Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 24 Nov 2017, 23:52

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 5 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Jesús ante la muerte
NotaPublicado: 06 Oct 2017, 18:27 
Desconectado

Registrado: 22 May 2016, 23:36
Mensajes: 418
Ubicación: Chile
Rango personalizado: Con la fe y la razón
Hola a todos de nuevo. Ofrezco un tema más bien expositivo. Presentaré a grandes rasgos cómo Jesús encaró su propia muerte, para después proponer algún tema de reflexión. Ojalá el tema tenga acogida.

Ante todo, vemos que Jesús comenzó su ministerio dejándose bautizar por Juan Bautista. ¿Qué quiso Jesús hacer con eso? Para algunos, aquello sólo fue un signo de vocación mientras que, para otros, fue el Hijo de Dios que asume su rol de "cordero de Dios" cargando los pecados del mundo. Sea lo que fuese, Jesús comienza desde entonces a predicar por toda Galilea (norte de palestina) proclamando que "el Reino de Dios está cerca", que "hay que convertirse y creer en la buena nueva", etc. Hasta que, después de que Pedro le confesara como el Cristo, anuncia a su círculo más próximo que debe subir a Jerusalén, con todo lo que ello implica: la confrontación con las autoridades del templo y el esclarecimiento de su misión. Pero, ¿por qué ese giro repentino? ¿por qué pasar de la "galilea de los gentiles" a Jerusalén, donde tanto otros profetas habían muerto antes que él por no ser reconocidos como tales?, en resumen, ¿para qué arriesgarse a morir subiendo a Jerusalen?
Ante todo, era obvio que le iban a matar. Si Jesús se opuso al sábado y relativizó tanto la Ley de Moisés como al templo entonces sin ninguna duda iba a tener problemas con la autoridades judías. Además, las tumbas de los profeta estaban allí, como advirtiendo la suerte de quienes se opusieran a la clase sacerdotal. ¿Por qué Jesús fue a Jerusalen? ¿Por qué comprometer su vida de esa manera a sabiendas que se exponía a la muerte?

Me parece que se ve en su actitud claramente lo que implica la fe cristiana: ella es una relativización de la propia vida en aras de un ideal superior. En el caso de Jesús, su vida entera giraba en torno a la predicación del advenimiento del Reino de Dios y por eso curaba a los enfermos y multiplicaba los panes; de allí que el cristiano que quiere ser auténtico tenga que estar dispuesto a grandes sacrificios, incluso al martirio, en aras de un bien superior.

Para la reflexión:
Si hemos de imitar al modelo de Jesús, cabe preguntar qué tipo de ideales pueden ser lo suficientemente excelsos como para arriesgar la vida, la propia vida. Esos ideales ¿son objetivos? ¿son válidos para todos? ¿tienen valor por sí mismos o son medios para alcanzar en definitiva otro propósito?
A mí entender, esta vida por el hecho de ser transitoria merece ser sacrificada en aras de algo superior. Nuestros días están contados, y no tenemos infinitas energías. De allí que hemos de sacrificar siempre algo para alcanzar el ideal superior al que dirigimos la vida. Pero ese fin debe justificar la entrega, nadie puede lanzarse hacia el vacío buscando un propósito que no sabe si alcanzará.
En fin, lo dejo como tema abierto.

_________________
"La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad"


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Jesús ante la muerte
NotaPublicado: 07 Oct 2017, 09:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ene 2015, 12:22
Mensajes: 882
En mi opinión, Jesús se dejó matar en la cruz por la fe que tenía depositada en cada uno de nosotros, es decir por la fe que tenía depositada en ti, o en mí, o en cualquiera otro que aportara luz a las tinieblas, o mejor dicho que explicara el Evangelio, la buena noticia, esa noticia en la que todos y todas, da igual tu condición o raza y demás cosas que nos puedan diferenciar, podemos alcanzar la vida eterna.

Es decir, Jesús no creía en la iglesia o en tal papa, sino en las personas sencillas que comprendieran la buena noticia.

Así que antes de nada hay que reflexionar qué es la buena noticia y cómo se manifiesta en cada uno de nosotros.

Un saludo y suerte.

_________________
Estoy aquí, ahora, soy este momento


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Jesús ante la muerte
NotaPublicado: 07 Oct 2017, 10:22 
Desconectado

Registrado: 10 Sep 2017, 20:00
Mensajes: 365
Ubicación: España
Rango personalizado: Aprendiz del viento
Hola FelinoVeloz.

Supongo que cuando tomamos seres superiores a nosotros como modelos, debemos realizar alguna adaptación a nuestra capacidad para no hacer un desastre. Por ejemplo, si de pronto comienzo a poner la otra mejilla a todos, me irá mal. Incluso aunque pensemos que nos señalan la verdad y el camino, no seguimos eso enteramente porque no estamos en ese estado de consciencia y Espíritu superiores.

Lo mismo respecto del sacrificio. Creo que nuestros sacrificios en función de ideales superiores como lo que nombras, también deben tener en cuenta nuestro derecho como seres más limitados. Tengo derecho a no querer morir, igual que a no poner más que a veces la otra mejilla. Porque si no lo adapto a mi capacidad, si sigo el ideal hasta el extremo me sobrepasará porque no soy Jesús ni Buda. En mi humilde opinión para ser coherentes debemos adaptarlos. Lo que propone Jesús nos sobrepasa y no podemos hacerlo realmente. Creo más bien en aproximarnos, tomarlo como una estrella que nos guía nada más. (Aunque para mí Jesús es un modelo más entre otros porque no soy católico aunque sí un poco cristiano y también orientalista porque para mí el Espíritu es común a todas las religiones y no a ninguna en especial).

Un saludo.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Jesús ante la muerte
NotaPublicado: 07 Oct 2017, 15:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Dic 2013, 20:16
Mensajes: 4910
El pensamiento de Jesús y sus enseñanzas están claramente definidas, a mi juicio, en los siguientes relatos de la Biblia:

Mateo 25, 34-46

Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo.

Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver.»

Entonces los justos dirán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber?¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?

El Rey responderá: «En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí.»

Dirá después a los que estén a la izquierda: «¡Malditos, aléjense de mí y vayan al fuego eterno, que ha sido preparado para el diablo y para sus ángeles!

Porque tuve hambre y ustedes no me dieron de comer; tuve sed y no me dieron de beber; era forastero y no me recibieron en su casa; estaba sin ropa y no me vistieron; estuve enfermo y encarcelado y no me visitaron.»

Estos preguntarán también: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, desnudo o forastero, enfermo o encarcelado, y no te ayudamos?»

El Rey les responderá: «En verdad les digo: siempre que no lo hicieron con alguno de estos más pequeños, ustedes dejaron de hacérmelo a mí.»

Y éstos irán a un suplicio eterno, y los buenos a la vida eterna.»

Mateo 22, 34-40

Los fariseos, después de oír que había hecho callar a los saduceos, se juntaron en un grupo. Y uno de ellos, versado en la Ley, preguntó, para probarlo: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?”. Él le dijo: “‘Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente’. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo, semejante a él, es este: ‘Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo’. De estos dos mandamientos pende toda la Ley, y los Profetas”.

Juan 13, 34-35

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Juan 15, 13

Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.


La esencia de las enseñanzas de Jesús es el amor al otro. Sólo eso nos pide. No se enreda ni con ritos ni con intrincadas normas. No hay que ser erudito para entender. Aún más, son los más desposeídos y abandonados los que mejor comprenden las enseñanzas de Jesús. La religión Católica debe ser una de las religiones más simples y sencillas de entender. Y no sólo de entender, sino también de intuir como algo verdadero y cierto para alcanzar la felicidad del hombre: amar al otro.

Sin duda que, como bien señala Jesús, no existe amor más grande que aquel que da su vida por los demás. Ahora Jesús sabe que cada uno de nosotros tenemos historias, habilidades, herramientas, etc., distintas. Por lo mismo a cada cual pide según lo que cada uno recibió (parábola de los talentos). No necesitamos morir para dar nuestra vida. Dar nuestra vida es hacer carne las enseñanzas de Jesús; esto es, amar al prójimo.

Yendo al tema particular de la muerte de Jesús, ésta, a mi juicio, fue consecuencia por actuar teniendo cómo propósito único el amor a nosotros; y la causa directa, predicar sus enseñanzas en forma abierta y honesta. Era evitable? Me parece que no. Como el caso del clérigo franciscano Maximiliano Kolbe, que se ofreció ocupar el puesto de un hombre que iba a ser fusilado en la segunda guerra mundial.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: Jesús ante la muerte
NotaPublicado: 03 Nov 2017, 15:04 
Desconectado

Registrado: 22 May 2016, 23:36
Mensajes: 418
Ubicación: Chile
Rango personalizado: Con la fe y la razón
Vaya! buenas respuestas! Vamos por partes:
Caba escribió:
En mi opinión, Jesús se dejó matar en la cruz por la fe que tenía depositada en cada uno de nosotros (..)en cualquiera otro que aportara luz a las tinieblas, o mejor dicho que explicara el Evangelio, la buena noticia. Es decir, Jesús no creía en la iglesia o en tal papa, sino en las personas sencillas que comprendieran la buena noticia.
Me resulta paradójico que digas que Jesús tenía fe en ti o en mí, o en cualquier persona de buena voluntad que aporte luz y no tinieblas al mundo, porque cuando decimos "tengo fe en alguien", en el fondo decimos "me confío a alguien, me entrego a alguien, me dono a alguien, etc.". Sin embargo, todos conocemos la frase de Jesús en la cruz: "Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" Esa frase (que es un verso del salmo 22) indica que Jesús en su agonía se sintió profundamente abandonado de todos, incluso de la divinidad. Sintió dolor físico por la cruz, sí, pero también dolor espiritual porque los discípulos lo dejaron y porque, al parecer, no sentía la presencia de Dios en ese momento. De hecho, yo opino que Jesús fue a la cruz para ser fiel a su misión, y como prueba aduzco el rezó del salmo 22: rezó para convertir su dolor (físico y espiritual) en una alabanza, en un rezo... lo cual muestra que cumplió con su misión hasta el final.
Caba escribió:
Así que antes de nada hay que reflexionar qué es la buena noticia y cómo se manifiesta en cada uno de nosotros
Esto sería reflexión aparte que ciertamente sería interesante abordar.
martesk escribió:
Supongo que cuando tomamos seres superiores a nosotros como modelos, debemos realizar alguna adaptación a nuestra capacidad para no hacer un desastre
El papa Juan Pablo II escribió que más que razones lo que busca el hombre es alguien en quien confiar y en quien creer (lo dice en la fides et ratio), lo cual nos convierte en seres de creencias más que de razones. Si es así, habría que ver de quién nos fiamos, porque no arriesgaremos lo que apreciamos por cosas que no merezcan la pena.
Ahora bien, eso de "adaptar el ideal a las circunstancias concretas" me suena peligroso. Me suena así porque pareciera que insinúas que son las circunstancias las que deciden y no nuestro carácter, que en el fondo haremos tal o cual cosa dependiendo de si conviene o no actuar así o asá. Pero yo diría que si tenemos un ideal, entonces debe éste ser incondicionado, porque es la única forma de vivirlo a plenitud sin que sean las circunstancias las que decidan y no nuestro carácter.
martesk escribió:
Creo que nuestros sacrificios en función de ideales superiores como lo que nombras, también deben tener en cuenta nuestro derecho como seres más limitados (...) Porque si no lo adapto a mi capacidad, si sigo el ideal hasta el extremo me sobrepasará porque no soy Jesús ni Buda. En mi humilde opinión para ser coherentes debemos adaptarlos. Lo que propone Jesús nos sobrepasa y no podemos hacerlo realmente
Es verdad que tenemos límites, comenzando por el límite de tener una vida mensurable por el tiempo.
Sin embargo (hablando desde mi fe) diría que si Jesús nos da un mandamiento, entonces es porque se puede cumplir (que exigiese imposibles sería absurdo) y que nos dará las fuerzas para cumplirlo. Desde esta certeza de estricta fe (que ya la enunció San Agustín: Dios no manda imposibles, sino que hagas lo que puedas y pidas lo que no puedas que te ayudará para que puedas) se puede sustentar que la moral de opción fundamental (aquella que dice: algo es bueno según vaya en armonía con mis valores, ideales, normas más fundamentales, etc.) esté condenada por los sectores más conservadores de la Iglesia. En el fondo, cuando la Iglesia dice que hay cosas malas por sí mismas (anticonceptivos, aborto, etc.) lo que está diciendo es que la moral depende de valores que son objetivos y universalmente válidos.
Jbell escribió:
La esencia de las enseñanzas de Jesús es el amor al otro. Sólo eso nos pide. No se enreda ni con ritos ni con intrincadas normas. No hay que ser erudito para entender
Sí, coincido. Sin embargo, el "amor" es algo muy abstracto y para unos es una cosa y para otros otra. Por eso hay que estudiar el amor y ver qué es realmente si queremos amar "de verdad", es decir, de un modo "adecuado", o sea, amar como realmente el amor exige. De allí que la Teología sea necesaria estudiarse: sólo conociendo a Dios (que según Juan es "amor") podremos imitarle y amar "realmente", "adecuadamente", "correctamente".

_________________
"La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad"


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 5 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO