Linux para vagos y para torpes.

Avatar de Usuario
Dosyogoro2
Mensajes: 5623
Registrado: 19 Ago 2014, 04:01
Rango personalizado: Dosyogoreando...

Re: Linux para vagos y para torpes.

Mensaje por Dosyogoro2 »

Dice que el aborto es un crimen, y que está en contra de todo crimen, pero luego propone una radical reducción demográfica a un número arbitrario. El control de la natalidad y la demografía no es nada nuevo. Pero hay que hacerlo dentro de unos límites de derechos y libertades.

Sobre lo de Linux, lo dicho, manías y prejuicios al mismo. Expone sus experiencias subjetivas como objetividades.

A mí que a la ley del vago y mínimo esfuerzo me gana poca gente, reitero que mi experiencia con GNU/Linux ha sido mucho más satisfactoria que con Windows y eso que llevo casi toda la vida lidiando con los dos. Bueno llevo lidiando casi toda la vida con Windows. Con GNU/Linux mucho menos.

Como he expuesto, repito, depende de los gustos, usos y necesidades que cada cual use aquello que le venga mejor.


Sobre el beneficio de producir en GLP, es mucho más productivo producir en colaboración y libertad sobre lo producido para muchos productores, se obtiene una playa libre y potente con entregar puñados de arena. Claro que GLP es un mercado o comercio, claro que no es gratis. Esto ya lo he expuesto antes, lo repito más resumidamente. (No se ha dialogado con estos argumentos antes expuestos).
Hay exposiciones, pensamientos, discursos del lenguaje que son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
https://dosyogoro.wordpress.com/2024/03 ... itucional/
Avatar de Usuario
Alexandre Xavier
Mensajes: 2898
Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Contactar:

Re: Linux para vagos y para torpes.

Mensaje por Alexandre Xavier »

Diego Gómez escribió:Dice que el aborto es un crimen, y que está en contra de todo crimen, pero luego propone una radical reducción demográfica a un número arbitrario. El control de la natalidad y la demografía no es nada nuevo. Pero hay que hacerlo dentro de unos límites de derechos y libertades.

Sobre lo de Linux, lo dicho, manías y prejuicios al mismo. Expone sus experiencias subjetivas como objetividades.

A mí que a la ley del vago y mínimo esfuerzo me gana poca gente, reitero que mi experiencia con GNU/Linux ha sido mucho más satisfactoria que con Windows y eso que llevo casi toda la vida lidiando con los dos. Bueno llevo lidiando casi toda la vida con Windows. Con GNU/Linux mucho menos.

Como he expuesto, repito, depende de los gustos, usos y necesidades que cada cual use aquello que le venga mejor.


Sobre el beneficio de producir en GLP, es mucho más productivo producir en colaboración y libertad sobre lo producido para muchos productores, se obtiene una playa libre y potente con entregar puñados de arena. Claro que GLP es un mercado o comercio, claro que no es gratis. Esto ya lo he expuesto antes, lo repito más resumidamente. (No se ha dialogado con estos argumentos antes expuestos).

----------

Hay exposiciones y pensamientos discursos del lenguaje que son incoherentes, y nunca saldrán de la incoherencia porque son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
Hoy mi respuesta va a ser muy breve. Primero, un inciso: te recomiendo que vuelvas a leer mi mensaje anterior porque, aparte de correcciones menores en gramática y estilo, he añadido un largo excurso sobre la duración comparativa de un libro impreso en papel ante la duración de un disco duro, con implicaciones filosóficas.

Ahora va mi breve respuesta. Es una pregunta que te va a resultar, a la vez, muy difícil y muy fácil de contestar.
Cuando expongo reiteradamente mi experiencia subjetiva de que Linux es mucho más inmune a virus que Windows, ¿puedo o no puedo elevar esa experiencia subjetiva mía a objetividad?
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.
Avatar de Usuario
Dosyogoro2
Mensajes: 5623
Registrado: 19 Ago 2014, 04:01
Rango personalizado: Dosyogoreando...

Re: Linux para vagos y para torpes.

Mensaje por Dosyogoro2 »

No, no puedes.

De hecho Linux puede ser igual de vulnerable que Windows, si no lo es, es porque hay una filosofía de colaboración, publicación, y libertad en esas vulnerabilidades para corregirlas lo antes posibles, que no la hay en Windows que debe de mantener las apariencias y la privacidad, y precisamente por culpa de esas apariencias y privacidad que tarda más en tratar esas vulnerabilidades. Pero eso no es porque en sí mismo sea menos vulnerable. Quiero decir que se tardaría menos en corregir estas vulnerabilidades cuando tales correcciones correspondieran. Pero igualmente puede ser igual de vulnerables. Pero esto de los tiempos igualmente se puede invertir en cualquier momento. Eso sí el tema de la privacidad hace que sea muy difícil comparar tales competencias de vulnerabilidades, siendo por lo dicho más de fiar Linux, pero no por el sistema en sí.

Igualmente dependen otros factores, como el determinado uso, el tipo de usuarios (los de Windows suelen ser más cafres, si estos empezaran a usar linux -que es igual de fácil que Windows-, igualmente se observarían muchas más vulnerabilidades en Linux, que no son culpa de Windows, ni de Linux en sí, sino del mal uso de los mismos).

Con esto último quiero decir que los ataques y virus se darían igualmente en Linux, aprovechando estos errores de uso, como se dan en Windows.
Hay exposiciones, pensamientos, discursos del lenguaje que son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
https://dosyogoro.wordpress.com/2024/03 ... itucional/
Avatar de Usuario
Alexandre Xavier
Mensajes: 2898
Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Contactar:

Re: Linux para vagos y para torpes.

Mensaje por Alexandre Xavier »

Diego Gómez escribió:No, no puedes.

De hecho Linux puede ser igual de vulnerable que Windows, si no lo es, es porque hay una filosofía de colaboración, publicación, y libertad en esas vulnerabilidades para corregirlas lo antes posibles, que no la hay en Windows que debe de mantener las apariencias y la privacidad, y precisamente por culpa de esas apariencias y privacidad que tarda más en tratar esas vulnerabilidades. Pero eso no es porque en sí mismo sea menos vulnerable. Quiero decir que se tardaría menos en corregir estas vulnerabilidades cuando tales correcciones correspondieran. Pero igualmente puede ser igual de vulnerables. Pero esto de los tiempos igualmente se puede invertir en cualquier momento. Eso sí el tema de la privacidad hace que sea muy difícil comparar tales competencias de vulnerabilidades, siendo por lo dicho más de fiar Linux, pero no por el sistema en sí.

Igualmente dependen otros factores, como el determinado uso, el tipo de usuarios (los de Windows suelen ser más cafres, si estos empezaran a usar linux -que es igual de fácil que Windows-, igualmente se observarían muchas más vulnerabilidades en Linux, que no son culpa de Windows, ni de Linux en sí, sino del mal uso de los mismos).

Con esto último quiero decir que los ataques y virus se darían igualmente en Linux, aprovechando estos errores de uso, como se dan en Windows.

----------

Hay exposiciones y pensamientos discursos del lenguaje que son incoherentes, y nunca saldrán de la incoherencia porque son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
Pues sigo pensando que Linux es mucho menos propenso a virus que Windows. Y que mi experiencia subjetiva en esto se abre a la objetividad.
Examina, para empezar, los hechos de terceros. Los análisis comparativos entre Linux y Windows abundan. E incluso los que son manifiestamente favorecedores de Windows como más provechoso que Linux, nunca o casi nunca dirán que Windows es, en materia de virus, más seguro o igual de seguro. Prácticamente todos esos análisis dicen lo contrario: que Linux está mucho más a salvo de virus que Windows. Y esas subjetividades analíticas, apoyadas en hechos reproducibles... nos acercan, científicamente, a cierta objetividad razonable.
Por ejemplo: el sistema de autorizaciones previas para instalar ficheros es más severo y más limitado en Linux que en Windows. Eso ya implica dos barreras: que el virus tenga permiso de instalación, y que ese virus, como programa que es, sea instalable en la versión de Linux donde ese virus pretenda instalarse.
Por otro lado los linuxistas tenéis mucha ética en este punto, sois mucho menos cafres en el tema de los virus que los windowsistas, así que aparte de vuestro conocimiento técnico contra los virus, propagar e introducir virus en Linux va contra vuestra ética, así que muy raramente, hoy por hoy, un linuxista acérrimo va a faltar a uno de los mandamientos de su fe: no meterás virus en Linux.
Y tú mismo añades que Linux, al no tener un oscuro e inescrutable registro, al revés que Windows, permite el análisis público del sistema linuxero instalado, para prevención y eliminación de virus.
En un entorno tan crítico como los servidores de redes... está claro que sus gestores van a preferir un entorno mucho más libre de infecciones que un tradicional coladero de virus (más antes que ahora, aunque sigue siendo propenso a virus) como Windows. Es muy raro que un servidor de datos se base en Windows. Eso va más allá de la mera subjetividad del gestor de un servidor de datos.
Hasta aquí, mi mensaje ha sido, poco más o menos, un mensaje de informática. Pero, ¿y en ética, en teoría del conocimiento, en metafísica, en eudemonología?
Pues mira: en estos temas de enjundia filosófica, mi escuela filosófica, el arqueoindividualismo, se aparta del existencialismo subjetivista, arbitrario y decadente de Søren Kierkegaard o Kierkegård (pronunciación: Soren Quiérquegor) como se aparta del estructuralismo ciego sin subjetividad importante, propio del materialismo mecanicista como lo presenta en general el biólogo Jacques Monod (pronunciación: Llac Monó).
Lo que decimos los arqueoindividualistas es que la realidad no es mi mera percepción subjetiva inmediata, claro que no, y sin embargo mi percepción subjetiva inmediata, más mi percepción subjetiva mediata o a largo plazo, más las percepciones subjetivas de otros, cotejadas, cribadas por el típico método científico general de falsación y verificación... sí que nos acerca a la verdad, especialmente a la verdad de la felicidad.
Vuelvo a un ejemplo clásico de la crítica literaria: la crítica literaria es prácticamente unánime en el juicio subjetivo, cómo no, de que el Paraíso, en la Divina Comedia del Dante, pierde mucha calidad respecto a las dos partes anteriores de esa gran obra, el Infierno y el Purgatorio. ¿Carece de objetividad ese juicio estético por ser, necesariamente, un juicio subjetivo y no reducible a estructuras materiales inconscientes? Pues no: es un juicio estético que se acerca a la verdad. Por ejemplo, es razonable, y basado en hechos, afirmar que las situaciones descritas en el Paraíso son muy abstractas, sin vigor de los personajes, sin detalle, rígidas y sin dinamismo bello. Es un Paraíso inconcreto y por ello poco atrayente, en contraposición al infierno pintado con tan vivos colores. Por eso lo dantesco por antonomasia es lo infernal, no lo celestial. Y eso, incluso teniendo en cuenta que el Paraíso dantesco continúa siendo literariamente harto meritorio.
Comprenderás que, siendo un revolucionario de derechas, me interese mucho más el paraíso que el infierno, aunque para llegar al paraíso deba pasar por el purgatorio.
Así que ahora te haré la típica pregunta arriesgada, una pregunta que interpela a alguien quien, como tú, tiene el valor de dar su verdadero nombre en vez de escurrir el bulto bajo un seudónimo sin autentificar.
¿Podemos, desde una subjetividad abierta, razonable y crítica, aproximarnos considerablemente a una felicidad sólida y duradera? Sostengo que sí; no soy un nihilista ni un relativista radical como los siniestros positivistas jurídicos tan apreciados por los picapleitos, pues los positivistas jurídicos dan barra libre a los abusos de poder de esos rábulas y magistrados.
Hay un camino objetivo, y a la vez subjetivo, de tránsito a los planos existenciales superiores, donde radica la felicidad espiritual eterna. Y si me replicas que ya, ya, que para eso soy un orientalista... pues sí, soy un especialista en filosofía oriental. Mas, incluso si no lo fuera, ¿es o no es el Nirvana, el Reino de los Cielos, la Humanidad emancipada de la pobreza y la tiranía, un horizonte real al que, razonablemente, aspirar desde nuestras subjetividades en lo que de más sano tienen?
Ésta es, pues, la cuestión con la que te interpelo desde una versión de Linux, LinuXP, con el procesador de textos LibreOffice Writer del paquete ofimático LibreOffice.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.
Avatar de Usuario
Dosyogoro2
Mensajes: 5623
Registrado: 19 Ago 2014, 04:01
Rango personalizado: Dosyogoreando...

Re: Linux para vagos y para torpes.

Mensaje por Dosyogoro2 »

Pero es que objetivamente el sistema de Linux, es vulnerable a virus. Otro tema son factores externos que no son propios del sistema.

Se podría decir que los sistemas Unix, al tener un sistema, digamos, parecido a un árbol de permisos de administración pueden ser más seguros. Pero ese árbol de permisos de administración puede ser igualmente mal usado, como poner el interfaz de escritorio en modo administrador principal por ejemplo lo cual muchas veces facilita el uso administrativo a través de la interfaz, lo cual abre vulnerabilidades. Pero estas técnicas son copiadas por MS.

Los factores más importante de porque GNU/Linux es más seguro es porque no es usado por masas, que igualmente pueden usarlo (como lo usan en Android, que es una distribución Linux), en el momento que fuera muy usado, parecería ser mucho más vulnerable de lo que es; y eso es porque el factor de vulnerabilidad viene muchas veces del uso externo del sistema, lo cual no se puede aplicar del todo a la responsabilidad del sistema.

Sobre el sistema colaborativo, abierto y libre, no lo hace menos vulnerable per se, lo que lo hace es más confiable, incluso cuando pudiera fallar.


Me ha gustado mucho la aportación sobre Dante. No he tenido el placer de leerlo.


Reitero, mi experiencia personal es que me ha sido mucho más fácil tratar GNU/Linux que Windows (que me ha dado muchos quebraderos de cabeza y cabreos).

Yo sigo la ley del mínimo esfuerzo. Igualmente esa ley implica a veces hacer un pequeño esfuerzo para luego no tener que estar aplicando constantemente un esfuerzo innecesario que acabaría siendo mayor que el primer esfuerzo.


Como digo, todo depende del uso que le vayas a dar al sistema y por eso yo recomiendo que cada uno use lo que le vaya mejor. Ahora tengo instalado en virtual W10 para poder jugar al póquer en red. Y reconozco que para jugar ahora mismo es mejor sistemas MS.

Tu experiencia es difícil porque instalas sistemas menos populares y menos fáciles de usar. Supongo que tendrás ordenadores con muchos años a cuestas. Y buscas que sean pocos pesados. Pero eso son factores externos y subjetivos para establecer la dificultad de uso.

Yo que tenía un ordenador mini (Airis K300) que le tuve que instalar open-suse en su día, para conseguir cierto funcionamiento, que con Win XP era peor. De esto ya hace mucho. El cual me hizo el avío durante cierto tiempo.

Recomiendo usar Linux Mint, Lubuntu, Manjaro. Que tienen muchas facilidades de uso.

Imagen
Hay exposiciones, pensamientos, discursos del lenguaje que son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
https://dosyogoro.wordpress.com/2024/03 ... itucional/
Avatar de Usuario
Alexandre Xavier
Mensajes: 2898
Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Contactar:

Re: Linux para vagos y para torpes.

Mensaje por Alexandre Xavier »

Diego Gómez escribió:Pero es que objetivamente el sistema de Linux, es vulnerable a virus. Otro tema son factores externos que no son propios del sistema.

Se podría decir que los sistemas Unix, al tener un sistema, digamos, parecido a un árbol de permisos de administración pueden ser más seguros. Pero ese árbol de permisos de administración puede ser igualmente mal usado, como poner el interfaz de escritorio en modo administrador principal por ejemplo lo cual muchas veces facilita el uso administrativo a través de la interfaz, lo cual abre vulnerabilidades. Pero estas técnicas son copiadas por MS.

Los factores más importante de porque GNU/Linux es más seguro es porque no es usado por masas, que igualmente pueden usarlo (como lo usan en Android, que es una distribución Linux), en el momento que fuera muy usado, parecería ser mucho más vulnerable de lo que es; y eso es porque el factor de vulnerabilidad viene muchas veces del uso externo del sistema, lo cual no se puede aplicar del todo a la responsabilidad del sistema.

Sobre el sistema colaborativo, abierto y libre, no lo hace menos vulnerable per se, lo que lo hace es más confiable, incluso cuando pudiera fallar.


Me ha gustado mucho la aportación sobre Dante. No he tenido el placer de leerlo.


Reitero, mi experiencia personal es que me ha sido mucho más fácil tratar GNU/Linux que Windows (que me ha dado muchos quebraderos de cabeza y cabreos).

Yo sigo la ley del mínimo esfuerzo. Igualmente esa ley implica a veces hacer un pequeño esfuerzo para luego no tener que estar aplicando constantemente un esfuerzo innecesario que acabaría siendo mayor que el primer esfuerzo.


Como digo, todo depende del uso que le vayas a dar al sistema y por eso yo recomiendo que cada uno use lo que le vaya mejor. Ahora tengo instalado en virtual W10 para poder jugar al póquer en red. Y reconozco que para jugar ahora mismo es mejor sistemas MS.

Tu experiencia es difícil porque instalas sistemas menos populares y menos fáciles de usar. Supongo que tendrás ordenadores con muchos años a cuestas. Y buscas que sean pocos pesados. Pero eso son factores externos y subjetivos para establecer la dificultad de uso.

Yo que tenía un ordenador mini (Airis K300) que le tuve que instalar open-suse en su día, para conseguir cierto funcionamiento, que con Win XP era peor. De esto ya hace mucho. El cual me hizo el avío durante cierto tiempo.

Recomiendo usar Linux Mint, Lubuntu, Manjaro. Que tienen muchas facilidades de uso.

[Imagen]

----------

Hay exposiciones y pensamientos discursos del lenguaje que son incoherentes, y nunca saldrán de la incoherencia porque son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.


Como sabes, Dosyogoro, la informática y Linux en particular me interesan como medio para llegar a algo más importante: la felicidad, felicidad (estable y profunda) a la que se llega después de haber comprendido y puesto en práctica la verdad más allá de las apariencias ilusorias. Esta búsqueda seria de la felicidad es lo que realmente vale, en última instancia, de toda la filosofía.
Así que en este mensaje partiré de lo más fácil y secundario, o sea la informática apoyada en Linux como sistema operativo, y pasaré progresivamente a lo mucho más difícil; o sea, las implicaciones de esa informática apoyada en Linux para indagar racionalmente las bases de la felicidad sólida.
Tengo algunos ordenadores antiguos. Pero en ésos no uso Linux. Lo uso en un equipo moderno, rápido y potente.
Entonces, ¿por qué utilizar versiones inspiradas en Linux Ubuntu a 32 bites, y con antigüedad entre cinco y quince años aproximadamente?
Pues por equilibrio funcional y por ahorro racional.
Veamos. Algunas cosas son de cajón, y las reconocerás por muy linuxista que seas. Entre esas cosas está un hecho irrefutable: la gran cantidad y (en muchos casos) calidad de las aplicaciones para Windows. No partiré cada pelo en cuatro; pondré un ejemplo realista para mí, que soy lingüista, traductor y editor.
El concepto de lengua es un poco confuso; por eso en lingüística científica es mejor hablar de glotosistema como sistema oral de comunicación humana, independientemente de si lo consideramos lengua, dialecto, geolecto, etcétera. Entonces, a la hora de cuantificar lo que se suele llamar lengua escrita hay como poco tres mil o cuatro mil lenguas escritas con hablantes reales actuales. El latín clásico no entra aquí, pues ya no se habla, ni el egipcio faraónico; en cambio, sí que entra la forma moderna del egipcio, el copto, con unos pocos millares de hablantes en el Egipto actual, cuya lengua predominante es el árabe egipcio, muy diferente al copto. El copto se escribe con el alfabeto griego clásico más algunos signos complementarios; o sea, que es una escritura alfabética de izquierda a derecha con pocos signos, en vez de los miles de signos y pictogramas del egipcio faraónico o del chino clásico y contemporáneo.
Incluso si calculamos que hay cuatro mil lenguas escritas, lo cierto es que la gran mayoría de ellas, hoy, se escribe en alfabeto latino. Las que no se escriben en alfabeto latino no llegan a quinientas; son casi siempre lenguas vinculadas históricamente al chino, al árabe, al ruso y al sánscrito. Y muchas de ellas han pasado al alfabeto latino modernamente, como el turco (desde el alifato árabe) o el vietnamita (desde los ideogramas chinos). A lo cual hay que añadir algunas, como el serbocroata, que utilizan simultáneamente el alfabeto latino y algún otro sistema de escritura. El serbocroata puede escribirse en alfabeto latino y, sobre todo en las zonas más orientales donde se habla, también en alfabeto cirílico.
Y aquí entra la diferencia a favor de Windows sobre Linux; y también sobre macOS. Las versiones modernas de cada uno de estos tres sistemas operativos siempre van a permitir escribir cualquier lengua actual en alfabeto latino, mas una a una, lo cual es cómodo para el usuario medio como tú... pero no para mí.
Si, por ejemplo, quiero intercalar en el mismo texto pasajes en rumano y en castellano, aunque ambos son idiomas neolatinos... voy a tener serios problemas para hacerlo en macOS y en Linux. Hablo, claro, de un texto largo y complejamente entremezclado con ambas lenguas, no de insertar ocasionalmente una palabra o una frase en rumano dentro de un breve texto en castellano. Pondré un ejemplo realista en mi caso, no fantasioso, dentro de un monográfico sobre literatura moldava actual en un libro o en una revista universitaria de filología. En estos casos, un trabajo típico mío consiste en un artículo largo, un papel, que contiene una obra literaria corta entera actual en rumano de Moldavia (el moldavo es una forma oriental de la lengua rumana) más mi traducción al castellano, más mis notas y comentarios. Puedo basarme en algún relato corto de la obra Fabule Moderne por Tatiana Ţîbuleac, quizás la escritora moldava contemporánea más conocida internacionalmente.
Ahora bien, el rumano tiene los siguientes signos no presentes en el castellano ni en el teclado informático habitual para el castellano, sea un teclado español o sea uno hispanoamericano: ăĂ şŞ ţŢ. Estos otros signos específicos del rumano sí que se pueden escribir fácilmente con un teclado informático del castellano: â îÎ. En total, el rumano tiene diez signos especiales, cinco letras (en minúsculas o en mayúsculas) con signos diacríticos.
Si quiero escribir el texto en rumano y castellano antes aludido, en Linux o en macOS tengo que alternar constantemente entre el teclado rumano y el teclado español. O utilizar constantemente una herramienta para inserción de caracteres especiales. Eso es lento, incómodo y propenso a errores.
¿Y en Windows? Pues en mi caso, partiendo de teclados lógicos ya fabricados con una herramienta gratuita proporcionada por Microsoft (y que desvela explícitamente parte del código fuente de Windows; fue en su origen un programa para uso interno del personal de Microsoft) he creado un teclado universal de alfabeto latino, con el cual puedo escribir, sin cambiar de teclado, ya sea en castellano, ya sea en guaraní, ya sea en vietnamita, ya sea en rumano, ya sea en yoruba, ya sea en sueco, ya sea en esperanto, ya sea en maorí, ya sea en navajo, cualquier texto con todos sus signos. En cualquier lengua de alfabeto latino. Mi teclado está a descarga gratuita de quien lo solicite.
En macOS y en Linux... no puedo. Quizás en el futuro se habilite una herramienta parecida; lo que, hoy por hoy, existe en estos dos sistemas operativos se queda muy corto para mis necesidades a la hora de escribir en lenguas de alfabeto latino.

Está claro: no puedo dejar de lado Windows para quedarme exclusivamente con Linux y macOS. Es Windows el sistema operativo que tiene todo tipo de programas para usuarios con necesidades muy específicas. Ni Linux ni macOS tienen esa inmensidad de aplicaciones y programas.

Esto delimita e induce, pues, mis necesidades y modos de configurar Linux en mi escritorio.
En primer lugar, ya que los cargadores de sistema operativo que Linux instala suelen cargarse, valga la relativa redundancia, el arranque propio de Windows, dejando inaccesible el acceso a Windows tras una eventual desinstalación de Linux, he utilizado un cargador para Linux... interno a Windows, un Windows que seguirá funcionando tras la desinstalación, el borrado chapucero o la corrupción sistémica de Linux, si algo de eso ocurre. Grub y otros cargadores inventados en Linux quedan para usos secundarios en mi caso, sin sustituir el menú principal de arranque que tiene mi ordenador. Con mis versiones de Windows no se juega, señores.

Razonablemente, la siguiente pregunta es: bueno, ¿qué Linux le conviene a Alexandre Xavier Casanova Domingo? Pues un Linux que incluya el estándar Unicódigo (Unicode) y así permita leer textos en cualquier idioma, que permita escribir fácilmente en las grandes lenguas europeas occidentales más el esperanto, que tenga muchos y buenos programas para pintura artística, dibujo técnico o producción gráfica en general, que incluya grabación automática periódica desatendida, que tenga buena compatibilidad bidireccional con los formatos y sistemas de archivos en Windows, que sea modesto a la hora de exigir recursos del ordenador y, finalmente, que sea portátil o portable; o sea, no limitado a mi ordenador habitual, sino fácilmente copiable y utilizable en cualquier otro ordenador estándar.
Mi investigación me condujo pronto a entender que mis necesidades tendían a las versiones de Linux más cercanas al estilo de hacerlo todo visual e intuitivamente por teclado y ratón como en Windows, sin álgebra ni lógica simbólica. Y sin tener que saber inglés. Eso, en la práctica, tiraba a Ubuntu y a derivaciones de Ubuntu, como Mint.
Tras muchas vueltas, muchas pruebas y muchos arreglos, me he quedado con media docena escasa de versiones, tres o cuatro en realidad, repartidas entre las que eran out of the box, como OpenArtist o ArtistX y las que no eran out of the box, como LinuXP o Linux Mint, pero permitían una buena instalación con todo lo que necesitaba, por descarga internética simultánea a la instalación. Son versiones de 32 bites o equivalentes a 32 bites (aunque sean de 64 bites) por su escaso consumo de recursos. Ese escaso consumo de recursos es lo recomendable en mi ambiente de escritorio; un ambiente en el que frecuentemente tengo dos sistemas operativos abiertos a la vez, incluso tres.
Ojo: aunque algunos me consideren de letras por ser filósofo, novelista, traductor y pintor artístico, manejo bien el álgebra y la lógica formal matemática, al igual que la programación en nivel de usuario avanzado. Del inglés, es que lo hablo y escribo todos los días. De todos modos, prefiero no tener que aplicar estas habilidades al usar Linux.

Entre las características que necesito dentro de Linux no se encuentra una alta velocidad de conexión remota para aplicaciones como interné, el correo electrónico o el chateo en directo. Es que utilizo Linux como sistema de escritorio local individual sin conexión internética; si voy a intercambiar información electrónica a distancia, utilizo otros sistemas operativos, y luego copio el material descargado a mis instalaciones de Linux.
En resumen, las cuatro versiones de Linux que utilizo habitualmente en el escritorio son LinuXP, Linux Mint, ArtistX y OpenArtist. Las cuatro son complementarias entre sí, y las cuatro me funcionan bien. No son versiones de los dos o tres últimos años, sino bastante más antiguas, aunque bien entrado el siglo XXI.
Este mensaje en concreto está escrito con ArtistX, versión 1.5. Su primer autor, Marco Ghirlanda, ha sido afectado por un tumor cerebral, lo cual no le ha impedido hacer un magnífico trabajo. ¿Que la eñe tiende a fallar cuando se pulsa directamente su tecla? Es verdad, pero con un teclado lógico en castellano se pulsa la tecla AltGr más el número cuatro más la letra ene, y se obtiene la eñe en ArtistX 1.5.
Lo importante es evaluar el rendimiento general, bueno en esta versión de Linux y en las otras tres que suelo usar. En ArtistX 1.5 he logrado instalar, con el rollo del álgebra dentro de la terminal, LibreOffice fuera de línea (el repositorio antiguo para instalación internética directa, lógicamente, ya estaba caído) y además LibreOffice funciona con grabación automática periódica desatendida, que es lo que me preocupa escribiendo textos largos como éste, más que invertir algún segundo adicional en teclear la eñe mayúscula o minúscula.

En fin: es el momento de pasar en tromba a las cuestiones más difíciles, las cuestiones filosóficas que allanan el camino a la felicidad real. Los detalles tecnocientíficos que he explicado antes nos ayudarán ahora, en este nivel tan distinto.
Lo primero es recordar algo tan básico que está casi olvidado: no estamos desnudos y ciegos ante el tema, ni antes con Linux ni ahora ante la felicidad. Por ejemplo, ya sabía antes de usar la versión actual de ArtistX que más me satisface, la versión 1.5, que ArtistX tiende a fallar con la eñe, aunque no con otros signos del castellano como las vocales acentuadas o los signos iniciales de interrogación y exclamación. Eso era un problema menor, pues se podía hacer la eñe con unos atajos de letras. El problema mayor era obtener en ArtistX un programa para escribir texto con formato y donde funcionara la grabación automática periódica desatendida. ¿He necesitado que un consejero informático me explicara cuál de los dos problemas era muy grave para mí? No, padre: siempre he sabido que el problema muy grave era la carencia de la grabación automática periódica desatendida en mi procesador de textos. El otro problema no me produce pérdida de datos, ni un gran enlentecimiento de tecleado.
El camino a la felicidad, por tanto, es un camino con muchas señales que ya conocemos.
Por ejemplo: ¿necesito comer con cubiertos de oro y muchos bocadillos de caviar con trufas en la mesa para ser feliz? No, padre; no necesito ser tan rico y como, además, tengo bien el estómago, me alimento con lo que pille, compre o recolecte... siempre que no sean los tan manidos e indigestos sesos de magistrado del Tribunal Supremo o Constitucional. Pues las ideas corruptas y putrefactas del tal juez se meterían en mi estómago al ingerir ese abotargado cerebro jurídico. O sea: para ser feliz necesito, y necesitamos todas las personas honradas, un sistema judicial que, al revés del actual, deje tranquilos y protegidos a los inocentes que no delinquen, ni quieren delinquir, ni van a delinquir. No necesito a un experto nutricionista, ni a un experto en temas jurídicos, ni a un experto en ética, para saber esto y bien claro. Si tuviera mal el estómago, si por caso fuera un celíaco, no me podría atracar a pan, bollos y espaguetis. Mas está claro que no soy un celíaco, y que toda la vida me he inflado con pan de trigo (o centeno) sin más posible perjuicio que echar tripa. No tengo problema con la harina, y sí con los corruptos e impunes jueces, fiscales, abogados, procuradores y semejantes depredadores togados.
Partamos pues de eso: de que ya tenemos un importante conocimiento sobre lo que necesitamos para ser felices.
Por eso sabemos también que, para ser felices, necesitamos una democracia real, donde los ricos y sus correveidiles no sean los únicos con posibilidades de ganar elecciones, sino también quienes son pobres como las ratas.
Y eso implica entrar en cuestiones espinosas. ¿Alegas, Diego Gómez, que abogar como abogo por una drástica reducción de la natalidad y la población mundial va en contra de los derechos humanos?
Pues mira: te contestaré por reducción al absurdo.
Supongamos que, según el sacrosanto derecho de las parejas reproductivas a tener tantos hijos como deseen, a partir de ahora, de media, cada pareja tiene tres hijos, no digo cinco ni cuatro sino solamente tres; y esto con las actuales tendencias en longevidad. Saca en ese caso la calculadora, que no es de derechas ni de izquierdas, calcula cuánto aumentará la población tras veinte, cincuenta o cien años en ese plan... y fíjate en qué van a quedar, en tal caso, tus adorados derechos humanos.
El mundo físico es relativamente real. No es una mera ilusión. Tampoco es el nivel supremo de la realidad. Para superarlo hemos de asumirlo y conocerlo. De ahí que debemos reconocer que este mundo padece un problema muy grave de superpoblación humana, y que, si no lo solucionamos, los cacareados derechos humanos seguirán siendo, para casi todos, papel mojado.


Y, ya que es muy preferible opinar metiendo honradamente la pata y luego rectificar, reconociendo el error, que hipócrita y ambiguamente no opinar sobre los grandes temas candentes, ahí va mi opinión y posible metedura de pata. Con esta opinión acabo mi mensaje de hoy.

Un mundo con dignidad real y no meramente retórica para todos es, necesariamente, un mundo con muy poca gente.

Y si piensas, Diego Gómez, que este planeta, si llega a cobijar a diez mil millones de seres humanos, puede darles dignidad a todos... explícanos cómo.
Última edición por Alexandre Xavier el 16 Oct 2023, 18:13, editado 1 vez en total.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.
Avatar de Usuario
Dosyogoro2
Mensajes: 5623
Registrado: 19 Ago 2014, 04:01
Rango personalizado: Dosyogoreando...

Re: Linux para vagos y para torpes.

Mensaje por Dosyogoro2 »

Yo no he dicho tal cosa.

He dicho que luego vas diciendo que no se debe abortar bajo penas legales.

Lo del control de natalidad es una ya vieja idea propuesta desde la izquierda, precisamente para mantener un ecosistema sostenible con la vida humana.

Ahora bien, pasar de 7.500 millones a la cifra que propones es una barbaridad, un sinsentido. Pero claro que hay que controlar la natalidad, pero si eso lo compaginamos con la libertad, entonces hay que buscar soluciones naturales o reales al problema, manteniendo los derechos y libertades.
Hay exposiciones, pensamientos, discursos del lenguaje que son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
https://dosyogoro.wordpress.com/2024/03 ... itucional/
Avatar de Usuario
Alexandre Xavier
Mensajes: 2898
Registrado: 08 Feb 2012, 00:46
Rango personalizado: Filósofo revolucionario desde la tradición metafísica clásica, oriental y occidental.
Ubicación: Monforte de Lemos, Galicia.
Contactar:

Re: Linux para vagos y para torpes.

Mensaje por Alexandre Xavier »

Diego Gómez escribió:Yo no he dicho tal cosa.

He dicho que luego vas diciendo que no se debe abortar bajo penas legales.

Lo del control de natalidad es una ya vieja idea propuesta desde la izquierda, precisamente para mantener un ecosistema sostenible con la vida humana.

Ahora bien, pasar de 7.500 millones a la cifra que propones es una barbaridad, un sinsentido. Pero claro que hay que controlar la natalidad, pero si eso lo compaginamos con la libertad, entonces hay que buscar soluciones naturales o reales al problema, manteniendo los derechos y libertades.

----------

Hay exposiciones y pensamientos discursos del lenguaje que son incoherentes, y nunca saldrán de la incoherencia porque son incoherentes, lo que puede cambiar es que se cataloguen correctamente como incoherentes.
El problema de fondo está en las continuas evasivas que los rojos, los izquierdistas, habéis puesto históricamente (y seguís poniendo) ante los grandes asuntos conflictivos. No se puede hacer una tortilla sin antes cascar los huevos; o sea, políticamente, no se puede hacer una buena revolución sin perjudicar los intereses ilícitos de los abusones; quienes, lógicamente, se opondrán en todo momento a tal revolución.
Frente a eso, los revolucionarios de derechas, y con ellos los arqueoindividualistas en el plano más específicamente filosófico, rompemos con esta ambigüedad estéril y nos pronunciamos con propuestas que serán rechazadas, aceptadas o modificadas, según el clásico método científico. La ciencia no se construye con ambigüedades e hipocresías que significan lo mismo una cosa que la contraria. Por eso el Derecho es una seudociencia, ya que por un lado afirma que todos somos iguales ante la ley, pero por otro lado afirma (aunque sea por vía más jurisprudencial que formalmente legislativa) que la palabra acusatoria de un policía vale más que la de un acusado que no es policía, así que la declaración de un policía contra un acusado que no lo es basta para condenar al acusado y tenerlo un montón de años en la cárcel. El Derecho, pues, no puede ser aceptado en la ciencia, ni en la revolución política liberadora. Lo que se puede aceptar es el juro, que no es el Derecho aunque a menudo coincida con él. Por ejemplo, en el juro sí que se lleva a rajatabla la igualdad ante la ley; y de ahí que, en el juro, la declaración acusatoria de los agentes de la autoridad no es en sí misma una prueba válida para condenar; para que valga como base condenatoria tiene que estar apoyada por pruebas externas a tal declaración acusatoria.
Empezaré, según este espíritu, con unos análisis preliminares sobre Linux y sobre el aborto, pasando pronto al problema de fondo, o sea la superpoblación.

Linux como sistema operativo de escritorio tiene ya mucha historia detrás. No me referiré aquí a los muchos otros usos de Linux, como por ejemplo su masivo y exitoso uso como sistema operativo interno preinstalado en los teléfonos móviles o celulares. En la actualidad, aproximadamente se usa en un tres por ciento de los ordenadores personales, con ligera tendencia a aumentar su uso en los ordenadores personales.
Los análisis objetivos, imparciales y neutrales sobre Linux en el escritorio existen; y son análisis que resisten al contraanálisis; sobre intereses económicos claros del propio analista, por ejemplo.
Así que aquí entra un hecho importante que, por mucho que te moleste, oh Diego Gómez, es objetivo además de subjetivo: la instalación de programas sin conexión internética directa es mucho más difícil en Linux que en Windows o en macOS. Y, como usuario de los tres sistemas operativos, tengo experiencia directa de ello.
Las razones fundamentales de ello se conocen ya: en primer lugar, un diseño pensado para la elite dotada con conexión internética permanente de alta velocidad; en segundo lugar, la dispersión de versiones o distribuciones en Linux, que implica una muy condicionada compatibilidad del programa que instalar con la versión y la época del sistema Linux en que se quiera instalar ese programa; y en tercer lugar la frecuente ausencia de una interfaz cómoda para el usuario final, a la hora de instalar un programa sin conexión internética directa.
Todo esto salta a la vista con un conocido y muy utilizado programa de pintura y retoque fotográfico originario de Linux: Gimp. Es mucho más fácil instalar fuera de línea (sin conexión internética directa) Gimp en Windows, como programa portado (adaptado, traducido)... que en su versión original de Linux. Hay muchísimos casos en que la instalación de Gimp fuera de línea en Linux es directamente imposible. No me invento nada de esto, y en los propios foros linuxistas los devotos del pingüino reconocéis dificultades serias de este tipo.
Ya que la queja permanente no es mi estilo, he buscado versiones de Linux out of the box para solucionar el problema. Realmente, sólo he encontrado una media docena de versiones que tengan todo incluido en el disco de instalación, fundamentalmente OpenArtist, Ultimate Edition, Full Monty y ArtistX; en mi caso, la versión mejor de todas éstas es ArtistX, concretamente la edición ArtistX 1.5.
Eso sí, le faltaba un paquete ofimático importante: LibreOffice. Y, como fallaba la conexión internética, he tenido que instalarlo fuera de línea. En este caso, el procedimiento está mucho más facilitado que con Gimp. Incluso así, he tenido que ejecutar tres o cuatro operaciones para expansión de ficheros comprimidos y he debido escribir largas operaciones lógicas o algebraicas en la famosa terminal de Linux. En Windows, el proceso para instalar LibreOffice es... pinchar con el ratón en el fichero de instalación, dar con el raton al recuadro que pone siguiente, y listo.
No me vas a poder decir que procedimientos como FlatPak solucionan el problema en un periquete, porque muchas versiones de Linux no admiten esas soluciones automatizadas o semiautomatizadas para la instalación de programas sin conexión internética directa.
Bueno: como decía, lo mío no es lamentarme sin buscar soluciones razonables, así que tras instalar LibreOffice 4.1 en ArtistX 1.5, he acondicionado todo el sistema Linux y me he puesto a trabajar con él.
Hay, por tanto, condiciones materiales objetivas que no son una fantasía privada, y que ayudan a calibrar el grado de verdad existente en la percepción individual, como ya nos explicó Carlitos Marx.
Concretamente, es cierto que ArtistX 1.5 tiene cierta inestabilidad, aunque se reduce mucho aprendiendo a usar sus menúes propios (un poco diferentes a lo habitual en Linux). Ahora bien, esa ligera dificultad inicial no impide el uso de sus numerosas aplicaciones preinstaladas... porque existen. Una típica instalación de Ubuntu o LinuxMint (versiones oficiales) sin más que lo contenido en el disco de instalación, será considerablemente más rápida y estable de usar, pero no se podrán usar numerosas aplicaciones para textos y dibujos, pues no existen en tal entorno. De donde no hay no se puede sacar. Sin la infraestructura material (aquí, las numerosas aplicaciones preinstaladas de ArtistX) no puede haber desarrollo cultural o espiritual, como pintura artística usando Linux. Inversamente, puesto que ArtistX 1.5 permite disponer de un elevadísimo número de aplicaciones incluso sin conexión internética, se dan las bases materiales para una revolución cultural que, para empezar, nos emancipa de la mafia de jueces y abogados con sus pleitos y litigios por infracción de los derechos de autor y la copia no autorizada de sistemas operativos o programas. A estos pájaros carroñeros togados y embirretados hay que cortarles su poder todo lo que se pueda. Además de ponerlos bajo principio democrático de destitución por voto popular directo, claro está.
La baja (aunque creciente) proporción de Linux como sistema operativo de escritorio no se debe exclusivamente, por tanto, a intereses económicos poco lícitos de sus competidores. Eso existe, claro que sí, mas también existen los fallos estructurales serios en Linux.
El día en que, para instalar en un Linux de escritorio cualquier aplicación sin conexión internética directa, la regla general sea pinchar con el ratón en el fichero de instalación y esperar unos pocos minutos o segundos... ese día habrá una avalancha de nuevos linuxeros.
Lo cual no se va a producir sin pagar a los desarrolladores, adaptadores, ensambladores, etcétera. El problema no es pagarlos, merecidamente, por su buen trabajo, sino que se generen patentes, derechos de autor y demás desgracias científicas. A largo plazo, la donación voluntaria es el mejor procedimiento para remunerar a esta gente y que, así en Linux como en otros proyectos de código libre, el acabado sea bueno en vez de tosco. Otra vez la perenne base material del proceso social, cultural e incluso espiritual. Hay materia sin espíritu, pero no espíritu sin materia, porque el espíritu se basa en la materia.
En esta parte más bien informática de mi mensaje incidiré, finalmente, en otro aspecto a favor de mi tesis.
Imaginemos que un día, en el foro Sofos Ágora, salgo llorando y afirmando que mi querido ArtistX 1.5, que con tanto esfuerzo he configurado y adaptado para mis necesidades... ha dejado de funcionar y no sé qué hacer. Claro, me responderíais (con razón) que os estoy tomando el pelo, tanto como os lo tomaría si afirmase que con frecuencia voy al Tribunal Supremo, a la Audiencia Nacional o al Tribunal Constitucional a ofrecer mis asentaderas bien prostrado para que los magistrados, picapleitos, fiscales y demás profesionales jurídicos me sodomicen. Así como estoy harto de ellos y quiero destituirlos... está bien claro que, para empezar, tengo copia de ArtistX 1.5 en un lugar a salvo de disfunciones del ordenador y que, además, esta versión de Linux la he preparado para que sea portátil y se pueda usar en cualquier ordenador personal con cierta potencia.
Tratándose además de un material original tan valioso, tampoco me oiréis lamentar que se han corrompido la copia primera y también la única copia en otro medio de almacenamiento, externo. Esa situación no es probable, ahora bien se puede dar; así que no se recomienda que un fichero grande e irremplazable, de importancia crítica, tenga solamente dos copias de seguridad. Tiene que haber, al menos, tres copias de seguridad (nivel militar de seguridad). No voy a perder fácilmente, así pues, mi instalación de ArtistX 1.5.
Y eso implica materia. Discos duros físicos, locales o remotos, donde se almacenen las copias de este Linux por medio del cual os escribo este mensaje. Sin la materia no podemos hacer nada. Y con ella, bien usada, llegamos lejos.

Es ahora el turno de hablar de los grandes mafiosos, es decir de los jueces, abogados, fiscales o similares, y del aborto.
Como revolucionario antitogas, no quiero que estas aves de rapiña tengan más poder sobre la gente buena... sino que acaben criando malvas. ¡Claro!
Y entonces, en franco contraste con el antiabortismo (más aparente que real) de la derecha conformista burguesa, los derechistas revolucionarios tenemos que desligar todo lo posible la lucha del aborto de su persecución penal. ¿Cómo se concreta eso? Pues restringiendo la sanción penal máxima, o sea la pena de prisión, a quienes se lucran con el aborto, o sea a las clínicas abortistas. No vale esa pena de prisión para la mujer misma que aborta; el heroísmo no es jurídicamente exigible. He hablado claro, ¿verdad; Diego Gómez?
Frente a partidos de la derecha conformista y propugnadora de la violencia sistemática como lo son en España el Partido Popular, Vox y otros, la derecha revolucionaria es antiabortista consecuentemente. ¿Cuál es casi siempre la causa del aborto? El embarazo no deseado. Y, ¿a qué se debe casi siempre el embarazo no deseado? A la superpoblación. Por tanto: si quieres acabar con el aborto, primero acaba con la superpoblación.

Entremos pues a saco en este gravísimo problema: la superpoblación.
Los rojos, y muchos que no son rojos, tenéis la idea ilusoria de que la naturaleza extrahumana está hecha a la medida del hombre y, con un poco de habilidad, servirá siempre a la voluntad humana.
Y no es así. Cualquier temporada de sequías prolongadas, que desde el Neolítico significaba cosechas escasas, hambre y muerte en las cuencas fluviales densamente pobladas en régimen de agricultura sedentaria, prueba que eso no es así.
El mundo físico es, en general, indiferente a los deseos e intereses humanos.
Por eso la ideología de los derechos humanos, a la que te adhieres rotundamente, tiene una gran falsedad de fondo. Esa falsedad consiste en suponer que el mundo extrahumano es el cuerno de la abundancia y que, con la justicia, ese cuerno dará abundancia a todos.
¡Y un cuerno! Con justicia o sin justicia, te pondré un típico caso en el que naufragan, como no podía ser de otra manera, tus adorados derechos humanos. Malta y Pascua, aunque sean dos islitas muy lejanas entre sí y con características muy diferentes, coinciden en dos puntos: su buen clima para la vida humana y su minúsculo tamaño. Como las dos están habitadas desde hace muchos siglos, ambas han llegado hace tiempo a su límite maltusiano. No cabe en ellas más población humana. Ni en la Isla de Malta ni en la Isla de Pascua, también llamada Rapanui esta última. Así que, en cualquiera de ellas, hablar del derecho de cada pareja a tener tres hijos o más es una majadería como una catedral. Porque ejercerlo es totalmente imposible. Como lo sería un pretendido derecho a disfrutar de un agradable baño en las costas de Alaska, Groenlandia, Islandia, el Quebec o la Tierra del Fuego. Aunque un día Alaska se haga independiente y proclame su soberanía propia ante Rusia, el Canadá y los Estados Unidos, si el flamante nuevo gobierno independiente alasqueño se da un baño de celebración (dentro de los fastos de la declaración de independencia) en las playas de su país, animando a los demás ciudadanos de la Alaska libre a darse un buen baño también... los ministros en bañador de ese gobierno tendrán que poner la mueca de sonrisa típica del político que suelta una mentira gorda para coger poder y votos: la mentira de que el baño en las playas de Alaska es tibio y agradable. Y también dirán eso para apoyar el turismo marítimo. Bañarse en las costas de Alaska es horrible, independientemente de la situación política que impere allí.
Ojo: estoy haciendo algo más que reírme, si piensas que a eso me limito. Verás.
Los manidos derechos humanos no son algo natural, sino pretensiones políticas y éticas humanas. Como tales, entran en conflicto frecuente con la naturaleza extrahumana y entre los hombres, unos hombres en conflicto con otros hombres.
Así que al grano. Me suelen acusar, aquí en el foro internético Sofos Ágora, de ser demasiado verboso. Sin embargo, en esta ocasión seré breve. Y conflictivo.
Dices que pasar de 7.500 millones a la cifra que propongo (entre ciento cuarenta mil y ciento cincuenta mil personas en total) es una barbaridad, un sinsentido. Pues aquí entra otro garrafal fallo tradicional de los rojos, acertadamente denunciado en este foro internético por Gaav: el anumerismo. Me explicaré partiendo de tus propias palabras.
Por un lado reconoces que hay que controlar la natalidad, aunque compaginando ese control con la libertad y con los derechos humanos. Está claro que, en tu discurso, controlar la natalidad (y, por tanto, la población) es sinónimo de reducir la natalidad y también la población, no de aumentar la natalidad o mantener la natalidad, que sería un absurdo para tu propuesta. Ya que, por tanto, propones reducir la natalidad y la población, si la cifra que propongo (en torno a la cifra bíblica simbólica de los ciento cuarenta y cuatro mil) te parece demasiado baja... pues oye, una de dos.

* O bien das una cifra alternativa que ya no sería una barbaridad, sino una cifra razonable.
* O bien te callas como un abogado zorro, sin dar ninguna cifra para no comprometerte, y entonces caes en un hipócrita anumerismo que no soluciona el problema.

Toda versión seria de Linux, en este sentido y dentro de la informática, da una cifra aproximada del espacio que requiere la instalación en disco duro. ArtistX 1.5 propone unos veinte gigas o más, aunque a mí la instalación completa me ha salido en menos de quince gigas, a los cuales hay que sumar entre dos y cuatro gigas más para almacenamiento; unos diecinueve gigas en total. Es algo menos de lo sugerido por el creador de ArtistX, pero sigue siendo una aproximación no anumérica sino numérica. De poco o de nada hubiera servido, en la tabla de especificaciones informativas que el preámbulo de la instalación da, antes de la instalación propiamente dicha, que el creador de este Linux hubiera dicho genéricamente que a pesar de sus muchos programas preinstalados, esta versión de Linux ocupa relativa y comparativamente poco espacio en disco duro. Eso es verdad, mas sólo con decir eso no se sabría si bastaba con un disco duro de diez gigas (insuficiente) de quince gigas (suficiente, pero bordeando la escasez de espacio) o de veinte gigas (lo recomendable, sí). Para instalar ArtistX 5.1, hay que saber que la instalación completa ocupa aproximadamente veinte gigas en disco duro, si queremos trabajar holgadamente.

En conclusión, Diego Gomez (Dosyogoro). ¿Quieres que tomemos en serio tu propuesta de control (reducción) de la natalidad y de la población, con respeto a la libertad y a los derechos del hombre y la mujer?
Pues cuantifica, hombre, cuantifica. Si, por ejemplo, propones dos mil millones de habitantes y una media de dos hijos por pareja, cifras mucho más altas que las propuestas por mí, que preconizan en media un hijo a lo sumo por cada pareja, con ciento cuarenta y cuatro mil habitantes como horizonte poblacional final, estudiaré seriamente tu cifra y su viabilidad.

Eso sí, tendrás que mojarte las botas en el barro.
Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo . es (trigrupo arroba yahoo punto es). La imagen del avatar gráfico es una fotografía que me identifica realmente, no retocada, tomada en septiembre del año 2017.
Responder