguiente pregunta.

Quiero, Alexandre, que me respondas de modo conciso y rotundo a esto: ¿has dejado de creer en la honradez de los jueces y los abogados?

Pues mi respuesta concisa, rotunda, sincera y verdadera será la siguiente.

No.

Primero pensarás que te estoy tomando el pelo. Pero, tras unos segundos, comprenderás que te he respondido en serio.
Moraleja: a la hora de responder a ciertas cuestiones sutiles, hay que ser un tanto prolijo... si uno quiere ser bien entendido al responder a esas cuestiones.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 57 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO