Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 21 Nov 2017, 01:13

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: ¿Razas, o qué?
NotaPublicado: 01 Nov 2017, 16:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Abr 2012, 19:39
Mensajes: 472
Rango personalizado: A lo mucho: un confundido.
Evolución biológica:
Remite al cambio – proceso físico – en caracteres fenotípicos y genéticos de poblaciones biológicas a través de generaciones.
Nota: la evolución biológica, no es un proceso físico que se da en organismos individuales, sino en poblaciones – especies, sub-especies, razas, etc. –. Puesto que. Si por ej.: ante un cambio en la presión selectiva – por ej.: del medio –, sobreviviese un único individuo de la especie – poseedor de una previa y fortuita mutación de la línea germinal que favoreció su supervivencia –, o si durante dicho cambio en la presión selectiva, los individuos que contasen con dicha adaptación evolutiva, no llegasen a reproducirse – por ej.: debido a una fortuita depredación temprana, infertilidad congénita, etc. –. En consecuencia: las especies se extinguen, los individuos se mueren.
Finalmente. Agregare un par de cosas:
 Una obviedad: las especies, no necesariamente evolucionaran, aun si en ésta, están presentes individuos con la capacidad de adaptarse a cierto cambio en la presión selectiva.
 Y una quizás no tan obvia: normalmente, los descendientes fértiles de un individuo de una especie, pertenecen a la misma especie – salvo alguna mutación de la línea germinal extrema, que solo permita tener descendencia fértil entre individuos con dicha mutación –. Es decir: probablemente sus hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y aún más generaciones posteriores, sean de la misma especie – todos capaces de procrear descendencia fértil entre si –, pero, eventualmente podría llegar a evolucionar un descendiente infértil respecto de una lejana generación – ej.: especiación alopátrida –. Razón taxonómica suficiente, como para crear una nueva especie taxonómica.

Especiación biológica (natural):
Proceso físico, mediante el cual, una población de una determinada especie, da lugar a otra u otras especies.
¿Cuándo dos sub-especies pasan a denominarse como especies diferentes – especiación biológica natural –? Pues, según entiendo, cuando: no puedan, – en forma natural – engendrar descendencia o que está sea infértil.

Especie biológica (taxonomía):
En taxonomía, se denomina así al conjunto de organismos o poblaciones naturales capaces de engendrar descendencia fértil e incapaces de hacerlo con poblaciones de otras especies – al menos, en forma habitual –.

Sub-especie biológica (taxonomía):
En taxonomía, se denomina así a: cada uno de los grupos en que se dividen las especies – es decir: grupos, con un específico grado de variación genética, respecto del acervo genético de la especie –, constituidos por individuos que, además de los caracteres propios de la misma, poseen otros caracteres morfológicos, fisiológicos y genéticos; que los distinguen de las demás sub-especies. Desde el punto de vista estrictamente sistemático o de la taxonomía, es la categoría taxonómica comprendida entre la especie y la raza.
En biología, las categorías taxonómicas sub-especie y raza, se diferencian en un específico grado de divergencia genética respecto del acervo genético de la especie. Su uso o no, se determina según si: en la evolución de una específica población (por ej.: especie, homo sapiens) se ha presentado o se presenta, suficiente divergencia genética discreta como para establecer las categorías taxonómicas de sub-especie y raza (por ej.: actualmente desconocidos por mí), en caso contrario, solo se establecerá la categoría taxonómica de sub-especie (por ej.: homo sapiens sapiens, canis lupus familiaris, etc.).
Nota: mediante muestras genéticas mundiales de marcadores genéticos neutrales – tramos de material genético que no ayudan a crear las proteínas que hacen funcionar el cuerpo sino que por el contrario están compuestos del denominado ADN silencioso (los Intrones) –, los investigadores han descubierto que, de media, el 88-90% de las diferencias entre las personas se producen dentro de sus poblaciones locales, mientras que sólo aproximadamente el 10-12% de las diferencias distinguen a una población, o una raza, de otra. Dicho de otra manera, los pobladores de cualquier aldea del mundo, ya sea en Escocia o en Tanzania, tienen el 90% de la variabilidad genética que la humanidad tiene para ofrecer. Pero esa relación de 90/10, es sólo una media, y únicamente hace referencia a los marcadores de ADN silencioso.
Critica: existe una tesis biológica, según la cual, los Intrones, incrementarían el porcentaje de recombinación de los exones, haciendo más fácil moverlos y crear nuevos genes. Aunque. Desconozco si en el análisis estadístico anterior, se ha tenido en consideración que: alrededor del 30% del genoma humano está formado por Intrones y sólo alrededor del 3% consiste en ADN codificador, el resto del genoma, consiste en ADN no codificador, secuencias repetitivas y regiones regulatorias.

Breve reseña histórica de los cambios en la taxonomía del humano:
La idea de clasificar a los hombres en razas humanas apareció en Europa en el siglo XVI y fue utilizado en Occidente hasta mediados del siglo XX, como una herramienta del racismo y del imperialismo europeo, que se expandió en esa época. Estas clasificaciones se realizaron a partir de ciertas características biológicas visibles: principalmente la cantidad de melanina que las personas tienen en la piel, y algunos rasgos faciales.
Luego del nazismo, el concepto de raza dejó de ser utilizado por los estados y varios científicos sostuvieron que: la Humanidad, por su alto grado de movilidad, sociabilidad y mestización, no pudo desarrollar razas.
Con la llegada del neodarwinismo a principios del siglo XX, los biólogos desarrollaron un nuevo y más riguroso modelo de raza como subespecie. Para estos biólogos, una raza es: un grupo reconocible que forma parte de una especie. Una especie monotípica no tiene razas, o más bien, una raza contiene a toda la especie. Las especies monotípicas, pueden caracterizarse de diferentes maneras:
 Todos los miembros de la especie son tan similares que no pueden dividirse sensiblemente en subcategorías biológicamente significativas.
 Los individuos varían considerablemente, pero la variación, resulta ser esencialmente aleatoria y poco significativa, por lo que hace a la transmisión genética de estas variaciones. Muchas especies de plantas encajan en esta categoría, razón de que los horticulturistas, interesados en preservar un color de flor particular, eviten la propagación desde la semilla y en cambio usen métodos como la propagación por cortes.
 La variación entre los individuos es importante y sigue un patrón, pero no hay líneas divisorias claras entre grupos separados: se confunden imperceptiblemente unos con otros. Estas variaciones Clinales – Cline: concebido como la frecuencia con la que un rasgo cambia a lo largo de un gradiente geográfico –, siempre indican flujos genéticos sustanciales entre grupos aparentemente separados que constituyen una población. Las poblaciones, que tienen un flujo genético sostenido y sustancial entre sí son más propensas a presentar especies monotípicas, incluso si la variación genética es obvia a la vista.
Una especie politípica, tiene dos o más razas (o, en lenguaje corriente, dos o más subtipos). Esta clasificación refleja grupos separados que son claramente distintos uno del otro y generalmente no se entrecruzan (aunque puede haber una relativa estrecha zona de hibridación), pero que podrían entrecruzarse libremente si se diera el caso. Aunque especies diferentes pueden a veces entrecruzarse hasta una medida limitada, el inverso no es cierto. Los grupos incapaces de producir vástagos fértiles con cada uno se les considera universalmente especies distintas, y no meramente "razas" diferentes de la misma especie.
Sin embargo. Al mismo tiempo, los antropólogos cuestionaron, para luego abandonar, la afirmación de que: razas biológicamente distintas son isomórficas respecto a diferentes grupos lingüísticos, culturales y sociales. Entonces, el desarrollo de la genética de poblaciones, llevó a algunos estudiosos de la antropología y la biología, simpatizantes con el evolucionismo, a cuestionarse sobre la validez de raza como concepto científico que describiera un fenómeno real y objetivo. Quienes vinieron a rechazar la validez del concepto raza, lo hicieron por cuatro razones: por evidencia empírica, por definición, por disponibilidad de conceptos alternativos, y por cuestiones éticas (Lieberman & Byrne, 1993).
Los primeros en cuestionar el concepto de raza en el terreno empírico fueron:
 Los antropólogos Franz Boas – que demostró la plasticidad fenotípica debida a factores medioambientales (Boas, 1912) – y Ashley Montagu (1941, 1942), que se apoyaban en datos producidos por la genética.
 Los zoólogos Edward O. Wilson y W. Brown también pusieron en tela de juicio el concepto desde la perspectiva de la clasificación científica general, y posteriormente rechazaron la afirmación que "raza" era equivalente a "subespecie" (Wilson and Brown 1953).
 A mediados de la década 1950, la UNESCO, recomendó sustituir la noción de raza humana, considerada no científica y confusa, por la de etnia, basada más en las diferencias culturales (lengua, religión, costumbres, etc.).
 Una de las innovaciones cruciales para la re-conceptualización de las variaciones genotípicas y fenotípicas fue la observación del antropólogo C. Loring Brace. Quien sostenía que: dichas variaciones, en tanto que están afectadas por la selección natural, la migración, o la deriva genética, se encuentran distribuidas en gradaciones geográficas llamadas "clines" (Brace 1964). Este punto, llamó la atención en un problema común en las descripciones de las razas basadas en los fenotipos – consideraciones sobre la textura del pelo y el color de piel –: ignoran una gran cantidad de otras similitudes y diferencias (por ejemplo, el tipo de sangre) que no se correlacionan altamente con los demarcadores de la raza.
 Así, la conclusión del antropólogo Frank Livingstone que: desde que los clines cruzan fronteras raciales, "no hay razas, solo clines" (Livingstone, 1962: 279).
 En 1964, los biólogos Paul Ehrlich y Holm, apuntaron a casos donde dos o más clines, están distribuidos discordantemente – por ejemplo, la melanina se distribuye siguiendo un patrón decreciente desde el norte del ecuador al sur; las frecuencias para el haplotipo para la hemoglobina beta-S, por otro lado, irradian de puntos geográficos específicos en África (Ehrlich & Holm, 1964). Como los antropólogos Leonard Lieberman y Fatimah Linda Jackson observan: los patrones discordantes de heterogeneidad falsifican cualquier descripción de una población como si esta fuera genotípicamente o incluso fenotípicamente homogénea (Lieverman & Jackson, 1995).
 Finalmente, el genetista Richard Lewontin, al observar que: el 85% de las variaciones genéticas humanas ocurren dentro de la población, y no entre las poblaciones. En consecuencia, ni "raza" ni "subespecie" eran formas apropiadas o útiles de describir las poblaciones (Lewontin, 1973). Algunos investigadores dicen que la variación entre grupos raciales (medida por la estructura estadística de población de Sewall Wright (FST)), cuenta tan poco como el 5% de la variación genética humana. Aunque, existen detractores, que afirman que las técnicas usadas no eran suficientemente precisas como para descartar la existencia de “razas” en el humano – en contra de esos detractores: lo descubierto en el proyecto de diversidad del genoma humano –.
 William Boyd, antropólogo de mediados de siglo XX, definió raza como:
una población que difiere significativamente de otras poblaciones respecto a la frecuencia de uno o más genes que posee. Es una cuestión arbitraria cuales, y cuantos, locus escogemos para considerar una "constelación" significativa.
 Lieberman y Jackson (1994) han apuntado que: la debilidad de este argumento es que si un gen puede distinguir razas entonces el número de razas es tan numeroso como el número de parejas humanas reproduciéndose. Además, el antropólogo Stephen Molnar ha sugerido que la discordancia de los clines inevitablemente resulta en una multiplicación de razas que inutiliza la riqueza teórica del concepto (Molnar, 1992).
 …
Fuente: https://www.canaldeciencias.com/paleoantropolog%C3%ADa-diversidad-del-hombre-moderno/

Si bien, todavía no existe un consenso científico respecto del específico grado de divergencia genética entre dos poblaciones, como para clasificarlas como sub-especies. Se acepta en general que: una diversidad genética superior al 30% del acervo genético de la especie, es suficiente como declarar una sub-especie. Tal diferenciación, normalmente necesita de un aislamiento prologado, de miles de generaciones, con ningún o muy escaso intercambio genético entre grupos.
Dato: el lobo (canis lupus), tiene 37 subespecies (canis lupus dingo, canis lupus lupus, etc.), correspondiendo a varias zonas geográficas, una de las cuales es el perro doméstico (canis lupus familiaris). Recordemos que: para ser consideradas como subespecies, debe ser posible la reproducción de descendencia fértil.
Nota: según el análisis de nuestro ADN, sólo un 15% de la diversidad genética en nuestra especie, depende del origen geográfico de una población, bastante menos, que el propuesto 30% necesario para clasificarse como sub-especies – actualmente desconozco el porcentaje necesario para clasificarse como razas –. Además. Aun si, con ese 15% de diversidad genética, se considerase suficiente como para agregar la clasificación de raza en nuestra sub-especie. No debemos olvidar, que: dicho porcentaje de variabilidad genética, debe presentarse en grupos discretos – situación está que, de momento, no se presenta en el humano moderno –.
Por consenso científico, los seres humanos vivientes, pertenecen a la misma especie (homo sapiens), y a la misma subespecie (homo sapiens sapiens).
Además. Pretender establecer diferencias raciales por el color de la piel, genéticamente carece de base científica. Por ej.: los negroides de USA, Ghana y Somalia, no poseen más similitudes genéticas entre sí, que con los árabes, suecos y griegos – encontrándose así, mayor diferencia genética entre los individuos de una misma presunta raza que entre razas –. Sólo un 6,3% de las diferencias genéticas, pueden atribuirse a la pertenencia de un individuo a un presunto grupo racial diferente.
En 1994, el proyecto de diversidad del genoma humano, concluyó que: la variación genética de un individuo a otro de la “misma raza”, sobrepasa con mucho, la diferencia media entre los “grupos raciales”. Por tanto, la diversidad entre los individuos es “tan grande que todo el concepto de raza carece de sentido a nivel genético”.
En síntesis:
Aplicando el criterio anterior, deberíamos concluir que: no existen las razas (categoría taxonómica) en el humano moderno (sub-especie: homo sapiens sapiens).

Raza biológica (taxonomía):
En el lenguaje ordinario, raza es sinónimo de etnia – grupos propiamente identificados basados en las creencias compartidas como la religión, la nacionalidad, el territorio y otras categorías no necesariamente biológicas como la lengua y las costumbres –, casta, origen o estirpe.
En biología, se entiende por raza: a cada uno de los grupos en que se subdividen las especies y que representan a individuos que comparten un grupo de caracteres morfológicos, fisiológicos y genéticos, geográficamente aislados y con poco o ningún intercambio de genes con otras poblaciones de la misma especie durante un largo
período – constituyéndose así, un diferenciado y específico (grupo discreto) grado de divergencia genética respecto del acervo genético de la especie –.
Nota: en 1905, el Congreso Internacional de Botánica, eliminó el valor taxonómico de raza – valor taxonómico (en botánica), parece ser, una nomenclatura jerárquica equivalente a categoría taxonómica –.

Género biológico (taxonomía):
En taxonomía, el género es una categoría taxonómica que se ubica entre la familia y la especie; así, un género es un grupo de organismos que a su vez puede dividirse en varias especies (existen algunos géneros que son mono-específicos, es decir, contienen una sola especie).

Mecanismos de aislamiento reproductivo:
Barreras genéticas que impiden el flujo de genes entre poblaciones – especiación biológica natural –. Básicamente, podemos dividirlos en dos:
Mecanismos de aislamiento Precigoticos: (impiden una fecundación exitosa)
 Aislamiento del hábitat.
 Aislamiento etológico.
 Aislamiento sexual.
 Aislamiento temporal/estacional.
 Aislamiento mecánico.
 Aislamiento por especificidad de los polinizadores.
 Aislamiento Gamético.
 Aislamiento por barreras de incompatibilidad.
Mecanismos de aislamiento Postcigóticos: (pos fecundación exitosa)
 Inviabilidad de los híbridos.
 Esterilidad genética de los híbridos.
 Esterilidad cromosómica o segregacional de los híbridos.
 El deterioro de la segunda generación híbrida.

_________________
A lo mucho: un confundido.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO