Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 02 Jul 2020, 22:57

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 409 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 37, 38, 39, 40, 41
Autor Mensaje
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 07 Oct 2019, 23:28 
Conectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1910
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Manuel B. escribió:
Alejandro Javier:

La última frase del enlace:

"...con esa maravillosa meditación en torno al gran espíritu que se basa en la materia."

Meditación: totalmente desaprovechado el tiempo empleado. Raciocinio es lo que se debería haber hecho.

gran espíritu que se basa en la materia: (menos mal que no lo has escrito con "G"). Un espíritu es un concepto que no tiene masa ni energía, que no es físico; o sea, es solo una idea, un noúmeno, "lo pensado" que dice Kant. No existe, y si existe, la mente humana (por lo menos la mía) no lo puede concebir, ni percibir, ni experimentar. Es una elucubración fantasiosa sin valor alguno como conocimiento, como realidad. Y lo que se basa en la materia y/o energía) materia y/o energía es.

----------

elansab:

Le preguntas a Alejandro cuál es la constitución de ese Yo Absoluto Eterno. Y yo te pregunto lo mismo en relación con "tu" Dios porque tengo análogas dudas...

Le dices también que no decís nada diferente: Existe "alguien", sea como sea ese alguien, todopoderoso y voluntarioso como para re-crear lo muerto.

A ver si me equivoco y no es lo que creo que creéis: O sea, vuestro raciocinio muy bien os hace no creer en la dualidad. Pero entonces Alejandro está muy liado (quizá porque no entiende eso de que la materia y la energía son claras, oscuras, difusas e intercambiables), pero tú, que eso lo entiendes perfectamente, te sacas de la manga a un Dios que no tiene ni masa ni energía que vuelve a re-crear lo que creó en su día.

¿Puede comprender que yo no conciba, que no pueda entender cómo son tus raciocinios?


Elansab escribió:
Hola,Alexandre

Como cuestión preliminar preguntarte cuál es la constitución de ese Yo Absoluto Eterno. Creo recordar que habías dicho que Dios (Yo Absoluto Eterno) era tan material como una roca o un libro, aunque su materialidad, fuera diferente. ¿De qué materialidad nos estás hablando? Los Presocráticos nos hablaban de que Dios estaba constituido por una materia sutil. Sí, pero muy sutil que sea, no deja de ser materia.

Quizá me equivoque, pero me da que lo que estás diciendo es que en el hombre no existe ningún alma inmortal o eviterna. Con la muerte del hombre acaba el hombre del todo y todo del hombre. Y sólo, y posteriormente, y por un acto de Dios, éste recreará (reencarnación liberadora) a esa persona. En definitiva, no decimos nada diferente.

En lo qué sí diferimos es en la concepción de Dios (Yo Absoluto Eterno) y en la concepción del hombre. Nos dices: “El hombre, metafísicamente, es la forma biológica más depurada y noble que tiene el Yo Absoluto Eterno de manifestarse en la animalidad”. Bueno, diferimos según se entienda el concepto de “manifestación”.

Es decir, no termino de entender qué quieres decir con “manifestación”. No sé si hay que entenderlo al modo de Plotino como emanación o si hay que entenderlo como que el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios en el sentido judeocristiano.

Un saludo


Veamos. En líneas generales, lo que hacemos en el arqueoindividualismo, respecto a las religiones tradicionales, tiene un gran paralelo con lo que han hecho Marx y sus seguidores respecto a la filosofía de Hegel (pronunciación: Éguel). No por casualidad, el arqueoindividualismo bebe muchísimo del materialismo histórico dialéctico (marxismo).
Naturalmente, el paralelo no es mecánico, porque se trata de dos asuntos muy diferentes, pero sí que coinciden en una cosa, aquí, el arqueoindividualismo y el marxismo: en hacer una reinterpretación consecuentemente materialista.

El marxismo hace una reinterpretación materialista de la dialéctica de Hegel, y así crea la dialéctica materialista histórica.
El arqueoindividualismo hace una reinterpretación materialistas de las religiones tradicionales, y así concibe la vida religiosa como una preparación material hasta el estado material más pleno y feliz de todos: Dios, nirvana o el reino de los cielos.
A ambos, claro, os chocan las afirmaciones arqueoindividualistas de que Dios y el espíritu son entidades materiales. Pero no se trata de un bluff o blufe, ni de una afirmación que ignore lo que la ciencia contemporánea dice sobre la materia.
Como ya se ve que, en estas cosas básicas del arqueoindividualismo, me estoy explicando mejor en ese ciclo de fantasía y ciencia ficción simbólica que me han encargado en mi escuela filosófica, o sea el Ciclo de Supreniranto., ahí, sobre todo, trataré el asunto, en forma de diálogos como los que se pueden leer entre Supreniranto (una persona humana, un hombre) y Golemo (una persona informática: un robote con yo, autoconciencia, libre albedrío y libertad física).
En este mensaje, procuraré aclararos un poco este asunto tan novedoso y difícil de introducir.
Para que, por lo menos, no os confundáis, sentemos de entrada lo esencial.

Ni Dios ni el espíritu son inmateriales; su materia puede ser muy sutil, pero siempre están hechos de materia.

Y ahora Manuel B. preguntará: bueno, y esa materia de la que estarían hechos, en última instancia, Dios, el espíritu, el alma, el yo, los ángeles, etcétera, ¿incluye la energía como manifestación de la materia? Pues sí, claro.

Afirmo rotundamente que Dios tiene masa y energía, como la tiene un conejo, como la tiene una piedra; aunque no de la misma manera.

Parece choteo... mas no lo es. Sabéis de mi absoluta seriedad en estas cosas.
Prosigo.

Lo que podemos llamar Dios o Realidad Última es un estado de la materia-masa-energía. Dios es, siempre, materia-masa-energía, pero no siempre la materia-masa-energía es Dios. Del mismo modo, esencialmente, que el vapor acuoso siempre es agua, pero no siempre el agua es vapor; pues por ejemplo hay agua líquida y hay hielo acuoso. Está claro que el hielo no es lo mismo que el vapor, y que aunque los dos son estados del agua, sus propiedades son muy diferentes en cada caso.
Continúo, y puede que meta mucho la pata ahora. Mas debo arriesgarme a meter la pata, que es la manera de que acabéis por entenderme.
Cuando los Testigos de Jehová, Elansab, yo mismo y posiblemente también Zubiri en cierto sentido, decimos que con la muerte del hombre muere el cuerpo, muere el alma y muere el hombre todo, en fin... hay un matiz que los Testigos de Jehová, por lo menos, sí que reconocen.

Que, tras la muerte, la personalidad no se extingue completamente. Si fuera así, sería como si no hubiera existido nunca. Y, como de la nada, nada sale, sería imposible recrear o resucitar a quien, en un tiempo, fue un hombre o una mujer (hoy añadiríamos también: un robote personal autoconsciente). Lo que ocurre es muy diferente: lo que ocurre es que la personalidad deja de estar parcialmente en acto y parcialmente en potencia, pasando a estar solamente en potencia. Y eso, naturalmente, implica que su registro completo queda grabado en la mente de Dios; de ahí que, gracias a ese registro, el yo del hombre, de la mujer o del robote pueden volver a percibir, incluyendo sus soportes físicos, sean bioquímicos o informáticos.
¿Qué pasa en el fondo?
Pues que la realidad última está operando en varios niveles a la vez, y las expresiones parciales, en niveles inferiores, de su Yo absoluto eterno, luego van a ser reasumidas y plenificadas en torno al nivel más elevado.
El enfoque, sí, es fuertemente nóstico y cátaro. Pero hay un matiz moderno importante, en el arqueoindividualismo: en realidad, la felicidad completa sólo se puede dar en el nivel supremo de la realidad, sin contaminación ya de los oscuros y precarios niveles inferiores.
El alma humana, oh Elansab, opera en el bajo y triste nivel animal y, simultáneamente, en el nivel material superior, o sea divino. Por eso dice el hermoso proverbio náhuatl que el hombre es hijo de la tierra, pero también del cielo estrellado. En el hombre hay siempre, pues, un elemento inmortal, mas que no puede llegar a plenitud sin su reintegración al nivel de realidad más alto y noble, ¡siempre corporal y material, nunca inmaterial!
Y, siguiendo con tus preguntas, afirmo que la manifestación del hombre en el mundo tiene buena parte de apoyo en la concepción judeocristianoislámica clásica (el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios) y, a la vez, en el árbol de las emanaciones según Plotino, la cábala, el nosticismo y el catarismo.
El mundo, y el hombre como parte destacada del mundo, emanan descendentemente de Dios mismo. Esa emanación es material y cada vez más degradante, hasta llegar a lo mal que huele el excremento.
Por eso hay religiones que representan a sus dioses o a su Dios supremo naciendo, o muriendo, en cuerpo humano, ¡pero no defecando! Al menos, que yo sepa, no hay ningún templo de un Dios en el cual el ser supremo aparezca en la pose de unas populares figuritas satíricas que, en Cataluña, llaman caganers. Es bien sabido que los políticos, en Cataluña, se alarman cuando no aparecen así representados... porque eso indica que no llaman la atención y que no tendrán votos. Mas de Dios, vamos... se entiende que algo más de dignidad y nobleza tiene que un político profesional a la caza de votos. Por eso Dios, en su concepción propiamente filosófica, la posibilidad universal, como diría René Guénon (pronunciación: René Guenón) no defeca, está más allá de algo tan vil y miserable, aunque sigue teniendo cuerpo; ahora bien, es un cuerpo material, sí... y, no obstante, glorioso y trasmutado como el plomo en oro alquímico; un cuerpo espiritual.
El bramín, esencialmente, realiza la Gran Obra, el proceso alquímico fundamental... en su propio cuerpo material. Así el bramín, o sea el alquimista, trasmuta su materia burda o semiburda, junto con las numerosas relaciones sicosomáticas de su ser, en el larguísimo proceso de meditación, meditación no escapista, sino aplicación a gran escala del razonamiento científico, hasta trascender y llegar al beato (feliz) estado de conciencia propio de quien ha comprendido y ya no lucha por las hembras, la comida, la gloria o el bastón de mando.
El proceso ha de incluir los aspectos sociales, económicos y políticos de la vida humana; ambos sabéis que, políticamente, soy un revolucionario de derechas con ideas concretas sobre lo que hacer con los profesionales del juripoder, por ejemplo. Ahora bien, esos aspectos tienen que estar dirigidos a la Gran Obra masónica y alquímica (o sea, a construir la suprema catedral, la Ciudad de Dios)... o se quedarán en miserables luchas de poder material burdo.
En la práctica, ¿qué hacemos fundamentalmente los arqueoindividualistas? Pues meditar todo el tiempo para despegarnos de la bajeza de intereses propios al cuerpo material corruptible, y actuar para elevar la conciencia al plano donde los egos ya no chocan ni compiten entre sí, puesto que son amigos en pos de la Conciencia Cósmica donde se unificarán finalmente. Ahí se encuentra la felicidad, objetivo último de todo hombre en su sano juicio.
Hay, en todo esto, una gran cantidad de complejas etapas intermedias que no se pueden atajar de modo ingenuamente voluntarista. Por eso, como ejemplo, hay que crear una democracia de verdad, en vez de la mafia de banqueros, abogados y monopolistas a la que injustamente hoy llamamos "democracia". Es necesario que el hombre deje de oprimir al hombre; y es necesario, libertariamente, incluso antisocialmente si es necesario, liberar al hombre de los hombres. Por eso Marx es tan necesario como su aparente enemiga Ayn Rand. Y, por eso, hay que abordar y solucionar el gravísimo problema de la superpoblación; sin solucionarlo, la gente se ahoga en pobreza y violencia que se perpetúan.
Porque un buen programa de ordenador que haya perdido partes extensas e importantes de su código fuente, no funcionará. O lo hará muy mal.
La intención básica del arqueoindividualismo, respecto a las religiones, no es atacarlas y destruirlas. Es reintegrarles todo su código fuente; es decir, ponerlas en buena perspectiva (una perspectiva materialista integral) e incidir en los aspectos decisivos de los mundos, planos y niveles intermedios que, necesariamente, el alma del bramín debe recorrer si quiere completar su carrera hasta la liberación física y metafísica final; divinizándose así, y logrando ya la dicha que no se acaba.

- (Manuel B. y Elansab) Mira, Alexandre: concordamos, los dos, en que las cabras más cuerdas de España acaban de abrir una buena clínica siquiátrica para casos como el tuyo. ¡Vete allí, y aprende cordura de ellas!

Bueno; vosotros diréis, pero, ya de antemano, reconozco que, en general, las cabras demuestran un juicio y una racionalidad muy superiores a lo que tienen los hombres. Decir qué locas están las cabras, siempre ha sido muy injusto. Los que suelen estar locos en mayor o menor medida, con pocas excepciones, son los seres humanos. ¡Aprendamos de las cabras cómo aplicar la cordura a los asuntos que importan!

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 08 Oct 2019, 11:08 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 10654
Alejandro Javier:

Sí, efectivamente, "estás como una cabra" (entrecomillado).

Si lo que dices que es Dios tiene masa y energía habría sido empíricamente observado por la ciencia experimental.

Dios, o lo que sea, en el caso de que existiera no sería físico.

Y no siendo físico nunca podremos conocer nada de él.

Pero sí de sus actos; los cuales, son incompatibles con la bondad, la justicia, la providencia...

Aparte de que ¿cómo es posible que el "no físico" que no tiene energía alguna, ninguna fuerza, cree un inmenso físico?


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 09 Oct 2019, 21:19 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5474
Hola, Alexandre

Dices: “Lo que podemos llamar Dios o Realidad Última es un estado de la materia-masa-energía.

Según tu consideración el Principio de los principios sería la materia-masa-energía. Y Dios sería simplemente un determinado estado de esa materia-masa-energía. Es decir, el Principio no sería Dios o nivel supremo de realidad sino que éste sería algo derivado o secundario. ¿Es correcto?

De ser así, entonces no cabría entender a Dios como Realidad Última sino que ésta (Realidad Última) sería la materia-masa-energía y Dios sería simplemente un determinado modo de ser (un estado), todo lo sublime que se quiera, pero modo de ser al fin y al cabo, del Verdadero Ser (materia-masa-energía). Y como modo de ser algo derivado o secundario.

Ahora bien, la cuestión radical ahora ya no sería entender cómo es ese modo de ser al que llamas Dios sino qué entiendes por Materia-Masa-Energía. Cuando nos hablas de Materia-Masa-Energía no nos estás hablando desde la terminología científica, por tanto, sería necesario que aclararas qué entiendes por Materia-masa-energía.

Un saludo


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 10 Oct 2019, 10:39 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 10654
elansab:

Está muy bien que le preguntes a Alejandro Javier esas cosas...

Y estaría todavía mejor que razonaras el Ser en el que crees que no tiene ni masa ni energía, que es todopoderoso y voluntarioso para crearnos y re-crearnos y del que no tenemos conocimiento alguno.

Independientemente de lo anterior, espero que en tus silencios sigas meditando (como así dijiste) la incompatibilidad que existe entre la existencia de un Dios providente, justiciero, bondadosísimo y que ama profundamente a la humanidad con la existencia del indiscriminado mal para los seres vivos en este planeta.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 26 Oct 2019, 23:10 
Conectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1910
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Elansab escribió:
Hola, Alexandre

Dices: “Lo que podemos llamar Dios o Realidad Última es un estado de la materia-masa-energía.

Según tu consideración el Principio de los principios sería la materia-masa-energía. Y Dios sería simplemente un determinado estado de esa materia-masa-energía. Es decir, el Principio no sería Dios o nivel supremo de realidad sino que éste sería algo derivado o secundario. ¿Es correcto?

De ser así, entonces no cabría entender a Dios como Realidad Última sino que ésta (Realidad Última) sería la materia-masa-energía y Dios sería simplemente un determinado modo de ser (un estado), todo lo sublime que se quiera, pero modo de ser al fin y al cabo, del Verdadero Ser (materia-masa-energía). Y como modo de ser algo derivado o secundario.

Ahora bien, la cuestión radical ahora ya no sería entender cómo es ese modo de ser al que llamas Dios sino qué entiendes por Materia-Masa-Energía. Cuando nos hablas de Materia-Masa-Energía no nos estás hablando desde la terminología científica, por tanto, sería necesario que aclararas qué entiendes por Materia-masa-energía.

Un saludo


Llega, con tus preguntas, el momento de establecer ciertas precisiones ontológicas.
La Realidad Última, sinónimo de Dios, es la materia-masa-energía.
El Nivel Supremo de la Realidad, o Paraíso, no es la Realidad Última exactamente, sino el estado más noble y feliz de esa Realidad Última. Por eso todas las cosmovisiones populares antiguas de tipo masivo y organizado (Iglesias) han distinguido entre Dios y Paraíso (o Nirvana). Porque, aunque son dos conceptos muy relacionados entre sí, hay una importante diferencia: Dios se da siempre, incluso en el Infierno; el Reino de los Cielos, Paraíso o Nirvana, en cambio, solamente se da cuando las condiciones máximamente favorables permiten a la conciencia acceder a tal deseable nivel de realidad. Por eso el cristianismo mayoritario (católico, ortodoxo, luterano, etcétera) reconoce que Jesucristo, clavado en la Cruz, era Dios... pero no estaba, ciertamente, todavía en el Paraíso, sino sufriendo atrozmente.
El corolario práctico es importante. El buscador serio de la felicidad, y por tanto también de la plenitud espiritual, no busca ser Dios; en realidad ya lo es. Lo que busca es llegar al Reino de los Cielos, y eso implica salirse del mal, tanto del mal relativo (hacer lo peor en el bajísimo plano de la encarnación animal humana) como del mal radical, que es permanecer en los planos inferiores y oscuros de la realidad, en vez de desidentificarse de ellos volando a la comprensión de lo eterno.
La comparación antigua y clásica se da con el sediento que tiene unos recipientes llenos de caliente vapor de agua y otros recipientes llenos de hielo. Ni con los primeros recipientes ni con los otros, puede calmar su sed. Y eso que ambos contienen la misma sustancia, o sea moléculas triatómicas con dos moléculas de hidrógeno por una de oxígeno en cada molécula, H2O. Mas, para poder beber, el sediento necesita que esa sustancia, H2O, se encuentre en estado líquido, y no próximo a la ebullición, porque el bebedor se abrasaría la boca. Mejor que esa sustancia, ese H2O, esté fresca, pero varios grados por encima del punto de congelación, porque el agua líquida muy fría es dolorosa de beber y dañina. Es, pues, el agua líquida y a temperatura óptima, agua potable térmicamente, lo que necesita el sediento de nuestro ejemplo. Agua actual, no solamente la sustancia química, H2O, que ya posee este sediento, mas que todavía no se encuentra en el estado que necesita.
De lo físico a lo metafísico: Dios siempre está ahí, pero su nivel buscado por el bramín, por el santo y sabio, no siempre está ahí. Cuando el nivel o estado de Dios es, propiamente, el estado o nivel del Reino de los Cielos, es cuando el buscador espiritual sacia su sed metafísica.
Físicamente, la sustancia H2O, en ciertas condiciones, tiene la propiedad de ser agua, para el sediento.
Metafísicamente, Dios, la Realidad Última, en ciertas condiciones, tiene la propiedad de ser el Reino de los Cielos, para el bramín que aspira a la dicha eterna.

La segunda cuestión que me planteas, es qué entiendo por Materia-Masa-Energía.
En pocas palabras, una buena aproximación inicial para responder a tu pregunta, aproximación que luego podemos matizar, es que entiendo por Materia-Masa-Energía lo mismo que Espinosa (Spinoza) entiende por sustancia universal; Dios como naturaleza, como sustancia. Deus sive natura sive substantia.

Y ahora los demás preguntaréis: bueno, tanto desarrollo metafísico, ¿para qué?
Pues para ser plenamente felices, ¿para qué, si no? Evidentemente, la felicidad no es la conclusión de un teorema lógico o matemático, sino un hallazgo empírico que se traduce en una experiencia viva y permanente del yo; ya que de felicidad perdurable hablamos aquí, y no de placeres sensoriales efímeros.
Por eso, y teniendo siempre presente que el mapa nunca es el territorio al cual describe, lo que procede aquí es dibujar un mapa que describa aproximadamente el itinerario, y un mapa al cual, durante el propio camino, le podamos practicar las debidas modificaciones, correcciones, supresiones y adiciones, de modo que nos sea útil para llegar a la tierra prometida; una tierra que, como dice la hermosa metáfora bíblica, mana leche y miel.
En realidad, el camino, a grandes rasgos, siempre fue conocido por los Grandes: se trata de subir la empinada escalera o montaña hasta los niveles superiores de la conciencia incondicionada libre de prisa, de sumisión y de mezquindad. Allí donde el Yo lo es todo, incluyendo al Tú y al Nosotros. Hoy, podemos y debemos ser más precisos técnicamente, para facilitar ese camino. Mas, eso sí, su esencia permanece.
Meditad hasta liberar vuestras almas de esa hórrida prisión que es el cuerpo animal perecedero. Meditad, miles y millones de años si es preciso, hasta que toda lucha cese y en vuestros yoes reine siempre la paz.

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 27 Oct 2019, 12:04 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 10654
¡Bufff...!


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 27 Oct 2019, 21:43 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5474
Hola, Alexandre

Spinoza, y con razón, recriminó a la filosofía de Descartes una inconsistencia. Descartes en su definición de sustancia nos decía que substancia es aquello que para existir sólo tiene necesidad de sí mismo. Pero en cambio Descartes seguía considerando la res cogitans y la res extensa ( alma y cuerpo) como sustancias. Substancias creadas por Dios. Pero es que si son creadas, y según su propia definición de substancias, entonces no pueden ser precisamente sustancias porque no poseen necesidad de sí mismos sino que necesitan de Dios, es decir, no pueden existir si no es en la medida en que están sostenidas por la potencia de Dios.

Eso fue lo que llevó precisamente a Spinoza a extraer las últimas consecuencias y decir que sólo existe una y única sustancia que es Dios. Lo que para Descartes eran substancias en sentido secundario y derivado, esto es, la res cogitans y la res extensa, se convirtieron en Spinoza en dos de los infinitos atributos de la substancia, mientras que los pensamientos aislados y las cosas extensas individuales, al igual que todas las manifestaciones empíricas, se transforman en afecciones de la substancia, es decir, en modos.

Pero es que hay un pequeño problemilla en Spinoza. Y dicho problemilla consiste en que parece en que en algún momento consideró que existía una parte de la mente que pervivía tras la muerte. Con lo cual, sabiéndolo o no, volvía a incurrir en el mismo error que le había criticado a Descartes. Es decir, si la única substancia que existe es Dios entonces no puede haber otra sustancia (entiéndase la mente o una parte o estructura de la misma) que tenga necesidad de sí misma. O dicho de otra forma, Spinoza tenía que haber aceptado que tras la muerte muere el hombre del todo y todo del hombre. Es decir, y según yo lo veo, Alexandre, si defiendes un Dios como el de Spinoza ( y por otro motivo que en seguida veremos), entonces es imposible la vida tras la muerte.

Nos dices, Alexandre: “Que, tras la muerte, la personalidad no se extingue completamente. Si fuera así sería como si no hubiera existido nunca. Y, como de la nada, nada sale, sería imposible recrear o resucitar a quien, en un tiempo, fue un hombre o una mujer……”

De entrada decirte que no es un razonamiento el decir que no puede ocurrir algo porque las consecuencias no serían deseables. Es decir, el que digas que la “personalidad” no se extingue porque de ser así es como si no hubiera existido nunca no es razón para afirmar que por tanto la personalidad no se extingue completamente. Es que perfectamente la “personalidad” ( la entiendas como la entiendas) puede extinguirse completamente como si no hubiéramos existido nunca.

Pero es que además, Alexandre, en el texto anterior nos dices: “ Y, como de la nada, nada sale, sería imposible recrear o resucitar a quien, en un tiempo, fue un hombre o una mujer….”

Ya, lo que ocurre es que el Dios de Spinoza no es un Dios personal, es decir, no posee entendimiento ni voluntad. Por qué iba un Dios no personal, sin entendimiento ni voluntad, a recrear o a resucitar a quien, en un tiempo, fue un hombre o una mujer. Solo, y en el caso de un Dios personal, entendería la existencia de tal resurrección o de tal re-creación.

Un cordial saludo


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 28 Oct 2019, 11:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Nov 2010, 23:36
Mensajes: 1790
Rango personalizado: Promeutere.
Yo solo puedo hablar en referencia a mi vida. Y dudo.

_________________
http://elmonstruariodebibliopolis.blogspot.com.es/
--- MIS VACACIONES DE VERANO---


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 28 Oct 2019, 11:52 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 10654
elansab:

¡Vaya!, ¿Pero qué es lo que estás defendiendo? ¿Que existe un Dios personal que re-crea el alma que desaparece con la muerte, o que Dios infunde en la concepción un alma inmortal?

En realidad, para el caso da igual: crees en un Dios, espíritu puro sin masa ni energía alguna todopoderoso y voluntarioso del que solo conoces sus devastadores acciones contra los seres vivos de este concreto planeta.

No tienes ninguna excusa, inteligente elansab, para rechazar que tu Dios es providente, justiciero, bondadosísimo y que ama profundamente a la humanidad. ¿Acaso has dejado ya de meditarlo?


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 409 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 37, 38, 39, 40, 41

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO