Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 20 Jul 2018, 12:14

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 28 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3
Autor Mensaje
 Asunto: Re: ¿Por qué somos de una ideología ?
NotaPublicado: 23 Mar 2018, 22:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Sep 2012, 17:19
Mensajes: 4040
Tachikomaia escribió:
Ideas sobre cómo funciona o debería funcionar la economía ¿no? No sé la definición de ideología, pero me refiero a que uds siguen demasiado ideas famosas o clásicas, giran en torno a ellas.

Ni siquiera me has respondido por qué eres marxista (*), no me hablas de ti, sólo hablas del marxismo.

(*): Cosa que no serviría de mucho si me dijeras que porque el marxismo esto o el marxismo lo otro, pero uno espera otro tipo de respuesta.

_________________
SOY DE LOS QUE NECESITAN POCO Y LO POCO QUE NECESITO, LO NECESITO MUY POCAS VECES.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: ¿Por qué somos de una ideología ?
NotaPublicado: 23 Mar 2018, 22:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Sep 2012, 17:19
Mensajes: 4040
cripton36 escribió:
Tachikomaia escribió:
Ideas sobre cómo funciona o debería funcionar la economía ¿no? No sé la definición de ideología, pero me refiero a que uds siguen demasiado ideas famosas o clásicas, giran en torno a ellas.

Ni siquiera me has respondido por qué eres marxista (*), no me hablas de ti, sólo hablas del marxismo.

(*): Cosa que no serviría de mucho si me dijeras que porque el marxismo esto o el marxismo lo otro, pero uno espera otro tipo de respuesta.


mas bien no lo has leido.
soy marxista porque soy graduado en fiulosofia marxista y economia capitalista. soy in convencido de su utilidad y necesidad para la humanidad.
te Saluda in marxista

_________________
SOY DE LOS QUE NECESITAN POCO Y LO POCO QUE NECESITO, LO NECESITO MUY POCAS VECES.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: ¿Por qué somos de una ideología ?
NotaPublicado: 23 Mar 2018, 22:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2011, 20:39
Mensajes: 8373
¿Qué opinas de esto?
offtopic-general/memes-imagenes-comics-interesantes-graciosos-etc-t6745-1090.html#p196099

_________________
Si no puedes hacerlo, intenta primero hacer algo más simple aunque similar.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: ¿Por qué somos de una ideología ?
NotaPublicado: 23 Mar 2018, 22:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Sep 2012, 17:19
Mensajes: 4040
Tachikomaia escribió:


muy simpaticos. gracias
te Saluda in marxista

_________________
SOY DE LOS QUE NECESITAN POCO Y LO POCO QUE NECESITO, LO NECESITO MUY POCAS VECES.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: ¿Por qué somos de una ideología ?
NotaPublicado: 24 Mar 2018, 10:44 
Desconectado

Registrado: 19 Ene 2018, 20:42
Mensajes: 476
cripton36 escribió:
Ostrovitianov escribió:
antisozzial escribió:
¿Influye nuestra genética, personalidad, circunstancias a lo largo de la vida? ¿Que nos llama la atención de una ideología, para que la defendamos o creamos en ella?


Hay ideologías verdaderas y otras que no lo son. Luego, tratar a las ideologías como meras opiniones es la primera mamandurria del asunto. Las que no lo son suelen ser respuestas de determinadas clases para no convertir este mundo en algo bueno y que, así puedan imponerse sobre la voluntad, conciencia, sentimientos y gustos de los demás sin que estos últimos puedan, aparentemente, hacerles frente. Es una lucha de poder mal usado.

Las ideologías son explicaciones sobre cómo es y debe ser el mundo de los seres humanos. Algunas se equivocan, otras son falsas premeditadamente, pero algunas poseen información veraz. No son opiniones. Sino hechos facticos.

Por ejemplo, alegar la existencia de clases sociales y la lucha entre las mismas no es una opinión, sino un hecho desgraciadamente factico que lleva dándose desde que existen los imperialismos y las terribles desorganizaciones e injusticias sociales que traen consigo.


el marxismo no es una ideologia propiamente dicha. trata de una evolucion economica de la humanidad.
te Saluda in marxista


Asi es. El marxismo no es una ideología completa, pero si forma parte de varias ideologías. Al fin y al cabo es un conjunto ordenado de ideas, y esa es la expresión mínima de una ideología. Lo que pasa que las ideologías integran más elementos. Si no, perfectamente podrían llamarse, y de hecho así se hace; teorías.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: ¿Por qué somos de una ideología ?
NotaPublicado: 25 Mar 2018, 01:33 
Desconectado

Registrado: 10 Ago 2012, 15:53
Mensajes: 243
Aquí te dejo algunos apuntes sobre la ideología por Jiddu Krishnamurti. Y un resumen de mi visión sobre ello; ¿Es una idea que el ser humano es violento? Desde luego que no. La idea es aquello con lo que echa a un lado su violencia, procurando la paz del mañana, pero destruyendo hoy. La ideología pospone, evade, debido a que el ser humano no es capaz de vérselas directamente con lo que es, de forma que sigue siendo lo que es, e inventa lo que debería ser para perseguir la zanahoria, como el burro.


"El orgullo impide mirarse y es el orgullo quien inventa la ideología y dice, “debería ser”. No me gusta como soy y mi orgullo dice, “debo ser aquello”. Esa es la ideología filosófica que el hombre ha inventado, la fórmula, el “debería ser”. El orgullo crea el conflicto entre ‘lo que es’ y ‘lo que debería ser’, el orgullo dice, “debo ser aquello, esto es muy feo, esto es tonto, esto es inteligente, esto es ilógico”. De modo que uno se pone la máscara del ‘debería ser’, y entonces hay conflicto porque se inicia una clase de acción hipócrita. ¿Es posible mirarse uno mismo sin la imagen del orgullo? Sin embargo, uno tiene extraordinarias imágenes de sí mismo, ¿verdad? ¿No? Soy un gran escritor, soy esto, soy judío, cristiano, católico, comunista, todas las imágenes que ha edificado alrededor de sí mismo. ¿Por qué? ¿Es el orgullo, o hemos saciado a estas imágenes valores que no corresponden el estado real de uno?
Uno es agresivo y por diferentes razones se avergüenza de ello y mantiene la ideología de la no agresividad. Esa ideología es un invento del orgullo, del propio deseo de ser diferente de ‘lo que es’, y de dar enorme valor a lo que ‘debería ser’".

"¿Cómo creen ustedes que los niños se impregnan de ciertas ideas? Es el constante impacto de esas ideas sobre el inconsciente. Y ellos las aceptan; cuando crecen, son eso mismo que han absorbido, ya sea de la izquierda o de la derecha, ya sea de esta religión o de aquélla; eso es lo que son, con sus innumerables creencias y sus mentes condicionadas. El inconsciente ha estado absorbiendo todo el tiempo. Y puede absorber tanto lo feo como lo bello, lo verdadero como lo falso. Nuestra dificultad radica en estar libres de todas estas impresiones y mirar la vida de nuevo. ¿Es posible estar libre de la influencia de estos constantes impactos? Osea, darnos cuenta de estos impactos, y no ser influidos por ellos. Porque están ahí. ¿Puedo ser lo bastante sensible, estar lo bastante alerta como para saber qué es falso, qué es engañoso, de modo que ni siquiera haya resistencia? Porque tan pronto resisto, fortalezco lo que estoy resistiendo; por lo tanto, me vuelvo parte de ello. Pero si lo comprendo, eso ya no ejerce más influencia alguna, ni sobre lo consciente ni sobre lo inconsciente.
¿Es entonces posible liberarse de todas las influencias que nos condicionan y a base de las cuales nos hemos educado? Liberarnos del nacionalismo, de las diferencias de clase, de las innumerables creencias religiosas y de las ideologías políticas. Por cierto, uno debe ser libre; de lo contrario no puede descubrir lo que hay más allá de la libertad. Pero, para ser libre, debe examinar todas estas cosas, ¿no es así?, y no aceptar nada, lo cual implica dudar, descubrir por sí mismo. En consecuencia, por todo eso, uno debe comprender el contenido de su propia conciencia, de lo que uno es".

"Las ideologías, los principios y las creencias no solo separan a los hombres en grupos, sino que en realidad impiden la cooperación; sin embargo, lo que necesitamos en este mundo es cooperar, colaborar, actuar juntos. Uno tiene que desechar completamente estas divisiones nacionalistas y religiosas. Tenemos que construir un mundo enteramente distinto, que nada tenga que ver con el mundo de hoy, lleno de manías, conflictos y competencias, un mundo cruel, brutal y violento.

Solo la mente religiosa es verdaderamente revolucionaria, porque está más allá de la izquierda, de la derecha, del centro. Lo que es absolutamente esencial no es posible lograrlo por medio de una ideología. Lo que está pasando en el mundo muestra la división y el conflicto que crean las ideologías.

La solidaridad solo es posible cuando no hay autoridad alguna. Uno asume “autoridad” en nombre de una ideología o en nombre de Dios o de la Verdad. Y es imposible que produzcan un orden mundial el individuo o el grupo de personas que han asumido esa “autoridad”. La autoridad le da mucha satisfacción al hombre que la ejerce –no importa el nombre en que lo haga-; deriva inmenso placer de ello y por lo tanto él es el más… Tal autoridad le impide al ser humano ser una luz para sí mismo. Cuando cada uno es luz para sí mismo, solo entonces puede cooperar, amar; solo entonces hay un sentido de comunión de unos con otros. Esa autoridad, esa postura definida, impide una comunicación mutua. Solo una mente realmente libre es la que puede estar en comunión, la que puede cooperar. Una mente así es a la vez el maestro y el discípulo. Y esto únicamente es posible cuando hay un sentido de observación, de ver las cosas en uno mismo tal como son. La mayoría de nosotros somos inconscientes de nosotros mismos. No sé si habrán observado a las personas que continuamente están hablando de sí mismas, haciendo la propia valoración de su posición en la vida. “Primero yo, y en segundo lugar todo lo demás”.


"Pregunta: ¿Cómo podemos resolver, nuestro caos político actual y la crisis del mundo? ¿Hay algo que un individuo pueda hacer para atajar la guerra que se avecina?

Krishnamurti: La guerra es la proyección espectacular y sangrienta de nuestra vida diaria, ¿no es así? La guerra es una mera expresión externa de nuestro estado interno, una amplificación de nuestra actividad diaria. Es más espectacular, más sangrienta, más destructiva, pero es el resultado colectivo de nuestras actividades individuales. De suerte que vosotros y yo somos responsables de la guerra, ¿y qué podemos hacer para detenerla? Es obvio que la guerra que nos amenaza constantemente no puede ser detenida por vosotros ni por mi porque ya está en movimiento; ya está desencadenándose, aunque todavía en el nivel psicológico principalmente. Como ya está en movimiento, no puede ser detenida; los puntos en litigio son demasiados, excesivamente graves, y la suerte ya está echada. Pero vosotros y yo, viendo que la casa está ardiendo, podemos comprender las causas de ese incendio, alejamos de él y edificar en un nuevo lugar con materiales diferentes que no sean combustibles, que no produzcan otras guerras. Eso es todo lo que podemos hacer. Vosotros y yo podemos ver qué es lo que engendra las guerras, y si nos interesa detenerlas, podemos empezar a transformamos a nosotros mismos, que somos las causas de la guerra.

Una señora americana vino a verme hace un par de años, durante la guerra. Me dijo que había perdido a su hijo en Italia y que tenía otro hijo de dieciséis años al que quería salvar; de suerte que charlamos del asunto. Yo le sugerí que para salvar a su hijo debía dejar de ser americana; debía dejar de ser codiciosa, de acumular riquezas, de buscar el poder y la dominación, y ser moralmente sencilla, no sólo sencilla en cuanto a vestidos, a las cosas externas, sino sencilla en sus pensamientos y sentimientos, en su vida de relación. Ella dijo: "Eso es demasiado. Me pide usted demasiado. Yo no puedo hacer eso, porque las circunstancias son demasiado poderosas para que yo las altere". Por lo tanto, resultaba responsable de la destrucción de su hijo.

Las circunstancias pueden ser dominadas por nosotros, porque nosotros hemos creado las circunstancias. La sociedad es el producto de la relación; de vuestras relaciones y las mías, de todas ellas juntas. Si cambiamos en nuestra vida de relación, la sociedad cambia. El confiar únicamente en la legislación, en la compulsión, para la transformación externa de la sociedad mientras interiormente seguimos siendo corrompidos, mientras en nuestro fuero íntimo continuamos en busca del poder, de las posiciones, de la dominación, es destruir lo externo, por muy cuidadosa y científicamente que se lo haya construido. Lo que es del fuero íntimo se sobrepone siempre a lo externo.

¿Qué es lo que causa la guerra religiosa, política o económica? Es evidente que la creencia, ya sea en el nacionalismo, en una ideología o en un dogma determinado. Si en vez de creencias tuviéramos buena voluntad, amor y consideración entre nosotros, no habría guerras. Pero se nos alimenta con creencias, ideas y dogmas, y por lo tanto, engendramos descontento. La presente crisis, por cierto, es de naturaleza excepcional, y nosotros, como seres humanos, o tenemos que seguir el sendero de los conflictos constantes y continuas guerras, que son el resultado de nuestra acción cotidiana, o de lo contrario ver las causas de la guerra y volverles la espalda.

Lo que causa la guerra, evidentemente, es el deseo de poder, de posición, de prestigio, de dinero, como asimismo la enfermedad llamada nacionalismo ‑el culto de una bandera- y la enfermedad de la religión organizada, el culto de un dogma. Todo eso es causa de guerra; y si vosotros como individuos pertenecéis a cualquiera de las religiones organizadas, si sois codiciosos de poder, si sois envidiosos, forzosamente produciréis una sociedad que acabará en la destrucción. Nuevamente: ello depende de vosotros y no de los dirigentes, no de los llamados hombres de Estado, ni de ninguno de los otros. Depende de vosotros y de mí, pero no parecemos darnos cuenta de ello. Si por una vez sintiéramos realmente la responsabilidad de nuestros propios actos, ¡cuán pronto podríamos poner fin a todas estas guerras, a toda esta miseria aterradora! Pero, como veis, somos indiferentes. Comemos tres veces al día, tenemos nuestros empleos, nuestra cuenta bancaria, grande o pequeña, y decimos: "por el amor de Dios, no nos moleste, déjenos tranquilos". Cuanto más alta es nuestra posición, más deseamos seguridad, permanencia, tranquilidad, menos injerencia admitimos, y más deseamos mantener las cosas fijas, como están; pero ellas no pueden mantenerse como están, porque no hay nada que mantener. Todo se desintegra. No queremos hacer frente a estas cosas, no queremos encarar el hecho de que vosotros y yo somos responsables de las guerras. Vosotros y yo charlamos de paz, nos reunimos en conferencias, nos sentamos en torno a una mesa y discutimos; pero en nuestro fuero íntimo, en lo psicológico, deseamos poder y posición, y nos mueve la codicia. Intrigamos, somos nacionalistas; nos atan las creencias, los dogmas, por los cuales estamos dispuestos a morir y a destruirnos unos a otros. ¿Creéis que semejantes hombres ‑vosotros y yo- podemos tener paz en el mundo? Para que haya paz, debemos ser pacíficos; vivir en paz significa no crear antagonismos. La paz no es un ideal. Para mí un ideal es simple evasión, un modo de eludir lo que es, una contradicción con lo que es. Un ideal impide la acción directa sobre lo que es. Mas para que haya paz tendremos que amar, tendremos que empezar, no a vivir una vida ideal sino a ver las cosas como son y obrar sobre ellas, a transformarlas. Mientras cada uno de nosotros busque seguridad psicológica, la seguridad fisiológica que necesitamos ‑alimento, vestido y albergue- se ve destruida. Andamos en busca de seguridad psicológica, que no existe; y, si podemos, la buscamos por medio del poder, de la posición, de los títulos, de los nombres, todo lo cual destruye la seguridad física. Esto, cuando se lo considera, resulta un hecho evidente.

Para traer paz al mundo, por lo tanto, para detener todas las guerras, tiene que haber una revolución en el individuo, en vosotros y en mí. La revolución económica sin esta revolución interna carece de sentido, pues el hambre es el resultado del defectuoso ajuste de las condiciones económicas producido por nuestros estados psicológicos: codicia, envidia, mala voluntad y espíritu de posesión. Para poner fin al dolor, al hambre, a la guerra, es preciso que haya una revolución psicológica, y pocos de nosotros están dispuestos a enfrentar tal cosa. Discutiremos sobre la paz, proyectaremos leyes, crearemos nuevas ligas, las Naciones Unidas, y lo demás. Pero no lograremos la paz porque no queremos renunciar a nuestra posición, a nuestra autoridad, a nuestros dineros, a nuestras propiedades, a nuestra estúpida vida. Confiar en los demás es absolutamente vano; los demás no nos traerán la paz. Ningún dirigente, ni gobierno, ni ejército, ni patria, va a darnos la paz. Lo que traerá la paz es la transformación interna que conducir a la acción externa. La transformación interna no es aislamiento; no consiste en retirarse de la acción externa. Por el contrario, sólo puede haber acción verdadera cuando hay verdadero pensar; y no hay pensar verdadero cuando no hay el conocimiento propio. Si no os conocéis a vosotros mismos, no hay paz.

Para poner fin a la guerra externa, debéis empezar por poner fin a la guerra en vosotros mismos. Algunos de vosotros moverán la cabeza y dirán "estoy de acuerdo", y saldrán y harán exactamente lo mismo que han estado haciendo durante los últimos diez o veinte años. Vuestra conformidad es puramente verbal y carece de significación, pues las miserias y las guerras del mundo no van a ser detenidas por vuestro fortuito asentimiento. Sólo serán detenidas cuando os deis cuenta del peligro, cuando percibáis vuestra responsabilidad, cuando no dejéis eso en manos de otros. Si os dais cuenta del sufrimiento, si veis la urgencia de la acción inmediata y no la aplazáis, entonces os transformaréis; y la paz vendrá tan sólo cuando vosotros mismos seáis pacíficos, cuando vosotros mismos estéis en paz con vuestro prójimo".

"El mundo está siempre próximo a una catástrofe. Pero ahora parece estar más próximo. Al ver esta catástrofe que se acerca, la mayoría de nosotros busca refugiarse en una idea. Pensamos que esta catástrofe, esta crisis, puede ser resuelta por una ideología. La ideología es siempre un impedimento para la relación directa, lo cual obstaculiza la acción. Queremos paz sólo como una idea, no como un hecho. Deseamos la paz en el nivel verbal, o sea, solamente en el nivel del pensar, aunque lo llamemos orgullosamente el nivel intelectual. Pero la palabra paz no es la paz. Sólo podrá haber paz cuando cese la contusión que generan unos y otros. Estamos apegados al mundo de las ideas y no a la paz. Vamos en busca de nuevos modelos sociales y políticos y no en busca de la paz. Nos ocupamos de conciliar los efectos y no de desechar la causa de la guerra. Esta búsqueda traerá sólo respuestas condicionadas por el pasado. Estas respuestas condicionadas son lo que llamamos conocimiento, experiencia; y los nuevos hechos cambiantes son traducidos, interpretados de acuerdo con este conocimiento. De modo que hay conflicto entre lo que es y la experiencia que ha sido. El pasado, que es conocimiento, debe estar siempre en conflicto con el hecho, el cual se halla siempre en el presente. Así pues, esta búsqueda no resolverá el problema sino que perpetuará las condiciones que han creado el problema".

Jiddu Krishnamurti.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: ¿Por qué somos de una ideología ?
NotaPublicado: 30 Mar 2018, 11:42 
Desconectado

Registrado: 11 Jul 2015, 18:52
Mensajes: 311
Yo he tenido siempre una teoría sobre porque somos de algo, tal vez la ideología sea el máximo exponente de pertenencia algo. Tiene que ver con el triunfo, el triunfo personal, la gente , mas ahora hace unos 100 años, que antes, quiere triunfar, lo que seria dar un sentido a la vida, estas preguntas de "¿Quien soy, a donde voy, que es la muerte, la vida?, etc..." se las hace en algún momento todo el mundo, a no ser que seas un chimpancé .

Como individualmente, es muy difícil triunfar en la vida, tanto individualmente como tener un triunfo de mas trascendencia , el humano se une a un grupo, en el que cree que gracias a su aportacion, ese grupo triunfa sobre otro. Esto lo podemos comprobar perfectamente con la política, donde el votante se une a una ideología, aunque no sepa de que va esa ideología, pues solo maneja 3 o 4 conceptos de esa ideología, para posteriormente adscribirse a un partido.

Esta teoría la habremos comprobado muchos, sobre todo en reuniones de familiares sobre todo o de amigos, donde el individuo de cada partido o ideología, sacara pecho con las supuestas acciones de los suyos y achacara al otro de forma mas o menos sutil, los fallos de la otra ideología, hecho esto con muy mala baba, viniendo a decir , que el esta en el grupo triunfante, que gracias a su apoyo el país va bien., que gracias a su inteligencia y tino, voto a la candidatura victoriosa y correcta, mientras que el oponente, sea familiar o amigo ha fracasado y es inferior a él


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: ¿Por qué somos de una ideología ?
NotaPublicado: 07 May 2018, 20:09 
Desconectado

Registrado: 19 Ene 2018, 20:42
Mensajes: 476
¿Por qué somos de una ideología?

La respuesta es múltiple pues múltiples son las causas.

1. Somos de una ideología porque no podemos no serlo.
2. Porque reaccionamos a los estímulos del universo.
3. Porque esa reacción es preferente en algún sentido.
4. Porque estamos a su vez influenciados por valores, ideas, conceptos, sentimientos, personas, contextos sociales etc.
5. Porque tenemos intereses, sean coherentes o incoherentes, malos buenos, justos o injustos, individuales, colectivos o mediopensionistas.

En el sistema Capitalista:

6. Muchos "son" de una ideología porque les reporta beneficios personales, por lo general relativos a la tiranía de la corriente de pensamiento general de época.
7. Otros muchos, porque aun siendo incoherentes en palabra y practica les hace sentir pertenecientes de algo más que ellos. NO están solos en el universo, hay más extraterrestres.
8. Otros, porque así pueden dar lecciones a los demás. Ser y sentirse superiores.
9. Otros, porque el burgués y su sistema institucional le permiten aprovecharse de lo institucionalmente político para mil y un chanchullos de todo tipo y condición. Incluso para cuestiones tan perentorias como fornicar el fin de semana como conejos. Cuestión nada baladí para muchos estresados. Todo lo que haga falta por la Salud Pub(l)ica.
10. Algunos pocos elegidos (por ellos mismos y sus coleguitas, premios Nobel included) pueden llamarse emprendedores, adalides de la humanidad, genios y figuras, y creerse que sin ellos, los simples mortales no seriamos capaces ni de llevarnos una cuchara de arroz a la comisura labial. Estos son los que suelen pretender hacernos creer que el arroz no existiría sin las ingentes cantidades de capitales que ellos, y solo ellos, han acumulado y son capaces de acumular. El Big Bang es el hijo del Capital y el Big Crunch (y esto ultimo es cierto) es una marca comercial del mismo teorema cosmogónico.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 28 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO