Foro SofosAgora

Foro abierto a los intereses de sus usuarios. Debate, aprende y diviértete.
Fecha actual 04 Jun 2020, 15:44

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 65 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: 01 Nov 2012, 01:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Oct 2010, 18:30
Mensajes: 12101
Ubicación: Bogotá
Sajuuk escribió:
La falta de libertad en casos como el de android y iOS significa que en principio no puedo cambiar el SO de mi terminal, con lo que un hardware perfectamente válido puede quedar inservible al no poder instalar un software nuevo y abandonarse el soporte al antiguo, al no poder instalar un SO realmente libre (como Linux) en nuestros dispositivos (en este caso teléfonos).


Eso no lo sabia, yo creía que la terminal era "ajustada" únicamente al sistema operativo con el que venia por defecto.

Hablas de esto verdad: http://es.wikipedia.org/wiki/Linux_embebido

_________________
Yo trabajo para producir algo. Ese trabajo, según la convención, no me pertenece, le pertenece a otro. Y no sólo el trabajo, sino el producto de mi trabajo. Así me cortan las manos metafísicas con las que puedo manejar y determinar mi destino.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 01 Nov 2012, 03:16 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Feb 2011, 22:41
Mensajes: 1760
Sí, y concretamente cosas como ésta:

http://www.ubuntu.com/devices/android

Al final no sé en qué quedará. Como dice WolfAustral, es complicado que estas cosas progresen porque es complicado que consigan tener un modelo de negocio con el que funcionen.

_________________
Gott weiß ich will kein Engel sein


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Nov 2012, 04:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Oct 2010, 20:39
Mensajes: 1450
Rango personalizado: Lider Austral
Sajuuk_ escribió:
Sí, y concretamente cosas como ésta:

http://www.ubuntu.com/devices/android

Al final no sé en qué quedará. Como dice WolfAustral, es complicado que estas cosas progresen porque es complicado que consigan tener un modelo de negocio con el que funcionen.


Pues si, el principal problema del software opensource -y la idea de que sea abierto, libre y llegue a todos- es que para que sea así de libre tienes que regalarlo, y si lo regalas no puedes financiarte para seguir desarrollando.

De hecho Ubuntu existe gracias a una especie de "milagro", junto a Kubuntu y Yubuntu han visto la luz y han pudido difundirse gratuitamente (con los enormes gastos que implica además de desarrollarlo, distribuirlo por ejemplo con envíos gratuitos de discos a todo el mundo) gracias a que un multimillonario decidió crear dicha empresa con su propio dinero.

Creo que las principales alternativas del software libre para sobrevivir son la publicidad (aquí entra denuevo Google :lol: , principal auspiciante de proyectos cómo SourceForge) o las donaciones: Que personas y empresas que les haya servido algún programa hagan donaciones voluntarias en agradecimiento.

El problema es que las ganancias por publicidad y donaciones son notablemente inferiores a las ganancias por ventas, lo que provoca que muchos programadores dejen de lado la opción opensource y aspiren a trabajar en empresas de software privativo.

_________________
RapiDiario


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Nov 2012, 08:25 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 22 May 2012, 19:35
Mensajes: 1297
Rango personalizado: tontaco
Hay un modelo de negocio que funciona mucho mejor que la publicidad y que permite la gratuidad. Se trata de una doble opción del producto: una libre y otra de pago. Y no me refiero a una versión trial o de prueba, sino a una versión full.

La versión de pago debe contener "material extra" o facilidades pero que no sea necesario o troncal a la función del programa. Así se mantienen los productos gratis, ya sean programas, libros, música, películas o todo lo que sea estrictamente "sustancia informativa", es decir, digital.

Igualmente la propia estructura actual del capitalismo está en profunda crisis debido a sus muchos sinsentidos.

La tecnología destruyendo viejas ideas y modelos de funcionamiento y creando otros nuevos. Como siempre.

_________________
Para una ética onto-payasa:
1) Que el patetismo de tus acciones quiera reflejar el absurdo universal
2) No digas malo sino gracioso
3) Evita la coulrofobia trascendental
4) El mundo es un circo, actúa en consecuencia
5) Cogito ergo rideo


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 02 Nov 2012, 16:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Oct 2010, 18:30
Mensajes: 12101
Ubicación: Bogotá
Sajuuk_ escribió:
Sí, y concretamente cosas como ésta:

http://www.ubuntu.com/devices/android

Al final no sé en qué quedará. Como dice WolfAustral, es complicado que estas cosas progresen porque es complicado que consigan tener un modelo de negocio con el que funcionen.


Ye veo, pero si fuera posible ¿seria una mejor elección por que se le puede sacar mas utilidad o aprovechar mejor el hardware de la terminal?

_________________
Yo trabajo para producir algo. Ese trabajo, según la convención, no me pertenece, le pertenece a otro. Y no sólo el trabajo, sino el producto de mi trabajo. Así me cortan las manos metafísicas con las que puedo manejar y determinar mi destino.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 03 Nov 2012, 19:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Feb 2011, 22:41
Mensajes: 1760
No sé si se le puede sacar más utilidad, sé que es una opción más libre, de la misma forma que linux es más libre. La libertad implica un potencial para poder hacer muchas más cosas, puesto que no hay las restricciones que hay en ausencia de libertad. Ahora bien, si ese potencial llega a ser actual o no llega a materializarse depende de muchos factores.

Por ejemplo hoy en día linux es más libre que windows en un ordenador de sobremesa, con linux se pueden hacer cosas que con windows no, por ejemplo que varios (potencialmente ilimitados) usuarios inicien sesión a la vez de manera remota y usen el mismo ordenador. Con windows esto no es posible, no porque conlleve ninguna dificultad técnica, sino porque no les interesa que con una sola licencia de windows pueda haber innumerables personas usándolo. Por otro lado, con windows se puede jugar al Fable 3 y con linux no, principalmente porque es un juego desarrollado por Microsoft y no tiene ningún interés en sacarlo para Linux.

_________________
Gott weiß ich will kein Engel sein


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 05 Nov 2012, 12:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Oct 2010, 20:39
Mensajes: 1450
Rango personalizado: Lider Austral
El problema es que Linux -y el entorno opensource en general- sigue rodeado de demasiados talibanes comunistas (para simplificar). Quieren un SO gratuito, actualizado, de código libre y que ha costado fortunas pero se indignan cuándo en él aparece una pequeña publicidad -que puede quitarse a voluntad-:
Controversy Erupts over Amazon Search in Ubuntu 12.10
Amazon y Canonical, ¿amistades peligrosas?

Y como el software y el conocimiento deben ser accesibles a todos y gratuito, tampoco están demasiado predispuestos a hacer una donación :lol: En definitiva, quieren un SO de la talla de Windows pero sin los millones de dólares que cuesta Windows, con programadores trabajando por amor al arte...

Y eso muchas veces es imposible, salvo que seas multimillonario (cómo el fundador de Canonical) y que puedas trabajar a pérdida, pero no es una solución realista para la mayoría. Uno puede mantener un sitio web por amor al arte; puede hacer un programa, quizás un addon para Firefox... Pero un SO requiere del trabajo y organización de cientos de personas, y sin una retribución económica es complicado.

Es un tema complejo... Yo creo que el futuro de todo eso está en las donaciones individuales (es el modelo de "negocio" de Wikipedia), ayudándose también con publicidad no invasiva si hiciera falta. Pero de alguna forma u otra el lucro es necesario: ni los programadores ni sus PCs ni los servidores que se necesitan para distribuir millones de copias (o para que funcione Synaptic, por ejemplo) funcionan a base de aire...

_________________
RapiDiario


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 10 Sep 2013, 21:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Mensajes: 1814
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Por la cara, pero sin Linux.

Saludos a todos.
A mí en el foro Sofos Ágora, y también fuera de él, me gustan filosóficamente los ambientes "triviales". Así, apartados "menores" como "Dibuja a alguien del foro", "¿Qué ha sido de los disquetes?" o "Filosofiari buruz" (este último para aprender vascuence o para filosofar en vascuence) me resultan mucho más inspiradores, amenos y profundos que los apartados fulminantemente seriotes como "La filosofía oriental.", "Ya no estoy tan de acuerdo con el aborto" o "Zubiri y Dios".
La razón es que la filosofía solamente prospera en el ambiente de sana diversión y de interés intrínseco por la propia filosofía que la ha caracterizado desde que apareció en la Grecia, la India y la China. Ese ambiente cordial, ameno y de buen humor, lo que en castellano conocemos como "eutrapelia", es el que hace avanzar a la filosofía.
Los severos profesores son severamente mediocres por muchas razones; de hecho, sería también jugoso e interesante dedicar un hilo a burlarse de los severos profesores de filosofía. Mas puedo destacar inmediatamente una razón capital de por qué son tan mediocres: que para ellos la filosofía es una cosa muy seria, muy organizada (organizada por ellos mismos: o sea, controlada y amordazada) y muy reservada a especialistas como ellos. Especialistas en el ser y la nada, que para ellos significa precisamente hablar del ser... sin decir nada en concreto.
En fin, dejo ahora a estos mediocres y vuelvo con Sócrates, Lao Tse y Kant. Pero diréis: ¿y no era Kant un severo profesor también? Sí que lo era: la excepción que confirma la regla. Y por excepcional que fue en calidad y sentido crítico, no faltaron intentos de echarlo de su cátedra. Por lo demás su severidad (para los que no estaban en su relativamente cómoda posición social de catedrático) también atufa en su poco conocida apología de la horca. Aprovecho mucho de Kant, mas no me olvido de su asfixiante severidad germánica, ciega hasta el delirio que lo lleva a afirmar que el condenado es más digno ante los hombres si lo ejecutan que si lo indultan. La filosofía implica igualdad social entre los filósofos; si no hay esa igualdad, no se puede filosofar de verdad. Pelmazos, abusones y jueces intocables aquí no, gracias. La prueba de que la filosofía es interesantísima es, precisamente, que sigo disfrutando con ella, a pesar de los denodados esfuerzos de mil y un severos profesores por hacérmela detestar.
En este espíritu jocoso, retomo el hilo "¿Qué ha sido de los disquetes?, para contar unas anécdotas en torno a un ordenador que me han regalado.
Se trata de un viejo ordenador portátil, hoy considerado de prehistoria informática o arqueología informática. Es un compatible, no un Macintosh (si no fuera compatible, no me hubiera interesado el regalo) y su fabricación está en el borde entre el segundo milenio y el actual tercer milenio, el que ha comenzado el año 2001. Por tanto, soporta Windows 98, Windows Me (el fallido sistema operativo que, sin embargo, recomendaban los fabricantes de este ordenador, quienes incluso proporcionaron un disco compacto para instalar Windows Me) también Windows 2000 y finalmente el más recomendable de todos ellos: Windows XP.
Sabía que su propietario lo utilizaba habitualmente con Windows XP. Ahora bien, cuando me lo pasó, el sistema Windows XP estaba dañado con un virus y, además, la unidad lectora de discos compactos ya no funcionaba. Un ordenador tan antiguo no podía arrancar por puerto universal USB, y así era imposible también, incluso con una regrabadora aceptada por el viejo aparato, iniciar la instalación de Windows XP desde la regrabadora.
Ahora llegarán los linuxeros y me dirán: nada, hombre. Si quieres aprovechar ese aparato, porque está en buen estado salvo el fallo de los discos compactos, te metemos un Linux adaptado a portátiles de esa época, y vas como una seda.
Pues no, padre. Por poner un ejemplo, a pesar de la hinchada fama que tiene el Mac para diseño gráfico, si sumamos todos los programas de pintura artística (gratuitos y de pago) que hay en el sistema operativo nativo del Mac (o sea MacOS) y en Linux... esa suma es varias veces menor que los programas gratuitos (sin contar los de pago) que existen en el compatible y en su sistema operativo propio, el Windows (incluyendo los sistemas expresamente compatibilizados con Windows también). Es decir, que los programas gratuitos de diseño gráfico artístico en las diversas versiones de Windows más Sistema Operativo de Disco (Disk Operating System, DOS) son cuatro o cinco veces más en cantidad que los correspondientes en Linux y en MacOS, aunque sumemos los de pago para estos otros dos sistemas operativos. Y la calidad no desmerece en Windows, sino más bien al contrario.
Entonces el problema, sencillamente, era la fuerte protección anticopia del disco compacto para instalar Windows XP, protección que impedía instalar este sistema operativo como sí que se puede hacer para Windows 98: copiando el paquete instalable a disco duro y cargando el fichero ejecutable inicial.
La documentación disponible en interné para estos casos recomendaba unas maniobras complicadísimas, o sea linuxeras, para instalar unos precarios y enrevesados apaños, que además requerían abrir físicamente el viejo ordenador y extraer su disco duro provisionalmente.
Después de leer estas espeluznantes instrucciones y de acudir a los servicios de algún informático profesional con cara tarifa, malos modos, muchas prisas y poca efectividad, hice lo que suele funcionar en estos casos: pensar.
Windows XP se puede instalar desde Windows 98 sin problemas, porque la protección anticopia se desactiva en cuanto el fichero instalable inicial para Windows XP reconoce la existencia de la versión anterior, Windows 98. El problema es que se requiere, en principio, tener un compacto de instalación metido en el ordenador, y en este caso el fallo de la disquetera no lo permite... Pero es que hay programas que permiten hacer instalaciones desde un disco compacto "virtual" (una imagen del disco compacto, un fichero grande con formato ISO u otro formato equivalente) con lo cual no necesité más que instalar Windows 98 provisionalmente, crear una imagen ISO de Windows XP, instalar el programita para cargar la imagen ISO y, a partir de ahí, instalar normalmente el Windows XP, sólo que desde el disco duro interno del ordenador (sin disco compacto ni disco duro externo), igual que antes instalaba así también el Windows 98; una versión, el Windows 98, que me ha dado mucho juego y que sigo usando de vez en cuando.
La información no estaba expresa en la documentación internética disponible. Pero existía y era deducible. Y barata, gratis de hecho.
Bueno, al grano: empecé con los consabidos tanteos ante un equipo al que, lógicamente, iba a dar formato completo (aprovechando algunos programas y datos del anterior usuario, guardados en discos externos al ordenador). El tanteo reveló que convenía instalar Windows XP en una partición principal y añadir un Windows 98 como sistema auxiliar, en otra partición, para maniobras, arreglos y situaciones de emergencia, más alguna partición adicional para datos. El exiguo tamaño del disco duro interno hacía muy recomendable dar formato FAT32 a todas las particiones, en vez del más moderno (pero mucho menos compatible con dispositivos externos en general) formato NTFS. Sin embargo, Windows XP, incluso montado en FAT32, maneja sin problemas grandes discos duros externos con formato NTFS. Por eso monté el Windows XP de este aparato en formato FAT32.
A partir de aquí, el asunto resultaba relativamente sencillo: borrar la anterior instalación de Windows XP (y con ella sus virus, claro) e instalar desde cero un nuevo Windows XP, tanteando qué programas esenciales y complementarios iban a funcionar en el sistema. Como Windows XP es un sistema "intermedio", que vale para máquinas poco potentes pero al mismo tiempo admite programas potentes y recientes, igual que dispositivos externos modernos y avanzados, pronto me di cuenta de que el viejo ordenador tenía un rendimiento general del 90%; esto indicaba que, en uno de cada diez casos, el programa que pretendía instalar fallaba seriamente, en cuyo caso lo que hice fue sustituir el programa fracasado por otro de los muchos equivalentes que hay en el universo de Windows, un universo capitalista rico bien diferente del universo socialista cutre y escaso de Linux, y del capitalismo escaso y caro del mundo de Apple Macintosh.
En unos días quedó instalado el Windows XP, asegurado con programas que copiaban el sistema entero (incluidas las numerosas configuraciones internas que dan comodidad y continuidad al usuario) y le proporcionaban reversibilidad ante ataques de virus o corrupciones internas de algo tan sucio como es el "registro" de Windows. Predominan, según mi gusto y el rendimiento típico de esta máquina bastante antigua, las aplicaciones portables (que no modifican el registro) con escaso consumo de recursos del sistema.
El aparato no tiene interés para conexión internética, por su lentitud, pero sí que vale para producir texto, gráficos estáticos de resolución media e incluso alta. También permite oír música y ver películas, tomar imágenes con escáner e imprimir en impresora local. Además, permite grabar lo producido en discos duros externos o lápices electrónicos, y se puede trabajar con la batería, llevando el ordenador a lugares donde no hay enchufe eléctrico.
Por tanto, en la práctica este ordenador me ha servido como complemento bastante necesario, por ejemplo si ocasionalmente me desplazo a alguna localidad turística muy popular del Reino de Valencia o, en valenciano, Regne de València.
Como regalo, ya que todo lo que he hecho para aprovechar este aparato me ha costado mucho tiempo pero poco dinero, vale el ordenador; y así evito el desperdicio ecológico de que lo tiren a la basura para luego incinerarlo, añadiendo plomo, alquitrán y otras porquerías a la atmósfera.
Pero, pregunto a los linuxeros que con decepción estaréis leyendo todo esto: ¿qué sacaba montando un Linux en este aparato, cuando todo lo que necesitaba para aprovechar este ordenador antiguo, absolutamente todo, estaba a la disposición de un usuario avezado que, como yo, no usa Windows como una "caja negra opaca", sino que conoce su funcionamiento interno y sabe cómo evitar sus pegas típicas, aprovechando su inmenso repertorio de programas gratuitos de hecho o de derecho?
Y, naturalmente, este viejo ordenador tiene disquetera interna para el clásico disquete cuadrado de 9 centímetros (3'5 pulgadas) de lado, que resulta sumamente práctico para tareas de emergencia, comprobación, copia del sistema entero, reinstalación, actualización o sencillamente copia de seguridad del trabajo que se hace.
Alguno pensará ahora: mas, Alexandre: ¿sigues copiando tus escritos, por ejemplo, en disquete? Sí, y por una buena razón. El estándar de borrado en disquete de 9 centímetros de lado es muy "perezoso", en realidad un mero código en la cabecera del fichero para dar "invisibilidad aparente" al visualizador del ficheros del sistema. Por esta razón y otras, las utilidades para recuperación de texto (incluso de gráficos) funcionan muy bien en disquetes de este tipo. Pero estas utilidades fallan mucho más en los discos duros grandes actuales, o en los lápices electrónicos. Entonces, cuando hago esbozos de escritos, aparte de copiar esos esbozos en disco duro, claro está, suelo hacer copia de seguridad periódica del escrito que estoy redactando en un disquete cuadrado. Ya que, incluso en caso de borrado accidental, recuperaré fácilmente todo el contenido, lo que no es tan fácil ni mucho menos desde disco duro. Utilizo otros procedimientos para copia automática de seguridad y protección contra borrado de datos importantes, claro está. Mas el disquete sigue siendo muy práctico en estos casos. De hecho, este escrito ha sido copiado periódicamente en un disquete cuadrado clásico. Y la versión final la he redactado directamente en disquete. En este antiguo medio de almacenamiento, incluso si el fichero de texto que he creado fuera en sí irrecuperable por accidente, todavía podría obtener su contenido fácilmente con utilidades para volcado de contenido.
Añadiré ahora algo sobre los programas procedentes de Linux, algo que serviría para terminar esta reflexión sobre baites informáticos y, lo que es más importante, sobre la realización existencial que pueden aportar a sus utilizadores.
Uno de los pocos ámbitos donde (hasta ahora) escasean los programas gratuitos legales en el mundo Windows es el ámbito del dibujo vectorial, tan práctico para mantener capas o sectores con independencia mutua dentro del gráfico total aunque se puedan combinar unos con otros, y tan práctico también para mantener la calidad del cuadro artístico o técnico cuando se presenta en diferentes tamaños de pantalla o se imprime.
Uso con frecuencia y entusiasmo los programas de pintura artística por ordenador. Pero, repito, cuando he empezado a utilizar los programas de dibujo vectorial, poco más había en plan gratuito que el viejísimo pirateo de CorelDraw, Adobe Illustrator, Micrografx Designer, FreeHand y similares, clásicos programas comerciales de diseño vectorial con versión en castellano. Obtener pirateadamente estos programas está tirado; mas ya sabéis que, por mi inmensa ojeriza contra jueces, abogados y demás piratas con toga, a mí me gusta ir por lo legal, en el buen sentido de la palabra.
Además, estos programas comerciales, en sus versiones actuales, pecan de un gigantismo innecesario que ocupa demasiado espacio en disco duro, enlentece la utilización de tales programas y perjudica claramente el rendimiento del ordenador.
Entonces fui a un programita importado de Linux: Sodipodi. No soy un fervoroso creyente en la secta del pingüino, pero a veces utilizo programas prácticos procedentes del mundo Linux, sea por instalación de versiones incrustadas de Linux bajo Windows (sin alterar el sistema de archivos, cosa muy peligrosa para la integridad de los datos importantes) o, más frecuentemente, utilizando un programa originario de Linux en versión de Windows. Sodipodi cumplía, en teoría, con todo esto, como programa de dibujo vectorial gratuito, de código abierto, con un consumo de recursos escaso, ocupando poco espacio en disco duro y cumpliendo con un estándar común para este tipo de gráficos, el estándar SVG.
Bueno, pero en la práctica, ya veréis. Para empezar, la versión de Windows daba un mensaje en inglés que instaba a instalar una imprescindible biblioteca gráfica... desde una página que, de hecho, no funcionaba. Vale, estaba chupado descargar esa biblioteca de módulos gráficos desde otras páginas internéticas, mas la biblioteca no se podía instalar al típico modo automatizado de Windows; había que realizar complicadísimas maniobras, linuxeras en modo de texto, claro está, que tocaban directa y peligrosamente el registro de Windows... ¡y nada de esto me funcionó, al final! Como el asunto había levantado mucha frustración entre los usuarios windowseros de Sodipodi, menos mal que a alguien se le ocurrió preparar una versión portable de Sodipodi, con las bibliotecas gráficas ya incorporadas y que bastaba mandar a una carpeta del disco duro desde el fichero ejecutable inicial.
En fin, ya tenía mi Sodipodi funcionando en Windows. Lo primero que se le ocurre a cualquiera es abrir el típico fichero de ejemplo y aprendizaje que espera encontrar en el propio directorio del programa. ¡Pues no había ninguno! De manera que me pongo a buscar unos ejemplos de dibujo vectorial para iniciarme en el programa... y ahora lo que pasa es que muchos de ellos no se pueden abrir en Sodipodi, porque el formato SVG es relativamente nuevo, e incluso grandes programas vectoriales comerciales en castellano carecían hasta hace poco de conversores para este formato.
Bueno, esto es pecado menor, porque en Windows hay conversores gratuitos para todo formato estándar. Así que me bajé un conversor, y ahora ya tenía mis dibujitos, en el caso de que no hubiera un fallo parcial en la conversión que me obligase a realizar ajustes adicionales; esta última pega también me ocurrió alguna vez con la conversión gráfica, pero sigue siendo un pecado menor o venial.
Lo que ya pasa a pecado mortal o mayor es que el programa Sodipodi viene casi sin documentación. Solamente hay unas ventanitas de indicación anexas a algunas herramientas, ventanitas que aparecen (y no siempre) cuando se señala con el ratón al icono de la herramienta correspondiente. A menudo están en inglés. Y diréis: oye, que eres traductor profesional, así que eso no representa ningún problema para ti. Sí, pero es que la mayoría de los windowseros del mundo no sabe inglés ni tiene por qué saberlo.
El programa no es muy largo ni muy complicado, mas lógicamente tiene su curva de aprendizaje y sobre todo para quien, como yo, no ha usado mucho en el pasado programas de este tipo. El tanteo ayuda, pero no es cosa de pasarse tontamente las horas tanteando, que del tanteo al tonteo no solamente hay diferencia fonética, sino también semántica. Para no desperdiciar características del programa, después de los tanteos preliminares busqué introducciones didácticas a Sodipodi en castellano de Valladolid (o de Cali, en Colombia) y, efectivamente, encontré unas pocas, pero suficientes para manejar el programita. Luego descargué también material didáctico en inglés y algún otro idioma para acabar de informarme del Sodipodi.
Si los linuxeros que leáis esto conocéis más manuales y guías de Sodipodi en el idioma que sea, por ejemplo francés, también os agradeceré que me los indiquéis. La versión de Window funciona casi igual que la de Linux.
En comparación con todo esto: el programa TopDraw, de la época de Windows 3.11 (entre 1991 y 1995 aproximadamente) es mucho más compacto y pequeño, también es portable, tiene compatibilidad plena (sin necesidad de conversores externos) con el estándar interno de hecho para Windows en formato vectorial (el formato WMF); ofrece un buen fichero de instrucciones y, en general, es tan majo y completo que ¡alguien se tomó el trabajo de craquear este programa del antiquísimo Windows 3.11 para quitarle las molestas ventanitas que incitaban a comprar la versión legal, aunque de hecho la versión de prueba estaba casi completa y sin límite de tiempo! Curiosamente, por otra parte, no se ve el modo de comprar legalmente este programa, porque sus representantes legales se han esfumado al parecer; y eso que fue un programa comercial con muchos clientes que pagaban por él. En el mundo de Windows hay situaciones muy curiosas.
Utilizo los dos programas: TopDraw y Sodipodi. La interfaz gráfica de Sodipodi, naturalmente, es mucho más incómoda, con el típico acabado descuidado que presentan muchos programas linuxeros (aunque, seamos justos, hay programas de Linux bien rematados). Por todo lo que os he expuesto, uso más el TopDraw; pero, si voy a pasar un dibujo de TopDraw a Sodipodi o viceversa, utilizo un conversor del formato WMF al formato SVG o viceversa, y caso resuelto.
La reflexión que hago ahora es ésta: Sodipodi es mejor que muchos otros programas de Linux. E, incluso así, su cantidad de fallos elementales y diseños mediocres es, simplemente, inaceptable. La cuesta de piruetas que he tenido que hacer para llegar a usarlo es totalmente innecesaria para el usuario medio de Windows; el cual, si no tiene mucho dinero como es lo habitual, piratea rápidamente un programa equivalente en castellano mucho más completo y mejor acabado. Y, si tiene treinta o cuarenta euros, lo compra legalmente y listo. El precio legal en Windows siempre tiende a la baja, con el tiempo. Además, en Windows abundan los antiguos programas comerciales cuyo propio fabricante convierte en gratuitos, porque ya solamente está interesado en cobrar las versiones nuevas de esos mismos programas
No vale transformar la utilización de un programa de dibujo en una carrera de obstáculos y, luego, quejarse de que "la gente no aprecia las grandes ventajas de Linux y el software libre".
De hecho, en el caso de Sodipodi, los mismos usuarios y creadores de este programa decidieron luego subir a una versión más amplia y avanzada del citado programa para dibujo vectorial: Inkscape. La conozco y la uso también, pero me resulta algo lenta y pesada; la versión portable, que es la que suelo usar (para Windows, claro está) es ya algo más cómoda que las anteriores. A diferencia del caso de Sodipodi, la conversión de formatos y la documentación en castellano van bastante mejor. Estes programas inclúen tamén algo de documentación en galego.
Cuando, en el mundo del ordenador personal, los windowseros superamos a los linuxeros en proporción de diez a uno, por algo será, digo yo. He titulado esta exposición "Por la cara, pero sin Linux". Y para que, en un futuro, la titulase "Por la cara, pero con Linux", mucho tendría que cambiar la secta del pingüino.
En fin: la conclusión filosófica de estas anécdotas informáticas sería que vale la pena hacer bien las cosas. En el ordenador y fuera del ordenador. Chapuzas no, gracias. Procuro hacer muy bien lo que me interesa de verdad.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo@yahoo.es (trigrupo arroba yahoo punto es).


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 10 Sep 2013, 23:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Nov 2012, 16:43
Mensajes: 1054
Rango personalizado: Inmortal, Infinito, Indestructible.
Lo único bueno de los disquetes es la música que hacen cuando se lee o escribe en ellos "poooorooooooo; pop pop pop pop" :lol:

Y no se puede meter en ellos polno ni na :evil: .

Por cierto, respecto a lo de los sistemas operativos, cometéis un gran error: suponéis que el usuario promedio sabe manejar windows, cuando estos no saben evitar que sus navegadores se llenen de tropecientas barras de búsqueda y babylones o derivados, porque se bajan los programas del softonic u otras fuentes de software metemierda. Suponéis que el usuario promedio sabe piratear programas con cracks cuando NO SABEN. A lo máximo que pueden llegar es a instalar un programa que otro ya les ha pirateado.

Y suponéis estas cosas porque vosotros (nosotros) sí que nos manejamos bien con Windows, al igual que lo hacemos con Linux, y por eso nos parece fácil. Pero Windows para el usuario promedio NO es fácil. De hecho, creo que aquellos que sí se manejan con soltura con Windows (los reconoceréis simplemente abriendo su navegador) sí que realmente puede convencerseles de pasar a Linux.

...

Hay un tercer tipo de usuario, que es el que le da igual todo porque sólo quiere el ordenador para cuatro cosas, como mi madre, que no protesta mientras tenga su icono del firefox en el escritorio y pueda ver vídeos del youtube.




PD: Si queréis hacer algo interesante con un diskette: Abridlo, sacad el disco magnético de su interior, hacedle un corte desde fuera hacia el centro, dadle una vuelta a uno de los extremos y pegadlos con un buen pegamento. Así tendréis una cinta de Möbius negra de puta madre que podréis dejar olvidada en cualquier estantería :lol: .

_________________
Imagen
Mi referente filosófico:
Spoiler: show
Imagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: 11 Sep 2013, 01:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Jun 2011, 21:52
Mensajes: 4781

_________________
Spoiler: show


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 65 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Reflexivo y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO