Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 17 Nov 2018, 15:59

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 8 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 26 Jul 2018, 14:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1514
Gran Hotel Abismo.

Hola a todos.
Estos días, en Benidorm (Reino de Valencia, España) he estado leyendo un tebeo sacado de la biblioteca municipal, que cuenta con un nutrido fondo de tebeos.
Este tebeo (o novela gráfica, o cómic) está editado por la editorial vasca Astiberri Ediciones (Bilbao), año 2016. Sus autores son Marcos Prior y David Rubín.
Y este mensaje está dedicado a los que se burlan de la democracia burguesa y dicen que, en el fondo, todos los regímenes políticos son iguales.
¡No!
Para empezar, el argumento de este tebeo es político explícitamente, y de extrema izquierda revolucionaria sin disimulo alguno, incluso justificando o practicando la violencia contra el capitalismo y su Estado.
Cuando la biblioteca municipal de Benidorm adquirió este libro, el color político de la alcaldía, en un consistorio muy fragmentado políticamente, ya había cambiado y recaído en el Partido Popular (centroderecha). Gobierna con mayoría relativa y tiene que pactar constantemente, incluso con algún intento por parte de la oposición para derribarlo.
Al llegar al poder, el equipo político del nuevo alcalde no cambió el funcionamiento de la adquisición de fondos en esta nutrida biblioteca pública, cuyos criterios siguieron en manos de profesionales bibliotecarios no destituibles. Eso explica, parcialmente, la adquisición de un tebeo contrario a la línea política del nuevo gobierno municipal.
Pero hay algo más, que indica muy claramente lo atadas que tiene las manos el nuevo alcalde en estos temas.
El tebeo, con una apreciable calidad gráfica, destila odio explícito al capitalismo y a la derecha de principio a fin. Y, al fin del tebeo, un material complementario explica el proceso de producción y de posproducción, las biografías de los autores, etcétera.
En consecuencia con el odio ideológico ya patente en la trama de este tebeo, así se explica, al final del mismo, uno de sus autores: el gallego David Rubín, en sus dedicatorias de cierre.

"A Mariano Rajoy Brey y a todos los de su calaña, por alimentar mi odio, con el que he cincelado cada página de este libro, que aguardo perdure por más años que él y toda su estirpe de sucios y apestosos ladrones de misa de domingo.
Con la esperanza de que algún día ardáis en el mismo fuego que habéis prendido, de que el pueblo despierte y cambien, del modo más doloroso posible para ti y los tuyos, las tornas.
Y mientras ese día no llegue, seguiremos luchando por la verdadera LIBERTAD, esa que tú y los tuyos no sois capaces ni siquiera de imaginar.".

Efectivamente, este mismo año 2018, Mariano Rajoy, presidente del gobierno central español por el Partido Popular en mayoría relativa, fue expulsado del poder por una moción de censura muy sonada, que puso como nuevo presidente del gobierno a un político socialista, de izquierdas.
Y, cuando el tebeo del que hablo fue comprado por la biblioteca municipal, todavía mandaban un presidente del gobierno central del Partido Popular y un alcalde benidormense del Partido Popular.
El Partido Popular español tuvo que tragar, pues, la adquisición bajo su administración política de un manifiesto de odio y venganza; un manifiesto considerado frecuentemente como delito de odio por los tribunales españoles, con alguno de los encausados y condenados ya preso o fugado.
Y en una teocracia islámica o en una dictadura comunista, esto no sería posible. Solamente lo es, hoy por hoy, en las oligarquías parcialmente electivas que, abusivamente, se autodenominan democracias.
Está claro, pues, que no todos los regímenes políticos son iguales. Prefiero una oligarquía parcialmente electiva a una dictadura fascista, comunista, militar o islámica; y no me conformo con eso, pues quiero llegar a una democracia de verdad, a una democracia en la que, por tanto, los más pobres pueden ser elegidos limpiamente como presidentes de sus respectivos países, al revés que ahora.
El derecho a ciscarse en el gobernante de turno es fundamental, si queremos una sociedad mejor.
Dicho lo cual: el tebeo Gran Hotel Abismo me da asco estética y políticamente; es una repugnante apología de la violencia sin salidas racionales a la opresión capitalista de Estado. También estéticamente es mejorable (y soy dibujante de tebeos) mas es que el odio suele dar muy malos resultados artísticos, aunque haya excepciones. El tebeo Gran Hotel Abismo practica generalmente un feísmo estético y un vacío de ideas constructivas... que no son de mi cuerda revolucionaria.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Última edición por Alexandre Xavier el 09 Ago 2018, 13:03, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 27 Jul 2018, 08:37 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5362
Hola, Alexandre

Francamente, me ha gustado mucho cómo nos has contado la historia. Y efectivamente, no todos los regímenes políticos no son iguales.

Ahora bien, hay una cuestión que me resulta sorprendente. Y es cuando nos dices: “y no me conformo con eso, pues quiero llegar a una democracia de verdad, a una democracia en la que, por tanto, los más pobres pueden ser elegidos limpiamente como presidentes de sus respectivos países, al revés que ahora”

Y me llama poderosamente la atención porque para ti una democracia de verdad no es aquella en la que no haya pobres ni pobreza sino que al parecer no hay ningún inconveniente en haya pobres, siempre y cuando, claro está, si un pobre desea presentarse a presidente del gobierno pueda hacerlo en igualdad de condiciones con los ricos. Realmente me resulta un tanto contradictoria tu postura. Porque si abogas por una sociedad en la que no hay inconveniente en que haya desigualdad, es decir, pobreza, no sé por qué entonces, y posteriormente, pides igualdad. Entendería que nos dijeras que una democracia de verdad es aquella en la que no se dan pobres ni excluidos pero que nos digas que en tal democracia hay pobres y excluidos pero que la verdadera democracia consiste en que estos pobres puedan alcanzar la presidencia del gobierno me parece un tanto contradictorio, derivado o secundario.

Igualmente considero que la expresión “democracia de verdad” no es adecuada. Es que no hay democracias de verdad y de mentira sino que todo sistema político que cumpla con una serie de requisitos (constitución, elecciones, separación de poderes, etc) es ya una democracia de verdad. Te podrá gustar más o menos, ser más o menos eficaz y/o eficiente a la hora de abordar y resolver unos problemas, pero es una democracia de verdad.

Así, por ejemplo, el que se elijan como se eligen los miembros del Tribunal Supremo o del Constitucional en España no es ni más ni menos democrático que la fórmula americana. Lo que hace que sea democrático es que cumpla una serie de requisitos (que dicha fórmula electiva esté recogida en la Constitución y que se desarrolle mediante leyes, que se haya votado (ya sea en el Parlamento o mediante referéndum), etc). Esto es lo que hace que dicha fórmula sea democrática. Otra cuestión es que tú consideres que lo que no es justo no es democrático. Y personalmente creo que te equivocas.

Quizá lo que hayas querido decir es una democracia más justa. Es que un sistema político, y por sí mismo, no es ni justo ni injusto sino que simplemente es una forma de organización y actuación. Quizá lo que hayas querido decir es que todo sistema político no debería ser autónomo o independiente de la moral. Yo también lo juzgo así. Pero en mi caso considero que la moral que debe guiar a un sistema político es una ética de mínimos y no una ética de máximos. Y entre esa ética de mínimos se encontraría, y como uno de sus principales objetivos, erradicar la pobreza.

Un saludo


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 27 Jul 2018, 22:21 
Desconectado

Registrado: 11 Jul 2015, 18:52
Mensajes: 343
¿Elegir a los mas pobres? No lo entiendo muy bien, ¿Es una idealizacion ingenua de la pobreza? ¿Que cualidades tiene un pobre que no tenga un rico? ¿Acaso el pobre cuando esta en el poder, no funcionara igual que un rico que tiene ciertas cuotas de poder?

¿No hay maldad o falta de ética en un mundo pobre? El pobre es pobre por algo, tal vez `porque no tiene entendederas para salir de esa pobreza


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 31 Jul 2018, 19:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1514
Saludos, Elansab.
Dices lo siguiente.

"Hola, Alexandre

Francamente, me ha gustado mucho cómo nos has contado la historia. Y efectivamente, no todos los regímenes políticos no son iguales.
Ahora bien, hay una cuestión que me resulta sorprendente. Y es cuando nos dices: “y no me conformo con eso, pues quiero llegar a una democracia de verdad, a una democracia en la que, por tanto, los más pobres pueden ser elegidos limpiamente como presidentes de sus respectivos países, al revés que ahora”
Y me llama poderosamente la atención porque para ti una democracia de verdad no es aquella en la que no haya pobres ni pobreza sino que al parecer no hay ningún inconveniente en haya pobres, siempre y cuando, claro está, si un pobre desea presentarse a presidente del gobierno pueda hacerlo en igualdad de condiciones con los ricos. Realmente me resulta un tanto contradictoria tu postura. Porque si abogas por una sociedad en la que no hay inconveniente en que haya desigualdad, es decir, pobreza, no sé por qué entonces, y posteriormente, pides igualdad. Entendería que nos dijeras que una democracia de verdad es aquella en la que no se dan pobres ni excluidos pero que nos digas que en tal democracia hay pobres y excluidos pero que la verdadera democracia consiste en que estos pobres puedan alcanzar la presidencia del gobierno me parece un tanto contradictorio, derivado o secundario.
Igualmente considero que la expresión “democracia de verdad” no es adecuada. Es que no hay democracias de verdad y de mentira sino que todo sistema político que cumpla con una serie de requisitos (constitución, elecciones, separación de poderes, etc) es ya una democracia de verdad. Te podrá gustar más o menos, ser más o menos eficaz y/o eficiente a la hora de abordar y resolver unos problemas, pero es una democracia de verdad.
Así, por ejemplo, el que se elijan como se eligen los miembros del Tribunal Supremo o del Constitucional en España no es ni más ni menos democrático que la fórmula americana. Lo que hace que sea democrático es que cumpla una serie de requisitos (que dicha fórmula electiva esté recogida en la Constitución y que se desarrolle mediante leyes, que se haya votado (ya sea en el Parlamento o mediante referéndum), etc). Esto es lo que hace que dicha fórmula sea democrática. Otra cuestión es que tú consideres que lo que no es justo no es democrático. Y personalmente creo que te equivocas.
Quizá lo que hayas querido decir es una democracia más justa. Es que un sistema político, y por sí mismo, no es ni justo ni injusto sino que simplemente es una forma de organización y actuación. Quizá lo que hayas querido decir es que todo sistema político no debería ser autónomo o independiente de la moral. Yo también lo juzgo así. Pero en mi caso considero que la moral que debe guiar a un sistema político es una ética de mínimos y no una ética de máximos. Y entre esa ética de mínimos se encontraría, y como uno de sus principales objetivos, erradicar la pobreza.
Un saludo".

Lo que quiero decir en el fondo, Elansab (y pienso que ya estaba claro) es que el tránsito a una democracia de verdad pasa por conseguir la desaparición de las barreras económicas a los puestos políticos electivos.
Digo, repito y no me apeo de ello, que una democracia en la cual el acceso real a los puestos políticos electivos está restringido a los ricos o acomodados (especialmente a los funcionarios estables) no es una democracia, sino lo que clásicamente, desde la politología griega, se conoce como plutocracia.
Y mi concepción revolucionaria de derechas reivindica la completa desaparición de la pobreza severa, claro. ¡No podía ser de otra manera!
Ahora bien, los severamente pobres seguirán existiendo, y seguirán siendo muchísimos, precisamente cuando el sistema seudodemocrático, realmente plutocrático, les impida llegar a gobernar en elecciones limpias.
Una matización: no me interesa el igualitarismo económico a ultranza. Pero la desaparición de la pobreza severa, de la miseria, sí que es una aspiración comunista irrefutable. Y soy un comunista libertario individualista.
Y algo más: la democracia no es meramente un sistema de formas (también lo es, y poderosamente). La democracia es, también, una cuestión de contenidos. Eso se observa cuando se retuercen las formas y al resultado lo llamamos democracia.
No voy a enredar, Elansab. Sabes que detesto a los abogados y a su marrullería enredadora. Pondré unos pocos ejemplos que aclararán muy bien lo que pretendo decir.
Desde Napoleón, los regímenes autoritarios o totalitarios, las dictaduras, recurren creciente y sistemáticamente a procedimientos aparentemente electivos para legitimarse (salvo para el Poder Político Judicial, de hecho hoy el poder político supremo, por encima del Legislativo y del Ejecutivo). Aparte del carácter no electivo del poder político judicial (hecho que, por sí solo, ya descalifica como democrático al régimen político que proceda así) tenemos largas dictaduras comunistas desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Estas dictaduras comunistas se localizan sobre todo en el Sudeste Asiático y en las Antillas con Cuba (con Venezuela y Nicaragua en posible viraje actual a un modelo parecido).
Después de la toma inicial del poder, siempre de tipo armado y con notable resistencia popular al establecimiento de estas dictaduras comunistas, todos ellos tienen cierto grado de pluralismo político formal, incluso permitiendo partidos diferentes al Partido Comunista (aunque siempre mangoneados por él en la práctica). Eso significa que, por ejemplo en Cuba o en la China, es frecuente, sobre todo en el nivel más bajo y local, como la elección de alcalde, que los votantes puedan elegir entre dos o más candidatos al puesto. Por supuesto, todos los candidatos han de contar previamente con la aprobación del Partido Comunista.
Y un régimen que no es una dictadura comunista, sino una teocracia islámica, el Irán actual, siempre permite pluralidad de candidaturas y partidos en las elecciones. Todo ello si los participantes son aceptados por organismos teocráticos no electivos, que cumplen el mismo papel que aquí en España cumplen organismos políticos no electivos, o sea el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional, para determinar si una candidatura es demasiado terrorista como para poder presentarse.
Hablando en plata: no todo lo aprobado por referendo o por votación parlamentaria es válido democráticamente. Si, por ejemplo, la ley establece (injusta y antidemocráticamente) que las candidaturas con menos del cinco por ciento de los votos nunca tendrán representación, ¿por qué no subir el listón al diez por ciento (en Turquía es así)?, ¿por qué no subirlo al treinta por ciento? O, ¿por qué no establecer que el partido que gane con mayoría relativa de votos populares tendrá siempre mayoría absoluta de escaños parlamentarios? En la Grecia actual hay una norma de este tipo, y en Italia las grandes fuerzas de centroizquierda y centroderecha intentaron una ley parecida, tumbada por la oposición de los otros partidos (Italia está muy fragmentada políticamente) y por el disgusto que produjo tal intento a los jueces de lo constitucional.
En última instancia, un dictador puede convocar un referendo para instaurar un régimen de partido único, permitir que los oponentes a la propuesta salgan un par de veces por television, dejar que haya un uno por ciento de votos en contra... y ya está. Casos de éstos abundan desde el siglo XIX hasta hoy.
Reitero: hoy, la China, Cuba, el Vietnán, Corea del Norte, etcétera, tienen constituciones que se desarrollan mediante leyes, y en las cuales los jueces no suelen ser destituidos descaradamente por el Partido Comunista (no hace falta; solamente se designa a jueces que sean de la cuerda del régimen). Formalmente, no hay gran diferencia con las constituciones, las leyes y las elecciones de países como Francia, el Japón, la Argentina o España. Solamente la rechinante diferencia de que en Cuba (en el Vietnán las elecciones admiten pluripartidismo formal) no hay pluralidad de partidos políticos electorales.
No necesito extenderme más; ya me has entendido, Elansab.
Y queda claro para todos que si un régimen político es verdaderamente democrático, no hay trabas jurídicas ni económicas insalvables para que los ciudadanos económicamente más hundidos puedan presentarse a elecciones y ganarlas con suficientes votos.
Y, si todavía insistes en que los Estados Unidos son una democracia, Elansab, aclárame simplemente una cosita...
Si ese país es una democracia, ¿por qué hay tal profusión de manifiestos y grupos, allí mismo, que alegan que los Estados Unidos son una dictadura de los ricos y de los abogados, mas no una democracia? Fuentes de consulta gratuitas sobre lo que acabo de soltar, las tienes hasta aburrirte. Y no creo que esos estadounidenses que califican de seudodemocrático al régimen de su propio país sean bobos del todo. Son gente que vive allí; algo sabrán de su propia nación y de lo que allí se cuece.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Última edición por Alexandre Xavier el 08 Ago 2018, 15:56, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 31 Jul 2018, 21:30 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5362
Hola, Alexandre

Empezaré por el final. Me dices: “Y, si todavía insistes en que los Estados Unidos son una democracia, Elansab, aclárame simplemente una cosita...
Si ese país es una democracia, ¿por qué hay tal profusión de manifiestos y grupos, allí mismo, que alegan que los Estados Unidos son una dictadura de los ricos y de los abogados, mas no una democracia? Fuentes de consulta gratuitas sobre lo que acabo de soltar, las tienes hasta aburrirte. Y no creo que esos estadounidenses que califican de seudodemocrático al régimen de su propio país sean bobos del todo. Son gente que vive allí; algo sabrán de su propia nación y de lo que allí se cuece.”


1.- ¿Y si un país es una dictadura entonces por qué hay escasa profusión de manifiestos y grupos que aleguen que tal país es una dictadura?

No será por ser una dictadura por lo que hay escasa profusión de manifiestos y grupos que aleguen que tal país es una dictadura. Por tanto, no será, y precisamente porque se trata de una democracia, por lo que hay tal profusión de manifiestos y grupos allí mismo que alegan que los Estados Unidos es una democracia.

2.- Claro, has utilizado el término profusión. Pero tendrás que cuantificar dicha profusión. Porque claro, si esa profusión se circunscribe, por ejemplo, a un 10%, por qué va a tener más razón el 10 % que el 90% que la considera una democracia ¿Quizá porque es favorable a los intereses que defiendes?
No sé, últimamente se ha puesto de moda, y España es un ejemplo de ello, que las minorías, y por el hecho de serlo, tienen razón.

3.- Ya, los que piensan que es una dictadura no son bobos del todo y además son gente que vive allí y algo sabrán de su propia nación y de lo que allí se cuece. ¿Qué nos estas queriendo decir, Alexandre? Que los que defienden que es una democracia son idiotas del todo pese a ser gente que también vive allí y que por tanto algo también sabrán de su propia nación y de lo que allí se cuece.

Nos dices, Alexandre: “Ahora bien, los severamente pobres seguirán existiendo, y seguirán siendo muchísimos, precisamente cuando el sistema seudodemocrático, realmente plutocrático, les impida llegar a gobernar en elecciones limpias.

Entiendo que no hayas podido hacerlo pero sería interesante que nos definieras qué entiendes por pobreza severa. En cualquier caso creo que únicamente se trataría de la pobreza severa. De no ser así sería un sistema perfectamente democrático, ¿no?.Porque claro, si por pobreza severa entiendes la que se da en países como la india, países africanos o en países sudamericanos pues entonces creo que es más que un exceso decir que España, por ejemplo, es un país que desde sus propias estructuras genera pobreza severa. Simplemente esa afirmación no se compadece con la verdad.

Pero es que además, y creo que es lo importante, sigues sin escucharme. La tesis que yo defiendo, estés o no de acuerdo con ella, es que la democracia es un sistema político que se define por una serie de requisitos. Y que si se dan tales requisitos entonces ha de considerarse una democracia. Bien, podrás estar de acuerdo o en desacuerdo con mi tesis pero es la que defiendo. Yo no he dicho que el sistema democrático, y por sí mismo, sea justo ni injusto. Es más, he dicho que un sistema político no debe de ser autónomo con respecto de la moral o de una ética de mínimos. Un sistema democrático que permita que un nuevo Hitler, o el anterior, llegue al poder sigue siendo tan democrático como si llegara el pobre más pobre de los pobres. Y en esto último es en lo que parece que no nos ponemos de acuerdo. Aunque considero que perseguimos el mismo fin. Creo que nuestras posturas no son tan distantes por no ser tan distintas.

Creo que la tesis que tu defiendes, y corrígeme si me equivoco, es que una democracia no es o no debería de reducirse al cumplimiento de unos requisitos formales. O mejor dicho, que entre esos requisitos formales, y para considerarla una “verdadera” democracia, deberían de entrar a formar parte una serie de valores morales ( no solo políticos). Y claro, de no ser así, pues entonces no la considerarías una verdadera democracia.Yo en cambio defiendo que para definir una verdadera democracia no hace falta incluir ninguna valoración moral. De forma tal que si se dan tales requisitos entonces dicho sistema es una verdadera democracia. Es decir, si hay constitución, parlamento, votaciones, separación de poderes ( sé que sobre esto tienes mucho que decir), etc, entonces ya podría hablarse de una verdadera democracia. Pero cuando yo hablo de una verdadera democracia no estoy haciendo un juicio moral sobre dicho sistema político. Simplemente digo que queda constituido un determinado sistema político, nada más. Es más, afirmo que dicho sistema político no debe de ser autónomo de una ética de mínimos compartida.

En fin, espero que nos entendamos.

Un saludo


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Ago 2018, 13:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1514
Saludos, Elansab.

Dices lo siguiente.

"Hola, Alexandre

Empezaré por el final. Me dices: “Y, si todavía insistes en que los Estados Unidos son una democracia, Elansab, aclárame simplemente una cosita...
Si ese país es una democracia, ¿por qué hay tal profusión de manifiestos y grupos, allí mismo, que alegan que los Estados Unidos son una dictadura de los ricos y de los abogados, mas no una democracia? Fuentes de consulta gratuitas sobre lo que acabo de soltar, las tienes hasta aburrirte. Y no creo que esos estadounidenses que califican de seudodemocrático al régimen de su propio país sean bobos del todo. Son gente que vive allí; algo sabrán de su propia nación y de lo que allí se cuece.”

1.- ¿Y si un país es una dictadura entonces por qué hay escasa profusión de manifiestos y grupos que aleguen que tal país es una dictadura?
No será por ser una dictadura por lo que hay escasa profusión de manifiestos y grupos que aleguen que tal país es una dictadura. Por tanto, no será, y precisamente porque se trata de una democracia, por lo que hay tal profusión de manifiestos y grupos allí mismo que alegan que los Estados Unidos es una democracia.
2.- Claro, has utilizado el término profusión. Pero tendrás que cuantificar dicha profusión. Porque claro, si esa profusión se circunscribe, por ejemplo, a un 10%, por qué va a tener más razón el 10 % que el 90% que la considera una democracia ¿Quizá porque es favorable a los intereses que defiendes?
No sé, últimamente se ha puesto de moda, y España es un ejemplo de ello, que las minorías, y por el hecho de serlo, tienen razón.
3.- Ya, los que piensan que es una dictadura no son bobos del todo y además son gente que vive allí y algo sabrán de su propia nación y de lo que allí se cuece. ¿Qué nos estas queriendo decir, Alexandre? Que los que defienden que es una democracia son idiotas del todo pese a ser gente que también vive allí y que por tanto algo también sabrán de su propia nación y de lo que allí se cuece.
Nos dices, Alexandre: “Ahora bien, los severamente pobres seguirán existiendo, y seguirán siendo muchísimos, precisamente cuando el sistema seudodemocrático, realmente plutocrático, les impida llegar a gobernar en elecciones limpias.
Entiendo que no hayas podido hacerlo pero sería interesante que nos definieras qué entiendes por pobreza severa. En cualquier caso creo que únicamente se trataría de la pobreza severa. De no ser así sería un sistema perfectamente democrático, ¿no?.Porque claro, si por pobreza severa entiendes la que se da en países como la india, países africanos o en países sudamericanos pues entonces creo que es más que un exceso decir que España, por ejemplo, es un país que desde sus propias estructuras genera pobreza severa. Simplemente esa afirmación no se compadece con la verdad.
Pero es que además, y creo que es lo importante, sigues sin escucharme. La tesis que yo defiendo, estés o no de acuerdo con ella, es que la democracia es un sistema político que se define por una serie de requisitos. Y que si se dan tales requisitos entonces ha de considerarse una democracia. Bien, podrás estar de acuerdo o en desacuerdo con mi tesis pero es la que defiendo. Yo no he dicho que el sistema democrático, y por sí mismo, sea justo ni injusto. Es más, he dicho que un sistema político no debe de ser autónomo con respecto de la moral o de una ética de mínimos. Un sistema democrático que permita que un nuevo Hitler, o el anterior, llegue al poder sigue siendo tan democrático como si llegara el pobre más pobre de los pobres. Y en esto último es en lo que parece que no nos ponemos de acuerdo. Aunque considero que perseguimos el mismo fin. Creo que nuestras posturas no son tan distantes por no ser tan distintas.
Creo que la tesis que tu defiendes, y corrígeme si me equivoco, es que una democracia no es o no debería de reducirse al cumplimiento de unos requisitos formales. O mejor dicho, que entre esos requisitos formales, y para considerarla una “verdadera” democracia, deberían de entrar a formar parte una serie de valores morales ( no solo políticos). Y claro, de no ser así, pues entonces no la considerarías una verdadera democracia.Yo en cambio defiendo que para definir una verdadera democracia no hace falta incluir ninguna valoración moral. De forma tal que si se dan tales requisitos entonces dicho sistema es una verdadera democracia. Es decir, si hay constitución, parlamento, votaciones, separación de poderes ( sé que sobre esto tienes mucho que decir), etc, entonces ya podría hablarse de una verdadera democracia. Pero cuando yo hablo de una verdadera democracia no estoy haciendo un juicio moral sobre dicho sistema político. Simplemente digo que queda constituido un determinado sistema político, nada más. Es más, afirmo que dicho sistema político no debe de ser autónomo de una ética de mínimos compartida.
En fin, espero que nos entendamos.
Un saludo".

Empezaré a responderte con ciertas puntualizaciones empíricas más bien obvias, y luego iré al fondo de tu planteamiento.
En toda dictadura bien organizada y de larga duración (la China comunista o la Arabia Saudí actual son dos buenos ejemplos) se ejerce una permanente labor de supresión e invisibilización de la disidencia. Las autodenominadas democracias actuales, o sea las oligarquías parcialmente electivas, como España o los Estados Unidos, tienen también un alto grado de dictadura en tanto que regímenes políticos reales, y por eso también restringen o prohíben el rechazo abierto al sistema. Claro, las formas de represión no son las mismas que en las oligarquías no electivas, lo que popularmente se conoce como dictaduras duras o dictaduras totalitarias, mas esas formas existen. Quienes, por ejemplo, estamos hasta las orejas en España del terror impune que jueces, abogados y fiscales ejercen contra el pueblo somos en realidad muchísimos, y cada vez más... pero es que esos mafiosos togados controlan los medios de comunicación, directamente o por medio de los amos financieros a cuyas órdenes, a fin de cuentas, está el poder judicial español. De ahí, por ejemplo, el episodio del encarcelamiento de unos titiriteros anarquistas madrileños que se mofaban de los jueces. Fueron puestos en libertad en pocos días. Ahora bien, en la China comunista, el Irán o Arabia Saudí los hubieran tenido un montón de años en la cárcel o los hubieran ahorcado. Y, en un plano muy distinto, los Estados Unidos nunca han vacilado en realizar una sangrienta represión de las protestas contra su poder allí donde, fuera de su territorio continental, han tenido poder militar para hacerlo. De ahí que quienes saben bien, sin necesidad de prolijos razonamientos filosóficos, que los Estados Unidos no son una democracia... son las víctimas civiles quemadas por bombardeos de aldeas vietnamitas, cuyos autores, obviamente culpables de crímenes de guerra, siempre fueron amparados por los gobernantes de los Estados Unidos... y por el pueblo de los Estados Unidos en su inmensa mayoría.
En lo esencial de este punto diré, pues, que si en una dictadura hay escasa profusión de manifiestos y grupos que aleguen que tal país es una dictadura... es precisamente porque ese país es una dictadura.
Los Estados Unidos y la Arabia Saudí, pues, son dos dictaduras, mas no de la misma manera. El grado de represión de la disidencia es (en el interior del país) mucho menor en los Estados Unidos, y su oligarquía es parcialmente electiva, mientras que en la Arabia Saudí su oligarquía es casi completamente inelectiva.
En cuanto al fondo de tu planteamiento, aquí hay dos cuestiones diferentes y que se suelen confundir; son dos cuestiones muy relacionadas, pero diferenciadas entre sí.
La primera cuestión es la validación propiamente política de la democracia. Y es una cuestión de fondo a la par que de forma. Por eso no puede considerarse como democrático al sistema político nacionalsocialista en Alemania desde 1933 a 1945 aproximadamente, a pesar de que (en general) ese régimen se originó con respeto formal a las leyes vigentes en la República de Weimar (pronunciacion: Váimar). Un régimen político de partido electoral único, o que establezca que los candidatos al parlamento con menos del treinta por ciento de los votos emitidos por los electores en total, se quedan fuera del parlamento, no es políticamente una democracia. Por poner un significativo ejemplo actual: de ningún modo, objetivamente, se puede decir que, políticamente, Venezuela es hoy una democracia.
La segunda cuestión es la validación ética de la democracia. Soy abierta y orgullosamente antidemócrata, pienso que la mayoría no tiene derecho a decidir lo que le venga en gana (la minoría tampoco, pero la mayoría es mucho más dañina y peligrosa) de modo que, para la democracia sea éticamente aceptable, como bien dices, dicho sistema político no debe de ser autónomo de una ética de mínimos compartida.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Última edición por Alexandre Xavier el 08 Ago 2018, 15:57, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Ago 2018, 20:01 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5362
Saludos, Alexandre

Dices, Alexandre; “De ahí, por ejemplo, el episodio del encarcelamiento de unos titiriteros anarquistas madrileños que se mofaban de los jueces. Fueron puestos en libertad en pocos días.”

Te refieres al siguiente episodio

"MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, al que este sábado le tocaba el turno de guardia, ha acordado la prisión para los dos miembros de la Compañía Títeres desde Abajo detenidos ayer, viernes por la policía cuando representaban en una plaza madrileña del Canal de Isabel II, la obra La bruja y don Cristóbal. A los dos se les imputa un delito de enaltecimiento del terrorismo y un delito cometido con ocasión del ejercicio de derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la constitución

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pedía el ingreso en prisión preventiva para los dos titiriteros ante la gravedad del hecho, al estar la obra dirigida a niños, y por reiteración delictiva, al no ser la primera vez que la representaban. Tras una hora de interrogatorio el fiscal el juez dictó prisión para los dos detenidos, Raúl G.P., de 34 años, y Alfonso L.F., de 29.
En su auto, el magistrado explica que los dos detenidos escenificaron numerosas acciones violentas, como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía, la violación de una monja y su posterior apuñalamiento con un crucifijo.

Así mismo exhibieron una pancarta con la leyenda Gora- alka eta, "habiendo tenido lugar esos hechos en un acto público, con numerosa concurrencia de personas y asistencia de un público infantil, a quien esencialmente estaba dirigida la representación de los títeres". Agrega el juez que el cártel que mostraron los titiriteros no sólo ensalzaba a ETA sino también a Al Qaeda, a través del término 'Alka' que, según han dicho los acusados durante su declaración, era un "juego de palabras" de la organización yihadista.

El juez añade que ese público infantil acompañado mayoritariamente por sus padres abandonó escandalizado el lugar por lo que estaban viendo y otros arremetieron contra los actores, paralizando la obra y llamando a los agentes de la autoridad.

Según el juez, con independencia del reproche moral, las escenas representadas en la obra de títeres encajan dentro del delito 510 del código penal. La Fiscalía ha tenido además en cuenta la última reforma del Código Penal que agravó las penas por enaltecimiento del terrorismo, que ha pasado de estar castigadas con hasta dos años de prisión a una pena máxima de cuatro años y seis meses de cárcel.
La Fiscalía ha tenido además en cuenta la última reforma del Código Penal que agravó las penas por enaltecimiento del terrorismo
Los dos detenidos fueron trasladados a la Audiencia Nacional tras pasar la noche en dependencias de la Brigada Provincial de Información de la Policía en Moratalaz. El incidente tuvo lugar sobre las 17:00 horas del viernes en la plaza del Canal de Isabel II, en el distrito de Tetuán, donde se estaba representando un espectáculo infantil de títeres programado por el Ayuntamiento de Madrid con motivo de los Carnavales.”


¿Alexandre, nos estás diciendo que no se debería de haber encarcelado a personas que hacen apología del terrorismo, a parte de no respetar principios fundamentales, porque ello demuestra lo mafioso que son los jueces? En fin, simplemente diré que yo no lo juzgo así.

En cuanto a la cuestión de fondo creo que distingues dos cuestiones.

Vayamos con la primera.Efectivamente, para ser considerada una democracia, hay que cumplir una serie de requisitos. Y uno de ellos es que no pueda darse un régimen político de partido electoral único. Es decir, cualquier régimen que posea un régimen de partido electoral único no puede definirse o entenderse como una democracia. Digamos, y haciendo uso del lenguaje filosófico, que el no ser un régimen de partido electoral único forma parte de la “esencia” de la democracia. O dicho de forma positiva, que para que un sistema político sea considerando una democracia debe de poseer entre sus notas constitutivas o esenciales la pluralidad de partidos políticos.

Vayamos con la segunda

Nos dices: “La segunda cuestión es la validación ética de la democracia. Soy abierta y orgullosamente antidemócrata, pienso que la mayoría no tiene derecho a decidir lo que le venga en gana (la minoría tampoco, pero la mayoría es mucho más dañina y peligrosa) de modo que, para la democracia sea éticamente aceptable, como bien dices, dicho sistema político no debe de ser autónomo de una ética de mínimos compartida.”

Ufff, francamente, no termino de entender muy bien lo que me estás queriendo decir. Y lo digo por el lenguaje que utilizas. Es decir, por una parte afirmas que deseas una democracia verdadera y por otra te declaras antidemócrata. Pero bueno, creo entenderte ( de no ser así házmelo saber, por favor).

Si por antidemócrata no haces referencia al campo de la política sino que denuncias un atomismo moral en el que cada individuo se considera un átomo o una mónada, y por tanto, con una independencia absoluta con respecto al resto de personas, entonces yo también soy antidemócrata. Si ese es el sentido que le estás dando al término antidemócrata entonces una democracia que lo fuera formalmente desde el punto de vista político no quedaría validada desde el punto de vista moral. Insisto, no sé exactamente si es eso lo que nos quieres transmitir.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 08 Ago 2018, 18:51 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1514
Saludos, Elansab.

Dices lo siguiente.

"Saludos, Alexandre

Dices, Alexandre; “De ahí, por ejemplo, el episodio del encarcelamiento de unos titiriteros anarquistas madrileños que se mofaban de los jueces. Fueron puestos en libertad en pocos días.”

Te refieres al siguiente episodio

"MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, al que este sábado le tocaba el turno de guardia, ha acordado la prisión para los dos miembros de la Compañía Títeres desde Abajo detenidos ayer, viernes por la policía cuando representaban en una plaza madrileña del Canal de Isabel II, la obra La bruja y don Cristóbal. A los dos se les imputa un delito de enaltecimiento del terrorismo y un delito cometido con ocasión del ejercicio de derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la constitución
La Fiscalía de la Audiencia Nacional pedía el ingreso en prisión preventiva para los dos titiriteros ante la gravedad del hecho, al estar la obra dirigida a niños, y por reiteración delictiva, al no ser la primera vez que la representaban. Tras una hora de interrogatorio el fiscal el juez dictó prisión para los dos detenidos, Raúl G.P., de 34 años, y Alfonso L.F., de 29.
En su auto, el magistrado explica que los dos detenidos escenificaron numerosas acciones violentas, como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía, la violación de una monja y su posterior apuñalamiento con un crucifijo.
Así mismo exhibieron una pancarta con la leyenda Gora- alka eta, "habiendo tenido lugar esos hechos en un acto público, con numerosa concurrencia de personas y asistencia de un público infantil, a quien esencialmente estaba dirigida la representación de los títeres". Agrega el juez que el cártel que mostraron los titiriteros no sólo ensalzaba a ETA sino también a Al Qaeda, a través del término 'Alka' que, según han dicho los acusados durante su declaración, era un "juego de palabras" de la organización yihadista.
El juez añade que ese público infantil acompañado mayoritariamente por sus padres abandonó escandalizado el lugar por lo que estaban viendo y otros arremetieron contra los actores, paralizando la obra y llamando a los agentes de la autoridad.
Según el juez, con independencia del reproche moral, las escenas representadas en la obra de títeres encajan dentro del delito 510 del código penal. La Fiscalía ha tenido además en cuenta la última reforma del Código Penal que agravó las penas por enaltecimiento del terrorismo, que ha pasado de estar castigadas con hasta dos años de prisión a una pena máxima de cuatro años y seis meses de cárcel.
La Fiscalía ha tenido además en cuenta la última reforma del Código Penal que agravó las penas por enaltecimiento del terrorismo
Los dos detenidos fueron trasladados a la Audiencia Nacional tras pasar la noche en dependencias de la Brigada Provincial de Información de la Policía en Moratalaz. El incidente tuvo lugar sobre las 17:00 horas del viernes en la plaza del Canal de Isabel II, en el distrito de Tetuán, donde se estaba representando un espectáculo infantil de títeres programado por el Ayuntamiento de Madrid con motivo de los Carnavales.”

¿Alexandre, nos estás diciendo que no se debería de haber encarcelado a personas que hacen apología del terrorismo, a parte de no respetar principios fundamentales, porque ello demuestra lo mafioso que son los jueces? En fin, simplemente diré que yo no lo juzgo así.
En cuanto a la cuestión de fondo creo que distingues dos cuestiones.
Vayamos con la primera.Efectivamente, para ser considerada una democracia, hay que cumplir una serie de requisitos. Y uno de ellos es que no pueda darse un régimen político de partido electoral único. Es decir, cualquier régimen que posea un régimen de partido electoral único no puede definirse o entenderse como una democracia. Digamos, y haciendo uso del lenguaje filosófico, que el no ser un régimen de partido electoral único forma parte de la “esencia” de la democracia. O dicho de forma positiva, que para que un sistema político sea considerando una democracia debe de poseer entre sus notas constitutivas o esenciales la pluralidad de partidos políticos.
Vayamos con la segunda

Nos dices: “La segunda cuestión es la validación ética de la democracia. Soy abierta y orgullosamente antidemócrata, pienso que la mayoría no tiene derecho a decidir lo que le venga en gana (la minoría tampoco, pero la mayoría es mucho más dañina y peligrosa) de modo que, para la democracia sea éticamente aceptable, como bien dices, dicho sistema político no debe de ser autónomo de una ética de mínimos compartida.”

Ufff, francamente, no termino de entender muy bien lo que me estás queriendo decir. Y lo digo por el lenguaje que utilizas. Es decir, por una parte afirmas que deseas una democracia verdadera y por otra te declaras antidemócrata. Pero bueno, creo entenderte ( de no ser así házmelo saber, por favor).
Si por antidemócrata no haces referencia al campo de la política sino que denuncias un atomismo moral en el que cada individuo se considera un átomo o una mónada, y por tanto, con una independencia absoluta con respecto al resto de personas, entonces yo también soy antidemócrata. Si ese es el sentido que le estás dando al término antidemócrata entonces una democracia que lo fuera formalmente desde el punto de vista político no quedaría validada desde el punto de vista moral. Insisto, no sé exactamente si es eso lo que nos quieres transmitir.".

Elansab: empezaré por lo más importante y difícil, o sea explicar por qué deseo una democracia verdadera y por otra parte soy antidemócrata. Luego aclararé algo más fácil: por qué la mafia de los jueces, fiscales y abogados utiliza, como herramienta básica de su terror contra los inocentes, la siempre inadmisible prisión preventiva o prisión provisional.
Los temas complejos se prestan a las falacias complejas, asunto que merece incluso un hilo propio en este foro. Los procedimientos de las falacias complejas se basan en la exageración de lo verdadero en la propia tesis más la minimización u ocultación de lo que se opone a la propia tesis, todo en el marco de una simplificación verosímil pero abusiva. La mentira descarada es más rara en las falacias complejas, aunque también se da en ellas, claro que sí. Adicionalmente, las falacias complejas recurren a un truco inverso al de la simplificación excesiva: la sobreexposición embarulladora de datos y argumentos, especialmente para presentar como irresoluble lo que, en realidad, es resoluble argumentativamente.
Los severos profesores de filosofía, como es obvio, son maestros de la ambigüedad, la hipocresía y el embuste, por lo cual son también grandes expertos y refinadores de las falacias complejas.
Aquí, al hablarte de mi actitud dual (que no ambigua) sobre la democracia seré franco y directo, alejándome de esta chusma academicista.
Dicen que el buen profesor o buen expositor es el que hace fácil lo difícil, gracias a exponer sintética y claramente los aspectos relevantes incluso en el más enmarañado de los problemas. ¡Allá voy!
La democracia es un asunto complejo; un concepto aproximativo conflictivo. Mas, como no quiero enredar sino hacer comprender, comenzaré por algo que será relativamente fácil de captar.
¿Por qué la democracia tiene tanto poder blando según el ya clásico término de la sicosociología? ¿Por qué tiene tan buena fama, a pesar de sus siniestros resultados teóricos y prácticos en numerosas y sistemáticas ocasiones? ¿Por qué incluso regímenes políticos claramente antidemocráticos se autoproclaman, desde hace mucho tiempo, como democracias, aunque sea como democracias adecuadamente islámicas, marxistas, eslavas, africanas tradicionales o lo que sea? O, dicho de otra manera complementaria pero que en la práctica apunta a lo mismo: ¿por qué los golpes militares contra la democracia son cada vez más raros y de efectos más breves?
Hay varias razones, y no todas son buenas razones, como lo prueba el imperialismo de la mayoría democrática en Rusia o en los Estados Unidos, por ejemplo. Ahora bien, hay una buena razón innegable.
La razón fundamental de la reivindicación y el avance de la democracia como sistema político desde el bajo neolítico (período protohistórico, hace unos cinco mil años) es que, para el pueblo, la democracia ha significado y sigue significando una gran mejoría duradera en sus condiciones de vida.
Veamos. Desde el bajo neolítico hay Estados o por lo menos protoestados. Estas organizaciones políticas son, invariablemente, saqueadoras, violentas y belicistas, con terribles consecuencias para los pueblos que las sufren... y para los vecinos de esos pueblos estatalizados. Estos Estados arcaicos nunca surgen por votación o consenso; son siempre el resultado de apropiación indebida de los bienes existentes (tierra agrícola, agua, caza, pesca y ganado fundamentalmente) bajo violencia explícita o implícita. Se trata de asentar los privilegios de una reducida minoría, y como eso no lo va a aceptar voluntariamente la gran mayoría, se recurre al primigenio asesinato de los disconformes mediante las tropas de guerreros, soldados y mercenarios, aparte del saqueo institucional permanente (impuestos) de los bienes de la gran mayoría, una vez que la oposición ha sido silenciada por las armas o por la amenaza de las armas. El esquema incluye formalmente la esclavitud, vigente hasta el día de hoy en fenómenos como la mili (servicio militar obligatorio y sin sueldo).
Contrariamente a la autocomplaciente visión eurocéntrica y occidentalocéntrica, los orientalistas sabemos bien que hubo formas de democracia bastante antes de las polis griegas. Lo que sí es cierto, en cambio, es que estas aproximaciones griegas a la democracia estuvieron entre las más extensas, más duraderas, más recordadas y más teorizadas a favor o en contra.
En Eurasia, tras la caída de las polis y el imperio de Alejandro Magno, los regímenes de aproximación a la democracia se hicieron muy raros, casi inexistentes, con la excepción de alguna diminuta república aislada o de niveles inferiores (municipales o gremiales y sindicales, por ejemplo) de la organización política.
Sin embargo, el recuerdo y la añoranza de tal régimen existió; por eso alguien tan significativo en teoría política medieval y cristiana como santo Tomás de Aquino reivindica parcialmente la democracia como cuerpo asesor o deliberador y decisor conjunto con el monarca... y los magistrados de ese parlamento deben ser elegidos por el pueblo, según el Aquinate.
Porque, fundamentalmente, la democracia da a la gente la oportunidad para deponer, pacífica y periódicamente, al tirano o abusón que está gobernando.
Tras el agitado y políticamente variopinto período medieval europeo (que incluyó numerosos casos parciales con régimen democrático) se afianzaron dictaduras nobiliarias con cúspide unipersonal en casi toda Europa en los siglos XIV-XVIII: las monarquías absolutas.
Incluso en este período, la teorización a favor de la democracia no cesó, y hubo procesos revolucionarios prodemocráticos en Europa, siendo la Revolución Inglesa (siglo XVII) y la Revolución Francesa (siglo XIX) los dos casos más célebres. A principios del siglo XIX, las monarquías absolutas eran ya residuales y decadentes en toda Europa, girando el sistema predominante, o bien a una República sedicentemente democrática como en Francia, o bien a una monarquía parlamentaria sedicentemente democrática como en Inglaterra.
El apoyo popular a la democracia es, pues, indudable desde hace cinco mil años hasta hoy, y se basa en la gran mejora de las condiciones de vida que, para la gran mayoría popular, aporta la toma de decisiones políticas básicas por mayoría de votos.
En la Historia concreta, el proceso no ha sido una caída de regímenes prósperos en aristocracia libertaria con gran avance espiritual (que es el ideal del genuino sistema de castas, varnasrama) a las oligarquías cada vez más electivas, cada vez más democráticas, que son hoy realidad y aspiración donde no existen, sino un ascenso de ominosas tiranías monárquicas, feudales, militares, racistas o teocráticas a las oligarquías cada vez más electivas, cada vez más democráticas, que son hoy realidad y aspiración donde no existen.
La democracia, pues, supone un gran avance histórico en lo político y en lo ético.
Entonces, ¿por qué oponerse a ella? Bueno, Elansab, dentro y fuera de este foro internético doy continuamente las razones de mi oposición a la democracia, así que con desgranar el historial de mis mensajes lo tendrás bien claro. Ahora bien, ¿cuál sería la razón más fundamental, más supracasuística, de mi radical antidemocratismo?
Pues una razón de hecho, claro: que es el gobierno de los sudras, de una casta con bajísimo nivel espiritual y que causa graves problemas, empezando por la superpoblación.
Los sudras, hoy, son un mal, mas un mal menor ante un mal mayor que son los corruptos vaisias, chatrías y bramines. La coyuntura, y aquí por coyuntura hay que hablar de siglos y milenios, indica que hay que tomar medidas revolucionarias que desbanquen a estas tres castas, teóricamente superiores... pero hoy tan envilecidas, que es urgente quitarles el poder político del que han abusado gravemente y siguen abusando.
Durante siglos y milenios, pues, debemos aceptar la democracia, sin olvidar que hay un mundo mejor que las típicas aspiraciones de los sudras: o sea, un mundo mejor que comer, correr, fornicar, acumular hijos, acumular riquezas y subirse en el podio del poder político.
Las condiciones exigibles a tal democracia son pocas mas inexorables: fin de la pena de muerte (y de la tortura), abolición de la guerra, y planificación ecodemográfica que elimine para siempre la pobreza severa y el deterioro irreversible del ecosistema. No pidamos más a los sudras, pues en general no pueden dar nada más. Si estas pocas condiciones se cumplen, la democracia de los sudras permitirá que florezcan de nuevo los bramines (ahora bramines de verdad, íntegros y sin corromperse) atrayendo de nuevo a los sudras a su alto nivel. El objetivo final del sistema védico es que todos los hombres se conviertan en bramines, y mejor en esta misma reencarnación.
Me parece que ya me he explicado en lo esencial sobre la democracia, Elansab. Paso pues al tema de los titiriteros anarquistas.
Lo que haces en tu exposición del caso es tragarte la versión que aparece en nota de prensa (o sea, la versión dada por el fiscal y por el juez como si fuera la verdad.
Pues tengo algo que precisarte procesalmente: la diferencia entre un auto de prisión preventiva y un auto de condena a prisión. Los dos autos envían al reo a prisión, pero la prisión preventiva no emite juicio condenatorio contra nadie.
Y por eso mismo es inadmisible.
La prisión preventiva es siempre una pena real, sólo que sin garantías procesales. Y no puede tener garantías procesales, justamente porque esta medida no puede entrar en la valoración de fondo sobre los hechos. Esto en teoría, porque en la práctica, como bien sabemos, si hay prisión preventiva, el juez que la dicta y su cómplice, o sea el otro juez delincuente, va a dictar sentencia condenatoria también en el juicio de fondo sobre la culpabilidad del acusado, aunque sea inocente. Aunque en raros casos ese inocente pueda ser absuelto en primera instancia o en apelación, se consiguen los objetivos de terror político y de provecho económico buscados: aterrorizamiento general de los inocentes, para que interioricen que, de hecho, no tienen derechos judiciales sino meras concesiones graciosas por parte de jueces, fiscales y abogados; dinero en fianzas, minutas, etcétera, para abogados, procuradores, jueces, fiscales y las oligarquías extractivas del Estado (o sea, los chupópteros) y amilanamiento de los opositores políticos al sistema.
Ahora me saldrás, Elansab, con que sin prisión preventiva o provisional, quedarían en la calle peligrosísimos delincuentes.
Y te responderé que no me chupo el dedo.
Si la acusación privada o pública estima que el acusado es un peligro público y que debe ingresar de inmediato en prisión, basta habilitar el juicio sumario o sumarísimo. En este tipo de juicio, pues debe hacerse el mismo día en que lo pida la acusación, en caso de que el juez acepte incoar este procedimiento de urgencia, que efectivamente se va a pronunciar de fondo sobre la culpabilidad o inocencia del acusado, si el acusado no aporta de inmediato un abogado de su elección, va con abogado del turno de oficio o como su propio abogado defensor. Al estar en el borde de lo admisible las garantías judiciales en el juicio sumario, el tal juicio sumarísimo se añade como instancia (sin sustituir) a las dos instancias ordinarias; y además todas las pruebas contra el reo tienen que repetirse, para ser condenatorias, en el posterior juicio ordinario de primera instancia. Si la sentencia es condenatoria en el juicio sumarísimo, el juez podrá dictar el ingreso inmediato del reo en prisión.

- (Elansab) Pues eso ya es poco más o menos la vistilla de prisión provisional. ¿No es un mero cambio de nombre lo que propones?
- (Alexandre Xavier) No, padre, y justamente el caso de los titiriteros anarquistas aclarará por qué.
La obra por la que fueron enviados a prisión estos dos titiriteros anarquistas no hace apología del terrorismo, a pesar de la falsa y tendenciosa versión que da el juez, y delincuente impune, Ismael Moreno.
Por eso, como sabrás (a menos que te hagas el tonto, claro) tras el escándalo montado y la rápida personación judicial de los abogados de la Confederación Nacional del Trabajo, más la bulla que sabe armar a su favor este sindicato anarquista en tales casos, el sumario fue sobreseído y nadie condenará jamás a estos dos inocentes.
El juez delincuente Ismael Moreno sabía que podía encarcelar a estos dos inocentes meramente por indicios. Y luego la cárcel hubiera sido confirmada en un juicio de farsa guiñolesca... si no hubiera sido porque detrás había un sindicato anarquista muy curtido en luchar contra el Estado. Eso ya lo sabía el delincuente togado Ismael Moreno, pero sabía también, a órdenes de sus superiores los potentados españoles, qué mensaje había que dar, y lo dio: a vosotros, anarquistas, os podemos meter en la cárcel con o sin razones cada vez que nos venga en gana.
Se puede ir al despacho del juez Ismael Moreno y freírlo a tiros. Mas eso es peor que un crimen: sería un error político. Porque el muy contento aspirante a juez que, de inmediato, ocuparía su plaza, haría casi lo mismo, aunque algo más precavido sabiendo que, ahora, su guardaespaldas le puede fallar ante un nuevo atentado.
El caso, Elansab, es que ignoras dos cosas del guiñol que provocó el encarcelamiento de los dos libertarios: primero, que, según el propio guiñol, la pancarta que hace apología del terrorismo islámico y vasco es una fabricación falsa de la policía para incriminar a los acusados en el proceso que se desarrolla dentro de la obra guiñolesca en sí; y, segundo, que la obra está ¡en esperanto!
Sí; en esperanto; en un esperanto de muy baja calidad, como de muy baja calidad es en general el acabado lingüístico y estético del guiñol La bruja y don Cristóbal. Como hablo esperanto perfectamente, entendí que allí, de apología directa del terrorismo, nada de nada; aunque sí, claro, odio genérico a la policía, la Guardia Civil, la Iglesia Católica, los jueces, los ricos y el Estado.
El juez Ismael Moreno, claro, montó en cólera cuando se enteró de que (mediante un engaño) los acusados en la obra logran ahorcar a un juez, o sea a un colega de toga y calaña del propio Ismael Moreno. Así que, con gran satisfacción personal, aparte del encargo que la oligarquía política y económica le hizo expresamente para este caso, enchironó a dos inocentes.
Nota: el guiñol que estoy describiendo me da, significativamente, tanto asco estético e ideológico como el tebeo vasco que ha servido para abrir este hilo. Destila feísmo y odio; tampoco es de mi cuerda revolucionaria.
Al grano, pues: como un auto de prisión preventiva no precisa razones exhaustivas, el juez se hizo el loco alegando que no sabía esperanto y que, de todas maneras, si los acusados eran inocente ya tenían recursos que poner. Porque sabía que, aunque la ley establece que se puede castigar a un juez que abuse de la prisión preventiva, sus compañeros de toga y mafia lo iban a encubrir, como siempre. Hay algún caso de juez en la cárcel por dictar indebidamente prisión preventiva, mas este caso, muy raro, en realidad se debe a cohecho (soborno o exacción económica) demasiado descarado por parte del juez perpetrador.
¿Y qué significa eso? Pues que, en caso de juicio sumario, el juez Ismael Moreno hubiera tenido que llamar a un traductor del esperanto al castellano, posiblemente yo mismo, y en la traducción del guion hubiera quedado clara la verdad. Los dos acusados hubieran sido absueltos de inmediato, dado que tienen detrás en su apoyo a un sindicato relativamente poderoso en Madrid.
O sea: que el juicio sumarísimo o sumario es algo muy diferente a un auto de prisión preventiva.
En cuanto a las dos víctimas de este desmán: rechazo, naturalmente, su encarcelamiento, como rechazo siempre el encarcelamiento de inocentes. Pero, dicho esto, rechazo también la ínfima calidad lingüística y estética de la obra juzgada; y rechazo, sobre todo, el odio que tal obra destila. El odio no es revolucionario, no construye la Revolución, sino que por el contrario perpetúa la vieja opresión por reacción represiva, o crea una nueva opresión como en Cuba.
Lo que hay que hacer con estos mafiosos, los jueces y fiscales, no es matarlos a tiros o, como en el feo guiñol que nos ocupa, en una horca; sino destituirlos por votación popular democrática.
El asesinato nunca es admisible; tampoco el asesinato de estos degenerados servidores de Satanás, o sea abogados, procuradores, jueces, fiscales, registradores de la propiedad, notarios y similares.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 8 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Baidu [Spider] y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO