EL PLAN DE SALVACION

ManuelB
Mensajes: 11513
Registrado: 04 Nov 2011, 15:00

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por ManuelB »

Pepe:

O sea, además de ya no ser católico, ¡eres de Vox! :evil:
ManuelB
Mensajes: 11513
Registrado: 04 Nov 2011, 15:00

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por ManuelB »

Pepe:
Dices que tu plan de salvación, tu filosofía de vida no es el del Papa Francisco que, en su última Carta Encíclica, lo que pregona es que se realice la acción social en este mundo para todos los seres humanos sin excepción alguno porque todos somos hijos de Dios y que no se quede nadie atrás.

Tú me preguntas qué filosofía de vida es mejor que la que nos dejó Jesucristo. Yo te pregunto, ¿qué diferencias encuentras entre la filosofía de Jesucristo y la de la última Carta Encíclica del Papa Francisco?
Pepe
Mensajes: 300
Registrado: 31 Jul 2020, 19:58

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por Pepe »

Hola ManuelB:
Espero que el no considerar al papa como representante de Jesucristo en la tierra no sea motivo para pensar que soy de Vox, si eso fuera así tal vez Vox habría ganado las elecciones. :)
En cuanto a la Carta Encíclica no tengo nada en contra, al revés, me parece un buen consejo. Pero un plan es mucho más que un buen discurso. Los buenos discursos y consejos pueden formar parte del plan, pero no son el plan. Un plan necesita que se definan tareas, que se den asignaciones y responsabilidades, requiere una organización, detectar necesidades (no las superfluas sino las causantes) y planificar acciones para cubrirlas.
En el plan de Jesucristo hay todo eso, una ley de consagración, una organización, asignaciones, plan de formación, a los pobres y las viudas se las atiende de manera especial. Todos participamos en el plan, se nos asignan familias a las que cuidar y atender, no solo por sus necesidades físicas o económicas, sino además sociales, intelectuales, laborales y espirituales. Nos enseñamos unos a otros, con clases y discursos, recibimos asignaciones en alguna de las áreas o grupos en que se organiza la Iglesia, jóvenes, adultos, niños, sacerdocio, actividades, conferencias, programas de bienestar o de ayuda social. Hay presidencias de organizaciones, diáconos, maestros, presbíteros, obispos, apóstoles. Hay programas para las familias, para los casados y divorciados o solteros, para los jóvenes y los más niños. Hay programas para volver el corazón de los padres a los hijos y de los hijos a los padres, hay obra misional. Todo el mundo está cubierto, los que son miembros, los que no son miembros y los que ya han fallecido, porque para Dios todos somos importantes y somos nosotros los que debemos de cuidar de nosotros. El nos proporciona el plan, la guía, las instrucciones y deja que nos gobernemos y elijamos.

Enseñaos los unos a los otros (Doctrina y Convenios 38: 23)
Y si buscáis las riquezas que según su voluntad el Padre quiere daros, seréis los más ricos de todos los pueblos, porque tendréis las riquezas de la eternidad; y es menester que las riquezas de la tierra sean mías para dar; mas cuidaos del orgullo. (Doctrina y Convenios 38: 39)
Ningún poder o influencia se puede ni se debe mantener en virtud del sacerdocio, sino por persuasión, por longanimidad, benignidad, mansedumbre y por amor sincero; por bondad y por conocimiento puro, lo cual engrandecerá en gran manera el alma sin hipocresía y sin malicia. (Doctrina y Convenios 121: 41-42)
ManuelB
Mensajes: 11513
Registrado: 04 Nov 2011, 15:00

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por ManuelB »

Pepe:

La Carta Encíclica del Papa Francisco va dirigida a la clase política de todos lo países de la Tierra para que realicen la imprescindible acción social que hay que acometer urgentemente a nivel global porque la crisis del 2008 y la pandemia actual han hecho que las desigualdades, que habían aumentado con la primera crisis, con la pandemia están siendo mucho mayores y llegarán ser astronómicas en muy corto plazo. El Papa Francisco no se está refiriendo a las ONG,s ya sean confesionales o laicas, ni al pueblo en general, que hacen lo que pueden ante la falta de las políticas sociales de los Gobiernos de los países y que están totalmente sobrepasadas y ya no pueden evitar el desastre humanitario que nos está viniendo encima.

Tu último mensaje destila un bucólico buenismo inútil para los tiempos que estamos viviendo en los que la muerte, espantosos sufrimientos y desesperación asolan a los más desfavorecidos.

Supongo que eres español, no sé a qué partido votas pero es seguro que no votas a partidos de Izquierdas. Vuelvo a copiar el documento que escribí en su día y que colgué en este tema titulado "La banalidad del mal". Ya no tengo nada más que decir que lo que digo en ese documento. Tendrías que revisar tanto tu votación como tu pretendida bondad y amor a todos los seres humanos, hijos de tu Dios como así crees tú.
Spoiler: show
LA BANALIDAD DEL MAL

A principios de diciembre del 2019 llegó a mis manos la última revista informativa de la Fundación Vicente Ferrer, “Anantapur”, en la que se publicaba una entrevista a la filósofa Victoria Camps, en el inicio de la cual se dice que:

“Admira (Camps) a Hannah Arendt, la autora que creó el concepto “banalidad del mal”, aquella capaz de cegar a hombres y mujeres “normales” ante las injusticias que tiene delante de sus ojos. Arendt reflexionó sobre ello tras cubrir como corresponsal, en 1961, el juicio al coronel de la SS Adolf Eichmann, acusado y condenado por crímenes contra la humanidad. Al analizar su personalidad, descubrió que su maldad emanaba de su contexto, no de su predisposición natural. A lo largo de la historia, los seres humanos corremos el riesgo de caer en la deshumanización y la pérdida de empatía. Corazas como la intolerancia, el egoísmo o el desinterés nos inmunizan ante el dolor ajeno. Para eso sirve la filosofía, para recordarnos que somos, por encima de cualquier otra cualidad, humanos.”

Esto me hizo pensar en el libro escrito por Adolf Tobeña titulado “Neurología de la maldad” del cual hice un resumen que colgué en su día en el foro:

“En ese libro se exponen las investigaciones sobre la biología de las predisposiciones al comportamiento social y amoral. Los estudios sobre la criminalidad y los experimentos realizados durante décadas permiten ofrecer estimaciones y hallazgos sólidos e inequívocos sobre la incidencia de la genética y de los ambientes en el comportamiento de los seres humanos.

Destellos útiles para el discernimiento y la indagación seria de la maldad son el elenco de los “siete pecados capitales” de la Iglesia romana: la soberbia, la ira, la envidia, la avaricia, la lujuria, la gula y la pereza, que son puertas de entrada a los perfiles malévolos distintivos; del mismo modo que las virtudes que se les oponen (la humildad, la paciencia, la generosidad, la amabilidad, la templanza, la continencia y la diligencia) constituyen un buen esbozo de la bondad. La mayor o menor incidencia genética de cada uno de esos pecados y virtudes predispondrá el comportamiento de cada individuo.

En diversos estudios muy bien seguidos desde la adolescencia a la madurez se ha podido comprobar que el segmento de practicantes contumaces de delitos desde el inicio de la pubertad no llega al 5% de la población total. Es decir, solo entre 4 y 5 individuos de cada 100 ciudadanos ordinarios se especializa en ámbitos profesionales dedicados a lesionar o perjudicar ostentosamente a los demás; aunque no lleguen a ser psicópatas.

Y solo una cuarta parte de los anteriores, entre un 1 y un 1,5 %, permite una catalogación diagnóstica firme de psicopatía. La objetivación de la psicopatía suele llevarse a cabo con la escala PCL-R de Hare. Los psicópatas son unos predadores, egoístas sin escrúpulo alguno ante el daño que ocasionan; y es altamente heredable.

Jeffrey Landrigan fue adoptado poco después de nacer por una familia intachable de la clase media. Desde el principio, antes de los dos años, creó problemas y dificultades inacabables que le llevó finalmente a cometer el primer asesinato a los 20 años. Después de escapar de la cárcel cometió un segundo asesinato y fue sentenciado a muerte. Mientras estaba en el corredor de la muerte, un prisionero le detectó un parecido físico con Darrer Hill, un prisionero al que había conocido en otro corredor de la muerte en Arkansas. Resultó que Hill era el padre biológico de Landrigan, un padre a quien no había conocido. El padre de Hill y abuelo de Landrigan también pasó por diversas cárceles hasta ser abatido por la policía en una refriega, durante un intento de robo. El bisabuelo de Landrigan fue un renombrado contrabandista.

El más conocido gen protagonista destacado en relación con la propensión antisocial y violenta es MAO-A o “gen guerrero” que se ubica en el cromosoma X y que es más patente en los hombres que en las mujeres.

En el otro extremo del espectro, otro conjunto de estudios indicó que entre un 15 y un 20% de la población no necesita ni de leyes ni de normas para portarse bien, son los “buenos por naturaleza”.

Y existe finalmente, aproximadamente un 70% de individuos acomodaticios según leyes y costumbres que tienden a respetar o a saltarse las normas en función de lo que observan. Estas rotundas mayorías son oportunistas y poco fiables en lo que concierne al comportamiento prosocial espontáneo.”

Por lo dicho anteriormente Adolf Eichmann no solo no era un psicópata sino que tampoco estaba entre el 5% de practicantes contumaces de delitos, sino que se encontraba entre el 70% de los individuos que actúan en función de los ambientes en los que viven; segmento entre los que nos encontramos la mayoría de los “normales” seres humanos.

Lo dicho hasta ahora nos será muy útil para analizar la situación política actual en nuestro planeta en el que después de las convulsiones habidas a lo largo de la historia se ha llegado a una aceptación general de la democracia: Sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho de pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes. Pueblo que votará, de acuerdo a como cada uno es, de los ambientes en los que se viva, así como del estatus social que se tenga.

No voy a entrar a analizar los distintos partidos que existen en los diferentes países en los que a los clásicos de Derechas e Izquierdas se han añadido principalmente en este siglo otros más a la izquierda y a la derecha de los anteriores; unos insatisfechos por las situaciones de desigualdad que no se consiguen disminuir con el actual sistema liberal y capitalista; otros centrados más en el resurgimiento de nacionalismos excluyentes.

Lo que sí que haré es analizar el hecho de que el ser humano, social por naturaleza, ha intentado a lo largo de su historia: dictar normas de convivencia en las sociedades que se fueron construyendo, primeramente a cargo de las distintas religiones imperantes y, posteriormente, también ya con carácter laico, de aplicación universal.

En todas esas normas siempre se ha puesto como factor más importante el de la ética y la moral: tratar al prójimo como quisiéramos que nos trataran a nosotros mismos, cuestión esta contemplada en los mandamientos de la Ley de Dios de los cristianos, una de las religiones mayoritariamente extendidas hoy en día en nuestro planeta.

Los mejores y universales valores de la humanidad están contemplados en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” (DUDH), documento que marca un hito en la historia de los derechos humanos. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, la Declaración fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948. Estos derechos son de aplicación para todos sin distinción ni excepción alguna, en sustitución de mandamientos, normas o reglas supuestamente dados por los dioses de las respectivas religiones.

Según se enseña por la Iglesia Católica los diez mandamientos se resumen en dos: “Amarás a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”. ¿Sobre todas las cosas? Sobre todas las cosas… bueno, pero sobre todos los seres vivos y, en especial, sobre todos los seres humanos, no. ¿Amar a tu prójimo como a ti mismo? Los que no son tus prójimos también sufren, y los del Tercer Mundo mucho más. Esa máxima puede que fuera adecuada en los tiempos ancestrales en los que los miembros de una misma tribu eran los prójimos, los familiares, pero no lo eran los seres humanos de las otras tribus próximas contra las que se luchaba por la supervivencia.

En el mundo globalizado e interconectado como está hoy, los países del planeta, tanto los laicos, como los confesionales deberían de aceptar tanto la DUDH como, en lo que respecta a España, los mandamientos de la Ley de Dios de la Iglesia católica mayoritariamente implantada.

Los nacionalismos más acentuados, como son los de las Ultraderechas, le dan más importancia a su “prójimo” pueblo que al resto de los seres humanos, a los que excluyen cuando con su física presencia puedan perturbar a los suyos. En España, la Ultraderecha no cumple ni con la DUDH ni tampoco con los mandamientos de la Ley de Dios, arropándose con la bandera de España, como si fuera solo suya.

La libertad es el derecho más importante que se contempla en la DUDH. Todos los seres humanos queremos ser felices (incluso los masoquistas que disfrutan cuando experimentan pensamientos, situaciones o hechos desagradables o dolorosos). Ese deseo es consustancial con la condición humana.

Se es más feliz cuanto más se consigan satisfacer los deseos. Depende de la libertad que cada uno tenga para poder satisfacerlos, para ser más o menos feliz.

¿Y de qué depende la posibilidad de llevar a cabo nuestros deseos? Depende de dos factores:

a) De la potencial capacidad genética que tenga cada uno que le lleve a poder cumplir los deseos.
b) De las oportunidades que le brinden la naturaleza inerte y los demás seres vivos.

Si una persona tiene la oportunidad de estudiar cualquier carrera porque su situación económica se lo permite pero no es lo suficientemente inteligente y/o no tiene la capacidad de sacrificio indispensable para culminar los estudios de la carrera que elija no conseguirá cumplir sus objetivos.

En el caso de que la persona tenga unas capacidades intelectuales y de sacrificio tales que le permitan estudiar cualquier carrera, pero si no tiene oportunidad alguna de ni siquiera empezar a estudiar la carrera elegida tampoco podrá cumplir con sus deseos.

Existen dos máximas que son aceptadas hoy en día generalmente por todos los partidos democráticos porque se consideran como la más justas y que sustituyen al aforismo que resumía de forma general los principios de una sociedad comunista: “De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades”, Las dos máximas actuales, las más justas y democráticas son:

1.- A cada cual según su trabajo.
2.- Pero, inexcusablemente, a igualdad de oportunidades.

La situación existente para los seres humanos en este planeta -bien sea debida a Dios, para el caso de que existiera, o bien debido al objeto universo de acuerdo a cómo funciona- es que existe un reparto indiscriminado y totalmente injusto de las posibilidades de los seres humanos de ser felices, para cumplir con sus deseos. La Humanidad, la sociedad humana, en justicia, trata de cumplir con las dos máximas expuestas. Corresponde a cada país elaborar las leyes para su consecución y al pueblo respectivo votar libremente a los partidos en los sistemas democráticos consolidados.

¿Y cómo vota el pueblo soberano?: pues como he dicho al principio, según sean la genética y los ambientes que cada uno tenga, así se comportará el individuo al emitir su voto.

El 5% de aquellas personas practicantes contumaces de delitos (incluidos los psicópatas), si acaso votan, lo harán a aquellos partidos que crean que les favorecen sin tan siquiera considerar las situaciones adversas de los demás ya que nada les importa.

Aquellos de hasta un 20% de la población que son buenos de naturaleza, mucho dependerá su voto de los ambientes en los que se desarrolla su vida, del estatus social, situación económica y la información que obtenga de los medios de comunicación social. Su voto, en cualquier caso, sea el que sea, será honesto como así lo son ellos.

Nos queda la inmensa mayoría del 70% que será la que, en definitiva, marque el resultado de las elecciones. Las conductas, los comportamientos que lleven la mayoría de ellos a lo largo de sus vidas nada o poco tiene que ver con el acto puntual que, normalmente cada cuatro años se realiza: emitir un voto que puede ser totalmente secreto. En función de su estatus social, en donde vivan (“barrio rico” o “barrio pobre”), de la información que reciban de la prensa y publicaciones que lean, de su grado de nacionalismo -que si es excluyente, no será muy proclive a comportamientos éticos y sociales con los que no son de los suyos-, así será su voto.

Dependiendo de todos esos factores, una mayoría de personas, buenas personas con la vida razonablemente resuelta, que no matan ni roban, amantes de su Patria, de su familia y amigos e, incluso si su situación económica se lo permite, aportan cuotas periódicas a ONG,s. tanto católicas como laicas, pero que perteneciendo a ese 70% influenciable por los ambientes pueden banalizar inconscientemente, o no, el mal existente en extensas capas de la sociedad que malviven en condiciones de vida insoportables, y votarán exclusivamente por su propio interés a los partidos que crean que mejor les defienden que, lógicamente, son los conservadores de las Derechas. Aquí solo me estoy refiriendo a los que quieren conservar lo que tienen ya que los desfavorecidos, “los que no tienen” son los que, en general, votan a los partidos de Izquierdas al objeto de que cambien su precaria situación.

Con la crisis del 2008 las desigualdades han aumentado considerablemente, y si bien la economía española en los últimos años ha mejorado a un ritmo mayor que la del resto de países de la Unión Europea, eso no se ha visto reflejado como debiera en los más desfavorecidos, que son muchos. Puede que la situación actual de cierto equilibrio en las elecciones habidas entre las Derechas y las Izquierdas se rompería a favor de estas últimas si de ese 70% de “normales” ciudadanos hubiera una concienciación mayor de la situación existente, una mayor empatía, cualidad que nos hace ser más humanos...

Por supuesto que todos, se decanten por el partido que se decanten, están en su perfecto derecho de votar lo que quieran.

Otra cosa es que se vote a las Derechas por creer que son las únicas que pueden disminuir las desigualdades existentes, así como, por otra parte, los que votan a las Izquierdas lo hacen pensando que las Derechas capitalistas y liberales no lo hacen. Siempre ha habido esta polaridad, y en estos casos no hay ninguna banalización del mal ya que todos tienen consciencia de su existencia y votan en conciencia para tratar de evitarlo.

El 24 de diciembre pasado, leí un artículo de opinión de Nicolás Sartorius en “El País”. Copio parte de él:

“Hoy vivimos, sin ir más lejos, un periodo de deterioro de las democracias y de sostenido y global descontento ciudadano. Las causas de este malestar son varias, pero creemos que en el fondo de todas ellas está la profunda crisis del sistema económico, iniciada en 2008 y todavía no superada sus efectos. Una crisis que se ha abordado por medio de contradictorias recetas “neoliberales”, que dominan una mundialización excluyente, en la que los perdedores han sido legiones y los ganadores exiguas minorías. Un desorden que ha generado, salvo excepciones, un deterioro de las condiciones de vida y de trabajo, un aumento insoportable de las desigualdades y una erosión de los servicios sociales básicos. Caldo de cultivo inmejorable para que, al igual que en otras épocas de triste memoria, prosperen todo tipo de extremismos populistas, nacionalistas, demagogias, simplificaciones y mentiras. Eso que hoy abunda por el ancho mundo, también en Europa y en España.”
Este documento lo escribí ante de la irrupción de la actual pandemia; la cual, como he dicho antes va a hacer que las desigualdades que ya existían si no se acometen políticas sociales mundiales se dispararán de tal forma que todo lo peor imaginable puede pasar. O nos salvamos todos (pero en esta vida, no en la otra que con toda probabilidad no existe), o no nos salvamos nadie. Al tiempo.
Pepe
Mensajes: 300
Registrado: 31 Jul 2020, 19:58

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por Pepe »

ManuelB:
Poner la esperanza en lo que los gobiernos hagan y desviar la responsabilidad a ellos no va contribuir a mejorar nada o muy poco.
El enfoque está en qué hacemos cada uno por mejorar nuestro entorno.
En la Iglesia de Jesucristo nadie queda sin ser atendido por lo menos en sus necesidades básicas. Los diezmos y las ofrendas de ayuno de todos cubren las necesidades materiales de las familias que lo requieren y el esfuerzo de velar unos por los otros y dar de nuestro tiempo y talentos para elevarnos mutuamente cubren otro tipo de necesidades. Eso no es bucólico ni inútil, es real y efectivo y "buenísimo", pero claro, requiere sacrificio y no todos quieren oír hablar de sacrificios.
Dices que estas "seguro" de a quien voto o no voto y que pretendo mostrarme como alguien bueno, siento haber dado esa impresión, opino como Jesucristo, que no hay nadie bueno sino el Padre. Ese comentario no me ha estimulado para que lea tu escrito, entre otras cosas porque no has dado ni una en tus conclusiones y aseveraciones, salvo que soy español, lo cual es un poco irrelevante en este tema.
Tal vez nos veamos después de esta vida, al tiempo, y podremos seguir hablando desde otra perspectiva. Me gusta este final (o punto y seguido) más que el que me propones, de no poder conocernos porque todo se acaba.
ManuelB
Mensajes: 11513
Registrado: 04 Nov 2011, 15:00

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por ManuelB »

Pepe, esto que dices:

"Poner la esperanza en lo que los gobiernos hagan y desviar la responsabilidad a ellos no va contribuir a mejorar nada o muy poco.
El enfoque está en qué hacemos cada uno por mejorar nuestro entorno.
"

Vienes a decir que:

1.- O no votas -que es lo más probable-, o votas a las Derechas que suelen ser las más católicas como tú.

2.- Te pasas por el arco de triunfo el sistema democrático ya que dices que ese sistema no va a contribuir a mejorar nada o muy poco. No tienes ningún sentido común, ni criterio, ni quien te lo ponga. Estás encerrado en tu entorno, de forma voluntaria, en la "caverna de Platón"; o sea, eres un aislado cavernícola al que le importa un carajo lo que les pasa a los cientos de millones de españoles, a los miles de millones del planeta que necesitan nuevas, nacionales e internacionales leyes sociales de Izquierdas, como así quiere tu Papa Francisco, para revertir el aumento de las desigualdades que ya existían con la anterior crisis del 2008 y el aumento cada vez mayor que es está produciendo continuamente por la actual pandemia.

Y tú, en tu exigua esfera de cristal intentando ganarte el cielo con tus buenas acciones...
Pepe
Mensajes: 300
Registrado: 31 Jul 2020, 19:58

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por Pepe »

ManuelB:
De modo que te digo que no creo en el papa como representante de Dios en la tierra y ahora me acusas de ser católico.
También me acusas por un lado de hacer buenas acciones para intentarme ganar el cielo y por otro lado me acusas de no querer que el mundo mejore.
Defiendes tus criterios a base de insultos. ¿Es que te crees capaz de escudriñar mi mente?, a ver si resulta que no crees en Dios porque en realidad no crees que haya nadie por encima tuya, porque eso es lo que vienen a decir en realidad tus insultos. Eso es precisamente lo que le pasó a Satanás.
Tus respuestas insultantes para mantener una disputa interminable solo favorecen la participación en el foro (lo cual puede que sea en el fondo tu propósito), no nuestro progreso personal. Espero no estar perdiendo el tiempo con un animador del foro.
Que anime a las personas a mejorar su entorno y no a debatir lo que deberían hacer otros no me califican con lo que me quieres calificar. Lo peor de todo es que lo sabes.
ManuelB
Mensajes: 11513
Registrado: 04 Nov 2011, 15:00

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por ManuelB »

Pepe:

Pues claro que intento escudriñar tu mente. Creía que eras católico porque conozco a varios católicos que no están de acuerdo con el Papa Francisco, sobre todo por su última Carta Encíclica, pero siguen siendo católicos. Ya me dirás qué religión profesas, si el protestantismo o el judaísmo.

No es que te acuse por lo que haces (esas caridades a los de tu entorno como quiere Jesús) sino que te acuso de lo que no haces, que es no votar a los partidos que quieren realizar las políticas sociales imprescindibles para evitar las desigualdades que han aumentado la pobreza y la indigencia de los más desfavorecidos por las crisis económica del 2008 y la actual pandemia que está aumentando las desigualdades cada vez más y más.

Vuelve a leer el documento que te envié: "La banalidad del mal" y el artículo "Ricos y Pobres cada vez más separados. Y lee detenidamente este enlace:

https://news.un.org/es/story/2020/02/1469232

Si no se quiere leer todo el texto, se dice al inicio:

"He visitado lugares que sospecho que muchos españoles no reconocerían como parte de su país (...) barrios pobres con condiciones mucho peores que un campamento de refugiados; la recuperación tras la recesión (de la crisis del 2008) solo ha beneficiado a las empresas y a los ricos. El único aspecto positivo que encuentro es el compromiso del nuevo Gobierno con la justicia social."

El 21 de febrero, en el apartado "Opinión de los lectores", uno de ellos dijo en relación con el trabajo realizado por Philip Alston:

"España es el cuarto país más rico de la UE; ha podido hacer mucho más pero ha decidido no hacerlo, los políticos españoles han fallado a los más débiles." ¿Se habrá dado por aludida la clase política o, una vez más han metido la cabeza del ala? Para que luego digan que solo piensan en la ciudadanía... Afirmaciones como estas habrá que tenerlas muy presentes cuando nos pidan el voto."

Los "socios" del Gobierno para la aprobación de los PGE deberían de haberlo sido todos los partidos del arco parlamentario sin excepción alguna, tanto de las Derechas como de las Izquierdas para hacer las políticas sociales de justicia que no se hicieron en la crisis anterior del 2008 y que, con la actual pandemia, las diferencias han aumentado enormemente y, lo que es peor, si no se hacen con ese objetivo, tal y como también el Papa Francisco -tildado como comunista por muchos de Derechas- ha expresado que se haga de esa forma en su última Carta Encíclica. La situación, como se está constatando que pasa, es cada vez peor para más y más personas que van pasando a la pobreza y a la indigencia.

Vox, el PP y Ciudadanos son los partidos irresponsables que querrían hacer las mismas políticas liberales que se hicieron en la anterior crisis cuyos nefastos resultados acabamos de analizar. La cuestión no es "política" sino social y justa (sin comillas). No haría falta que Bildu (partido de Izquierdas con solo 5 escaños) apoyase la política social de Izquierdas de los presupuestos si Ciudadanos los apoyase. ¿Por qué no lo ha hecho?: porque ha puesto el veto también al resto de los partidos a la Izquierda del PSOE que no tienen o representan a ningún asesino como creen que es Arnaldo Otegui. Tendría que explicar su actitud, así también lo tendría que hacer el PP, cuando los presupuestos vuelvan al Congreso para su aprobación definitiva una vez hayan pasado por el Senado.

Todo eso es lo que tenías que considerar. De tu inoperancia te acuso.
Pepe
Mensajes: 300
Registrado: 31 Jul 2020, 19:58

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por Pepe »

Hola ManuelB:

El plan de salvación incluye el que no haya pobres.
DyC 42:
30 Y he aquí, te acordarás de los pobres, y consagrarás para su sostén lo que tengas para darles de tus bienes, mediante un convenio y un título que no pueden ser violados.
33 Y además, si después de esta primera consagración, que constituye un resto que ha de consagrarse al obispo, hubiere en la iglesia, o en manos de cualquiera de sus individuos, más propiedades de las necesarias para su sostén, se depositarán para suministrar de cuando en cuando a los que no tengan, para que todo hombre que esté necesitado sea abastecido ampliamente y reciba de acuerdo con sus necesidades.

Moisés 7:
18 Y el Señor llamó Sion a su pueblo, porque eran uno en corazón y voluntad, y vivían en rectitud; y no había pobres entre ellos.

El plan de salvación incluye un plan de bienestar en el que todos nos implicamos para que no haya pobres en su Iglesia y de lo sobrante se contribuye con otras organizaciones mundiales para paliar el hambre y la pobreza.
No se que ves de malo en esto y no entiendo por qué me acusas de inoperante. El diezmo es la décima parte de nuestros ingresos y las ofrendas de ayuno son el resultado de ayunar 24 horas y donar como mínimo los gastos que no se han producido por no haber consumido alimentos, lo cual hacemos 1 vez al mes como mínimo.
Sólo intento compartir un plan que donde se aplica, se erradica el hambre.
Esto no tiene que ver con votar a un partido u otro, por el contrario, cada uno es libre de votar a quien considere que debe hacerlo y lo uno o quita lo otro, ni estoy diciendo que no se deba votar, ni estoy haciendo política en favor de ningún partido en concreto.
Siento si he dado la impresión de lo contrario, nada más lejos de mi deseo.

En cuanto a la religión que profeso creo que ya he dejado bastantes pistas como para averiguarlo con una simple búsqueda en internet, si en verdad te interesa.
Avatar de Usuario
Tachikomaia
Mensajes: 12908
Registrado: 10 Ago 2011, 20:39

Re: EL PLAN DE SALVACION

Mensaje por Tachikomaia »

¿Le preguntas a quien votará y en vez de responder te cita la biblia?
Si no puedes hacerlo, intenta primero hacer algo más simple aunque similar.
Responder