Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 18 Nov 2019, 11:43

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 409 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 41  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: La teodicea
NotaPublicado: 16 Ago 2019, 17:39 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 9712
La teología da por sentado que Dios existe y trata de razonar su existencia. No voy a tratar aquí la teología, esa filosofía primera sino que la que trataré será la teología filosófica o teodicea, término creado en el siglo XVIII por Leibniz cuyo objetivo es la demostración racional de la existencia de Dios. Se refiere a cualquier investigación cuyo fin fuera explicar la existencia del mal en este planeta y justificar la bondad de Dios.

El objetivo de la teodicea es exculpar a Dios de la existencia del mal para salvar la contradicción que se origina entre ambos conceptos.

El primer autor que se sabe que planteó con rigor la incongruencia de Dios con el mal fue el filósofo griego Epicuro de Samos que defendía que la felicidad era el fin último del hombre y que los dioses, si existían, no intervenían para nada en nuestros asuntos.

Decía:

¿Dioses? Tal vez los haya. Ni lo afirmo ni lo niego, porque no lo sé ni tengo medios para saberlo. Pero sé, porque eso me lo enseña diariamente la vida, que si existen, ni se ocupan ni se preocupan de nosotros.

¿Está Dios dispuesto a prevenir el mal pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿No está dispuesto a prevenir el mal, aunque podría hacerlo? Entonces es malvado. ¿Está dispuesto a prevenir el mal y además puede hacerlo? ¿Por qué hay entonces maldad en el mundo? ¿No está dispuesto a prevenirla ni tampoco puede hacerlo? ¿Para qué lo llamamos Dios?


Epicuro sugiere que el bien y el mal dependen de nuestra percepción, el bien y el mal son términos relativos, subjetivos del ser humano. Éste es el asidero al que se aferran numerosos autores posteriores para tratar de encontrar una solución a este problema irresoluble. El mal aparente no sería responsabilidad de Dios, sería consecuencia del libre albedrío, la capacidad del ser humano para actuar en el mundo con libertad, que le permitiría obrar de acuerdo con el bien instituido por Dios o, por el contrario, apartarse de él. Pero eso no hace más que posponer el problema, porque si Dios permite que el ser humano se aleje del bien se abrirían dos posibles escenarios, o bien lo consiente o no puede impedirlo, con lo que regresamos al punto de partida. La objeción de que Dios prefiere la libertad del ser humano tampoco es una alternativa real porque, como dice Faure en sus “pruebas” si Dios, de existir, no ha creado al ser humano perfecto es por su propia y exclusiva decisión, ya que si además es omnipotente habría podido mantener al mismo tiempo la libertad del ser humano. Y esa libertad que tiene el ser humano no es, ni mucho menos, igual para todos. La libertad que cada uno puede ejercer depende de las capacidades genéticas del individuo que le son asignadas por Dios y de los ambientes que se vaya encontrando a lo largo de su vida; circunstancias ambas que nos vienen dadas a cada uno sin ninguna intervención por nuestra parte, por lo que queda patente la terrible falta de justicia en el trato que nos da Dios a cada uno en el caso de que existiera.

El problema va más allá porque la libertad humana no solo afecta al sujeto que realiza una acción sino también a muchos otros inocentes que no han tenido ninguna responsabilidad sobre ella y sufren injustamente sus consecuencias. La pretensión de que los civiles víctimas de las guerras, las masacres indiscriminadas de niños indefensos que son asesinados o las mujeres violadas son consecuencia del ejercicio de la bondad divina, que ha decidido anteponer la libertad de un criminal al dolor y sufrimiento de los demás, es un tanto embarazoso. Qué no digamos de las calamidades naturales sin ninguna intervención de los seres humanos y por lo tanto son de la única responsabilidad de Dios en el caso de que existiera, como el ejemplo del tsunami provocado por un fuerte movimiento sísmico que en diciembre de 2004 devastó las costas del océano Índico y causó indecibles dolores y sufrimientos y acabando con la vida de más de doscientas cincuenta mil personas de forma absolutamente indiscriminada.

El problema del mal ha obsesionado a muchos teólogos cristianos desde Agustín de Hipona, durante la Edad Media, hasta nuestros días, pasando por Descartes y Leibniz. Leibniz el gran matemático y filósofo racionalista que publicó un voluminoso tratado titulado “Teodicea: ensayos sobre la bondad de Dios, la libertad del hombre y el origen del mal” se pone al servicio de la apologética o defensa de la fe en lugar de la búsqueda honesta de la “verdad”. Su objetivo es el de exculpar a Dios de la existencia del mal para salvar la contradicción existente haciendo el mal necesario y afirmando que, a pesar de las apariencias, éste es el mejor de los mundos posibles. Si el mundo es la obra de un Dios perfecto, el resultado de su intervención solo puede ser el mejor y el más equilibrado de los mundos. Por ello propone que entre la infinidad de combinaciones posibles que se podría presentar, la que ofrece nuestro mundo es la más estable en términos de homogeneidad y de heterogeneidad. La suya es una descripción matemática que descuida la dimensión moral del ser humano.

La pretensión de Leibniz de vivir en el mejor de los mundos posibles fue criticada y ridiculizada por algunos de sus contemporáneos. Voltaire en su novela “Cándido” realiza una sátira de la idea del mundo perfecto por medio de un joven ingenuo que vive innumerables aventuras en un mundo rebosante de sufrimiento y locura. Cuesta mucho creer que los fenómenos naturales de la salvaje naturaleza formen parte del mundo perfecto que pretendía Leibniz.

En el siglo XVIII David Hume retoma el argumento del mal y concluye que su fuerza es un factor suficiente para negar la existencia de Dios. Una simple observación de la naturaleza nos permite constatar que la naturaleza muestra una indiferencia absoluta hacia el ser humano. La naturaleza no es despiadada con nosotros, sencillamente carece de voluntad. Hume señala la paradoja de que son precisamente, en buena medida, el dolor y el sufrimiento los que llevan a muchos seres humanos a abrazar la religión, y no la razón: “La ignorancia es la madre de la devoción”, escribe en su “Historia natural de la religión”. Al final sería ese mismo sufrimiento el que permitiría comprender la inexistencia de Dios a través del existencia del mal.

En los últimos tiempos diversos autores, como el filósofo utilitarista Peter Singer -que es uno de los impulsores del proyecto Gran Simio- han aducido el sufrimiento de los animales para cuestionar la justificación del mal que se hace desde ciertos sectores del Cristianismo, un argumento que ya esbozó Darwin que dijo:

Un ser tan poderoso y tan lleno de conocimiento como un Dios que hubiese creado el universo debería ser, para nuestras mentes finitas, omnipotente y omnisciente, y nuestra comprensión se rebela al suponer que su benevolencia no es ilimitada, pues ¿qué ventaja puede hallarse en el sufrimiento de millones de animales a lo largo de un tiempo casi infinito? Este antiquísimo argumento de la existencia del sufrimiento contra la existencia de una primera causa inteligente me parece muy fuerte. En cambio, tal como acabo de comentar, la presencia de este sufrimiento encaja bien con la idea de que todos los seres vivos se han desarrollado por medio de la selección natural.”

El cristianismo justifica la existencia del mal como resultado del libre albedrío. El ser humano, incluso el más inocente, es responsable del mal que podemos observar en el mundo porque “hereda” el pecado original cometido por Adán y Eva en el paraíso. Pero aun suponiendo que el Génesis fuese un relato verídico -lo que requiere una buena dosis de credulidad- los animales seguirían sin tener ninguna responsabilidad sobre el mal, y hoy en día ya no resulta creíble, como sostenía en su tiempo Descartes, la idea de que los animales son simples autómatas sin capacidad de sufrimiento.

La necesidad de supervivencia es una fuente de sufrimiento inevitable para los animales que necesitan devorarse los unos a los otros sin alternativa posible. La teoría de la evolución mediante la selección natural ofrece una explicación sencilla del mal en términos de supervivencia, ya que si Dios no existe, el mal y el bien no son absolutos, sino simplemente referencias humanas cuya presencia en el mundo no requiere justificación alguna.

Ni siquiera hay que recurrir al artículo de Peter Singer "El Dios del sufrimiento":


Spoiler: show
El Dios del sufrimiento

¿Vivimos en un mundo creado por un dios todopoderoso, omnisciente y absolutamente bueno? Los cristianos así lo creen. No obstante, todos los días nos enfrentamos a un motivo poderoso para dudarlo: en el mundo hay mucho dolor y sufrimiento. Si Dios es omnisciente, sabe cuánto sufrimiento hay. Si es todopoderoso, podría haber creado un mundo sin tanto dolor, y lo habría hecho si fuera absolutamente bueno.

Si Dios es bueno y todopoderoso, podría haber creado un mundo sin dolor
Los cristianos generalmente responden que Dios nos concedió el don del libre albedrío, y por lo tanto no es responsable del mal que hacemos. Pero esta respuesta no toma en cuenta el sufrimiento de quienes se ahogan en inundaciones, se queman vivos en incendios forestales provocados por un rayo o mueren de hambre o sed durante una sequía.

Los cristianos tratan de explicar este sufrimiento diciendo que todos los seres humanos son pecadores y merecen su suerte, por espantosa que sea. Pero los bebés y niños pequeños tienen las mismas probabilidades que los adultos de sufrir y morir en desastres naturales y parece imposible que lo merezcan.

Una vez más, algunos cristianos sostienen que todos hemos heredado el pecado original cometido por Eva, que desafió el decreto de Dios de no comer del árbol del conocimiento. Esta es una idea repelente por partida triple, ya que implica que el conocimiento es malo, que desobedecer la voluntad de Dios es el mayor de todos los pecados y que los niños heredan los pecados de sus antepasados y pueden ser justamente castigados por ellos.

Aun si aceptáramos todo esto, el problema sigue sin solución. Los animales también sufren a causa de las inundaciones, incendios y sequías y, puesto que no descienden de Adán y Eva, no pueden haber heredado el pecado original.

En tiempos pasados, cuando el pecado se tomaba más en serio que hoy en día, el sufrimiento de los animales planteaba un problema particularmente difícil a los pensadores cristianos. El filósofo francés del siglo XVII René Descartes lo resolvió mediante el drástico recurso de negar que los animales puedan sufrir. Sostenía que los animales eran simplemente mecanismos ingeniosos y que no se debían tomar sus chillidos y contorsiones como señal de dolor, de la misma manera que no se toma el ruido de un reloj despertador como señal de que tiene conciencia. Es poco probable que las personas que tienen un gato o un perro encuentren convincente ese argumento.

El mes pasado, en la Universidad de Biola, una escuela cristiana en el sur de California, debatí la existencia de Dios con el comentarista conservador Dinesh D'Souza. En los últimos meses, D'Souza ha insistido en discutir con ateos prominentes, pero a él también le costó trabajo encontrar una respuesta convincente al problema que he descrito.

Primero dijo que puesto que los seres humanos pueden vivir eternamente en el cielo, el sufrimiento de este mundo es menos importante que si nuestra vida en este mundo fuera la única que tuviéramos. Eso sigue sin explicar por qué un dios todopoderoso y absolutamente bueno lo permitiría. Por insignificante que sea este sufrimiento desde la perspectiva de la eternidad, el mundo estaría mejor sin él, o al menos sin la mayor parte de él. (Algunas personas afirman que necesitamos algo de sufrimiento para apreciar lo que es ser feliz. Tal vez, pero ciertamente no necesitamos tanto).

A continuación, D'Souza adujo que como Dios nos dio la vida, no estamos en condiciones de quejarnos si no es perfecta. Utilizó el ejemplo de un niño nacido sin una pierna. Dijo que si la vida en sí misma es un don, no se nos hace un daño si recibimos menos de lo que podríamos desear. En respuesta, señalé que nosotros condenamos a las madres que dañan a sus bebés mediante el uso de alcohol o cocaína durante el embarazo. No obstante, ya que le dan la vida a sus hijos, parece que según la opinión de D'Souza lo que hacen no tiene nada de malo.

Por último, D'Souza recurrió, como lo hacen muchos cristianos cuando se les presiona, a la afirmación de que no podemos esperar entender los motivos de Dios para crear el mundo tal como es. Es como si una hormiga tratara de entender nuestras decisiones, por lo insignificante que es nuestra inteligencia en comparación con la infinita sabiduría de Dios. (Ésta es la respuesta que se da de forma más poética en el Libro de Job). Pero una vez que abdicamos así de nuestra capacidad de raciocinio, bien podemos creer lo que sea.

Además, la afirmación de que nuestra inteligencia es insignificante en comparación con la de Dios presupone exactamente el punto que se está debatiendo: que existe un dios omnisciente, omnipotente y absolutamente bueno. Las evidencias que tenemos ante nuestros propios ojos indican que es más razonable creer que el mundo no fue creado por dios alguno. Si de cualquier forma insistimos en creer en la creación divina, nos vemos obligados a admitir que el dios que creó el mundo no puede ser todopoderoso y absolutamente bueno. O es malvado o no es muy hábil.

Peter Singer es profesor de bioética en la Universidad de Princeton. © Project Syndicate, 2008. Traducción de Kena Nequiz.



Da exactamente igual que tengamos libertad o no la tengamos. De existir un Dios creador del universo o es un malvado o no es muy hábil (como dice Singer) o, en el caso de que disfrutemos de libertad porque los pensamientos y las acciones humanas no estén determinados, entonces Dios, quizá con los mismos dos calificativos anteriores, nos ha abandonado a nuestra “suerte” por razones (voluntarias o involuntarias) que desconocemos.

Se acabó el debate que hemos estado llevando hasta ahora en "Epistemología": que si determinismo sí, que si azar también, que si libertad, que si libre albedrío... Da igual, la cuestión fundamental es el análisis de lo que sucede en este planeta que afecta no solo a los seres humanos sino también al resto de seres vivos (por lo menos a los que tienen sistema nervioso). Lo que se debe analizar son los efectos que producen el mal a los seres vivos y no las causas que los producen -que son las de la naturaleza inerte y las de los seres vivos-. Hay que analizar el indiscriminado reparto que experimentamos así como los diferentes grados de intensidad de los males que se reciben, de las indiscriminadas y abismales diferencias de las capacidades genéticas entre las distintas especies, de las indiscriminadas y abismales diferencias de las oportunidades con las que se encuentran los seres vivos fruto de dónde se nace y de los ambientes posteriores a lo largo de sus vidas. Eso es lo que se tiene que analizar en profundidad y extraer honestamente las consecuencias en el intento de aprehender la realidad.

Y los que se empeñan en creer que existe un Dios que ha creado el universo y sus criaturas, en el análisis de lo que ocurre en este planeta "lleno" de seres vivos, las consecuencias no pueden ser otras que las expuestas.

Si Dios existiera más nos valdría que no existiera, más le valdría no existir... Yo no le estoy echando la culpa a Dios de lo que pasa en este planeta sino que creo que Dios no existe: Y al que no existe no se le puede culpar de nada. Y a lo que si que existe -que es el universo en el que vivimos- tampoco se le puede echar la culpa porque es un objeto, un inmenso e indiferente objeto que no piensa, no sufre, no padece y al que no le importamos absolutamente nada.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 16 Ago 2019, 17:43 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Ago 2014, 04:56
Mensajes: 12540
Rango personalizado: Usuario y moderador.
Excelente argumentación ManuelB. Te felicito.

_________________
Las ideas gatillan acciones.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 16 Ago 2019, 18:29 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 9712
Gracias, socrates, espero que te haya ayudado a reconsiderar tus creencias... :lol:


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 16 Ago 2019, 19:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Dic 2013, 20:16
Mensajes: 7207
ManuelB escribió:
Si Dios existiera más nos valdría que no existiera, más le valdría no existir... Yo no le estoy echando la culpa a Dios de lo que pasa en este planeta sino que creo que Dios no existe: Y al que no existe no se le puede culpar de nada. Y a lo que si que existe -que es el universo en el que vivimos- tampoco se le puede echar la culpa porque es un objeto, un inmenso e indiferente objeto que no piensa, no sufre, no padece y al que no le importamos absolutamente nada.

Si existiera ManuelB más le valdría que no existiera. Yo no le estoy echando la culpa a Manuel de lo que pasa sino que creo que no existe.

Claro, por que no tendría sentido que Manuel hubiera traído creaturas a este valle de lágrimas y luego en forma conciente, es decir sabiendo lo que hacía, dejara que sus hijos se independizaran; tomaran libremente su propio camino. Los ha dejado a su suerte.

No puede existir Manuel, ya que de existir sería o un inepto o un malvado. Manuel, si es que realmente existes, dinos qué eres, inepto o malvado?

ManuelB escribió:
En el siglo XVIII David Hume retoma el argumento del mal y concluye que su fuerza es un factor suficiente para negar la existencia de Dios.

Es un pésimo argumento que hace mucho fue desechado. El bien y el mal surgen, emergen, como consecuencia de la libertad, en tanto podemos elegir y por lo mismo tenemos responsabilidad sobre nuestros actos. Es como si dijeras que no quieres la noche pero si quieres el día. No hay lo uno sin lo otro. O lo tomas o lo dejas. Y si no quieres tu libertad puedes venderte como esclavo o terminar con tu existencia. Nadie te obliga. Lo que tenemos muy claro es que la gente sana (mentalmente hablando) valora su libertad y valora su existencia. Son un regalo. Y si son un regalo, ¿por que culpar a Dios por ese regalo? Prueba de esto has sido tu mismo Manuel con tu propio comportamiento al traer hijos al mundo y luego dejar que se independizaran de ti.

Todos los argumentos relativos a la existencia del mal y del sufrimiento no tienen justificación racional para concluir en la inexistencia de Dios; a no ser, claro, que Dios no nos hubiera hecho libres. Evidente, tanto el mal como el sufrimiento (intelectual), son fruto de nuestra libertad.

Me gustaría saber qué mundo esperarías tu Manuel que existiera para ser consistente con la existencia de un Dios consciente. Un mundo sin dolor? Un mundo sin cambio? Un mundo sin amor? Un mundo sin entrega? Un mundo con un dios que sale al socorro de todos para que nadie experimente dolor o sufrimiento intelectual? Si alguien piensa que un dios todopoderoso y bondadoso debió crear algo distinto, me gustaría que lo plantee y lo defienda.

Claro porque podría señalar que un Dios bondadoso sería aquel que me diera lo más preciado: y para mí lo más preciado es la capacidad de amar y la libertad. Un dios que me quite alguna de las dos no es para mí un dios bondadoso. Acaso un hijo de ustedes preferirá mantenerse al amparo de la protección de sus padres y así no pasar penumbras ni necesidades o preferirá los riesgos asociados a la libertad; a ser responsable de sí mismo y ser constructor de su camino, aún cuando en ese proceso autónomo le caiga un burro verde sobre su cabeza. O no tendrá un hijo - acto de entrega (de amor) - para que no lo mate una tormenta eléctrica. O mejor eliminamos las tormentas eléctricas, los cuerpos pesados, o todo aquello que pueda causar dolor. Quedará la nada? Vivir en la nada? Un mundo sin dolor, sin libertad, sin sufrimiento, sin amor, etc. Me parece que es como anhelar no haber nacido. Es que aquellos que comparten la visión de Peter Singer prefieren no haber nacido?


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 16 Ago 2019, 19:37 
Desconectado

Registrado: 15 Jun 2013, 02:04
Mensajes: 1136
JBELL escribió:
ManuelB escribió:
Si Dios existiera más nos valdría que no existiera, más le valdría no existir... Yo no le estoy echando la culpa a Dios de lo que pasa en este planeta sino que creo que Dios no existe: Y al que no existe no se le puede culpar de nada. Y a lo que si que existe -que es el universo en el que vivimos- tampoco se le puede echar la culpa porque es un objeto, un inmenso e indiferente objeto que no piensa, no sufre, no padece y al que no le importamos absolutamente nada.

Si existiera ManuelB más le valdría que no existiera. Yo no le estoy echando la culpa a Manuel de lo que pasa sino que creo que no existe.

Claro, por que no tendría sentido que Manuel hubiera traído creaturas a este valle de lágrimas y luego en forma conciente, es decir sabiendo lo que hacía, dejara que sus hijos se independizaran; tomaran libremente su propio camino. Los ha dejado a su suerte.

No puede existir Manuel, ya que de existir sería o un inepto o un malvado. Manuel, si es que realmente existes, dinos qué eres, inepto o malvado?


Con todos mis respetos, una pésima argumentación.
Aparte de que precisamente mucha gente renuncia a tener hijos(o a tener más de los que tiene) porque no se lo puede permitir, fundamentalmente por causas económicas.
¿Ves? Hasta una criatura insignificante como el hombre lo hace.
Pero en fin, una pésima argumentación y más comparando a un Dios con un simple mortal.
¿Te suena la paternidad responsable? Pues es un concepto que existe y que mucha gente ejerce...
Dios parece no ejercerlo, como tú mismo dices.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 17 Ago 2019, 00:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Ago 2014, 04:56
Mensajes: 12540
Rango personalizado: Usuario y moderador.
Creo que el siguiente hilo sobre los dolores del mundo de Schopenhauer apoya la tesis de ManuelB (refutando la de JBell):

post232850.html#p232850

_________________
Las ideas gatillan acciones.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 17 Ago 2019, 04:31 
Desconectado

Registrado: 05 Mar 2013, 14:43
Mensajes: 11528
Felicitaciones Manuel, tienes los argumentos para refutar la idea de un Dios mágico.

Dice mi sobrino de 7 años si queres ir a su casa a jugar hoy.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 17 Ago 2019, 11:40 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 9712
JBELL:

Sacerdote de Judas te ha contestado en relación a la primera parte de tu mensaje.

En relación con la segunda parte extraigo que tú crees que eres un enchufado de tu Dios y que a los miles de millones de los que no están enchufados como tu, "que les den" por donde nos podemos todos imaginar.

Es verdad que el bien para unos (aunque siempre habrá el mal para todos) y el mal para otros es consecuencia de nuestras acciones así como las de la naturaleza inerte (que te has olvidado de ellas). Pero no se está tratando la posible existencia de responsabilidad ni de los seres vivos ni de la naturaleza que producen el mal a los seres vivos, porque ése es otro tema, sino el mal que reciben los receptores de esas acciones, el indiscriminado y espantoso mal para millones y millones que no tienen la buena suerte otorgada por Dios a JBELL...

Supongo que crees en el cielo a donde van e irán personas como tú que, además de no sufrir tanto como la mayoría de seres humanos sufren, serás feliz para toda la eternidad. Estás doblemente enchufado por tu Dios.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 17 Ago 2019, 15:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Ago 2014, 04:56
Mensajes: 12540
Rango personalizado: Usuario y moderador.
"Si Dios fue quien hizo este mundo, no me gustaría ser este Dios, la miseria del mundo me desgarraría el corazón". (Schopenhauer)

_________________
Las ideas gatillan acciones.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto: Re: La teodicea
NotaPublicado: 17 Ago 2019, 16:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Oct 2010, 18:30
Mensajes: 11849
Ubicación: Bogotá
Suponiendo la existencia de este Dios, me pregunto cómo sería posible la libertad en un mundo absolutamente intervenido por él. En tal caso eliminar el mal y el sufrimiento supondría una absoluta intervención, y por tanto la imposibilidad de la libertad. Este Dios habría tenido que elegir entre la existencia de la libertad y la inexistencia del sufrimiento.

Decía un filósofo danés:

«Dejarse afectar por el sufrimiento sin quedar sometido a él forma parte de la omnipotencia, más aún, es la omnipotencia del amor».

_________________
Qu'est-ce que vous regardez.

[Chilenos, no se rindan]


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 409 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 41  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Albedrío y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO