LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

ManuelB
Mensajes: 11541
Registrado: 04 Nov 2011, 15:00

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por ManuelB »

xasto:

Me parece muy bien que seas determinista fuerte; en cambio yo, soy azarista fuerte.

Pero esto no es lo que se está derimiendo aquí, en el tema que he planteado sobre la libertad y el libre albedrío. La existencia de esos dos términos está íntimamente ligada a las dos doctrinas filosóficas en vigor: la del determinismo y la del indeterminismo porque nadie sabe cómo son los sucesos en el universo: si todos están determinados, escritos en ningún sitio pero "escritos", incluyendo los pensamientos y acciones humanas, o esos pensamientos y acciones no lo están. La primera cuestión que he planteado en este tema es que hay que aceptar la posible existencia de esas dos doctrinas sin cambiar sus significados, lo que dicen, como así hace, por ejemplo, Dosyogoro2.

Siempre hay causas; otra cosa es que no se sepan las causas. Si no se saben, y no se aplican los efectos necesarios, el paciente se muere, o el motor se cambia por otro o se manda el vehículo al desguace.

Si todo está determinado, eso tenía que pasar tal y como ha pasado; si los pensamientos humanos y, consecuentemente sus acciones, tampoco están determinadas, ha pasado exactamente lo mismo que ha pasado, pero lo fundamental de entender es que, en este caso, no tenían que existir ni los seres humanos que existen, ni los médicos, ni los pacientes, ni los vehículos, ni los motores, ni los quirófanos no solo que existieran sino tampoco en ese sitio que existen, ni los talleres de reparación, ni nada de nada.

Pasa lo que constatamos que pasa sin saber si tenía que pasar o no. Pero esa ignorancia no cambia lo que pasa; lo cual, o estaba determinado que pasara o no lo estaba.

Creo que lo vengo razonando es bastante claro tanto en el documento primitivo como lo que vengo diciendo. Estimo que no somos quiénes para desechar ninguna de las dos doctrinas filosóficas de las que son partidarios unos y otros. Estimo, puedo estar equivocado como cuando me meto con los científicos que creo que se equivocan porque no entienden del asunto, que tampoco aquí se termina de entender lo que se dice en las dos doctrinas filosóficas contradictorias; las cuales, tienen como punto común de la discusión la existencia o no del azar ontológico.
Avatar de Usuario
hector04
Mensajes: 2009
Registrado: 28 Ene 2014, 15:16
Rango personalizado: Ruido blanco de pensamientos aleatorios que van formando una idea.

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por hector04 »

xasto escribió: 14 Ene 2021, 12:27 El verdadero problema está en la inferencia implícita del LA: la culpabilidad. Para mí, esa inferencia no está en absoluto justificada, sino que es un ¨"non sequitur".
Aqui tienes un problema entonces, pues relacionas dos coneptos distintos. Cuando hablas de Culpabilidad hablas del Hombre ante la sociedad, ante sus semejantes y sus idiosincracias y normas. Cuando Hablas de Lbre albedrío hablas del Ser Humano ante el universo, no hay juicio de terceros de por medio. Claro que puedes insertar uno en otro pero claramente los atributos de LA son muy superiores a los que insinuas.
Mi determinismo no está tanto en el encontrar las causas que nos mueven a los humanos a obrar, sino en afirmar rotundamente que, tanto si existe el LA, como si no, el hombre no es culpable en absoluto de lo que es, ni de lo bueno ni de lo malo. Por tanto, no existe ni la culpabilidad ni el mérito. Por supuesto que si se pudiera demostrar que detrás de cada acción humana existe una causa, lo que digo quedaría demostrado, pero si no se demuestra, mi afirmación de que el hombre no es culpable, se mantiene en pie, puesto que del LA no se infiere ni la culpabilidad ni el mérito.
Aqui falta algo: la justicia.
La justicia es un pacto social...tu puedes tener tus propias normas...ser tu "propia sociedad" pero al "enfrentarte al otro" en sociedad necesariamente deben pactar lo que es justo de lo que no lo es... de ahi surge que ese pacto debe asocierse por constricción a lo bueno o a lo malo, pero no necesariamente lo será...por ejemplo en sociedades mas complejas lo que era malo antes puede pasar a ser bueno después...ese tipo de cambios son por aglomeracion de personas no por defectos en los atributos del Libre Albedrío. Siempre puedes ir y ejercer tu Libre albedrío como hermitaño o en otra sociedad, por ejemplo la sociedades anarquicas que parece que es lo que te decanta.
--------------
CONFIRMADO
xasto
Mensajes: 264
Registrado: 05 Ene 2021, 19:44

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por xasto »

hector04 escribió: 14 Ene 2021, 14:20
xasto escribió: 14 Ene 2021, 12:27 El verdadero problema está en la inferencia implícita del LA: la culpabilidad. Para mí, esa inferencia no está en absoluto justificada, sino que es un ¨"non sequitur".
Aqui tienes un problema entonces, pues relacionas dos coneptos distintos. Cuando hablas de Culpabilidad hablas del Hombre ante la sociedad, ante sus semejantes y sus idiosincracias y normas. Cuando Hablas de Lbre albedrío hablas del Ser Humano ante el universo, no hay juicio de terceros de por medio. Claro que puedes insertar uno en otro pero claramente los atributos de LA son muy superiores a los que insinuas.
Mi determinismo no está tanto en el encontrar las causas que nos mueven a los humanos a obrar, sino en afirmar rotundamente que, tanto si existe el LA, como si no, el hombre no es culpable en absoluto de lo que es, ni de lo bueno ni de lo malo. Por tanto, no existe ni la culpabilidad ni el mérito. Por supuesto que si se pudiera demostrar que detrás de cada acción humana existe una causa, lo que digo quedaría demostrado, pero si no se demuestra, mi afirmación de que el hombre no es culpable, se mantiene en pie, puesto que del LA no se infiere ni la culpabilidad ni el mérito.
Aqui falta algo: la justicia.
La justicia es un pacto social...tu puedes tener tus propias normas...ser tu "propia sociedad" pero al "enfrentarte al otro" en sociedad necesariamente deben pactar lo que es justo de lo que no lo es... de ahi surge que ese pacto debe asocierse por constricción a lo bueno o a lo malo, pero no necesariamente lo será...por ejemplo en sociedades mas complejas lo que era malo antes puede pasar a ser bueno después...ese tipo de cambios son por aglomeracion de personas no por defectos en los atributos del Libre Albedrío. Siempre puedes ir y ejercer tu Libre albedrío como hermitaño o en otra sociedad, por ejemplo la sociedades anarquicas que parece que es lo que te decanta.
El libre albedrío no afecta en absoluto a la definición de justicia que,- junto con la consiguiente terminología que se necesita para aplicarla, como "responsabilidad" ,"culpabilidad" "atenuantes", o el propio "castigo"- es un constructo social que sale de la necesidad de proteger a la sociedad a través de los sistemas judiciales. De tal manera, que el concepto de justicia y su aplicación son las mismas tanto si existe el LA, como si no.

Te lo explico de otra manera:

Los conceptos “azar ontológico” e “indeterminismo”, aún contraviniendo el determinismo fuerte, no deja lugar para el resultado final del libre albedrío, a saber, la culpabilidad. Los partidarios del libre albedrío se aferran a la no-causalidad en los actos humanos, pero dicha “no-causalidad”, a su vez, “es la causa” de comportamientos aleatorios en el complejo e intrincado cerebro humano de tal manera que si hubiera determinismo, se obraría de la manera A, y si hay indeterminación, aleatoriedad o azar, se obraría de manera B, C, D, etc. Lo cierto, es que la aleatoriedad o azar eliminan la voluntariedad.

Esa misma aleatoriedad se manifiesta en la física cuántica (principio de incertidumbre) a través de la cual, es imposible hallar causas a nivel subatómico. Y es ahí donde los librealbedristas se aferran para legitimar el LA.

No importa que haya o no haya causas detrás de los actos humanos, lo cierto es que la culpabilidad es un constructo lingüístico que no surge de la posible incertidumbre. Ni el azar ni la aleatoriedad justifican la culpabilidad en el sentido que le da la ética o la teología.

La culpabilidad, en ese sentido teológico, implica que el ser humano tiene la culpa de ser lo que es, tanto de lo bueno como de lo malo y de ese hecho, se infiere el merecimiento de castigo independientemente de que haya una sociedad que defender o no la haya. Es decir, que, según dicha culpabilidad, el hombre es malo voluntariamente y es bueno también voluntariamente. Aún así, admitiendo esa conclusión completamente errónea, la voluntariedad de un acto sólo justifica la culpabilidad y el consiguiente castigo como necesidad.

Quizás sea el castigo divino el mejor ejemplo para entender esa intrincada situación en la que nos sumerge la culpabilidad y el castigo.

Según la teología cristiana – y seguramente de otras religiones- Dios castigará a los seres humanos que hayan pecado enviándolos al infierno. Independientemente de cómo se defina el infierno, lo cierto es que es un castigo que nadie desea. ¿Y en qué consiste castigar? El castigo es un mal o perjuicio que se aplica a quien haya infringido la ley. Pero, ¿por qué se le aplica dicho perjuicio o mal? En la sociedad actual la respuesta es clara: para apartar al delincuente de la sociedad durante un tiempo, para disuadir, para escarmentar y así proteger a la sociedad.

No obstante, cuando ya no hay sociedad a la que proteger, como es el más allá, ¿qué objeto tiene castigar?

Parece que algunos, incluso no creyentes, creen que el producir mal al infractor es pertinente independientemente de que tengamos que protegernos, con lo cual eliminan la necesidad como razón del castigo por lo que incurren en la misma aberración que supone el castigo divino.

Pongamos un ejemplo. Supongamos que una persona ha cometido un asesinato. El examen psiquiátrico no ve ninguna señal de deficiencia mental que pudiera exonerar al acusado. Al final, el juez le condena a veinte años de prisión, pero en el mismo juicio, el acusado muere de un paro cardíaco. ¿Es injusto que ese delincuente se haya quedado sin castigo? Absolutamente, no. No obstante, según el criterio de los – llamémosles “culpabilistas”- eso sería injusto. Para éstos, el merecimiento de castigo es algo intrínseco a la mala conducta independientemente de la necesidad de la sociedad de defenderse.

¿Hay alguna razón que justifique el castigo más allá de dicha necesidad de defensa o protección? Si se responde que no, se demuestra que la única justificación es esa protección y no el hecho de tener libre albedrío. Si se dice que sí, que se nos diga cuál es. Hasta el momento, nadie ha dado respuesta.
Avatar de Usuario
Dosyogoro2
Mensajes: 4078
Registrado: 19 Ago 2014, 04:01
Rango personalizado: Dosyogoreando...

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por Dosyogoro2 »

xasto escribió: 14 Ene 2021, 12:07 Por lo tanto, al menos en todos los casos en que la ciencia cura, es que hay causas y éstas son, por tanto, deterministas.
Xasto, lo primero un prólogo, ManuelB expone incoherencias. Y creo firmemente que cuando expone ciertas afirmaciones, es en falsa bandera, porque luego argumenta lo mismo que los argumentos que exponen la fe (la cual expone en antinomia, incoherencia: y el problema es que intentan que parezcan que son coherencias; porque si se aceptara que es tema de fe, entonces ya no hay nada que razonar, ni debatir, ni filosofar, y pueden creer en incoherencias, que como tales no señalan ni nada, y no hay ni nada que negar).

Yo estoy de acuerdo con esto que has expuesto.

Pero piensa que se podría decir primero que no haya causas (ni razones).
  • Pero entonces ello significa que el cambio o acto no causado (ni razonado) se produce por espontaneidad, sin una relación son su devenir, no hay ni un porqué, ni hay un para qué, el devenir es totalmente irrelevante para ese acto que se produce, tampoco hay prolepsis (porque la prolepsis es una causa del cualquier acto o cambio que relaciona el futuro con su devenir).
Y segundo se podría decir que hay causas (razones), pero estas causas no determinan cada cambio o acto.
  • Pero entonces ello significa que de las mismas causas se puede producir un cambio (o acto) como se puede producir otros cambios (o actos), tal que las causas (o razones, disyuntiva conceptual, no sinonimia) no son suficiente para diferenciar determinantemente un cambio (o acto) de otros cambios, tal que entonces hay posibilidades (contingencias) que se pueden producir desde las mismas causas (o razones), tal que estas causas (o razones) se suelen llamar factores probables, porque no determinan, pero si son causas de que se den actos o cambios o comportamientos (decisiones, voluntades, pensamientos, acciones, sucesos, etcétera).
    • Si las causas (o razones) no son suficiente para diferenciar determinantemente un cambio (o acto, ...) de otros, [que si las causas diferenciaran determinantemente un cambio de otro, determinarían el cambio, y descartarían al resto, tal que habría determinismo], significa que el cambio que se produce se produce o al azar entre los posibles que se limitan y se hacen probables por las causas no determinantes [que desde un punto de vista espiritual o consciente, sería producido o por ignorancia o por indiferencia]
    El tema es que se demuestra que entonces son conceptos contrarios y complementarios, esto significa que si no es un concepto, entonces irremediablemente es el otro (y viceversa).

    Intentar concebir un cambio (o acto) que no tenga causa, pero tenga causa, es una antinomia, una contradicción, una aporía, incoherencia. O tiene causa o no tiene causa.

    Y luego si tiene causa, intentar concebir que esta causa determina, pero no determina, es una antinomia. O determina o no determina.

    Y si no determina, es que la causa no es suficiente para diferenciar determinantemente un cambio de otro, luego entre los posibles hay azar (falta de causa determinante) o hay ignorancia (por culpa del azar) o hay indiferencia.


Las palabras no importan, porque las palabras son herramientas del lenguaje o codificación (las palabras por sí mismas no significan nada, sino que señalan conceptos, y los conceptos son lo que importan, esto permite la confusión y manipulación del del lenguaje, que lo suelen usar mucho los manipuladores].

Con esto quiero decir que si un texto llama que tal palabra (libre albedrío, libertad, X, lalalarala) significa que los cambios o actos se dan al azar, pues no hay ningún problema, las palabras no hacen conceptos.
  • El problema es que si detrás de esos usos de palabras y conceptos, lo que se intenta significar es una antinomia, o hay una petición de principio sobre una antinomia. Un ejemplo: Si digo que la palabra chaku significa que es un círculo cuadrado, y ahora empiezo un relato con la palabra chaku, la verdad es que no estoy relatando nada, porque chaku es una antinomia. Esto es una antinomia simple, pero las antinomias pueden ser muy enrevesadas, por eso hace falta análisis, discernimiento, aclaración, definición o crítica (que significa analizar, discernir).
Criticar no es exponer falacias de hombre de paja, ni falacias personalistas, ni falacias de equívocos. Criticar es analizar lo que se argumenta, sin descontextualizaciones, analizando el quid o el punto o tema de la cuestión argumentada (argumentada quiere decir que se lleva un hilo racional, tal que descontextualizar es deshonesto o erróneo o falaz).

Sobre lo que expone ManuelB que expongo, siempre expone en falacias de hombre de paja, es decir, se inventa lo que dice que digo, y el tema es que va a más, lo cual genera confusión, ruido, manipulación, tergiversación. Él sabrá el porqué lo hace.
Hay exposiciones y pensamientos discursos del lenguaje que son incoherentes, y nunca saldrán de la incoherencia porque son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
Avatar de Usuario
hector04
Mensajes: 2009
Registrado: 28 Ene 2014, 15:16
Rango personalizado: Ruido blanco de pensamientos aleatorios que van formando una idea.

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por hector04 »

xasto escribió: 14 Ene 2021, 14:49 Pongamos un ejemplo. Supongamos que una persona ha cometido un asesinato. El examen psiquiátrico no ve ninguna señal de deficiencia mental que pudiera exonerar al acusado. Al final, el juez le condena a veinte años de prisión, pero en el mismo juicio, el acusado muere de un paro cardíaco. ¿Es injusto que ese delincuente se haya quedado sin castigo? Absolutamente, no. No obstante, según el criterio de los – llamémosles “culpabilistas”- eso sería injusto. Para éstos, el merecimiento de castigo es algo intrínseco a la mala conducta independientemente de la necesidad de la sociedad de defenderse.

¿Hay alguna razón que justifique el castigo más allá de dicha necesidad de defensa o protección? Si se responde que no, se demuestra que la única justificación es esa protección y no el hecho de tener libre albedrío. Si se dice que sí, que se nos diga cuál es. Hasta el momento, nadie ha dado respuesta.
Entonces cada vez te alejas mas del libre albedrío llevando tu interés en la injusticia al terreno moral.
Yo no se en que parte has visto que si el acusado muere eso implica que su deuda no esta pagada...me parece que no se corresponde al derecho canonico, por lo que entra en el terreno de la idiosincracia. Tampoco lo es el caso de la religión que en general pregona la redención mas que el castigo. Lo que tu llamas castigo y que anuncias a todas luces es el concepto de infierno. Te parece sumamente injusto el infierno, el concepto mismo te parece injusto pero te pregunto ¿es realmente asi? aqui ya pasas directamente a teologia.

En fin, leo que estas de acuerdo con el libre albedrío pero te declaras determinista fuerte, apelas a la justicia como un bien universal y al infierno como una injusticia. Claro, tus ideas son dispersas y tu relato va mas encaminado hacia Derecho que a Filosofía.
--------------
CONFIRMADO
xasto
Mensajes: 264
Registrado: 05 Ene 2021, 19:44

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por xasto »

Entonces cada vez te alejas mas del libre albedrío llevando tu interés en la injusticia al terreno moral.
Todo está relacionado. No es alejarme del libre albedrío en tanto en cuanto ya he dicho que nadie se pone de acuerdo en su definición, de tal manera que según sea ésta, puedo incluso estar a favor de la existencia del LA
Yo no se en que parte has visto que si el acusado muere eso implica que su deuda no esta pagada…
Yo no he dicho que en ese caso la deuda no está pagada. No sé si sabes usar el condicional “si..”

Yo he preguntado si sería injusto que el acusado se quedara sin castigo y he respondido que no. Sin embargo, hay personas – a las que denomino “culpabilistas”- que dicen que sí. ¿Tú eres de esas personas? Si no lo eres, entonces mi crítica no va contigo.

me parece que no se corresponde al derecho canonico, por lo que entra en el terreno de la idiosincracia. Tampoco lo es el caso de la religión que en general pregona la redención mas que el castigo.
¿Y qué es la redención más que una supuesta salvación de un castigo?

Te parece sumamente injusto el infierno, el concepto mismo te parece injusto pero te pregunto ¿es realmente asi? aqui ya pasas directamente a teologia.
Es que la teología basa el castigo divino en el libre albedrío que Dios concedió al ser humano.
En fin, leo que estas de acuerdo con el libre albedrío pero te declaras determinista fuerte,
Estoy de acuerdo con algunos definiciones de libre albedrío, no con todas.

apelas a la justicia como un bien universal y al infierno como una injusticia. Claro, tus ideas son dispersas y tu relato va mas encaminado hacia Derecho que a Filosofía.
¿Apelar a la justicia como un bien universal y tener al infierno como una injusticia supone tener ideas dispersas?¿Has leído bien tus propias palabras, o es descalificar por descalificar?
Avatar de Usuario
Dosyogoro2
Mensajes: 4078
Registrado: 19 Ago 2014, 04:01
Rango personalizado: Dosyogoreando...

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por Dosyogoro2 »

Castigar, viene a significar cuando el carpintero castiga la madera para corregirla, formarla, para que sea lo que uno quiere que sea.

Esto es el problema de usar palabras para una antinomia, y usarla luego un significado (claro que) diferente a la antinomia.

Como antinomia genera muchos problemas, porque no se puede negar una antinomia, no tiene sentido. Entonces cuando un texto usa un argumento en donde se intenta negar una antinomia, genera una confusión, pues está intentando negar un concepto que no hay, y se cae en otra antinomia.

Como antinomia no tiene sentido castigar ningún comportamiento como si hubiera una culpa absoluta o transcendental, lo cual al nombro lo absoluto o transcendental para señalar que todo esto no tiene sentido, pues ya en este texto se parte de una antinomia, que es esa expresión de culpa absoluta o transcendental, porque no hay tal concepto.

Por lo tanto todo castigo es para corregir comportamientos, para que no se vuelvan a repetir, o aprovechando la capacidad de prolepsis humana, coaccionar a los humanos que quieren hacer comportamientos dañinos sociales o delictivos, atemorizándolos con sanciones, penas, que no querrían pasar (pero esto incluso sólo se usa con delitos menores, porque quienes cometen delitos mayores, no suelen pensar en las penas o coacciones y no les importa mucho). Principalmente castigar es rehabilitar, es decir, reeducar, reformar, para que se deje de hacer esos comportamientos delictivos y se puedan soltar en sociedad y dejarlos ser responsables.

Responsables que no es responder de sus actos (todo cambio o acto responde de sus actos, de alguna u otra manera), responsable es que tienen la capacidad consciente de darse cuenta de que comportamientos son los que hay que hacer para que la sociedad (como la naturaleza) no intervenga en nuestros comportamientos. Así una persona irresponsable necesita de intervención social, mientras que una persona responsable no necesita de intervención social. Y esta intervención social es un constructo social, familiar, amistoso, empresarial, o cualquier forma de relación entre seres humanos, que se va construyendo a lo largo del devenir social, junto con esas relaciones sociales, junto con el desarrollo de la filosofía, ciencia, conocimiento, etcétera, que van perfeccionando esas construcciones sociales de comportamiento. En este sentido igualmente cabe un concepto de libertad social, una persona responsable es libre de sus actos, es independiente, emancipado; mientras que una persona irresponsable no se la deja libre, es dependiente, es tutelado.

Pero no hay una culpabilidad por ser responsable o irresponsable, cada uno es como es. Ahora bien desde la psicología es importante aprender a intentar ser responsable, porque además el ser humano tiende a valorar que lo valoren como responsable, que lo valoren como una persona que puede ser independiente, emancipada, que no necesita de intervención, ni de tutelaje. Pero para eso hay que aprender que hay que saber comportarse de tal manera que el resto de la sociedad no va a pensar que necesitas de intervención, de dependencia, de tutelaje. Que esto se haga por hipocresía o por verdadero interés de valorarse en el valor de que los demás te dejan sin intervención social (libre), sin tutelaje, sin dependencia, no es relevante o procedente. Lo importante son los resultados.

Así que castigar, claro que se puede castigar, porque castigar es corregir comportamientos irresponsables, que necesitan de intervención social, para ir educando, formando, para intentar formar a la persona independiente, responsable, emancipada. Y cuando la persona ya es adulta y ya tiene una supuesta educación, pero sigue siendo irresponsable, o cometiendo actos delictivos, entonces hay que volverla a castigar, reeducar, rehabilitar, para intentar que pueda volver a la sociedad sin necesidad de intervención social.
Hay exposiciones y pensamientos discursos del lenguaje que son incoherentes, y nunca saldrán de la incoherencia porque son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
xasto
Mensajes: 264
Registrado: 05 Ene 2021, 19:44

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por xasto »

Dosyogoro:

Resalto tu último párrafo como resumen de tu larga exposición con la que estoy completamente de acuerdo.
Así que castigar, claro que se puede castigar, porque castigar es corregir comportamientos irresponsables, que necesitan de intervención social, para ir educando, formando, para intentar formar a la persona independiente, responsable, emancipada. Y cuando la persona ya es adulta y ya tiene una supuesta educación, pero sigue siendo irresponsable, o cometiendo actos delictivos, entonces hay que volverla a castigar, reeducar, rehabilitar, para intentar que pueda volver a la sociedad sin necesidad de intervención social.
Hace ya tiempo que vengo diciendo que castigamos a los niños y a las mascotas aún sin tener libre albedrío, lo que va en contra de algunos librealbedristas que dicen que para castigar se tiene que tener LA.

El ser humano, tenga o no tenga LA, está capacitado para entender las amenazas de la sociedad y así evitar ciertos comportamientos indeseables.
Avatar de Usuario
Dosyogoro2
Mensajes: 4078
Registrado: 19 Ago 2014, 04:01
Rango personalizado: Dosyogoreando...

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por Dosyogoro2 »

viewtopic.php?p=278745#p278745

Xasto, estoy totalmente de acuerdo con lo que expones.

Pero debes de comprender un tema antes que todo esto.
  • No tiene sentido negar lo que no hay. Porque ¿qué se está negando si no hay nada que negar?

    Negar lo que no hay, genera una antinomia, que suele generar confusión.

    Y es está confusión en donde se aprovechan ciertos textos para seguir manteniendo la confusión.

    Por ejemplo:
    • Si niego un círculo cuadrado ¿qué leches estoy negando?
    No tiene sentido negar una antinomia. Y por lo tanto no tiene sentido negar la palabra LA cuando se usa para señalar una antinomia.
Hay exposiciones y pensamientos discursos del lenguaje que son incoherentes, y nunca saldrán de la incoherencia porque son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
xasto
Mensajes: 264
Registrado: 05 Ene 2021, 19:44

Re: LA LIBERTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO

Mensaje por xasto »

Dosyogoro2 escribió: 14 Ene 2021, 17:27 viewtopic.php?p=278745#p278745

Xasto, estoy totalmente de acuerdo con lo que expones.

Pero debes de comprender un tema antes que todo esto.
  • No tiene sentido negar lo que no hay. Porque ¿qué se está negando si no hay nada que negar?

    Negar lo que no hay, genera una antinomia, que suele generar confusión.

    Y es está confusión en donde se aprovechan ciertos textos para seguir manteniendo la confusión.

    Por ejemplo:
    • Si niego un círculo cuadrado ¿qué leches estoy negando?
    No tiene sentido negar una antinomia. Y por lo tanto no tiene sentido negar la palabra LA cuando se usa para señalar una antinomia.
Exactamente. La noción de libre albedrío exige una petición de principio que no pueden resolver.
Responder