Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 18 Nov 2017, 04:37

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 36 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 19:28 
Desconectado

Registrado: 22 May 2016, 23:36
Mensajes: 418
Ubicación: Chile
Rango personalizado: Con la fe y la razón
Alejandro Ramos Cid
Alejandro Ramos Cid escribió:
es necesario diferenciar entre un buddhista, y un Buddha.
Te entiendo, porque Sidarta era un príncipe que sólo tras su iluminación se conviertió en Buddha (al menos eso aprendí del profesor-youtuber Darin Mcnabb). Pero me sigue molestando esa brecha entre el ideal y lo concreto.

Si una doctrina promulga valores literalmente "inalcanzables" entonces me siento personalmente forzado a rechazarla, porque no voy a gastar mi limitado tiempo y mis limitadas energías en perseguir un objetivo imposible. Esto me parece obvio. Sin embargo, si aquella doctrina es noble, llena de ideales altos y valores, entonces, de existir una pequeña oportunidad de alcanzar la meta iría a por ella.
En lo personal, yo creo que lo mejor es gestionar la propia vida partiendo de la convicción de que somos seres finitos: no viviré tantos años como quisiera, no tengo una fortuna en dinero como quisiera, no tengo tiempo ilimitado ni energías ilimitadas, etc. Por ende, hay que pensar muy bien en qué apostar la vida. Y digo "apostar" porque a fin de cuentas eso es. Por ejemplo, si voy al supermercado tengo un dinero finito para gastar y muchos artículos disponibles para comprar. ¿Cuál elijo? Hay que pensarlo bien, y a fin de cuentas, hay que apostar por llevarse una cosa y no otra. Lo mismo sucede en todas las encrucijadas de nuestras vidas: tenemos expectativas, pero la final todo es una apuesta.
Ahora bien, volviendo al budismo, la "oferta" a decir verdad no me contenta. ¿Por qué? Porque el ideal budista (al menos como lo entiendo: "felicidad" aquí y ahora, en esta vida) es en el mejor de los casos casi inalcanzable y requiere muchísimo esfuerzo y dedicación. ¿Estoy dispuesto a "invertir" mi tiempo y energía en una empresa de improbables éxitos y grandes costos? Yo no. Ser feliz en esta vida no me mueve, quizás porque no tengo la experiencia de nunca haberlo sido realmente. Pero no puede entusiasmarme.
En cambio el catolicismo me parece una mejor oferta a un precio más módico (basta tener gracia para salvarse por ella y no por mis méritos). Mejor oferta porque promete una felicidad perfectísima que, por definición, excede mi imaginación debido a lo grandiosa que será ("ni ojo vio ni oído oyó lo que tiene preparado Dios para los que le aman" dice Pablo). Eso no me lo puede prometer el budismo, porque si
Alejandro Ramos Cid escribió:
el Buddha, es un ser perfecto, ideal, que ha desarrollado en sí todas las capacidades tanto morales como espirituales realizables para un mortal
, si es así, entonces yo siempre seré mortal, siempre seré finito, y yo no quiero eso: quiero ser lo más semejante a una divinidad en cuanto a la capacidad de vivir, de sentir, de servir, de amar, etc. Sobre el "paraíso budista" o Nirvana puedes seguir ilustrándome porque tengo muchísimo que aprender.
Alejandro Ramos Cid escribió:
podría uno desapegarse de ciertos placeres banales, de ideas obsoletas, de afectos que se convierten en lastres, de hábitos nocivos, de nuestra propia comodidad, de aficiones y gustos de los que bien podemos prescindir, aunque nos encanten, etc
Ciertamente podemos desapegarnos. Yo, por ejemplo, fumo muchísimo y no tengo por ahora ninguna intención de dejar el tabaco porque me ayuda (creo...) a concentrarme, a disfrutar de la vida, a ser feliz. En el fondo, gestiono el placer: si cierto placer me conduce a una determinada meta entonces acepto el apego al placer y no le doy más vueltas al asunto. Por eso nunca he entendido los caminos ascéticos, porque pareciera que el bienestar espiritual se concibe como fin en sí mismo, y en eso no estoy de acuerdo. Del "bienestar espiritual" no se come, no produce, no permite sostener una vida a no ser que seas profesional de la religión. Por eso yo creo que, siendo el hombre una sola cosa, hay que subordinar el alma al cuerpo y no al revés.

Pero en fin, ya me alargué. De todas formas te agradecería que me recomendaras libros para ilustrarme en el budismo. El dammapada ya lo tengo, así que te agradeceré otro. Saludos.

_________________
"La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad"


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 19:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Mar 2016, 00:25
Mensajes: 108
FelinoVeloz escribió:
Me recordaste los versos de Borges: "He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer: no he sido feliz" etc. El poema se llama "El remordimiento". Pero en fin...


Correcto

Citar:
Por privado o en público puedes recomendar algún libro.


Como decano y dr de de la sabiduría: El alquimista de coelho ja j ja ja ja jaj a ja ja ja ja ja ja esa va de PAYASO
Ya hablando serio, si no lo has leído aun te recomiendo los siguientes libros para empezar
Has de cambiar tu vida –Peter Sloterdijk
Cualquier libro secular de Steven Covey
Despierta Al Gigante En Ti - Anthony Robbins

Citar:
Yo aunque soy católico

Lamento que necesites el bastón de aquella abominación


Citar:
No creo que me aleje del tema de la teología (es mi pasión)


La teología para la vida plena no es necesaria, es más, es mejor desligarse de ella no es útil y la teología deja todo como esta,cuando lo que necesitas es cambiar

Un sld

_________________
Quien busque hombre encontrara acróbatas
http://bibliotecaenaudio.com/
https://www.youtube.com/c/alejandriaenaudio
http://www.ALEJANDRIAenAUDIO.com/info_wp/lista-de-audiolibros
Atte: Arturo Garcés
Panamá


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 19:59 
Desconectado

Registrado: 01 Ene 2017, 21:11
Mensajes: 1372
Ubicación: España
FelinoVeloz escribió:
La fe aunque no sea "demostrada" está siempre "justificada". Explico por qué.
El hombre, por sus solas fuerzas y su sola razón natural, puede inferir la existencia de un Ser (que todos llamamos Dios) trascendente a las causas intermedias que rigen lo real. Después, solamente después de haber racionalmente justificado la existencia de ese Ser, viene la pregunta de si el testimonio de los creyentes en las diversas religiones es válido y verdadero al identificar a ese Ser con el Dios que pregonan. Y aquí, en este punto, entra la decisión personal: creencia o no creencia, fe o no fe.
Observemos que lo primero es la filosofía (preguntar si existe el Ser en cuestión) y luego y sólo después la teología (comprender lo que ese Ser, que comenzamos a llamarle Dios, ha revelado). Este es el trayecto normal que la mayoría de creyentes recorremos.

No estoy de acuerdo en que ese sea el trayecto normal que la mayoría de creyentes recorren. Lo más habitual es que se haga creyente de niño cuando le enseñan esa doctrina y que la mantenga de por vida.

¿De verdad crees, por ejemplo, que la mayoría de los 1.500 millones de musulmanes ha empezado por la filosofía, y después la teología, para llegar a que solo existe Alá y Mahoma su profeta?.

FelinoVeloz escribió:
La aceptación de un dogma debe ser acompañada de una práctica concreta, que en este caso es la reflexión tanto filosófica como teológica.

¿No sería más honesto reflexionar ANTES de la aceptación de un dogma?. ¿Y después aceptarlo solo si hay evidencias de su verdad?.

FelinoVeloz escribió:
Yo creo que los ateos de este foro se han formado honestamente, en el sentido de que han buscado pruebas y han sacado sus propias conclusiones. Yo me refería al mundo en general, en el que no me discutirás que hay muy poco vigor intelectual para estas y otras cuestiones.

Sí, sobretodo en la gran cantidad de creyentes que nunca han analizado críticamente la doctrina que recibieron.
La mayoría de los ateos que recibimos esa misma educación, sí hemos tenido que hacer ese análisis.
En una encuesta realizada en EEUU se comprobó que el conocimiento bíblico medio entre no creyentes era ligeramente superior que entre cristianos. Para reflexionar...

FelinoVeloz escribió:
¿Cuál es tu obsesión por lo "objetivo"? Ya demostré en mi post que la realidad no es 100% objetivable y que hay muchas cosas que escapan a quienes quieren objetivar todo (tratar todo como conejillos de laboratorio). Entonces, ¿por qué necesita tu intelecto que algo sea "objetivo" para ser aceptado? A mi parecer, el querer aferrarse a lo objetivo sabiendo que lo objetivo en realidad no existe denota falta de vigor metafísico: es no querer atreverse a afirmar por verdadero lo que nosotros mismos pensamos que es verdadero. Afirmar como cierto sólo lo que es objetivo es una excusa para no pensar por nosotros mismos y no lanzarnos a la decisión.

???? :shock:
¿es no querer atreverse a afirmar por verdadero lo que nosotros mismos pensamos que es verdadero?
¿Afirmar como cierto sólo lo que es objetivo es una excusa para no pensar por nosotros mismos y no lanzarnos a la decisión?
¿lo objetivo en realidad no existe?
:o

Lo que cada uno piensa que es verdadero no es la realidad. Como mucho, le puede valer a él solamente (y, a veces, ni siquiera, porque cada uno piensa cosas raras). De esta manera se pueden establecer muchas creencias raras, pero no puede progresar el conocimiento. La ciencia no lo permite; y gracias a esta vivirás más del doble de años, casi seguro que no verás morir a tus hijos y puedes comunicarte por este medio, entre otras muchas cosas.

Por contra, lo que cada uno piensa que es verdadero no va a ningún sitio. Y te voy a poner un ejemplo que te dolerá: no existe ninguna deidad; estamos solos (al menos en un espacio tan grande que no podemos comunicarnos con ninguna otra civilización inteligente). ¿Es verdadero?.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 20:07 
Desconectado

Registrado: 01 Ene 2017, 21:11
Mensajes: 1372
Ubicación: España
FelinoVeloz escribió:
En cambio el catolicismo me parece una mejor oferta a un precio más módico (basta tener gracia para salvarse por ella y no por mis méritos). Mejor oferta porque promete una felicidad perfectísima que, por definición, excede mi imaginación debido a lo grandiosa que será ("ni ojo vio ni oído oyó lo que tiene preparado Dios para los que le aman" dice Pablo). Eso no me lo puede prometer el budismo, porque si

Esta "oferta" no es seria en un estudioso de la religión. Aún vale para la gente llana pero no lo esperaba de ti.
Antes mencionaste dos veces el vigor (rigor) intelectual. ¿Donde queda aquí ese rigor?.
También hablaste de la razón natural. ¿Donde se puede encontrar en el "mercadeo" de paraísos?.
¿La razón natural acepta que si nos inmolamos en nombre del profeta tendremos 72 vírgenes en el paraíso?. ¡Por supuesto que no!. Quizá los escépticos consideremos la razón como algo diferente a los creyentes.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 20:27 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 4954
FelinoVeloz ¿tú eres católico o protestante?


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 20:45 
Desconectado

Registrado: 22 May 2016, 23:36
Mensajes: 418
Ubicación: Chile
Rango personalizado: Con la fe y la razón
Riskov:
Citar:
¿De verdad crees, por ejemplo, que la mayoría de los 1.500 millones de musulmanes ha empezado por la filosofía, y después la teología, para llegar a que solo existe Alá y Mahoma su profeta?.
Lo que sucede es que el ser humano no es sólo "animal racional" (Aristóteles) sino también "animal de creencias". El papa juan pablo II en su fides et ratio mostró muy bien que el hombre más que certidumbres racionales busca en quien confiar ¿por qué? porque somos animales de creencias por naturaleza.
Tú tienes razón que la mayoría de personas no siguen el camino intelectual que yo califiqué de "normal", pero eso se debe justamente a que el ser humano se apoya en las personas en que más confía. Por eso hay tanto musulman seguidor de una religión que no tiene sustentos epistemológicos sólidos. (y ojo, que yo converso a diario con un musulman muy estudioso de su fe)
Riskov escribió:
¿No sería más honesto reflexionar ANTES de la aceptación de un dogma?. ¿Y después aceptarlo solo si hay evidencias de su verdad?
. Un dogma es una verdad propuesta por Dios que se acepta no por la inteligibilidad del contenido, sino por la autoridad de quien lo enuncia. Si aceptamos que el Ser (que descubre la teología natural) es idéntico a Dios (que predican las religiones), entonces, después de "creer" en esa identificación, podemos fiarnos de las verdades de la religión que consideramos revelada
Riskov escribió:
Lo que cada uno piensa que es verdadero no es la realidad
Es que tú tienes una confusión muy grande en lo que respecta a la construcción del conocimiento.
El conocimiento es siempre conocimiento de algo. ¿qué es ese algo? R= las propiedades o accidentes de cualquier entidad. A esto se le llama estudiar la naturaleza de un determinado ente. Así, construimos juicios (le ponemos adjetivos o predicados a las entidades), como por ejemplo, "la lluvia es parte del ciclo del agua". Decimos: la lluvia (sujeto) es "parte del ciclo del agua" (el predicado). Y el conocimiento no es más que el conjunto de juicios ciertos sobre determinados entes. Sin embargo, con todo, hay que decir que es la mente la que se adhiere al contenido de los juicios (podemos, por ejemplo, dudar si queremos que la lluvia sea lo que dije) en base a criterios: aquí es donde nos dividimos los seres humanos porque unos dirán que el primer criterio debe ser la inteligibilidad (y así, un juicio no plenamente inteligible debe ser rechazado) otros que el primero debe ser el método científico (y lo que no encaja en él debe ser rechazado), otros dirán que el primero debe ser la confianza o autoridad de quien emite el juicio, etc.
Así se construye el conocimiento. No se crea en base a las encuestas o en base a si es falseable o no una hipótesis (método científico), sino que parte desde concepciones filosóficas: por eso dije que la ciencia le pide prestado conceptos a la filosofía.
Riskov escribió:
Esta "oferta" no es seria en un estudioso de la religión. Aún vale para la gente llana pero no lo esperaba de ti.
Antes mencionaste dos veces el vigor (rigor) intelectual. ¿Donde queda aquí ese rigor?.
También hablaste de la razón natural. ¿Donde se puede encontrar en el "mercadeo" de paraísos?.
Como te dije: el conocimiento es siempre conocimiento de algo, y siempre la mente se adherirá a los juicios en base a criterios.
Otro ejemplo: Yo opino (mi mente hace un pronunciamiento débil al respecto) sobre lo siguiente: la vida es una mierda, porque morimos. Sin embargo, los creyentes me dicen que la vida vale la pena. Ante el juicio: "la vida vale la pena" yo debo pensar, (buscar lo inteligible del juicio) y ver quién lo emite: en una palabra, si es creíble o digna de fe la fuente del juicio. Luego, decidiré adherirme o no y en qué grado a el juicio en cuestión.
¡En todo esto por supuesto que interviene la razón y su vigor o rigor!
Citar:
¿La razón natural acepta que si nos inmolamos en nombre del profeta tendremos 72 vírgenes en el paraíso?. ¡Por supuesto que no!. Quizá los escépticos consideremos la razón como algo diferente a los creyentes.
El Islam no tiene sustento racional, epistemológico ni metafísico ninguno. Por eso la revolución científica del siglo XVII se produjo en el occidente cristiano y no en tierras islámicas.

Elansab
Citar:
FelinoVeloz ¿tú eres católico o protestante?
Soy católico de nombre y progresista de apellido. Soy católico romano.

_________________
"La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad"


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 20:53 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 4954
Hola FelinoVeloz, si te pregunté por tu filiación es porque me resultó harto extraño que dijeras "En cambio el catolicismo me parece una mejor oferta a un precio más módico (basta tener gracia para salvarse por ella y no por mis méritos"


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 21:02 
Desconectado

Registrado: 22 May 2016, 23:36
Mensajes: 418
Ubicación: Chile
Rango personalizado: Con la fe y la razón
elansab escribió:
Hola FelinoVeloz, si te pregunté por tu filiación es porque me resultó harto extraño que dijeras "En cambio el catolicismo me parece una mejor oferta a un precio más módico (basta tener gracia para salvarse por ella y no por mis méritos"

Que nos salvamos por gracia y no por méritos lo definió el Concilio de Trento

_________________
"La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad"


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 21:14 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 4954
BENEDICTO XVI

AUDIENCIA GENERAL

Miércoles 26 de noviembre de 2008



Palabras de saludo del Santo Padre al Patriarca Aram 1

Esta mañana, saludo con gran alegría a Su Santidad Aram I, Catholicós de Cilicia de los armenios, así como a la distinguida delegación que lo acompaña y a los peregrinos armenios procedentes de diversos países. Esta visita fraterna es una ocasión significativa para fortalecer los vínculos de unidad que ya existen entre nosotros, mientras avanzamos hacia la comunión plena, que es el objetivo de todos los seguidores de Cristo y un don que debemos pedir al Señor cada día.

Por este motivo, Santidad, invoco la gracia del Espíritu Santo sobre su peregrinación a las tumbas de los apóstoles san Pedro y san Pablo, e invito a todos los presentes a orar con fervor al Señor para que su visita y nuestros encuentros sean un nuevo paso en el camino hacia la unidad plena.

Santidad, deseo expresarle mi gratitud en especial por su constante compromiso personal en el campo del ecumenismo, particularmente en la Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas orientales, y en el Consejo mundial de Iglesias.

En la fachada exterior de la basílica vaticana hay una estatua de san Gregorio el Iluminador, fundador de la Iglesia armenia, que uno de vuestros historiadores llamó "nuestro progenitor y padre en el Evangelio". La presencia de esta estatua evoca los sufrimientos que le costó llevar al pueblo armenio al cristianismo, pero también recuerda a los numerosos mártires y confesores de la fe cuyo testimonio ha dado abundantes frutos en la historia de vuestro pueblo. La cultura y la espiritualidad armenias están impregnadas del orgullo de este testimonio de sus antepasados, que sufrieron con fidelidad y valentía en comunión con el Cordero degollado para la salvación del mundo.

Bienvenidos, Santidad, queridos obispos y queridos amigos. Juntos invoquemos la intercesión de san Gregorio el Iluminador y sobre todo a la Virgen Madre de Dios, para que iluminen nuestro camino y nos guíen hacia la plenitud de la unidad que todos deseamos.

Catequesis del Santo Padre



La doctrina de la justificación.
De la fe a las obras

Queridos hermanos y hermanas:

En la catequesis del miércoles pasado hablé de la cuestión de cómo el hombre llega a ser justo ante Dios. Siguiendo a san Pablo, hemos visto que el hombre no es capaz de ser "justo" con sus propias acciones, sino que realmente sólo puede llegar a ser "justo" ante Dios porque Dios le confiere su "justicia" uniéndolo a Cristo, su Hijo. Y esta unión con Cristo, el hombre la obtiene mediante la fe. En este sentido, san Pablo nos dice: no son nuestras obras, sino la fe la que nos hace "justos".

Sin embargo, esta fe no es un pensamiento, una opinión o una idea. Esta fe es comunión con Cristo, que el Señor nos concede y por eso se convierte en vida, en conformidad con él. O, con otras palabras, la fe, si es verdadera, si es real, se convierte en amor, se convierte en caridad, se expresa en la caridad. Una fe sin caridad, sin este fruto, no sería verdadera fe. Sería fe muerta.

Por tanto, en la última catequesis encontramos dos niveles: el de la irrelevancia de nuestras acciones, de nuestras obras para alcanzar la salvación, y el de la "justificación" mediante la fe que produce el fruto del Espíritu. Confundir estos dos niveles ha causado, en el transcurso de los siglos, no pocos malentendidos en la cristiandad. En este contexto es importante que san Pablo, en la misma carta a los Gálatas, por una parte, ponga el acento de forma radical en la gratuidad de la justificación no por nuestras obras, pero que, al mismo tiempo, subraye también la relación entre la fe y la caridad, entre la fe y las obras: "En Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión tienen valor, sino solamente la fe que actúa por la caridad" (Ga 5, 6). En consecuencia, por una parte, están las "obras de la carne" que son "fornicación, impureza, libertinaje, idolatría..." (cf. Ga 5, 19-21): todas obras contrarias a la fe; y, por otra, está la acción del Espíritu Santo, que alimenta la vida cristiana suscitando "amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí" (Ga 5, 22-23): estos son los frutos del Espíritu que brotan de la fe.

Al inicio de esta lista de virtudes se cita al agapé, el amor; y, en la conclusión, el dominio de sí. En realidad, el Espíritu, que es el Amor del Padre y del Hijo, derrama su primer don, el agapé, en nuestros corazones (cf. Rm 5, 5); y el agapé, el amor, para expresarse en plenitud exige el dominio de sí. Sobre el amor del Padre y del Hijo, que nos alcanza y transforma profundamente nuestra existencia, traté también en mi primera encíclica: Deus caritas est. Los creyentes saben que en el amor mutuo se encarna el amor de Dios y de Cristo, por medio del Espíritu.

Volvamos a la carta a los Gálatas. Aquí san Pablo dice que los creyentes, soportándose mutuamente, cumplen el mandamiento del amor (cf. Ga 6, 2). Justificados por el don de la fe en Cristo, estamos llamados a vivir amando a Cristo en el prójimo, porque según este criterio seremos juzgados al final de nuestra existencia. En realidad, san Pablo no hace sino repetir lo que había dicho Jesús mismo y que nos recordó el Evangelio del domingo pasado, en la parábola del Juicio final.

En la primera carta a los Corintios, san Pablo hace un célebre elogio del amor. Es el llamado "himno a la caridad": "Aunque hablara las lenguas de los hombre y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. (...) La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés..." (1 Co 13, 1. 4-5). El amor cristiano es muy exigente porque brota del amor total de Cristo por nosotros: el amor que nos reclama, nos acoge, nos abraza, nos sostiene, hasta atormentarnos, porque nos obliga a no vivir ya para nosotros mismos, encerrados en nuestro egoísmo, sino para "Aquel que ha muerto y resucitado por nosotros" (cf. 2 Co 5, 15). El amor de Cristo nos hace ser en él la criatura nueva (cf. 2 Co 5, 17) que entra a formar parte de su Cuerpo místico, que es la Iglesia.

Desde esta perspectiva, la centralidad de la justificación sin las obras, objeto primario de la predicación de san Pablo, no está en contradicción con la fe que actúa en el amor; al contrario, exige que nuestra misma fe se exprese en una vida según el Espíritu. A menudo se ha visto una contraposición infundada entre la teología de san Pablo y la de Santiago, que, en su carta escribe: "Del mismo modo que el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta" (St 2, 26). En realidad, mientras que san Pablo se preocupa ante todo en demostrar que la fe en Cristo es necesaria y suficiente, Santiago pone el acento en las relaciones de consecuencia entre la fe y las obras (cf. St 2, 2-4).

Así pues, tanto para san Pablo como para Santiago, la fe que actúa en el amor atestigua el don gratuito de la justificación en Cristo. La salvación, recibida en Cristo, debe ser conservada y testimoniada "con respeto y temor. De hecho, es Dios quien obra en vosotros el querer y el obrar como bien le parece. Hacedlo todo sin murmuraciones ni discusiones (...), presentando la palabra de vida", dirá también san Pablo a los cristianos de Filipos (cf. Flp 2, 12-14. 16).

Con frecuencia tendemos a caer en los mismos malentendidos que caracterizaban a la comunidad de Corinto: aquellos cristianos pensaban que, habiendo sido justificados gratuitamente en Cristo por la fe, "todo les era lícito". Y pensaban, y a menudo parece que lo piensan también los cristianos de hoy, que es lícito crear divisiones en la Iglesia, Cuerpo de Cristo, celebrar la Eucaristía sin interesarse por los hermanos más necesitados, aspirar a los carismas mejores sin darse cuenta de que somos miembros unos de otros, etc.

Las consecuencias de una fe que no se encarna en el amor son desastrosas, porque se reduce al arbitrio y al subjetivismo más nocivo para nosotros y para los hermanos. Al contrario, siguiendo a san Pablo, debemos tomar nueva conciencia de que, precisamente porque hemos sido justificados en Cristo, no nos pertenecemos ya a nosotros mismos, sino que nos hemos convertido en templo del Espíritu y por eso estamos llamados a glorificar a Dios en nuestro cuerpo con toda nuestra existencia (cf. 1 Co 6, 19). Sería un desprecio del inestimable valor de la justificación si, habiendo sido comprados al caro precio de la sangre de Cristo, no lo glorificáramos con nuestro cuerpo.

En realidad, este es precisamente nuestro culto "razonable" y al mismo tiempo "espiritual", por el que san Pablo nos exhorta a "ofrecer nuestro cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios" (cf. Rm 12, 1). ¿A qué se reduciría una liturgia que se dirigiera sólo al Señor y que no se convirtiera, al mismo tiempo, en servicio a los hermanos, una fe que no se expresara en la caridad? Y el Apóstol pone a menudo a sus comunidades frente al Juicio final, con ocasión del cual todos "seremos puestos al descubierto ante el tribunal de Cristo, para que cada cual reciba conforme a lo que hizo en su vida mortal, el bien o el mal" (2 Co 5, 10; cf. también Rm 2, 16). Y este pensamiento debe iluminarnos en nuestra vida de cada día.

Si la ética que san Pablo propone a los creyentes no degenera en formas de moralismo y se muestra actual para nosotros, es porque cada vez vuelve a partir de la relación personal y comunitaria con Cristo, para hacerse realidad en la vida según el Espíritu. Esto es esencial: la ética cristiana no nace de un sistema de mandamientos, sino que es consecuencia de nuestra amistad con Cristo. Esta amistad influye en la vida: si es verdadera, se encarna y se realiza en el amor al prójimo.

Por eso, cualquier decaimiento ético no se limita a la esfera individual, sino que al mismo tiempo es una devaluación de la fe personal y comunitaria: de ella deriva y sobre ella influye de forma determinante. Así pues, dejémonos alcanzar por la reconciliación, que Dios nos ha dado en Cristo, por el amor "loco" de Dios por nosotros: nada ni nadie nos podrá separar nunca de su amor (cf. Rm 8, 39). En esta certeza vivimos. Y esta certeza nos da la fuerza para vivir concretamente la fe que obra en el amor.

Saludos

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los procedentes de España, México, Chile, y a los venidos de otros países de Latinoamérica. En estos momentos deseo recordar la marcha para pedir la libertad de los secuestrados que tendrá lugar el próximo viernes en Colombia. Elevo a Dios una ferviente plegaria para que acabe ese flagelo y se logre pronto la concordia y la paz en esa amada nación. Muchas gracias.

(En francés)
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua francesa, y en particular al grupo de Aix-en-Provence. Ojalá que, siguiendo la enseñanza de san Pablo, el culto que rendís a Dios se convierta al mismo tiempo en servicio a vuestros hermanos y que vuestra fe se exprese realmente en la caridad.

(A los peregrinos polaco)
Caminando por las calles de Roma siguiendo las huellas de san Pablo, conservad en la memoria sus palabras de aliento: "No os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto".

(A los fieles y peregrinos croatas)
Cristo Rey, cuya venida en la fe y en la esperanza esperamos con alegría, os bendiga y proteja a vosotros y a vuestras familias.

(A un grupo de sacerdotes de la archidiócesis de Catania, encabezados por su pastor, monseñor Salvatore Gristina)
Queridos amigos, cuidad cada vez más vuestro encuentro personal con Jesús y perseverad en el cumplimiento generoso de vuestro ministerio al servicio del pueblo cristiano.


Saludo, por último, a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. El domingo próximo comienza el tiempo de Adviento, preparación para el Nacimiento de Cristo. Os exhorto a vosotros, queridos jóvenes, a vivir este "tiempo fuerte" con vigilante oración y ardiente acción apostólica. A vosotros, queridos enfermos, os animo a sostener con el ofrecimiento de vuestros sufrimientos el camino de toda la Iglesia de preparación para la Navidad. Y a vosotros, queridos recién casados, os deseo que seáis testigos del espíritu de amor que anima y sostiene a toda la familia de Dios.

© Copyright 2008 - Libreria Editrice Vaticana


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: El deseo de felicidad y Dios
NotaPublicado: 25 Ago 2017, 21:21 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 4954
Si te he dicho todo esto no es para molestarte ni para ponerte a prueba, créeme, sino como ejemplo de lo que quise decir con anterioridad. Una cosa es el dogma y otra es la interpretación que se hace del mismo. Si uno se queda en el puro dogma o en una interpretación literal se puede dar a entender que todo es lícito porque será la gracia de Dios, e independientemente de lo que uno haga, lo que nos salve.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 36 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO