Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 18 Oct 2017, 20:31

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 288 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 25, 26, 27, 28, 29
Autor Mensaje
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 20 Jul 2017, 12:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1255
Saludos de nuevo, Nicomedes.
Dices lo siguiente.

"nombre real, soy este https://www.facebook.com/elpobreantonio
el que quiera que me agregue".

Pues el enlace está roto. Simplificando, Nicomedes: basta con que, aquí, nos des tu nombre real. Por ejemplo, Toni da su nombre de pila real en el foro Sofos Ágora, y con eso basta. Toni no está escribiendo con seudónimo en este foro; se está identificando.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 20 Jul 2017, 12:33 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jun 2012, 08:46
Mensajes: 993
alexander:

me llamo Antonio Nicomedes Serrano Enseñat, no uso seudonimo, uso mi segundo nombre.

y el enlace a mi me va perfecto, me puedes encontrar como Antonio Serrano en facebook, mi foto de perfil es una de Sebastian Salgado.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 20 Jul 2017, 19:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1255
Saludos y gracias, Antonio Nicomedes Serrano Enseñat.
El enlace sigue sin funcionar en mi caso. Pero ya da igual para lo esencial: te identificas con tu nombre real.
Y este mensaje que te escribo no se limitará a darte las gracias. Entraré en las cuestiones de fondo, que como verás están ligadas a las de forma; aquí, a la cuestión de forma de dar nombre real en vez de seudónimo.
De manera general: el hecho de que te critique no es lo mismo que si critico a a Jbell o a Jvahn/Juan Zuluaga.
Porque ambos se niegan a dar sus nombres reales. Y eso, insisto, no es una mera cuestión formal o estética. Analicemos las implicaciones.
Jbell y Jvahn (Jvahn, ahora, es Juan Zuluaga) llevan un montón de tiempo atacándose mutuamente en numerosos hilos y mensajes de este foro Sofos Ágora. Jbell desde su capitalismo y Jvahn desde su marxismo. Cada uno de ellos dice que el otro está totalmente equivocado (cuando no lo acusa, además, de mala fe) y nunca admite haber fallado en algún punto de sus propias propuestas.
El miserable comportamiento de ambos, ¿se sostendría por lo menos durante un minuto si ambos firmaran con sus nombres reales? ¡No!
En realidad, para cualquiera que no sea un sectario, está claro que el capitalismo tiene sus aciertos, y que el comunismo también tiene los suyos. Como que el comunismo tiene fallos y que el capitalismo tiene fallos.
En el capitalismo, un clásico acierto es su producción de riqueza, basada en el estímulo económico directo a quien pone en el mercado bienes o servicios queridos por los demandantes. Y un clásico fallo es su fallo en evitar la explotación miserable de unos asalariados que apenas ganan lo justo para vivir, llevándose el empleador casi toda la plusvalía. Por otro lado, el marxismo o comunismo acierta al proponer y establecer unos servicios públicos con calidad; el caso clásico es la Cuba comunista, en la que, a pesar de haber unos ingresos muy inferiores al de los rivales, vecinos y capitalistas Estados Unidos, la gente no se moría por enfermedades fácilmente curables, como sí se moría en los Estados Unidos, al no poder hacer frente a costosos seguros médicos privados. Y un clásico fallo en el marxismo es la imposibilidad de expulsar pacíficamente al gobernante marxista de turno, ya que los regímenes marxistas no son democracias electivas, sino dictaduras del Partido Comunista; de ahí que, salvo una media docena de países en la actualidad, fundamentalmente países de Asia Sudoriental más algunos casos nacionalistas geográficamente aislados como Cuba y Eritrea, los regímenes comunistas marxistas han ido cayendo uno tras otro desde la caída del Muro de Berlín, faltos de apoyo popular; y los que quedan son, sin discusión razonable posible, dictaduras represivas contra sus propios pueblos, que no persistirían tras unas elecciones multipartidistas.
Lo que acabo de soltar es una perogrullada o casi una perogrullada. En fin, el caso es que lo suelto sin seudónimo, con mi propio nombre.
Ahora, el embajador de los Estados Unidos en España puede enviarme una réplica alegando que la atención sanitaria básica ha sido mejor en los Estados Unidos que en Cuba, desde la Revolución Cubana de 1959, hasta la reforma sanitaria de Obama en los Estados Unidos, año 2010. Y el embajador de la República Popular China en España puede enviarme una réplica alegando que su país es una democracia en la que, si el pueblo no está contento con sus gobernantes, puede elegir periódicamente a otros en votaciones multipartidistas.
Pues no lo hacen. Porque, hoy, la mentira abierta ya no se la cree nadie.
Y, como no miento, tengo credibilidad. Cada vez tendré más credibilidad.
Jvahn no puede ser sincero adjudicando al capitalismo solamente fallos y al marxismo solamente aciertos. Jbell no puede ser sincero adjudicando al capitalismo solamente aciertos y al marxismo solamente fallos.
Por eso los dos se tapan con seudónimo. Y por eso los dos rehúyen contestar a objeciones clásicas a lo que nos proponen.
Jvahn/Juan Zuluaga rehúye contestar a Jbell cuando éste le pregunta por qué es tan frecuente y sistemático a lo largo de la Historia el conocido efecto de que lo que es de todos no es de nadie. Y Jbell rehúye contestar a Jvahn cuando Juan Zuluaga, es decir, Jvahn, le pregunta si no es verdad que, en el origen del capitalismo real (real, no fantástico sino atenido a los hechos históricos) hay una gigantesca y sistemática apropiación violenta, por parte de una oligarquía, de las principales fuentes de riqueza y los principales medios de producción.
Su mutuo diálogo de sordos, que va a proseguir, demuestra que son predicadores ideológicos disfrazados de filósofos.
Ninguno de ellos, dadas las evidencias, va a tener un párrafo en una enciclopedia de filosofía al lado de la filósofa Ayn Rand (capitalista) o el filósofo José Carlos Mariátegui (comunista). Para empezar, porque las enciclopedias de filosofía no dedican su espacio a pequeños sectarios que se atacan mutuamente bajo seudónimo en foros internéticos. Esas enciclopedias acogen a filósofos grandes, y con sus nombres de verdad.
Ahora concretaré más. En uno de tus últimos mensajes dices lo siguiente.

"alexander:

solo te fijas en una parte de la competencia, la peor
es como si digo que el ser humano es una mierda por todo lo malo que hace, acaso solo hace cosas malas?
acaso los que quisieron reservar esas zonas virgenes (que me parece uno de los signos de mayor inteligencia del ser humano), no tuvieron que competir? no usaron su competitividad? y fue positivo?..
la competencia no es mala... se usa y es ese uso lo que determina si es buena o mala a criterio del observador...
ese sesgo hacia las palabras se tiene que revisar contantemente, es muy sano... "

En primer lugar, el comienzo de tu mensaje se contradice con el final. Si la competencia no es mala, es absurdo reconocer que hay una parte peor (o sea, más mala) de la competencia.
O sea, que en realidad estás reconociendo que la competencia es ambivalente. Que tiene, a la vez, efectos malos y efectos buenos.
Y así es, claro que sí. En el fondo, la competencia es como la democracia, y no por casualidad, pues en la práctica la democracia es básicamente una competencia periódica entre candidatos a gobernantes, elección tras elección.
La democracia es malísima. Pero peor suele ser casi todo régimen político alternativo. De ahí que cuando un poder político no es electivo ni destituible popularmente, por ejemplo el Poder Político Judicial, su terror queda impune. Es más fácil pegarle cuatro tiros y matarlo bien muerto, a un juez del Tribunal Supremo o del Tribunal Constitucional cuando, en España, condena a un inocente (prevaricación) que juzgarlo, condenarlo, destituirlo y meterlo en la cárcel por su prevaricación; el Poder Político Judicial tiene impunidad total para delinquir, y hasta que no se reconozca que es eso, un poder político, no se tomarán las medidas políticas para que los candidatos a jueces y fiscales compitan periódicamente entre sí en elecciones populares. Lo peor, en política realista, es hoy que los candidatos a mandar no tengan que competir entre sí.
La competencia económica también es malísima. Pero la alternativa histórica, el monopolio... ¡es muchísimo peor! Dará baja calidad, precios abusivos e, incluso, forzará a los clientes a la compra, caso este último frecuente cuando está en connivencia con el aparato estatal. Por ejemplo: ¿quién en la España de hoy, aunque esté más loco que una regadera, pagaría por traducciones juradas entre gallego y castellano, si no fuera porque la ley obliga a ello en ciertos casos? El monopolio de los traductores jurados ha conseguido sacar una ley así, obligando a pagar por un servicio totalmente innecesario, que nunca se pagó hasta que salió tal ley, y que, porque era y sigue siendo innecesario, no aporta beneficio real ninguno (salvo a los bolsillos de los traductores jurados) ni su ausencia antes de la citada ley causó perjuicio social ninguno. ¡Te lo dice un traductor profesional!
Por tanto, no solamente me fijo en la peor parte de la competencia. También me fijo en la buena... sin olvidar que, asimismo, existe la mala.
No es realista abolir la competencia proponiendo un utópico experimento socialista o comunista que, en realidad, ocultaría un monopolio estatal con sus siniestros y también sangrientos resultados históricamente comprobados.
Tampoco es realista hacer la vista gorda ante los abusos de las grandes empresas multinacionales de informática o de vestimenta.
Las políticas públicas deben intentar maximizar los efectos buenos de la competencia y minimizar los malos. Tiene que haber inspecciones independientes en las fábricas de ropa, para garantizar la seguridad de los trabajadores y la limpieza ecológica del entorno. Tiene que haber introducción progresiva de competencia mutua entre ofertantes, con distintos precios de un ofertante a otro, en sectores económicos tradicionalmente excluidos de la competencia, como las emisoras de televisión, el servicio de correos, las compañías suministradoras de agua, gas combustible o electricidad, y el transporte público de cercanías.
Terminaré este mensaje con las esperables observaciones críticas, espinosas y nada simplistas sobre la relación entre competitividad y zonas vírgenes.
En realidad, las actuales zonas vírgenes son por lo general reducidos parques naturales, con alguna excepción sobre todo en áreas marítimas protegidas.
No se da casi nunca una amplia zona terrestre apta para la vida humana, y declarada como zona virgen por los políticos al cargo.
Esto ya limita seriamente el alcance de esas pomposas y propagandísticas declaraciones de reserva ecológica.
En cambio, una de las mejores y más extensas zonas vírgenes en la actualidad es una área no declarada como reserva de la biosfera, precisamente... ¡Chernóbil! Sí, me refiero al epicentro de la conocida catástrofe nuclear soviética.
Tras la explosión en la central nuclear, se evacuó el perímetro y se creó una amplia zona donde se prohibía residir a los seres humanos. A pesar de la radiación, en pocos años hubo una espectacular recuperación de la fauna y la flora salvajes.
Tenemos pues una gran zona virgen de hecho... y no creada por competencia, sino por decisiones políticas. En cierto sentido, se puede decir que esas decisiones están bajo competencia, pues otros políticos rivales en las elecciones, por tanto de la competencia, no las tomarían. Sin embargo, en gran proporción o fuerza de los casos, esas decisiones las toman organismos no electivos, que no arriesgan nada en caso de tomar decisiones impopulares. Esto pasa menos en la democracia y más en la dictadura, pero siempre ocurre.
Tampoco es posible revertir a voluntad una decisión de éstas cada vez que un gobernante es sustituido por otro de signo opuesto en las elecciones. El caso más claro es que una zona arruinada difícilmente puede ya servir como reserva natural o zona virgen. Inversamente, si una zona está declarada como zona virgen, hay intereses difícilmente contrarrestables para que siga así, siendo el caso más claro el turismo de safari ecológico.
Y hay otro punto espinoso... que a un capitalista como tú no le pasará inadvertido.
En el África sursahariana y oriental, se ha vivido un gran declive en las poblaciones de rinocerontes y elefantes tras la Segunda Guerra Mundial.
En algunas zonas y algunos países se prohibió la caza de estos animales, a instancias de los ecologistas, con el obvio propósito de conservar estas especies amenazadas.
En otros países, se decidió por el contrario pasar las manadas de rinocerontes o elefantes a propiedad privada, que ya no era un bien público. El turismo, el tráfico de marfil e incluso la caza controlada, quedaron en manos empresariales de algunos habitantes de la zona, para los cuales, ahora, los elefantes eran un negocio.
Tras unos treinta años de experiencias en ambos sentidos, los resultados estadísticos arrojan los siguientes resultados claros en general.
En las zonas donde se prohibió la caza de elefantes (y rinocerontes) y donde estos animales siguieron siendo de propiedad pública, su número disminuyó y sigue disminuyendo.
En las zonas donde la tenencia de estos grandes mamíferos se privatizó, y donde se permitió su caza controlada a gran precio por pieza abatida, los elefantes aumentaron en número y cada vez hay más, con resultados similares para los rinocerontes. Es una aplicación del conocido principio de la tragedia de los comunes o la incuria de los comunes, lo que solemos expresar así en castellano: Lo que es de todos no es de nadie, y en cambio el ojo del amo engorda al caballo..
Recuérdalo: no soy un fanático capitalista ni un fanático comunista. Siempre tengo en cuenta los hechos, favorezcan o no a mis hipótesis.
Así que, finalizando, daré otro dato más, un dato sorprendente.
Algunas de las mayores zonas vírgenes no han sido creadas por los políticos en campaña electoral... sino por grandes empresarios privados que, aprovechando el bajo precio del suelo en algunas de estas zonas, han comprado y unificado muchas parcelas, creando latifundios donde la actividad agrícola, pastoril o cinegética queda prohibida. En el Cono Sur americano, la Amazonia, Etiopía y otras zonas, se dan esas compras. No, claro, en Francia o en los Estados Unidos, donde estos terrenos son mucho más caros.
Esos empresarios, evidentemente, han podido hacer esas compras porque, previamente, han tenido mucho éxito en un ambiente económico muy competitivo.
Espero vuestros comentarios. Eso sí, un consejo: fanáticos y simplistas, absteneos.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Última edición por Alexandre Xavier el 20 Jul 2017, 23:14, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 20 Jul 2017, 20:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jun 2012, 08:46
Mensajes: 993
enhorabuena por tu comentario y por tu aclaracion, entendi que solo veias la competencia como algo malo.

no entiendo donde ves la contradiccion en mi mensaje.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 09 Ago 2017, 04:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2014, 15:59
Mensajes: 227
Imagen

_________________
Visualizaciones.
Operadores intelectuales y acciones, opciones, ordenaciones y apuestas


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 09 Ago 2017, 11:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1255
Saludos, Eltelegramon.

Dices y dibujas lo siguiente.

"-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
MERCADO LIBRE O MERCADO TUTELADO
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
#Aprobar el mercado tutelado #Aprobar el mercado libre
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Satisfacción de las
necesidades de la #Necesario #Innecesario
elite marxista
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Satisfacción de las
necesidades de la #Innecesario #Necesario
elite financiera
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Satisfacción de las
necesidades de #Desfavorable #Desfavorable
los trabajadores
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Idealización del orden #Favorable #Desfavorable
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Resultados prácticos #Imposible #Posible
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Visualizaciones.
Operadores intelectuales y acciones, opciones, ordenaciones y apuestas".

En mi respuesta de hoy, Eltelegramon, se observará de nuevo el viejo principio filosófico de que el fondo implica la forma y la forma implica el fondo.

A pesar de tu pretenciosa afirmación (compartida, aquí, por Jbell, y fuera del foro Sofos Ágora por muchos otros) de que hay un mercado libre en contraposición a un mercado tutelado o intervenido (o sea, no libre)... lo cierto es que todos los mercados son mercados tutelados, intervenidos o regulados. Pues, para empezar, todo mercado posible establece la regla de que se considera legítimo propietario (o representante de un legítimo propietario) al vendedor de un producto o servicio, mientras que el comprador no es (todavía) un propietario del servicio o producto en venta, hasta que lo compre. Y la regla de propiedad es externa al mercado mismo.
Apliquemos esto al mercado informático. Una compleja red de disposiciones explícitas e implícitas establece derechos de propiedad (o, inversamente, de acceso gratuito) a los estándares para composición de tablas. Como no hay, hoy por hoy, un estándar universal impuesto por una autoridad central del mercado informático y aceptado por todos (a la inversa de lo que pasa con las señales de tráfico para el mercado de automóviles) en las tablas gráficas y en los esquemas gráficos, un batiburrillo de subestándares complica seriamente la interoperabilidad de los mensajes y sistemas que utilicen tablas gráficas o esquemas gráficos.
Por eso tu mensaje anterior recurre al tosco y pesado apaño de remitir a una página donde se puede visualizar tu tabla en formato gráfico de mapa de baites... imposible de corregir y modificar con un procesador de textos.
De modo que, sin entrar en el fondo más que para corregir alguna errata evidente como "Desfaborable", he tanteado hasta obtener una presentación visual relativamente cómoda en modo de texto para el burdo editor de mensajes que padecemos en el foro internético Sofos Ágora. Y así, en modo de texto, copio tu tabla.
El mercado informático podría estar regulado en este caso, como ya lo está para las grafías exóticas diferentes a las grandes lenguas europeas occidentales de alfabeto latino.
Hasta 1991, varios subestándares coexistían dificultando seriamente incluso la difusión de textos en sueco o en esperanto, lenguas que usan el alfabeto latino típico sin más que unos pocos signos diacríticos especiales. Pero a partir de ese año se conforma un consorcio estandarizador en el que entran organismos públicos y las grandes empresas privadas para tratamiento informático de textos: Unicódigo (en inglés: Unicode). A partir de ese año, una única tabla de referencia va asignando un código específico a cada signo gráfico de todo sistema de escritura que haya en el mundo. De este modo los orientalistas, con nuestras típicas citas frecuentes en chino, árabe o sánscrito, no tenemos ya problemas con los ordenadores y editores de textos posteriores en general a la introducción de Unicódigo.
Los sistemas operativos, los ordenadores, los grandes clientes institucionales estatales o privados, etcétera, ya no admiten productos informáticos sin soporte directo de Unicódigo. Situación semejante a la de las carreteras de todo el mundo, con su sistema universal de señales gráficas para peligro de rocas laterales desprendidas o para indicar que está prohibido adelantar.
¿Elimina eso al mercado de automóviles? No, padre. Y, del mismo modo, el estándar Unicódigo no elimina al mercado informático, sino que por el contrario lo expande considerablemente para quienes no utilizan al escribir la media docena de grandes lenguas europeas occidentales.
Ningún mercado, pues, es libre en el sentido de no regulado. Lo que podemos y debemos hacer es diferenciar entre malas regulaciones del mercado y buenas regulaciones del mercado. Como abierto partidario que soy de la competición entre ofertantes del mercado, en rechazo de los monopolios, esta distinción es la que me resulta eficaz y operativa.
Lo que intento es ser un capitalista con perspectiva amplia.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Última edición por Alexandre Xavier el 31 Ago 2017, 18:18, editado 4 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 09 Ago 2017, 20:13 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2014, 15:59
Mensajes: 227
La tendencia innata de las personas es a apoderarse de todo y a mandar en todo. La cuestión es de si eso ha dado buenos resultados históricamente y que alternativas hay.

En el mercado libre, guardando cada uno un respeto a los demás, cada uno tiene libertad para elegir que hacer con sus asuntos. ¿La gente se respeta por que necesita vender? En el mercado tutelado si unos eligen por los demás ¿Por que les van respetar? En el mercado libre hay un respeto por razones prácticas, a los demás, que funciona. En el mercado tutelado hay un respeto por razones teóricas, a los demás que no funciona. En el mercado libre, unos ganan y otros pierden. En el mercado tutelado, pierden todos.

_________________
Visualizaciones.
Operadores intelectuales y acciones, opciones, ordenaciones y apuestas


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El Capital y El Estado
NotaPublicado: 11 Ago 2017, 13:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1255
Saludos de nuevo, Eltelegramon.
Dices lo siguiente.

"La tendencia innata de las personas es a apoderarse de todo y a mandar en todo. La cuestión es de si eso ha dado buenos resultados históricamente y que alternativas hay.
En el mercado libre, guardando cada uno un respeto a los demás, cada uno tiene libertad para elegir que hacer con sus asuntos. ¿La gente se respeta por que necesita vender? En el mercado tutelado si unos eligen por los demás ¿Por que les van respetar? En el mercado libre hay un respeto por razones prácticas, a los demás, que funciona. En el mercado tutelado hay un respeto por razones teóricas, a los demás que no funciona. En el mercado libre, unos ganan y otros pierden. En el mercado tutelado, pierden todos.

_________________
Visualizaciones.
Operadores intelectuales y acciones, opciones, ordenaciones y apuestas".

En primer lugar, no es cierto que en el mercado tutelado pierdan todos. Por ejemplo, en el mercado tutelado, vaya si está tutelado, de las armas de guerra, ganan los oligopolistas y monopolistas que operan en ese mercado, opaco y regulado arbitrariamente como pocos.
En segundo lugar, el mercado no es independiente de las actuaciones públicas.
Pondré un ejemplo que te olerá especialmente a cuerno quemado: el mercado de las emisiones contaminantes. Antes de la crisis del petróleo (año 1973) no había tal mercado, porque el olor a cuerno quemado, la contaminación atmosférica, no se consideraba contablemente. Y, en consecuencia, el aire limpio no era un bien económico. A finales del siglo XX, los grandes poderes políticos estatales dejaron de considerar gratuito al aire limpio... y le pusieron un precio. De manera que, ahora, vender o comprar derechos relativos de aire limpio o con olor a cuerno quemado, vale dinero. Un mercado creado... por el Estado.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es).

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 288 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 25, 26, 27, 28, 29

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO