Foro SofosAgora
http://sofosagora.net/

El conocimiento del "alma" y de "Dios".
http://sofosagora.net/teologia-religion-f24/conocimiento-del-alma-dios-t8346.html
Página 1 de 35

Autor:  socrates [ 19 Sep 2017, 00:43 ]
Asunto:  El conocimiento del "alma" y de "Dios".

Bien ha dicho Kant que mediante sentidos y razón no es posible el conocimiento del "alma", "Dios" o del "mundo en sí" (noúmeno).

Los santos y místicos, por otro lado, señalan cierto camino de purificación mediante el cual se desarrollarían ciertas "potencias de visión del alma y de lo divino". Tal es lo descripto por San Juan de la Cruz ("Subida al monte carmelo") y por Teresa de Ávila ("Las moradas interiores").

En San Agustín encontramos ideas similares. Dice que para ver con nuestros ojos necesitamos de la luz del sol. Para ver las realidades supreasensibles necesitaríamos de cierta luz de pureza espiritual que se recibiría mediante una vida casta y de recogimiento (contemplación, oración, aquietamiento y concentración de la mente, etc.). Todo lo cual es similar en los distintos caminos místicos de las diferentes religiones de occidente y oriente.

Esto puede verse tratado en los Soliloquios de Agustín de Hipona que comparto a continuación.

Quizás, si me dan ganas (y hay interés de otros foristas), haría una "lectura compartida" de extractos escogidos como hemos hecho en otras ocasiones. Los cuales podríamos analizar en conjunto y comentarlos.

Dejo el PDF:

https://bibliaytradicion.files.wordpres ... hipona.pdf

Autor:  ManuelB [ 19 Sep 2017, 09:18 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

socrates, estás "mirando" para atrás; mira para adelante a partir de Kant...

Autor:  diego_tentor [ 19 Sep 2017, 13:26 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

Citar:
Los santos y místicos, por otro lado, señalan cierto camino de purificación mediante el cual se desarrollarían ciertas "potencias de visión del alma y de lo divino". Tal es lo descripto por San Juan de la Cruz ("Subida al monte carmelo") y por Teresa de Ávila ("Las moradas interiores").

Socrates, yo desde la adolescencia he visto tantas cosas que no podría contabilizarlas, a "Jesús", "angeles", "demonios", "personas", "personas vivas", "personas muertas", "seres y entidades varias" y unas cuantas cosas más.
Lo pongo entre comillas para denotar la relatividad respecto de la realidad de las cosas vistas, que podría denominarse certeza vivencial aunque no certeza de realidad.

La pregunta es, ¿como saber si son visiones supernaturales o síntomas de un trastorno esquizoide?, por ahi sale un debate interesante.

Autor:  socrates [ 19 Sep 2017, 17:30 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

No hablaba precisamente de una "visión fenoménica" aunque también las haya.

Autor:  diego_tentor [ 19 Sep 2017, 17:33 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

Citar:
No hablaba precisamente de una "visión fenoménica" aunque también las haya.


¿Y como las distiguirías?, o ¿como sabes que los santos y místicos las distinguen?

Autor:  socrates [ 19 Sep 2017, 17:42 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

No tengo mucha experiencia de ello. Pero supongo que se tal experiencia se vive con gran paz interior, bienaventuranza y la persona después de la experiencia manifiesta amor hacia sus semejantes, entonces creería que tuvo una experiencia interior al menos interesante

Autor:  martesk [ 19 Sep 2017, 20:44 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

diego_tentor escribió:

Socrates, yo desde la adolescencia he visto tantas cosas que no podría contabilizarlas, a "Jesús", "angeles", "demonios", "personas", "personas vivas", "personas muertas", "seres y entidades varias" y unas cuantas cosas más.
Lo pongo entre comillas para denotar la relatividad respecto de la realidad de las cosas vistas, que podría denominarse certeza vivencial aunque no certeza de realidad.

La pregunta es, ¿como saber si son visiones supernaturales o síntomas de un trastorno esquizoide?, por ahi sale un debate interesante.

Hola Diego.

En mi humilde opinión los médicos quizás meten la pata cuando etiquetan de esa manera. Quiero decir que etiquetan componentes del alma humana muy complicados que no entendemos. Y creo que lo hacen desde una cosmovisión materialista. Si me permites dar mi opinión, no lo veo muy distinto a Sócrates. Los trastornos generan grandes pautas de sufrimientos y contradicciones en las personas. Creo que tener "visiones" es algo diferente a eso, que etiquetar como enfermedad eso me parece absurdo. Que la enfermedad sería más bien lo que genera un gran sufrimiento para la persona, pero no las "visiones" que nombras. Quiero decir que creo que son dos cosas distintas. Imagínate lo que dirían esos médicos de Santa Teresa y de otros grandes místicos, creo que no tienen esquemas para aproximarse al tema. Supongo que quizás es válido decir que si te sienta bien esa visión, bien está, porque nuestra cultura actual no lo entiende, pero en el pasado de hace siglos lo que cuentas habría sido considerado casi natural.

Un saludo.

Autor:  martesk [ 19 Sep 2017, 20:46 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

Hola Sócrates.
Sócrates escribió:
Bien ha dicho Kant que mediante sentidos y razón no es posible el conocimiento del "alma", "Dios" o del "mundo en sí" (noúmeno).

Los santos y místicos, por otro lado, señalan cierto camino de purificación mediante el cual se desarrollarían ciertas "potencias de visión del alma y de lo divino". Tal es lo descripto por San Juan de la Cruz ("Subida al monte carmelo") y por Teresa de Ávila ("Las moradas interiores").

(...)

Quizás, si me dan ganas (y hay interés de otros foristas), haría una "lectura compartida" de extractos escogidos como hemos hecho en otras ocasiones. Los cuales podríamos analizar en conjunto y comentarlos.

Es curioso cómo quizás Kant no tuvo en consideración que quizás al ponernos en cierto estado de "consciencia", o mediante la visión del Alma, si se accede a otros registros posibles del mundo, o comprensiones que están más allá de nuestra consciencia ordinaria.

A mí me gusta tu propuesta, y me apunto si finalmente te lanzas.

Un saludo.

Autor:  socrates [ 19 Sep 2017, 20:57 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

martesk escribió:
Es curioso cómo quizás Kant no tuvo en consideración que quizás al ponernos en cierto estado de "consciencia", o mediante la visión del Alma, si se accede a otros registros posibles del mundo, o comprensiones que están más allá de nuestra consciencia ordinaria.


Muy buena observación.

La respuesta a ello creo que es por un par cuestiones. Una que tal posibilidad es empírica, y no meramente racional. Se requiere de una práctica meditativa o algo por el estilo. Kant evidentemente no escudriñó tal sendero.

Segundo, ello no es demostrable formalmente (lógica) ni mediante un método de experiencias públicas como el científico. Pues se trata de "realidades" interiores (no visibles para terceros, aunque supuestamente experimentables en primera persona). Finalmente tal sendero no es fácil y requiere probablemente toda una vida de dedicación para quizás obtener resultados.

Citar:
A mí me gusta tu propuesta, y me apunto si finalmente te lanzas.


Genial, veremos que se puede hacer. ;)

Saludos cordiales.

Autor:  socrates [ 19 Sep 2017, 22:37 ]
Asunto:  Re: El conocimiento del "alma" y de "Dios".

Lectura (y comentarios espontáneos) de los Soliloquios (de Agustín de Hipona)

LIBRO PRIMERO
CAPÍTULO I
PLEGARIA A DIOS
1.
Durante largo tiempo anduve considerando en mi interior muchos y diferentes asuntos, y
tratando con empeño durante días de conocerme a mí mismo, qué debo hacer y qué he
de evitar; de improviso me dijo una voz, no sé si mía o de otro, de fuera o de dentro
(pues eso mismo es lo que principalmente quiero esclarecer); me dijo, pues, aquella voz:
Razón.– Veamos, pon que has hallado ya alguna verdad. ¿A quién la encomendarás
para seguir adelante?
Agustín. –A la memoria.


Empieza aquí un "diálogo" consigo mismo entre A (Agustín) y R (su propia razón). En realidad Agustín también razona. Ambos personajes son un recurso lingüístico y no una distinción metafísica o psicológica.

Se puede ver que Agustín era un hombre reflexivo y profundo. Y durante largo tiempo había meditado sobre estas cuestiones interiores. Influenciado, como se verá, de Platón y Plotino, además del cristianismo de su madre. Agustín estudió leyes y era un gran orador. Se convirtió al cristianismo de adulto, como relata en sus Confesiones.

Dios, Creador de todas las cosas, dame primero la gracia de rogarte bien, después hazme digno de ser escuchado y, por último, líbrame. Oh Dios, por quien todas las cosas que por sí mismas no existirían, tienden al ser.

Además de un temperamento filosófico se puede ver en el autor una personalidad devocional. Comienza tomando a Dios (a priori) como fundamento último de todas las cosas. digo a priori porque luego dirá: "deseo conocer a Dios y al alma".

Por lo que, o repite postulados de otros (quizás alguno con una experiencia mística verdadera) o bien habla de su propia experiencia, pero comienza narrando cronológicamente su proceso interno desde su búsqueda inicial (en la ignorancia de Dios) hasta haberle hallado (en su interior, como se verá).

Volviendo al concepto de Dios, constituye (todo desde Agustín) el fundamento ontológico de todo lo demás. Por lo tanto de mi "yo" y del mundo: "por quien todas las cosas que por sí mismas no existirían...". Todo depende de Dios para existir. Toda existencia reposa en Dios como Ser absoluto (independiente). Todo (lo demás) es contingente, Dios necesario.

Dios, en quien están todas las cosas, pero sin afearte con su fealdad ni dañarte con su malicia o extraviarte con su error.

Todo está en Dios. Sin embargo las características particulares de las cosas no afectan al fundamento. Dios sería omniabarcante, omnipenetrante u omnipresente. Siendo el fundamento del barro y del pecador, no sería manchado (afectado) por el barro ni el pecado.

Me viene a la mente un concepto similar de la Vedanta. Ellos ponen como analogía a la arcilla y la vasija. Independientemente de la forma de la vasija (o que se rompa), ello no afecta a la sustancia arcilla. Ésta en tanto sustancia permanece imperturbable.

Padre de la luz inteligible, Padre que nos despiertas y nos iluminas

Así como Dios sería el fundamento del "mundo material" observado, de sus leyes. Así también aquí se pone a Dios como fundamento de nuestra capacidad cognitiva: de nuestro intelecto y de nuestra consciencia por medio de los cuales conocemos al mundo.

Dios, Sabiduría, en ti, de ti y por ti saben todos los que saben. Dios,
verdadera y suma vida, en quien, de quien y por quien viven las cosas que suma y verdaderamente viven.


La sabiduría de los sabios y la vida de todos los seres vivos también tienen su fundamento en Dios.

Dios bienaventuranza, en quien, de quien y por quien son
bienaventurados cuantos hay bienaventurados.


También Dios es el fundamento de la bienaventuranza espiritual de los santos, místicos y filósofos contemplativos.

Dios, cuyo reino es todo el mundo, que no alcanzan los sentidos. Dios, la ley de cuyo reino también en estos reinos se describe.

Dios, de quien separarse es caer; a quien volver es levantarse; permanecer en ti es hallarse firme. Dios, darte a ti la espalda es morir, volver a ti es revivir, morar en ti es vivir.

Dios, a quien nadie pierde sino engañado, a quien nadie busca sino avisado: a
quien nadie halla sino purificado. Dios, dejarte a ti es perderse; seguirte a ti es amar;
verte es poseerte. Dios, a quien nos despierta la fe, levanta la esperanza, une la caridad.


Todo el tiempo espacio y lo que habita en él está en Dios. Las leyes se fundamentan en Él.

Además también aparece Dios como fundamento (o apoyo) amocional y moral del hombre, su especial creatura. La cercanía (en conocimiento, sentimiento y acción-principios morales) a Dios promueve todo bien. La lejanía todo mal.

Todo cuanto he dicho eres tú, mi Dios único. Ven Tú en mi socorro, una, eterna y verdadera sustancia, donde no hay ninguna discordancia, ni confusión, ni mudanza, ni indigencia, ni muerte, donde hay suma concordia, suma evidencia, soberano reposo, soberana plenitud y suma vida; donde nada falta ni sobra: donde el progenitor y el unigénito son una misma sustancia.

Aquí considero que hay una gran cercanía con el concepto de Ser de parménides, con el Brahman (Absoluto) de los Vedas, y con el Uno de Plotino.

Se habla de "ninguna discordancia", que es lo mismo que la advaita (no-dualidad). "ni mudanza, [...] soberano reposo", como el Ser inmutable de Parménides. Soberana plenitud [...] donde nada falta ni sobra" como el Absoluto Brahman.

Según tus leyes giran los cielos y los astros realizan sus
movimientos


Nuevamente aparece la idea de que todas las fuerzas y leyes naturales (como la gravedad, electromagnetismo, etc. conocidas así más tarde) tienen su fundamento en Dios.

por cuyas leyes es libre el albedrío humano y se distribuyen los premios a los buenos y los castigos a los malos, siguiendo en todo un orden fijo

Aquí se habla de una ley moral universal (no humana o sobrenatural). Esta ley incluye la "sentencia" (de premios o castigos). O dicho de otra forma, se trataría de una sutil ley de causa efecto de tipo moral. Todo el antiguo testamento de la Biblia parece poner de manifisto esta ley. En oriente un concepto similar es la ley del karma. Dicho en breves líneas: "cosecharás lo que siembres". La cuestión a señalar es que tal cosecha (e incluso siembra prenatal para los budistas e hinsuistas) no se linita a la vida terrenal presente si no que se extiende más allá de la "muerte física" (y a vidas pretéritas para los orientales).

Dios, nada existe sobre ti, nada fuera de ti, nada sin ti. Dios, todo se halla bajo tu imperio, todo está en ti, todo está contigo. Tú creaste al hombre a tu imagen y semejanza, como reconoce quien se conoce a sí mismo.

Aquí se repite la omnipresencia de Dios y también se incluye un concepto de "omnipotencia". Que no interpreto como "puede hacer cualquier cosa". Sino como "toda manifestación que existe proviene de su poder". E incluso nada existe sin su dominio.

Por lo tanto, digo yo, el mal también ha de proceder de Él. Lo que entraría en contradicción, desde mi humilde parecer, com algunos postulados (que no he copiado) donde dice que de Dios procede todo el Bien pero no el mal.

Creo (a mi parecer y muy humildemente) que en su filosofía (y la teología cristiana), no se resuelve del todo satisfactoriamente el asunto del mal.

Luego copio nuevamente uno de los conceptos que considero más importantes de Agustín:

Tú creaste al hombre a tu imagen y semejanza, como reconoce quien
se conoce a sí mismo.


En el Génesis aparece el concepto de que el hombre es hecho a imagen y semejanza de Dios. Teresa de Ávila, al comienzo de su libro "Las moradas interiores" pone también esta cita con el agregado de la convicción de su experiencia personal.

San Agustín afirma que quien se conoce a sí mismo, la esencia misma de su ser, termina por conocer al Creador. El Alma individual termina siendo semejante con aquello que se describió como el fundamento de todo el Cosmos.

Sin duda que resuena nuevamente la similitud con la Vedanta, que declara que Atman es Brahman (el alma es lo Absoluto). En el hinduismo se diferencia a Dios de lo Absoluto. Dios es Ishvara (también representado por Shakti, o Brahma, shiva y Bishnu), esto es el Dios Creador, o Dios en relación a la Creación.

Por otro lado está lo absoluto, en sí mismo, que es Brahman. Pero el universo tiene su fundamento en Ishvara (Dios), así como las olas en el océano. Y Dios-Ishvara, a su vez, tiene su fundamento en lo Absoluto. Lo único permanente y real es Brahman, todo lo demás es relativo (dependiente de su fundamento) y transitorio (incluso Ishvara que al terminar un ciclo de la manifestación universal se reabsorverá nuevamente en lo absoluto).

Retomando, el universo es en (y por) Dios, y la esencia del hombre posee unidad y semejanza con Dios.

La maravilla del aporte de San Agustín, que además de realzar la idea la unión esencial entre el alma y Dios, lo que conlleva al concepto de inmortalidad, afirma el hecho de que tanto nuestra "alma" como "Dios" son cognoscibles. No meramente por los sentidos y razón (en estado "burdo"), sino por algún "sentido interior del alma" una vez purificada mediante un proceso moral, espiritual y contemplativo.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios (Mt 5,8).

Ahora te amo a ti solo, a ti solo sigo y busco

Es algo común que todos aquellos santos y místicos que han tenido alguna experiencia interior trascendente, hallan algo tan grande, que desprecian todo lo demás al lado de esa dicha interior encontrada. De hecho tiene algo de lógica. Si Dios es lo inmutable y pleno, y el mundo fenoménico es mudable y transitorio, lo primero es estable y lo segundo inestable. Por lo pronto lo inmutable da idea de seguridad y paz. Luego se habla de la bienavernturanza divina.

Del Evangelio según san Mateo 13, 44-46
El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo. El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró.


Sigue Agustín:
a ti solo estoy dispuesto a servir, porque tú solo riges con justicia; quiero pertenecer a tu jurisdicción.

Manda y ordena, te ruego, lo que quieras, pero sana mis oídos para oír tu voz; sana y
abre mis ojos para ver tus signos; destierra de mí toda ignorancia para que te reconozca
a ti. Dime adónde debo dirigir la mirada para verte a ti, y espero hacer todo lo que mandares.


Aquí aparece otro concepto primordial y complejo del cristianismo. En la alegoría de Adán y Eva ellos desobedecen a Dios. El cristianismo proclama el libre albedrío. El hombre puede elegir entre el bien y el mal, desde su moral esto es permanecer obedientes de Dios o darle la espalda. El libre albedrío, desde esta particular perspectiva, entonces estaría en seguir la Voluntad de Dios o no seguirla. Nada más.

Todos los santos cristianos realzan la importancia de abrazar la Voluntad divina, aunque no guste de momento al ego. Que finalmente será lo mejor para él y los demás. Quienes se apartan de Su Voluntad, finalmente causan dolor y miseria a eelos y a los demás.

En las órdenes monásticas y religiosas uno de los votos (además de pobreza y celibato) es la obediencia. supongo que una forma de ir entrenando la entrega a la Voluntad Divina, considerada la fuente de todo Bien.

[Comentario personal de lo anterior en particular:

Si el libre albedrío que Dios nos confirió nos dió la posibilidad de "pecar" y con ello sufrir, considero que entonces Dios nos hizo un gran mal al darnos libre albedrío. ¿qué piensan?]

Volviendo a la Voluntad Divina. Finalmente parece ser que uno de los medios de retornar a Dios (o lograr el conocimiento directo de nuestra identidad con Dios) es cumpliendo la Voluntad Divina.

Dice el rezo del Padre Nuestro (enseñado por Jesús): "hágase Tu Voluntad aquí en la Tierra como en el Cielo".


Recibe, te pido, a tu fugitivo, Señor, clementísimo Padre; basta ya con lo que he sufrido; basta con mis servicios a tu enemigo, hoy puesto bajo tus pies; basta ya de
ser juguete de las apariencias falaces. Recíbeme ya siervo tuyo, que vengo huyendo de
tus contrarios, que me retuvieron sin pertenecerles, cuando vivía lejos de ti.
Ahora comprendo la necesidad de volver a ti; ábreme la puerta, porque estoy llamando;
enséñame el camino para llegar hasta ti.


Esto recuerda la parábola del hijo pródigo:

Spoiler: show
Lucas 15:11-32
Parábola del hijo pródigo

11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos;

12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.

13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.

15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.

16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

17 Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.

20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.

22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.

23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;

24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.


Esta parábola y las palabras de Agustín, a la luz de la filosofía anteriormente descripta, se podría interpretar como que el "ser individual" ya ha vagado (gozado y sufrido) por el mundo relativo y fenoménico de la dualidad (placer y dolor, dicha y desdicha, etc.) y puede hallar descanso y plenitud en Dios (el Ser absoluto). Desde la concepción oriental de las reencarnaciones (la rueda del samsara budista) tal vagar es por demás largo. Con lo cual se entiende la necesidad (deseo que se despierta en el alma) de salir de la rueda (de relatividades fenoménicas contrastantes) para alcanzar la plenitud del Nirvana.

Sólo ahora imploro tu nobilísima clemencia para que me conviertas plenamente a ti y destierres todas las repugnancias que a ello se opongan, y en el tiempo que lleve la carga de este cuerpo, haz que sea puro, magnánimo, justo y prudente, perfecto amante y conocedor de tu sabiduría y digno de habitar y habitante de tu beatísimo reino. Amen, amen

La idea que aparece acá es que el contacto con esa naturaleza esencial del alma (semejante a dios) ennoblece toda la personalidad humana.

También se incluye un concepto de humildad. Tales cualidades que se desarrollan en la personalidad no serían un mérito del individuo, sino un efecto del contacto con Dios (o la pureza del alma, que es lo mismo). Esto lo dejan muy en claro los santos cristianos para evitar el surgimiento de un indebido "orgullo espiritual".

---

Fin primer capítulo. ;)

Página 1 de 35 Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
http://www.phpbb.com/