Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 23 Mar 2019, 06:45

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 12 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: 01 Mar 2019, 22:50 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5370
En principio cabría pensar que un teología cristiana (católica y protestante) estuviera bien vista dentro del seno de la iglesia católica ( sólo me voy a referir en lo sucesivo a la iglesia católica) mientras que no estaría bien vista, o no tan bien vista, si no se formara parte de ningún tipo de Iglesia. Pero paradójicamente ocurre justamente lo contrario.

¿Cómo se podría estar en contra de una teología, ya sea dentro o fuera de la iglesia, cuyo opción preferencial fuera los pobres? Sería tanto como estar en contra de una organización no gubernamental, se fuera o no creyente, si su opción preferencial fueran los pobres. Porque en principio todos estaríamos a favor de una opción preferencial por los pobres, al menos, mientras no nos toquen nuestros bolsillos, que en contra. ¿Cómo íbamos a estar en contra de ayudar a los más necesitados y más desfavorecidos?

Es por ello que un no creyente puede ver con buenos ojos, al menos hasta cierto punto, y ya diré cuál es ese punto, una teología de la liberación aunque no fuera creyente en Iglesia o en religión alguna. Lo que más llama la atención es que el mayor rechazo provenga precisamente de la propia iglesia en el seno de la cual nació.

Por supuesto, y no es adelantar ningún acontecimiento, que el problema de la teología de la liberación se da cuando acoge en su seno tesis marxistas.

Si nos ponemos fuera de la creencia en Iglesias o en Dios una persona no tendría por qué ver con buenos ojos a la teología de la liberación, pero al menos, tampoco tendría por qué verla con malos ojos. Es decir, podría considerar que no hace falta recurrir a ningún tipo de teología para realizar esa opción preferencial por los pobres. Pero tampoco tendría que ver con malos ojos, y aunque se apoyara en teologías en la cual el no cree, que una persona desee ayudar verdaderamente para alcanzar la liberación de los pobres y oprimidos. Eso sí, habría un punto, y es ese “punto” al que me referí con anterioridad, que contribuiría a poder verla con muy malos ojos. Pero no por lo teológico sino por lo marxista. Es decir, una persona que fuera atea, por ejemplo, pero fuera capitalista, podría perfectamente estar en contra de la teología de la liberación porque consideraría, y por marxista, que más que liberar a los hombre lo que haría es encadenarlo aún más. Pero insisto, más por marxista que por teológica. Huelga decir que un ateo marxista precisamente no vería con malos ojos dicha teoría de la liberación.

Pero qué ocurre si nos ponemos en el marco de la Iglesia Católica. ¿Por qué ese rechazo, cuáles son las razones?

En primer lugar decir que los ojos con que se vea dicha teología de la liberación depende de dónde se encuentra dicha Iglesia. Es que no es lo mismo si dicha iglesia se encuentra en Europa que si se encuentra en Latinoamérica ( no utilizo el término Hispanoamérica porque incluyo a Brasil). Es que los “ojos” con los que se la verá serán bien diferentes. En los sucesivo haré referencia a Iglesia de Europa (Vaticano).

¿ Cómo es posible que el Vaticano vea con malos ojos precisamente una opción preferencial por los pobres? En primer lugar, y porque es necesario matizar, no es que vea con malos “ojos” una opción preferencial por los pobres, sino la forma de alcanzar tal liberación.

¿ Y cuáles son esas razones? Intentaré ser lo más objetivo posible sin entrar a valorar lo acertado o equivocado de tales tesis. Y me centraré únicamente en cuestiones estrictamente teológicas.

He defendido, acertada o equivocadamente, que el marxismo constituye una "inversión" del cristianismo. Seculariza las categorías cristianas “bajándolas” a la tierra.

Pues bien, desde ese sistema de referencia, se acusa a la teología de la liberación, y en el plano teológico, de que precisamente acaba por interpretar la salvación, es decir, la liberación, como una cuestión estrictamente política. Lo cual lleva, y todos habremos escuchado la expresión, que se gesta en el marco de la teología de la liberación, de que Jesús fue un “revolucionario”. Es decir, acaba perdiendo su esencia divina para convertirse en un “revolucionario”. Todo lo bueno que se quiera, pero al fin y al cabo, un hombre. Y claro, y como es natural, y al margen de valoraciones, que para una teología católica es inasumible que la salvación, es decir, la liberación, se puede ejercer únicamente en el plano político, y además, que Jesús, o mejor dicho, Jesucristo, acabe por ser desdivinizado. Insisto, intento moverme en el plano de la coherencia teológica, más allá de las valoraciones personales.

En Europa se dio un movimiento anterior al de la teología de la liberación llamado el de los curas o sacerdotes obreros. Fue un movimiento que nació en Francia en torno a los años 40, dentro del catolicismo, y que también llegó, y entre otros países, a España y que consistió en que los sacerdotes se “incorporaban” al mundo o movimiento obrero viviendo como tales. La experiencia, que unos juzgarán como positiva y otros como negativa, mostró que una gran cantidad de ellos acabó saliéndose de la iglesia y casándose. Es decir, acabaron por no necesitar a Dios y por considerar que había otras vías mejores para vivir y ayudar en el mundo.

Pero hay una cuestión que me resulta sumamente interesante y que apenas se conoce en relación a dicha cuestión. Y es la relación entre la teología de la liberación y la teodicea. En realidad está implícita en lo dicho anteriormente pero considero que no se resalta lo suficiente.

Hoy en día se considera, y con razón, que la “roca” del ateísmo es el problema de la teodicea. El de la justificación de Dios. Porque Dios debe de ser justificado ante el sufrimiento existente en el mundo, o mejor dicho, por el excesivo sufrimiento y mal en el mundo. Ya no vale únicamente con unos silogismos , con un argumento cosmológico o con un argumento ontológico para argumentar a favor de la existencia de Dios. Tales argumentos palidecen ante el sufrimiento en el mundo. Desde la teología se han realizado serios intentos para dar dicha justificación, pero la tónica general es que dichos intentos son parciales y desde luego, y por tanto, están bastante alejados de ser definitivos. Pues bien ese excesivo e injustificado (¿injustificable?) sufrimiento en el mundo es en la actualidad el argumento más poderoso de los ateos. Es la “roca” donde pueden apoyar firmemente los pies los ateos sin temor a caerse.

Pues bien, algunos teólogos consideran que la teología de la liberación debe de ser superada precisamente porque acaba escamoteando el problema del mal en el mundo. Acaban desplazando el problema de la justificación de Dios. La teología de la liberación, y al escorarse hacia tesis marxistas, acaba por considerar que el mal y el sufrimiento en el mundo, y al deberse a estructuras político-económicas injustas, puede por tanto ser superado liberando al hombre de dichas estructuras. Por tanto, y para estos teólogos, lo que logra la teología de la liberación, sin pretenderlo, y estando de acuerdo en que toda estructura política-económica injusta debe de ser abolida, es cargar sobre los hombres una pesada cruz cuando es precisamente a Dios a quien corresponde cargar con dicha pesada cruz.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Mar 2019, 00:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1554
Elansab escribió:
¿Cómo se podría estar en contra de una teología, ya sea dentro o fuera de la iglesia, cuyo opción preferencial fuera los pobres? Sería tanto como estar en contra de una organización no gubernamental, se fuera o no creyente, si su opción preferencial fueran los pobres. Porque en principio todos estaríamos a favor de una opción preferencial por los pobres, al menos, mientras no nos toquen nuestros bolsillos, que en contra. ¿Cómo íbamos a estar en contra de ayudar a los más necesitados y más desfavorecidos


Pues estándolo. Y lo estoy.
Es decir: impugno a la teología de la liberación precisamente porque, en línea con la tradición cristiana (de ninguna manera se puede considerar anticristiana a la teología de la liberación) afirma que los pobres son los preferidos de Dios, y que de ellos es el Reino de los Cielos.
La pobreza no tiene nada de bueno. Destroza al pobre. Lo destroza materialmente y también espiritualmente.
Es mejor lo que dice y preconiza, sobre este asunto, el gurú y filósofo indio contemporáneo Osho (Baguán Esri Rachnís). También vale mucho lo que argumenta el brasileño José Osvaldo de Meira Penna, autor del libro Opção preferencial pela riqueza, libro fácilmente legible (sobre todo para mí, hablante de gallego) y descargable internéticamente.
Me explicaré sucintamente.
Jonathan Swift, en su terrible sarcasmo Modesta proposición (que no se atrevió a publicar con su nombre real, en un principio) y que era un clérigo protestante irlandés, dio en el clavo al señalar que los niños pobres irlandeses iban siempre a ser comidos por los ricos, real o metafóricamente.
La solución a la gran desgracia que es ser pobre es... convertir al pobre en rico.
Y está claro que, frente al estúpido desarrollismo industrial y demográfico indefinido propugnado por la teología de la liberación, o por el socialismo en general, o por la derecha capitalista vulgar, si queremos lograr, realistamente, que todos sean ricos a la vez... tenemos que ser muy pocos. Y reciclar ecológicamente toda nuestra producción.
Vuelvo a recomendar la lectura de mi libro El mundo de Supreniranto, obra que me encargó mi escuela de filosofía, el arqueoindividualismo, y en la que queda bien claro lo que propugnamos y propugno.
Un comunismo de multimillonarios.
Se trata de tomar lo bueno del comunismo y lo bueno del capitalismo, acercando todo lo posible la vida en el planeta Tierra a la vida en el Paraíso Terrenal, sin por ello caer en un prometeísmo ciego que ignora el carácter radicalmente caído e insatisfactorio del nivel humano de existencia.
Dios, más allá de la pugna histórica y política entre (mono)teísmo y ateísmo, es de manera metafísicamente depurada el Nivel Supremo de la Realidad. El ascenso del alma a ese nivel supremo que le es propio, pues en última instancia el alma es Dios mismo, pasa por la gran riqueza. No por la pobreza. Por eso el nombre ceremonial y oficial del arqueoindividualismo es (en caracteres latinos o, mejor, en caracteres sánscritos) Majarayá Marga, महाराज मार्ग. O sea: el Camino del Emperador. Un buen arqueoindividualista no quiere ser pobre toda su vida, sino convertirse en rey del universo, en glorioso emperador de las muchas realidades.
Políticamente, lo mejor y más humano que se puede (y se debe) hacer con los pobres es convertirlos a todos en ricos.
Y eso implica un sano equilibrio ecodemográfico con el planeta.
Y eso implica una auténtica democracia como poder real del pueblo, sin nada por encima del hombre, y sin ningún hombre por encima de otro hombre.
El arqueoindividualismo, como movimiento revolucionario de derechas, toma obviamente mucho del ideario de la teología de la liberación. Ahora bien, se desmarca de ella desde el mismo momento en que se desmarca de la frecuente apología de la pobreza que se hace en el monoteísmo judeocristianoislámico.
Ante la pobreza, no hay más que una actitud sana, revolucionaria y espiritual: ¡abolirla!

_________________
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Mar 2019, 09:33 
Desconectado

Registrado: 22 May 2016, 23:36
Mensajes: 681
Ubicación: Chile
Rango personalizado: Con la fe y la razón
Saludos Elansab, tanto tiempo, ojalá te tengamos más seguido por aquí
Mira, yo no soy muy conocedor de la "Teología de la liberación", pero intentaré aportar lo que pueda.
Elansab escribió:
¿Cómo se podría estar en contra de una teología, ya sea dentro o fuera de la iglesia, cuyo opción preferencial fuera los pobres? (...) ¿Cómo íbamos a estar en contra de ayudar a los más necesitados y más desfavorecidos?
Obvio que todos tenemos el deber de ayudar a quienes más lo necesiten, eso está claro porque es un principio ético elemental.

Sin embargo, yo diría que la teología (en tanto "ciencia de la fe") es una reflexión eminentemente especulativa, que, si bien puede tener efectos prácticos, no está dirigida a la praxis propiamente tal.

En efecto, la teología católica recoge de sus fuentes (Biblia, Tradición, Magisterio, etc.) datos que luego son pensados y contextualizados para hacer sonoro el mensaje del Evangelio. La teología católica sistematiza el cristianismo, crea la "teoría" cristiana, "fabrica" por así decirlo el corpus doctrinal de la fe cristiana, pero deja al hombre concreto plena libertad para la aplicación de esa teoría. En una palabra: la teología es un movimiento creyente que busca "comprender" lo que ya en la fe se ha acogido, pero precisamente por intentar "comprender" es ella misma una ciencia especulativa y no práctica. Cada persona concreta actualizará (o no) lo que por medio de la teología haya comprendido.

Por lo tanto yo diría que una teología cualquiera que pretenda ser más que "teoría", osea, que pretenda dar recetas universales para, por ejemplo, mejorar el mundo o acabar con la pobreza es intrínsecamente falsa en tanto teología, será algo pero no será teología.
Citar:
Citar:
podría considerar que no hace falta recurrir a ningún tipo de teología para realizar esa opción preferencial por los pobres
Todos podemos ayudar a los pobres, eso está claro.

Pero a la luz de los datos bíblicos, patrísticos, magisteriales y otros, resultaría absurdo sostener que el "Reino de Dios" que anunció Cristo (principalmente en los evangelios sinópticos) puede darse en el aquí y ahora de este mundo. No puede darse esa lectura. Por fe sabemos que el Reino de Dios es una realidad que está incoada aquí y ahora, pero no está consumada, lo cual sucederá el final de los tiempos.

Pero yo sé muy bien que todos quienes leen los evangelios en clave "simbólica" o "desmitologizadora" o en clave "marxista" se amparan en el único hecho incontrovertible que vivió Jesús, a saber, la crucifixión, y de ella extraen que Jesús ante todo fue un "revolucionario político". Y así, tomando el perfil del "Jesus revolucionario" se inventan un sartal de teorías y conjeturas falsas. Falsas, porque niegan la resurrección como el origen de la predicación apostólica y la ponen como parte de lo simbólico contenido en los evangelios. Craso error, al menos en mi opinión.

Resumiendo: leer el evangelio en clave marxista (con su dictadura del proletariado, la socialización de los medios de producción, el hombre nuevo, la sociedad sin clase, etc.) es aberrante, porque en su afán "desmitologizador" termina por negar 1Corintios 15: "Si Cristo no resucitó vana es nuestra fe", y termina negándo los milagros, la resurrección, la ascensión y todo excepto la crucifixión.
elansab escribió:
(...el Vaticano... )no es que vea con malos “ojos” una opción preferencial por los pobres, sino la forma de alcanzar tal liberación.
Es que quien ve en Jesús un mero actor político entonces no espera la Parusía, ni espera los cielos nuevos ni la tierra nueva
elansab escribió:
todos habremos escuchado la expresión, que se gesta en el marco de la teología de la liberación, de que Jesús fue un “revolucionario”. Es decir, acaba perdiendo su esencia divina para convertirse en un “revolucionario”
En efecto, si Jesús peleó contra Roma y no contra el diablo entonces él habría sido un mero político y el Reino de Dios anunciado por Jesús sería un reino aquí en la tierra
Elansab escribió:
para una teología católica es inasumible que la salvación, es decir, la liberación, se puede ejercer únicamente en el plano político, y además, que Jesús, o mejor dicho, Jesucristo, acabe por ser desdivinizado
En efecto, así es.

_________________
"La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad"


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Mar 2019, 13:23 
Desconectado

Registrado: 30 Dic 2017, 19:04
Mensajes: 488
El contexto es importante. No se trata de "pobres", se trata de "pobres en lugares concretos". Cambiemos pobres por indígenas, marxismo por seminomadismo y procesos de adaptación a la sedentarización.

Efectivamente tiene poco que ver con la teología y si mucho con la liberación, pero no en aspectos espirituales, sino identitarios.

En la geoestrategia mundial, los movimientos indigenistas se quejan del desamparo, del desarraigo, de la perdida de su identidad como personas y sociedad. Son menos que los pobres, son la cola del ratón.

Son sociedades oprimidas y sin voz, analfabetas hasta hace unas décadas, sin historia , pero con tradición.

Principalmente la teología de la liberación, en la práctica ,se decicó a la alfabetización como instrumento liberador.

También le tienen miedo a esto?


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Mar 2019, 21:33 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2010, 21:24
Mensajes: 3114
Segun lo veo yo, la Iglesia Catolica oficial no ve con buenos ojos la Teologia de la Liberación por introducir ideas marxistas, como muy bien ha dicho elansab.

La Iglesia Catolica siempre ha estado al lado de los ricos, ya fueran señores feudales, reyes o capitalistas actuales, eso sí, siempre pregonando desde los pulpitos la caridad con los pobres. Para élla, la solución a la pobreza siempre ha sido la limosna y la caridad, sin poner en tela de juicio al sistema economico de los ricos de turno, maxime cuando eran los ricos quienes pagaban los costes de las suntuosas construcciones que hicieran falta, algo contradictorio con el cristianismo, pero no para la hipocrita Iglesia Catolica y sus amigos los ricos.

Tradicionalmente, el problema de la pobreza, lo solucionaba facilmente la Iglesia con un poco de caridad y algunas limosnas. Pero si les sale una "mosca cojonera" que les dice: ¡Oyga no¡ Que ésto es un problema de sistema economico, y que la pobreza existe porque éste sistema economico actual es lo que produce, y lo que hay que hacer , no es dar limosna , si no, contruir un sistema donde no haga falta la caridad porque la pobreza esté erradicada.............................................Entonces no les gusta la idea y se aferran a sus intereses hipocritas de siempre.

La Iglesia catolica, no a tenido ningun reparo en admitir a diversas ordenes religiosas (Opus Dei, por ejemplo, con su santo y todo) mientras no pusieran en cuestión el sistema de sus amigos los ricos.

Para mi está claro qué es la Iglesia Catolica y qué es el cristianismo, así como sus diferencias profundas. En mi opinión, que es para lo que creo que estamos en filosofia, laTeologia de la Liberación es quien mejor representa el mensaje de Jesucristo hoy dia, existiera o no.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Mar 2019, 21:53 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Ene 2015, 23:15
Mensajes: 1195
Alexandre Xavier escribió:
Elansab escribió:
¿Cómo se podría estar en contra de una teología, ya sea dentro o fuera de la iglesia, cuyo opción preferencial fuera los pobres? Sería tanto como estar en contra de una organización no gubernamental, se fuera o no creyente, si su opción preferencial fueran los pobres. Porque en principio todos estaríamos a favor de una opción preferencial por los pobres, al menos, mientras no nos toquen nuestros bolsillos, que en contra. ¿Cómo íbamos a estar en contra de ayudar a los más necesitados y más desfavorecidos


Pues estándolo. Y lo estoy.
Es decir: impugno a la teología de la liberación precisamente porque, en línea con la tradición cristiana (de ninguna manera se puede considerar anticristiana a la teología de la liberación) afirma que los pobres son los preferidos de Dios, y que de ellos es el Reino de los Cielos.
La pobreza no tiene nada de bueno. Destroza al pobre. Lo destroza materialmente y también espiritualmente.
Es mejor lo que dice y preconiza, sobre este asunto, el gurú y filósofo indio contemporáneo Osho (Baguán Esri Rachnís). También vale mucho lo que argumenta el brasileño José Osvaldo de Meira Penna, autor del libro Opção preferencial pela riqueza, libro fácilmente legible (sobre todo para mí, hablante de gallego) y descargable internéticamente.
Me explicaré sucintamente.
Jonathan Swift, en su terrible sarcasmo Modesta proposición (que no se atrevió a publicar con su nombre real, en un principio) y que era un clérigo protestante irlandés, dio en el clavo al señalar que los niños pobres irlandeses iban siempre a ser comidos por los ricos, real o metafóricamente.
La solución a la gran desgracia que es ser pobre es... convertir al pobre en rico.
Y está claro que, frente al estúpido desarrollismo industrial y demográfico indefinido propugnado por la teología de la liberación, o por el socialismo en general, o por la derecha capitalista vulgar, si queremos lograr, realistamente, que todos sean ricos a la vez... tenemos que ser muy pocos. Y reciclar ecológicamente toda nuestra producción.
Vuelvo a recomendar la lectura de mi libro El mundo de Supreniranto, obra que me encargó mi escuela de filosofía, el arqueoindividualismo, y en la que queda bien claro lo que propugnamos y propugno.
Un comunismo de multimillonarios.
Se trata de tomar lo bueno del comunismo y lo bueno del capitalismo, acercando todo lo posible la vida en el planeta Tierra a la vida en el Paraíso Terrenal, sin por ello caer en un prometeísmo ciego que ignora el carácter radicalmente caído e insatisfactorio del nivel humano de existencia.
Dios, más allá de la pugna histórica y política entre (mono)teísmo y ateísmo, es de manera metafísicamente depurada el Nivel Supremo de la Realidad. El ascenso del alma a ese nivel supremo que le es propio, pues en última instancia el alma es Dios mismo, pasa por la gran riqueza. No por la pobreza. Por eso el nombre ceremonial y oficial del arqueoindividualismo es (en caracteres latinos o, mejor, en caracteres sánscritos) Majarayá Marga, महाराज मार्ग. O sea: el Camino del Emperador. Un buen arqueoindividualista no quiere ser pobre toda su vida, sino convertirse en rey del universo, en glorioso emperador de las muchas realidades.
Políticamente, lo mejor y más humano que se puede (y se debe) hacer con los pobres es convertirlos a todos en ricos.
Y eso implica un sano equilibrio ecodemográfico con el planeta.
Y eso implica una auténtica democracia como poder real del pueblo, sin nada por encima del hombre, y sin ningún hombre por encima de otro hombre.
El arqueoindividualismo, como movimiento revolucionario de derechas, toma obviamente mucho del ideario de la teología de la liberación. Ahora bien, se desmarca de ella desde el mismo momento en que se desmarca de la frecuente apología de la pobreza que se hace en el monoteísmo judeocristianoislámico.
Ante la pobreza, no hay más que una actitud sana, revolucionaria y espiritual: ¡abolirla!

Hola Alexandre

Todo eso que dices está muy bien, e incluso desde el punto de vista pragmático sería lo adecuado, siempre y cuando lo que busques no sea convertirte en un adepto o místico.

Porque, y esto lo enfatizan muy bien todos los grandes místicos, brahmines, iniciados, adeptos, mahatmas, etc: no puedes reconciliar los dos caminos. No puedes ser un buscador o seguidor de la espiritualidad, y al mismo tiempo centrar tus esfuerzos en conseguir la riqueza material, convirtiendo a ésto en tu prioridad. No puede servirse a dos amos a la vez, a lo Superior y al dinero, a la riqueza espiritual y a la material, a Lo Real y a Maya. Por eso, todos los grandes maestros hablan de la necesidad de la renunciación. Por eso el alegórico Jesús de los evangelios dice a quienes quieren ser sus discípulos, que para serlo han de dejarlo todo y seguirlo.

Con esto no estoy diciendo que quien posea riquezas y desee ser espiritual deba deshacerse de ellas. Lo que digo es que la riqueza no debe ser ni lo que se busca, ni un fin en sí mismo, ni mucho menos algo que se acumula para servirnos de ella egoístamente. Si se posee riqueza y se quiere ser espiritual, ha de destinarse esa riqueza para hacer servicio,no para darnos una vida hedonista. Está bien tener dinero y poder, pero necesario es preguntarnos para qué los queremos, si para servirnos de ellos, para vivir cómodamente, o para ponerlos al servicio de todo lo demás.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Mar 2019, 23:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2010, 21:24
Mensajes: 3114
Alejandro Ramos Cid escribió:
Está bien tener dinero y poder, pero necesario es preguntarnos para qué los queremos, si para servirnos de ellos, para vivir cómodamente, o para ponerlos al servicio de todo lo demás.
Más necesario veo yo preguntarnos, si está bien tener dinero y poder.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 04 Mar 2019, 09:53 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5370
Considero que no es pertinente la crítica que se le realiza a la teología de la liberación cuando se dice que la pobreza no tiene nada de bueno como si la teología de la liberación considerase que en sí misma esa pobreza es buena o que ante esa pobreza la única solución es hablarles de “otro” mundo en el cual serán recompensados dejando éste tal cual está porque el importante es el “otro”. Precisamente la teología de la liberación considera que la pobreza no tiene nada de buena, y por tanto, que es necesario un cambio en las estructuras socio-político-económicas en este mundo.

Entendería que se estuviera en contra de la solución política que propone dicha teología de la liberación, ya sea total o parcialmente, y que se considerase que hay otras alternativas mejores para dar cumplimiento a tal liberación, pero dar a entender que la teología de la liberación lo único que hace es decirles a los pobres que son los preferidos de Dios y que de ellos será el reino de los cielos, para a continuación echarse a dormir, simplemente no se compadece con la verdad.

Por cierto, el análisis que traté de llevar a cabo lo circunscribí, y así lo manifesté, al ámbito teológico. Simplemente traté de explicitar cuáles eran las razones en dicho ámbito por las cuales ciertos sectores podrían estar en contra de la teología de la liberación. Lo cual no quiere decir que no se pueda hacer un análisis, pero ése sería ya otro análisis, desde el punto de vista económico, político o moral.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 04 Mar 2019, 13:05 
Desconectado

Registrado: 05 Abr 2011, 13:35
Mensajes: 5370
Por cierto, y pido disculpas, un saludo a todos


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 04 Mar 2019, 18:52 
Desconectado

Registrado: 04 Nov 2011, 15:00
Mensajes: 8766
Quitamos la palabra "Teología" y dejamos únicamente la de "Liberación" y entonces nos podemos poner a hablar...

Liberación económica, política y social eliminando la explotación, la falta de oportunidades e injusticias de este mundo, como así hizo el padre Llanos en el Pozo del Tío Raimundo.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 12 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO