Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 19 Ago 2017, 01:49

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 288 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 25, 26, 27, 28, 29  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 16:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jun 2012, 08:46
Mensajes: 990
JBELL tiene una gran paciencia, lo admiro, os desglosa como con vuestro sistema imaginario no probado se convertiria en pura politica, en el unico sitio que se practica a dia de hoy algo similar a lo que proponeis es en los partidos politicos, y creo que ahi todos coincidimos en que no queremos que toda nuestra existencia, desde que voy a desayunar hoy a de que textura voy a usar los condones esta noche sean cuestiones politicas, no queremos mas politica y quereis convertirlo todo en politica...

solo teneis un futuro posible en ese sentido, fracasar.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 17:14 
Desconectado

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1212
Saludos, Jvahn, Juan Zuluaga o como te oculte actualmente tu seudónimo de turno.
Dices lo siguiente.

"Jbell
Como he mencionado antes el colectivismo no implica la ausencia de división de trabajo. Mucho menos las ausencia de dependencias y delegaciones en torno a los cargos. El colectivo será cómo el propietario de hoy que tiene la última palabra, Con la diferencia de que se trata de su propio trabajo y no el trabajo de otros. La pregunta es ¿Quién no querrá a los mejores en cada cargo? Sean científicos, administradores, ingenieros, etc. Tú intentas decir que el colectivo pondrá donde quiera a quien quiera. Pero no estás tomando en cuenta algo que también ya he explicado antes: Que el entorno competitivo ejerce presión. ¿Cómo es eso? Muy simple. Supongamos que una empresa X comete el error de poner a quien quiera donde quiera. ¿Esto tendrá efectos en el desenvolvimiento de la empresa dentro de un entorno competitivo? Por supuesto. Eventualmente, a la medida que vea que otras empresas triunfan por dar cargos a gente capacitada, mientras que esta empresa X se hunde, se dará cuenta que lo mejor es tener gente capacitada para los distintos cargos. Sólo hará falta que una empresa triunfe por ello para que las demás tengan el incentivo para hacer las cosas bien. ¿Y qué significa eso? Significa que habrá una regulacion, en el sentido de una mano invisible, que llevara a cabo el entorno competitivo. Todo en función de un principio: A trabajo mejor hecho, mayor beneficio.
Pues bien, será el mismo caso para la distribución de beneficios de una empresa. ¿No es mejor darle a cada uno lo que corresponde? ¿Quién querrá trabajar donde lo exploten? Así, dado el caso de que una mayoría expropie a una minoría verá los efectos de tan mala decisión en su desenvolvimiento en el entorno competitivo. Pues quien es explotado no trabajará bien, y e última instancia dejará de trabajar. Sin mencionar que la empresa se hará mala fama, por así decirlo, y estará sujeta a las consecuencias evidentes que ello implica. Además, ¿Cómo podrá haber explotación si el principio es justamente que al trabajador no se le robe? Los incentivos para hacer las cosas bien estarán por doquier, lo que es una muestra de que el sistema se autoregula sin la necesidad de un Estado. A diferencia del caoitalismo, que sin intervención del Estado se lo comen los monopolios y la explotación del hombre por el hombre.
Ahora ¿Cómo se desarrollará la democracia intra-empresarial? También ya lo he explicado antes. Las decisiones tomadas por el colectivo, que no serán muchas ya que son decisiones de última instancia, se tomarán por votación y asambleas. Tal y como he señalado, no será una mayoría simple la necesaria para que una decisión definitiva sea tomada. Dicha decisión será cuantitativa como cualitativa. Esto es, según la propia estructura de la empresa, donde una mayoría podrá constituirse por ciertos criterios como los que he esbozado tomando prestado ejemplos de democracias actuales. Como e caso de España, done debe haber una mayoría en general por encima de la cantidad de votos que puede presentar un partido. Cambiamos partidos por sectores y la cosa será la misma. Y sin embargo España no desaparece en el inovilismo ¿Verdad? A eso se le suma que como no se trata de una empresa monopólica (El estado), habrá una presión competitiva para que las decisiones se tomen rápido y de la manera justamente posible (por lo mencionado un párrafo más arriba).
Lo mejor de todo esto es la regulación intuitiva y espontánea que funcionará dentro de este nuevo estado de cosas. El elemento que hace la diferencia es justamente el trabajo competitivo y la justicia social inherente a este, bajo su forma colectivista. Lo cual, repito, es algo que apenas sueña el capitalista. Sueño que en realidad es una pesadilla, pues no podrá parasitar la sociedad ni beneficiarse expropiando el trabajo de otros. Pero por supuesto que no será perfecto, ningún sistema lo es. Sin embargo es de ilusos creer que el capitalismo es el último paso antes de la perfección. "No es perfecto, pero no habrá nada mejor" dicen los ilusos. La evidencia, sin embargo, demuestra que el capitalismo tiene unas limitaciones bien definidas, y que yo me he encargado de dejar desnudas en este foro contrariando y refutando a los mas acérrimos, dogmáticos y retrogrados demostrados defensores del capitalismo. El reformismo no es ya una opción, pues toda reforma no puede violar el principio básico del sistema: El capital y la expropiación del trabajo.
_________________
ζῷον εργάτης
Voy a ser sincero. He visto personas analfabetas, y luego estás tú.".

Empezaré mi respuesta incidiendo en un mecanismo académico, hoy muy devaluado y corrompido por la endogamia y la cooptación, hasta convertirlo casi siempre en un formalismo huero: la defensa de tesis ante un tribunal académico. Defensa que, por cierto, según el eterno posibilismo de todo verdadero revolucionario, insisto ahora en hacer en alguna universidad europea (o americana, si me sale bien allí).
En su origen, y también ahora cuando se depura de endogamia y cooptación la situación universitaria o académica, la defensa de tesis es un debate académico en el cual el ponente, sí, expone libremente su tesis, pero le llueven pegas por parte de los criticos que hay en el tribunal. Los cuales no son anónimos, van a cara descubierta, y lo mismo el expositor de su propia tesis.
Por tu experiencia como recibido o licenciado en Filosofía, si nos estás contando la verdad en este punto, sabrás bien a qué me refiero. Y yo, que también lo soy, por muy rebotado y vetado que esté, también conozco lo que es una defensa académica de tesis.
Aquí las cosas empiezan con mal pie por tu parte, pues nos tratas como a gente de segunda categoría. Es decir, que a tus profesores y a los otros estudiantes de la universidad los tratas con tu nombre propio y dando la cara. A nosotros, ocultándote en un anónimo. Y eso ya le resta radicalmente seriedad a lo que digas, pues no hay modo lícito de comprobarlo. Por las bravas, sí. Ya que, si dices la verdad sobre tu nivel académico, entonces, rastreando en las producciones públicas de licenciados colombianos en filosofía, tu identidad resulta fácilmente desvelable. Pero eso sería por las bravas, rompiendo el anonimato que aquí deseas mantener. Y eso, romper tu anonimato por las bravas, no es lícito.
Bien: supongamos que tu mensaje que comento aquí lo sueltas en un entorno académico; es decir, que sea oralmente o por escrito, lo sueltas identificándote y ante un auditorio que también se identifica, sin seudónimos ni anónimos.
Pues te lloverán de inmediato las críticas. Y quedarás en evidencia si no contestas antes o después.
Y los demás soltaréis ahora: bueno, Alexandre, ¿puedes ir al grano?
¡Sí, padres!
El precedente mensaje de Jvahn, y otros muchos que ha hecho o hará, ponen por los cuernos de la luna a la competitividad bajo un sistema marxista y comunista de producción.
Como si no tuviera inconvenientes un entorno competitivo bajo el comunismo.
Pues los tiene y muy graves. ¡También dentro del comunismo!
La competencia, por muy suave que sea y por muy regulada y controlada que esté socialmente, es una forma de hostilidad. No se puede ser a la vez cooperador y competidor de otro, bajo el mismo aspecto y en el mismo instante. Eso iría contra el principio aristotélico de tercero lógico excluido.
Y no hace falta caer en un pesado formalismo lógico. Pondré un ejemplo actual, significativo y fácil de entender.
Utilizo sobre todo un par de sistemas operativos en mi ordenador. Linux, como sistema operativo secundario, y Windows como sistema operativo principal.
Linux como sistema operativo para escritorio de usuario individual (en otros entornos, como servidores de red, o como teléfonos móviles o celulares, sí que hay amplio lucro) tiene muy poco beneficio económico y muy poca competencia mutua. Consecuentemente, tiene muy pocos programas, y a menudo con un acabado malo o mediocre. Por el otro lado, Windows como sistema operativo para escritorio de usuario individual da mucho beneficio económico, y los ofertantes de programas para Windows compiten intensamente entre sí. Consecuentemente, tiene muchos programas, sean de pago o gratuitos, y su nivel medio de acabado está muy por encima del que tienen los programas homofuncionales en Linux.
La filosofía de uso y desarrollo de Linux es abiertamente socialcomunista, y la de Windows es capitalista. Naturalmente que esto es solamente una tendencia general, y que grandes empresas capitalistas invierten en Linux (la telefonía móvil o celular es un buen ejemplo) como hay socialistas, comunistas o anarquistas que fabrican programas para Windows.
¿Qué nos encontramos tras la polícroma profusión de programas y aplicaciones para Windows?
Pues, por ejemplo, que resulta imposible económicamente encontrar un programa para pintura artística y dibujo artístico que contenga todo lo necesario para trabajar cómodamente con él. Os lo dice un asiduo usuario de este tipo de programas.
¿Es imposible científicamente, técnicamente? ¡No! La prueba es que, pagando el peaje en tiempo e incomodidad de los trasbordos entre programas (grabando el resultado previamente en algún formato gráfico estándar, claro está) siempre se puede obtener el resultado deseado, aunque, por cierto, solamente se utilicen programas legalmente gratuitos. Lo sé, porque lo hago.
La razón de esta insuficiencia es muy diferente.
Es la competencia (en vez de la cooperación) entre distintos fabricantes de programas.
Si un equipo de fabricantes de programas y utilidades para pintar artísticamente con ordenador saca un programa muy bueno, muy completo, muy duradero y con código fuente totalmente accesible... pronto verá que otro equipo de programadores le roba legalmente las ideas, y verá también que, incluso si obtiene unos buenos ingresos por venta legal o por donación, precisamente el carácter estable y completo del programa en cuestión hace que quien lo copia e instala pase muchos años sin comprar ni pagar por una versión posterior, ya que no le hará falta.
Si los distintos programadores de este tipo de sóftuare cooperan entre sí en vez de competir, basta que hagan un diseño modular, con el cual el usuario podrá compilar todos los módulos funcionales que quiera, incorporándolos por el intuitivo sistema de copiar y pegar al programa de pintura artística que ya suela usar. Muy cómodo para el usuario... y ruinoso económicamente para los desarrolladores de esos programas.
Bajo la competencia mutua, estos fabricantes de programas para pintura artística tienen contraestímulos para producir un programa muy completo, duradero y estable, como los tienen para dar información fácilmente utilizable a sus rivales y a sus clientes.
Que tal competencia mutua se dé bajo el comunismo, no va a eliminar esta situación en la cual la competencia baja la calidad y entorpece el desarrollo científico, técnico y artístico.
Tampoco se elimina tal problema cuando (piratería de sóftuare aparte) el usuario maneja programas gratuitos, que en Windows tienen muchas fuentes (versiones antiguas ofrecidas como promoción y propaganda por los mismos fabricantes de versiones posteriores bajo pago, programas gratuitos pero financiados con publicidad y donaciones, versiones gratuitas para traductores, localizadores, colaboradores y desarrolladores, etcétera) porque, en general, bajo esta aparente gratuidad hay un afán de lucro, sea en dinero, en fama o en promoción empresarial indirecta. Y eso lleva a la competencia, o sea a la rivalidad, o sea a dividir y frenar las energías en vez de ponerlas en sinergia común bajo la misma empresa.
Es precisamente cuando se elimina por completo la presión de competir, cuando hay ingresos garantizados para todos por una Renta Incondicionada Universal de vida digna y holgada, cuando todos los creadores pueden cooperar sin trabas y la calidad se hace máxima para usuarios y consumidores.
No es de ayer, precisamente, la objeción de que la presión competitiva bajo el verdadero comunismo es una contradicción como la de unas bellas hetairas saliendo de un lupanar y predicando ¡la castidad!
Y no es de ayer, precisamente, la actitud de quienes, conscientes de su mediocridad intelectual, utilizan un seudónimo para no responder a cuestionamientos espinosos.
Por mi parte, seguiré siempre con mi nombre real, y atendiendo siempre a las críticas de fondo (no a los ataques personales) que me hagan. Sabéis que, en esto, siempre he predicado con el ejemplo.
Sigo apostando por una sociedad comunista. Y, según el verdadero comunismo, la competencia económica, lejos de fomentarse, ha de reducirse y eliminarse en todo lo posible.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 17:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Oct 2010, 18:30
Mensajes: 10229
Ubicación: Bogotá
Jbell

Las decisiones de última instancia pueden continuistas o no. Eso depende de las condiciones que imponga el mercado competitivo. Hoy un propietario que sea terco ante la volatilidad de un determinado mercado, es un propietario que hace que su empresa fracase. Por ello en la era post-capitalista las decisiones de última instancia se adecuarán a la dinámica del entormo competitivo. Y esto se puede asegurar en la misma medida que la mala gestión necesariamente tendrá efectos negativos sobre la empresa. Recordemos: Refuerzo positivo y refuerzo negativo. Suponiendo una mala gestión, el entormo competitivo se encargará de hacer que el colectivo pague las consecuencias de ello. La planificación, dependiendo de los análisis y del entorno competitivo, se determinará de una u otra manera, sea mensual, semestral o anual. De ahí la necesidad de buenos administradores, recordando que una empresa que haga las cosas bien, le irá bien. Así, se asegura también lo antes señalado: Que la designación de cargos se hará de tal manera que los más capacitados los ocupen. Todo por supuesto dentro del esquema de un colectivismo que, recordemos, no implica la ausencia de dependencias ni delegaciones.

El colectivo es una totalidad concreta y real. Su realización se concreta mediante la empresa y la abstracción de las diferencias internas que pueden constituirla. Así por ejemplo, cuando el colectivo toma una decisión, esta decisión a través de la empresa se determina como una decisión unívoca. Decisión que es la que determinará el valor del trabajo del colectivo. Pues, por poner un ejemplo, una decisión dada por una empresa X que implica un aumento de productividad, para otra empresa Z se le presenta dicha desición como una unidad y no ya como una diferencia colectiva dentro de la empresa X. Decisión que en tanto aumento de productividad determinará por igual el valor que tomará el trabajo de los trabajadores de la empresa X. Y Ese valor que tomará el trabajo llegará a manos del colectivo como un beneficio, como un valor de uso. Esto es, algo palpable, consumible, usable, etc. Así, el colectivo en tanto empresa, en tanto trabajo, en tanto determinación social (competitiva) del trabajo, y finalmente en tanto beneficio (o perjuicio según el caso), resulta ser una totalidad concreta que se va determinando en el ciclo de producción, hasta tomar su forma más y material: El beneficio como uso, como consumo, etc.

La toma de decisiones, tal y como he expuesto, se realizará democráticamente. Pero recordando siempre que una mayoría puede ser muchas cosas. Aquí, el principio que regula la acción democrática es aquél según el cual al trabajador no se le puede expropiar de su trabajo. Por ello he expuesto cómo una forma democrática responde se adecua a dicho principio: Se trata de una votación tanto cuantitativa como cualitativa; De acuerdo a cómo esté estructurada la empresa una mayoría mínimos dados, como cantidad de sectores, cantidad absoluta, cantidad de trabajadores por sector. Esto asegura que no se formen coaliciones constantes, ya que como se ha especificado, es la volatilidad del entorno competitivo el que ejercerá la presión externa de cómo se votará dentro de la empresa. Aquí el interés de cualquier individuo será reemplazado por un interés empresarial. Esto es, que el individuo sabrá que su beneficio depende de que a la empresa le vaya bien, y no por cuales alianzas se puedan hacer con otros trabajadores. Recordando además, la presión de un entorno competitivo siempre al acecho. Lo cual significará que la decisión individual será por el bien de la empresa, en la medida que dicho bien le traerá buenos beneficios y satisfará sus intereses personales. Será pues, una situación donde el individuo realmente vea su enpropiación de la empresa y de su trabajo, con sus riesgos incluidos. Pero recordemos que es mejor que es ser libre arriesgándose sobre lo propio, que ser esclavo y no asumir ningún riesgo (trabajo asalariado).

La conclusión señalada se reafirma:

[ Lo mejor de todo esto es la regulación intuitiva y espontánea que funcionará dentro de este nuevo estado de cosas. El elemento que hace la diferencia es justamente el trabajo competitivo y la justicia social inherente a este, bajo su forma colectivista. Lo cual, repito, es algo que apenas sueña el capitalista. Sueño que en realidad es una pesadilla, pues no podrá parasitar la sociedad ni beneficiarse expropiando el trabajo de otros. Pero por supuesto que no será perfecto, ningún sistema lo es. Sin embargo es de ilusos creer que el capitalismo es el último paso antes de la perfección. "No es perfecto, pero no habrá nada mejor" dicen los ilusos. La evidencia, sin embargo, demuestra que el capitalismo tiene unas limitaciones bien definidas, y que yo me he encargado de dejar desnudas en este foro contrariando y refutando a los mas acérrimos, dogmáticos y retrogrados demostrados defensores del capitalismo. El reformismo no es ya una opción, pues toda reforma no puede violar el principio básico del sistema: El capital y la expropiación del trabajo. ]

_________________
ζῷον εργάτης


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 18:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jun 2012, 08:46
Mensajes: 990
Alexandre Xavier:

¿por que la competencia es mala?, no entiendo esa inseparable caracteristica que le atribuis a la competitividad, cuando en realidad es uno de los motores mas bellos e importantes de la prosperidad, os molesta que existan los perdedores?


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 18:40 
Desconectado

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1212
Saludos, Nicomedes. Y, por cierto, ¿usas tu nombre real o un seudónimo?
Dices lo siguiente.

"Alexandre Xavier:
¿por que la competencia es mala?, no entiendo esa inseparable caracteristica que le atribuis a la competitividad, cuando en realidad es uno de los motores mas bellos e importantes de la prosperidad, os molesta que existan los perdedores?".

Respondo, para empezar, que sí me molesta que existan los perdedores. La miseria es una cosa horrible. Y, más allá del asunto estético, es causa de crímenes, guerras, tiranía e inútiles revoluciones.
Tu discurso, el de Jbell y, por increíble que parezca, también el de vuestro rival Jvahn/Juan Zuluaga, parten del mito del cuerno de la abundancia.
Los tres pensáis que el avance científico y técnico pronto nos llevarán a un paraíso de abundancia para todos, donde habrá espacio luminoso, agua potable, aire limpio y tierra fértil sin importar cuántos seamos.
¡Y un cuerno! Pero no el cuerno de la abundancia en el que los tres creéis...
Los tres diferís, sí, en que Jvahn piensa que el cuerno manará bajo el marxismo o el comunismo, mientras que Jbell y tú pensáis que manará bajo el capitalismo o el libre mercado. Mas los tres soñáis en que, un día cercano, ese cuerno manará.
Sin embargo, los hechos son los que son. Son los que son para los capitalistas, y también para los comunistas. No es un asunto ideológico.
Vayamos al hecho esencial. Hoy, en diversas partes del mundo, hay zonas vírgenes ricas en flora prehumana y fauna prehumana.
Y, en todos los casos, esas zonas se conservan así porque ha habido un acuerdo político previo, que impide o limita radicalmente la presencia humana en esas zonas ecológicamente no holladas por el hombre.
Podéis los tres, y muchos más como vosotros, falsear, negar, minimizar, relativizar hasta emborronar y, en fin, ocultar la superpoblación y los límites ecológicos del planeta.
Pero no podéis presentar unos ejemplos, ni siquiera unos indicios, de que pronto habrá extensas zonas vírgenes no disputadas por seres humanos y muy aptas para la vida humana en este planeta.
Porque no las hay, ni las va a haber. Toda la parte de la biosfera apta plenamente para la vida humana, ya está ocupada, y en demasía.
Y eso se traduce en pobreza para la gran mayoría. Casi todos son perdedores.
Y la competencia, sea tu competencia capitalista, sea la competencia marxista de Jvahn, no va a cambiar eso.
Lo que puede cambiar eso, es una gran y duradera disminución de la densidad demográfica, con la cual la tierra, el agua y el aire vuelvan a ser un recurso abundante para todos.
Lo que busco no es propiamente comunismo o capitalismo, sino un ecologismo integral, material y espiritual a la vez.
No quiero competir con mi vecino, ni disputarme con él unos escasos frutos de un mundo superpoblado. Quiero que mi vecino tenga su amplia hacienda, como yo tener la mía; y, que si queremos, ambos nos visitemos de vez en cuando.
Está claro. Incluso quienes no están de acuerdo conmigo, suelen reconocer que hablo todo lo claro que puedo. Y es mucho.
Y, si no estás de acuerdo conmigo, lo tienes bien fácil.
Muéstrame cómo la libre competencia, el capitalismo, pronto va a crear extensas zonas vírgenes sin población humana ni huellas ecológicas de la actividad humana... a pesar de ser grandes zonas idóneas para la vida humana. O sea, como hace diez mil años, al borde del Neolítico.
En contraste: si volvemos a una situación así, no tendré necesidad alguna de competir con mi prójimo, porque habrá de sobra recursos naturales para todos. Y eso es lo que busco, una situación así. Con la tecnología moderna, no con las hachas de piedra y los vestidos bastos de pieles animales, o de fibras vegetales, en el Neolítico.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Última edición por Alexandre Xavier el 20 Jul 2017, 12:05, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 19:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Oct 2010, 03:02
Mensajes: 5838
Rango personalizado: X
Alexandre

https://www.tecmint.com/best-linux-desk ... ironments/

_________________
"Nombrar las «cosas que están ausentes» es romper el encanto de las cosas que son; es más, es la introducción de un orden diferente de cosas en el establecido: «el comienzo de un mundo»."
MARCUSE, Herbert El hombre unidimensional


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 19:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jun 2012, 08:46
Mensajes: 990
nombre real, soy este https://www.facebook.com/elpobreantonio

el que quiera que me agregue


Última edición por nicomedes el 19 Jul 2017, 20:04, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 20:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jun 2012, 08:46
Mensajes: 990
alexander:

solo te fijas en una parte de la competencia, la peor

es como si digo que el ser humano es una mierda por todo lo malo que hace, acaso solo hace cosas malas?

acaso los que quisieron reservar esas zonas virgenes (que me parece uno de los signos de mayor inteligencia del ser humano), no tuvieron que competir? no usaron su competitividad? y fue positivo?..

la competencia no es mala... se usa y es ese uso lo que determina si es buena o mala a criterio del observador...

ese sesgo hacia las palabras se tiene que revisar contantemente, es muy sano...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 19 Jul 2017, 22:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Dic 2013, 20:16
Mensajes: 4596
Juan Zuluaga escribió:
Las decisiones de última instancia pueden continuistas o no. Eso depende de las condiciones que imponga el mercado competitivo. Hoy un propietario que sea terco ante la volatilidad de un determinado mercado, es un propietario que hace que su empresa fracase. Por ello en la era post-capitalista las decisiones de última instancia se adecuarán a la dinámica del entormo competitivo.

Ya te mostré que eso no es correcto. Un dueño estudiará e implementará una automatización ya que le permitirá producir un mejor bien, de mejor calidad y mayores prestaciones, y además a un costo muchísimo menor. Millones de personas se verán beneficiados. En un colectivo nunca se aprobará una automatización por la mayoría de los trabajadores.

Juan Zuluaga escribió:
El colectivo es una totalidad concreta y real.

Eso esta refutado hace mucho. El colectivo no existe como tal; mal puede ser considerado una totalidad concreta y real. Sólo existen personas; singularidades, cada una distinta a la otra. Un grupo es sólo una abstracción. Los que tienen derechos son las personas, no los grupos. Es un absurdo insostenible proponer que los grupos tienen derechos. Los que tienen conciencia de sí son las personas, no los grupos. Los que toman decisiones son las personas, no los grupos. No existe tal cosa denominada grupo. Cuando alguien se cree que el grupo es una totalidad concreta y real, aparece inmediatamente el mal olor; el hedor. Es una forma fraudulenta de mostrar que el colectivo ha tomado, en tanto totalidad, las decisiones. Bullshits!!!

Juan Zuluaga escribió:
Así por ejemplo, cuando el colectivo toma una decisión

Se ve con claridad a lo que me refiero, no? Y aparece la pregunta: es por error involuntario o por error voluntario? A estas alturas va siendo imperdonable seguir proponiendo que un colectivo decide.

Has dejado en evidencia lo que te vengo señalando desde los inicios. Y de aquí se llega fácilmente al robo y expropiación que sufren las personas en un colectivismo: expropiación del fruto del esfuerzo personal y robo de la potencialidad de autodeterminación.

Es definitivo. El colectivismo es el mejor sistema para parasitar a las personas creativas y de esfuerzos


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 20 Jul 2017, 01:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Oct 2010, 18:30
Mensajes: 10229
Ubicación: Bogotá
Jbell

Como he explicado, las decisiones de última instancia deberán ser del colectivo constituido como una mayoría. Y como el entorno competitivo ejerce presión para hacer las cosas bien es natural que estos colectivos traten de responder eficientemente a las volatilidades de dicho entorno. Al final, en relación al tema de la inmovilización el tiempo de respuesta será determinado por el entorno competitivo. Así, por ejemplo, el entorno determina que una decisión para una empresa X debe tomarse en un tiempo t, pues de lo contrario otra empresa podrá tomar la ventaja dada por la demora por encima de t. Y pues como es evidente aquella objeción tuya de que habrá inmovilismo queda completamente descartada, básicamente porque has aprendido acerca de lo que he expuesto, en donde señaló que va a existir una competencia que permitirá que el entorno competitivo funcione cada vez mejor, cada vez más rápido. Si el tiempo de producción es un determinante para que la empresa pueda establecer relaciones inter-empresariales, entonces este determinante será una cuestión imperativa.

Serán decisiones del colectivo. Imagina tres personas que logran ponerse de acuerdo en algo ¿Eso es posible? ¿No fue posible en la creación de los Estados? Naturalmente que sí. ¿Tiene efectos reales? Por supuesto. Y esos efectos reales suponen una concreción distinta a la diferencia interna de este colectivo. Esto es, si estás tres personas se ponen de acuerdo sobre producir algo, cuando lo produzcan ¿Acaso este producto dejará de ser una objetivación de un trabajo en equipo? Quizá antes de producir hubieron diferencias y discusiones. Sin embargo esas diferencias ya no se ven en el producto realizado. La singularidad de los individuos es abstraida, por algo concreto que representa el producto terminado: El colectivo. Es así mismo que el trabajo del trabajador recorre el circuito del mercado capitalista y va adquiriendo más y as determinaciones según su circulación. No deja de ser sin embargo el trabajo de los trabajadores asalariados el que cobra las determinaciones que finalmente concluyen como una utilidad. Por ello, lo que sí es un ente ficticio es el contrato. Nadie puede vender el trabajo realmente, porque se quiera o no histórica y causalmente es el trabajo de un trabajador. Y así el capitalista le pague lo que sea al trabajador por su trabajo objetivado, no dejará de ser su trabajo. De ahí que esa venta del trabajo sea un fantasma, una cosa simplemente convencional y nada real ni concreto. Y sin embargo es sobre esa ficción cómo se ha construido el capitalismo. ¿Increíble no?

Hoy, pues, ¿Qué es el trabajo? No es una cosa de un simple individuo. Un embolador de zapatos necesita su cajón, su cepillo, su trapo, y muchas cosas más que que no se las crea él sólo: Las crean otros. De ahí que nos encontremos en una situación histórica donde ya no tiene lugar lo que llaman los economistas "la apropiación originaria" (que es más o menos la lógica de "el primero que lo huele debajo lo tiene"), una cosa arcaica que ya no tiene razón de ser, sobretodo porque las tierras vírgenes donde eso era posible, ya no existen. Así pues, el trabajo es algo social. Y lo que llevo exponiendo desde hace un tanto responde a es determinación social del trabajo. Por eso es que un trabajador no puede decir "este trabajo objetivado es mio y de nadie mas" sin mentir de hecho. Siempre ese trabajo será una propiedad social y colectiva. Por ello, la creencia de los economistas acerca de la propiedad privada como propiedsd individual es simplemente una ficción que se desbarata cuando se confronta con la realidad. Justo como la creencia de un embolador de Zapatos que cree que lo que hace depende de él nada más coml cuasi-Dios que crea algo desde la nada.

Así pues, el sistema capitalista es un sistema del hurto generalizado en base a varias ficciones que lo constituyen. Es decir, teóricamente está mal fundado. Y como lo acabo de hacer, teóricamente es refutado.

_________________
ζῷον εργάτης


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 288 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 25, 26, 27, 28, 29  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO